viernes, 26 de noviembre de 2021

"Tinta" de la ría

 Como ya viene siendo tradición en estos últimos años,  con la apertura de la pesca del choco (sepia), dentro de la ría, quedé con Jose y con Luis para tentar a estos cefalópodos. Son momentos para disfrutar del compañerismo y echarnos unas risas, ya que pasamos unas cuantas horas en la barcay aprovechamos para contar anécdotas, degustar licor café, etc.

Las primeras luces del día nos permitían embarcar, para poner rumbo a la zona elegida para comenzar la pesca. El día se presentaba con una climatología buena, en cuanto a que no había previsión de lluvia, si bien los días anteriores habían caído bastantes precipitaciones.
Con el café en el cuerpo, con el que Luis siempre nos obsequia, comenzamos a pescar. La línea de mano es una modalidad que cada vez se percibe menos entre la gente joven, pero nosotros por ahora, la mantenemos con vida, ya que nos da muy buen resultado.
Los primeros chocos (sepias) iban llegando a nuestras manos, con alguna que otra sorpresa en forma de chorretón de tinta. Hay que estar siempre atentos, porque los cefalópodos no se rinden fácilmente. Como toda criatura, tienen sus recursos.
Jose siempre nos suele contar jornadas en tiempos pasados y es inevitable comparar un año con otro, ya que este no pintaba demasiado bien. Por ello hubo que ir cambiando de zona, probando en distintos fondos.
Una de las cosas que más me gustan de este día, son las vistas que podemos tener desde dentro de la ría. El puente de Rande, las bateas de los mejillones y las montañas circundantes, que se precipitan sobre el mar. ¡Ciertamente una pasada!
A media mañana nos encontramos con Marco, que había venido desde Portugal con unos amigos. Su jornada no iba muy bien, así que les comentamos como mejorar sus montajes. Al poco tiempo ya tuvieron sus frutos. La veteranía es un grado jejeje.
Unas gotas que cayeron poco después, provocaron la aparición del arcoiris. Jose tuvo una corazonada, con respecto al color de uno de los señuelos, pero no obtuvo el resultado esperado, por lo que nos reímos por enésima vez.
También capturamos algunos calamares, que siempre son bienvenidos. Algunas veces pican cuando vamos cobrando el montaje desde el fondo, para revisarlo.
Los cafés y el licorcafé nos alegraron la mañana, ya que hubo momentos en los que la actividad era casi nula. Aún así nos conformábamos, ya que las embarcaciones circundantes no habían tenido mucha fortuna, mientras que nosotros ya teníamos bastantes a bordo.
 
Al comienzo de la tarde, las capturas eran casi anecdóticas, ya que la marea, el viento y las algas, nos complicaban la pesca. Pero gracias a la constancia, salieron algunos chocos más.
Y ya no insistimos mucho más, porque había ganas de volver a tierra firme, así que pusimos rumbo a puerto, para luego estar un buen rato con la tertulia del día y comentando más cosas.
¡¡Otra jornada más en buena compañía!!

martes, 26 de octubre de 2021

¿Hacia dónde va la pesca?

Parece que el futuro no pinta bien para nuestra afición, o es lo que nos tratan de ir comunicando. Y es que cada cierto tiempo hay noticias sobre prohibiciones o salen normas que no tienen pies ni cabeza. 

Creo que el sentido común es algo de lo que hay que echar mano, si queremos llegar a buen puerto (nunca mejor dicho). En lo que a nuestra comunidad se refiere, llevamos una racha que pone a los pescadores en pie de guerra, ya que parece que se han propuesto acabar con una forma de distracción para jubilados, un divertimento para jóvenes y una pasión para otros. En una ocasión para la pesca desde kayak, en otra para la pesca en puertos, etc.

Fuente: Faro de Vigo 

Creo que se puede llegar a un entendimiento por ambas partes, siempre y cuando se invite a las dos al diálogo. No se debería cortar de libertad a las personas con el "por si acaso" como argumento, y más cuando ese razonamiento es altamente improbable o no se ha producido nunca.

Legislar puede ser más complicado, pero es más sensato, pues se puede amoldar a la situación que viva el recurso, al igual que se hace una veda para determinada especie, porque se estima que es necesaria.

Y una vez legislado, hay que poner a disposición de todos, los medios para que esto se cumpla. A partir de ahí, ya se podría volver a una senda de cordialidad, porque todos tenemos derecho al ocio y pero también tenemos obligaciones que cumplir, no lo olvidemos.

Fuente: Faro de Vigo

Ojalá que en breve, los pescadores tengan la opción de volver a utilizar la pesca como medio de evasión, sin que se menosprecie el peso que tienen a nivel social, económico, etc.


lunes, 27 de septiembre de 2021

Compras para otoño

 El spinning es una de las pescas más fáciles de practicar, aunque cuando se trata de elegir el señuelo, no puede surgir la duda. Y es que hay tantos modelos ....




Algunos de estos señuelos ya están engañando lubinas y seguro que todos ellos serán efectivos en el momento oportuno.
No hay que rechazar las copias de señuelos más reputados, porque todos y cada uno de ellos, funcionan.

Espero que en estos próximos meses, algunos me brinden grandes alegrías.


domingo, 29 de agosto de 2021

Van Staal VR50 ¿Carrete definitivo?

 Llevaba años con ganas de hacerme con un carrete Van Staal, aunque su precio siempre fue algo que me echó para atrás, junto con el peso de estos y la falta de información sobre el resultado que obtendría para la pesca spinning en el mar.

Hace unos años le pregunté a Guillermo, tras ver una publicación en su blog: http://alroqueru.blogspot.com/2015/01/van-staal-vs-100.html . Este me comentó que no iba tan fino como los habituales, pero que no era un impedimento a la hora de pescar. Su carrete lo consiguió a buen precio y era el último que se podía encontrar de manera asequible, sin tener que pagar demasiados portes. Por esa razón, dejé de buscar durante algún tiempo.

Hace un par de años, Henry Gilbey publicaba algunas impresiones sobre un nuevo modelo: El VR50. https://www.henry-gilbey.com/blog/van-staal-vr50-review-not-cheap-bought-in-the-us-have-now-sold-it-gutted . Este se presentaba con un peso muy atractivo, para equilibrar las cañas que uso habitualmente para la pesca de la lubina, por lo que las ganas de hacerme con uno de estos carretes, volvió a arraigar en mí.

La casualidad quiso que poco después, el hermano de mi amigo Jose, comprase el Van Staal VR50. Tras más de un año de uso intensivo, el carrete está impecable y fue entonces cuando Jose y yo comenzamos la búsqueda.

Después de unos meses de búsqueda, el carrete apareció y al fin pude tenerlo en mis manos.


 

Ahora, ya está preparado para ser estrenado. El resultado que me brinde, lo dirá el tiempo. Espero que sea el que tanto tiempo he buscado.


martes, 24 de agosto de 2021

Pesca "laboral"

 Días atrás tuvimos que reunirnos mis compañeros de trabajo y un servidor, quedando para pescar un rato, en una zona marina, influenciada por un río. Como suele ocurrir en estos casos, la fecha o las condiciones, pueden no ser las mejores, pero hay que ceñirse al plan inicial y después ya se improvisa sobre la marcha.

La zona estaba plagada de alga en suspensión, así que yo opté por usar un vinilo con el anzuelo oculto. Fue así como surgió la primera captura, en una zona de roca.

Un pequeño pinto que encontró muy suculento el vinilo con montaje texas. El carrete talla 1000 hizo que la pelea fuera un poco más intensa.
Al cabo de un rato, Jose se hizo con una lubineta.
Después de un traspiés en las rocas, me fui con Dani a una zona muy prometedora. Tuve algún ataque en superficie, pero no se materializó en captura.
El lugar era de postal, así que nos deleitamos con su belleza hasta que nos fuimos a comer, para reponer fuerzas.

Fue una jornada diferente para pasar con los compañeros, lo cual es de agradecer y donde las capturas se quedan en un segundo plano.


martes, 27 de julio de 2021

Lubinas sin agua

 Tocaba salida de pesca en busca de lubinas, con mi amigo Jose. La zona en la que íbamos a pescar era un tanto complicada para llevarla a cabo desde embarcación, por lo que optamos por echar mano de los patos. Estos compañeros de pesca nos permiten pescar en zonas imposibles por lo que teníamos unos grandes aliados para sacar algún pez.

 
 
Nos fuimos hacia los puntos más prometedores y comenzamos a tantear con distintos señuelos. La elección es muy importante en estos casos, ya que unos pueden triunfar y otros quedarse para otra ocasión. En este caso, la experiencia de Jose es la que marcaba la pauta.
 

No tardó Jose en clavar su primera captura. Una atrevida lubinita que se abalanzó sobre su señuelo y que volvió al agua después de la foto. Quizás la instantánea nos proporciona una idea de la voracidad de estos peces.
 
Y en unos minutos, Jose ya estaba con un festival de picadas. Unas fallidas, pero otras se materializaban en captura. Con el equipo de spinning ultraligero, la diversión estaba asegurada.


Tras un parón de actividad, Jose volvió a la carga. Alguna de las que atacaban, ya eran de porte, aunque las pequeñas se adelantaban. Yo tuve un ataque en superficie, donde la lubina saltó fuera del agua ... !!TREMENDO¡¡

Después de algunas picadas fallidas, al fin pude estrenarme en la cuenta. Esto de tener que pescar y hacer de fotógrafo, es un estrés jejeje. Mientras, Jose seguía sacando algunos ejemplares más.
Cuando los pies ya tocaban fondo y nos quedábamos sin agua, nos fuimos a recuperar un señuelo que mi compañero había perdido, con tan buena suerte, que lo encontró.
 

Con las últimas luces del día, nos fuimos a otra zona donde había un poco de agua y fue allí donde la caña de Chano me trajo la fortuna en forma de lubina, la cual se tragó el paseante casi al completo. La tarea de sacar el señuelo iba a ser complicada, así que Jose se acercó y me ayudó. De esta manera pudimos devolverla al agua sin complicaciones. Lo más raro es que el pez tragó el paseante por la cabeza de este, cosa que me ocurría por primera vez.
Fue un broche memorable para una jornada muy divertida, que no podríamos haber llevado a cabo, de no ser por el pato.

sábado, 26 de junio de 2021

Manifestación por la pesca

 A principios de mes asistí a la manifestación que AGADPER organizaba en Santiago, en contra de el reciente Real Decreto, que atenta abiertamente contra un colectivo que solo busca poder ejercer una actividad deportiva.

Quedé en Santiago con Javier y unos amigos suyos. Allí también me encontré con amigos que hacía tiempo que no veía. Fue toda una sorpresa desde luego.
El inicio de la manifestación partía de la estación de tren y allí se habían congregado pescadores de kayak, pescadores de agua dulce e incluso pescasub. Fuimos un nutrido grupo los que una vez se inició la marcha, pusimos rumbo a la plaza del Obradoiro.
De camino a la archiconocida plaza, pasamos frente al Parlamento de Galicia. Aquí hicimos una parada para efectuar una sonora pitada, ya que donde se dice que reside el poder del pueblo, parece que no tienen la voluntad de llegar a un consenso, a la hora de legislar algo tan básico como puede ser la práctica de un deporte.
La marcha prosiguió por las concurridas calles de la capital Gallega, donde muchos peregrinos nos observaban al marchar hacia la Catedral de Santiago de Compostela.
Tras una entretenida caminata, llegamos a la plaza del Obradoiro. Aquí me pude dar cuenta de toda la gente que había acudido a la manifestación. Los medios de comunicación se hacían eco de la noticia.
Fue un evento en el que los distintos colectivos se unieron para remar en una misma dirección, ya que en otra ocasión, pueden ser ellos los perjudicados.
Cuando finalizó el evento, me fui con Javier y sus acompañantes a tomar una cerveza fresquita, porque la verdad apetecía mucho.
Fue un placer compartir una "jornada" con otro bloguero al que todavía no conocía en persona.

NOTICIA y VIDEO:
 


lunes, 31 de mayo de 2021

Manifestación por nuestros derechos

 


Este sábado día 5 de Junio, los pescadores gallegos tenemos una manifestación en Santiago de Compostela, a las 16:00 horas, frente a la estación de tren.

Espero que pueda ir un buen número de personas, para decir NO al Real Decreto.

¡¡Nos vemos allí!!

viernes, 28 de mayo de 2021

Un año más con ilusión

 Un año más, la apertura del reo y salmón nos hace madrugar. Esta vez Jose no pudo venir, pero Luis y Xiao venían acompañados de "El Bigotes", que afrontaba la jornada con la ilusión de una buena captura, supongo que como todos los demás.

 Con mi ahijado sobre los hombros, discurrió parte de la jornada, porque a un niño que se enfrenta al río sin el equipo adecuado, hay que brindarle toda la ayuda posible. Desde una posición privilegiada fue haciendo repetidos lances, aunque este año había menos opciones que en otras ocasiones ...

... Al llegar al lugar acordado, vi que los pescadores de las "estacadas" para capturar lampreas, todavía estaban pescando. Una rápida consulta en el móvil, me desveló la razón. Con motivo del Covid-19 no podían pescar de noche, así que lo hacían desde el momento de la finalización del toque de queda. Y además, teniendo la opción de pescar hasta medidados de este mes. Al llegar mis compañeros les expuse la situación y decidimos esperar a que amaneciese del todo.

El río tenía una pinta estupenda, con un caudal típico de estas fechas. La ilusión de todos los años recorría todo nuestro ser, así que con todo montado nos fuimos a intentar capturar el primer pez.
 
En esta ocasión acudieron muchos pescadores, así que había que ir buscando zonas en las que lanzar nuestros señuelos. Yo me estrené con un pequeño reo, todavía vestido con la librea plateada de ascenso desde el mar. Era un buen presagio si por la zona se encontraban sus hermanos mayores jejeje.
 
Poco después sacaba una pequeña trucha en unas corrientes. No era lo que andábamos buscando, pero animaba la jornada, ya que yo no disponía de mucho tiempo hasta que tuviera que finalizar mi jornada.
 
A escasos metros de mí, vi como la caña de Xiao se doblaba y este comenzaba a recuperar línea con mucha euforia. Se trataba de una boga, pero este estreno en el río fue todo un trofeo, ya que está aprendiendo poco a poco. Tras la foto, se fue al agua, como las capturas anteriores. Al poco rato Luis capturó una bonita trucha y "El Bigotes" también se libraba del bolo jejeje.

En invierno, el río aumenta mucho su caudal y las raíces de algunos árboles van ocupando parte del cauce de este. Y algunas son tan bellas como esta. Una especie de ciervo viejo de cornamenta enrevesada. El próximo año supongo que avanzará un poco más, río abajo, salvo que la retiren del río.

También ocurre en este río, que las crecidas terminan por tirar aquellos árboles que no están lo suficientemente sujetos a las orillas. Esto no es un problema, ya que en algunas zonas como esta, se procede a un estaquillado con sauces, alisos y otros árboles de ribera, para detener la erosión.
Poco antes de marcharme, pude contemplar a cuatro lampreas que serpenteaban junto a unas piedras. Un espectáculo siempre agradable, ya que se trata de uno de los peces más antiguos que existen en nuestro planeta.
Una vez me llegó la hora de partir, avisé a mis amigos. Le deseé suerte en lo que restaba de la jornada, ya que esta vez a mí me supo a poco, aunque ya tengo ganas de volver.

martes, 27 de abril de 2021

¡¡Pescadores Uníos!!

 Cada cierto tiempo aparecen noticias de cambios en las normativas de pesca, con las que podemos estar más o menos de acuerdo. Hay quién dirá que tratan de favorecer a la pesca y otros defenderán que no tienen pies de cabeza.

En esta ocasión, como en algunas anteriores, se pretende dar un duro golpe a los pescadores deportivos. No sé si es porque consideran que somos un problema o que somos los responsables de los males que asolan al planeta. En todo caso, quizás no valoren que hay gente que disfruta de la actividad de la pesca, solo por el mero hecho de salir de casa y hacer algo de deporte. También hay gente que vive de la venta, distribución o creación de artículos de pesca, etc.

Por todo ello os pido unión a la hora de hacer oír nuestras voces.

Cualquier iniciativa que trate de parar este proyecto, será bienvenida.


Uno de los cambios más significativos es que se quiere prohibir una modalidad que ha ganado muchos adeptos últimamente, como es la pesca desde kayak o pato.
Me parece sensato legislar como en otros países europeos, mediante una licencia específica y exigiendo algunos requisitos, pero cortar de raíz sin pensar en las consecuencias, no me parece nada acertado.

¡¡Con vuestra ayuda, esto llegará a buen puerto!!


miércoles, 31 de marzo de 2021

Un "pedacito" de Chano

 Ya hace unos años desde que un trágico suceso se llevó a Chano. Aquella fecha fue muy dura para mí, pues también nos dejaban dos personas a las que tuve la suerte de conocer, por lo que a todos ellos les dediqué una entrada (enlace).

Al cabo de un tiempo, me enteré por las redes sociales, que el material de Chano se ponía a la venta, por parte de su familia. Y algo en mi interior me decía que me gustaría tener algo que él usó en vida. Pasaron los días y escribí al contacto que figuraba en el anuncio. La mayor parte del material ya había sido vendido, pero me llamó la atención una caña. Se trataba de una Geologic Lure Team de 240, que tenía un tramo más corto que otro, pues según me explicaron, Chano la había roto en una de sus salidas de pesca. El caso es que yo tenía esa misma caña en 270 cm, aunque con el tubo de la 240, ya que cuando me la consiguieron, se habían equivocado a la hora de vender el tubo. Por ello,  me decidí a comprar la caña, así que contacté con Manel para que la pagara y ya me acercaría por Asturias para recogerla. Al cabo de unos meses, hice una visita relámpago al Principado, para recoger la caña. Entonces Manel me comentó que esa caña era una de las preferidas de Chano. Supongo que cuando se le rompió y se quedó sin los 15 cms de la puntera, la caña pasó a un segundo plano.

Hace unos días me pidieron que reparase una caña y fue entonces cuando recordé que la caña de Chano estaba pendiente de su reparación. Probé a hacer un injerto con fibra de carbono y otro con fibra de vidrio. El que más me convenció fue el segundo, así que coloqué dos nuevas anillas, junto con la de la puntera, y la caña volvió a lucir como antaño.
Hoy la segunda capa de epoxy ya estaba seca así que tocaba probarla. La marea no coincidía muy bien para testarla en el mar, así que me fui a un embalse cercano para hacer unos cuantos lances. Con todo listo, hice un primer lance cercano, para ver que todo iba bien. El segundo fue más lejano y al poco de comenzar a mover el paseante, un pequeño bass se abalanzó sobre el. Se lo dediqué a Chano, porque algo me decía que tenía que ser así. La captura no fue un reto para la caña, así que me fui a la búsqueda de uno más gordo, aunque sabía que no era el mejor momento para dar con los grandes.
Seguí intentándolo unos minutos más, pero la actividad era nula. Quizás el premio de la jornada era el haber comprobado que la caña ya estaba operativa, tras un prolongado letargo.
Esta caña pasa a formar parte de mi material de pesca y ocupará un lugar muy especial. Seguro que me brindará grandes momentos.
Ahora, el siguiente reto, será llevarla al mar y pasar una jornada "Pescando en la espuma", que es como Chano pasaba las suyas.
Allá donde estés ... Descansa en paz, Chano.


viernes, 26 de marzo de 2021

"Apretura" que no apertura

 Como todos los marzos desde que me inicié como pescador de río, los nervios se apoderan de uno. Son momentos de reencuentros con los compañeros de pesca y en este caso con el valor añadido de que se trata de mi mejor amigo y mi ahijado. A las 6 de la mañana ya estaba en pie y en otro punto de la provincia, Luis y Xiao hacían lo mismo. ¡¡Eso es afición!! Después de desayunar, puse rumbo al punto de encuentro. Al llegar pude ver que los techos de los coches aparcados, tenían un manto blanco de escarcha. El frío nos recibía con todas sus galas jejeje. Aguardé por mis compañeros en el interior del coche y una vez llegaron, tocó salir a lidiar con el frío.  Mientras esperaba, en el techo de mi coche se había formado escarcha ¡¡Íbamos a pasar frío de verdad!! La previsión vaticinaba viento del norte y temperaturas bajas.

Después de unos cafés para los adultos y un cacao para Xiao, nos fuimos a la aventura.

En cuanto nos pusimos en movimiento, nos percatamos de que el frío era muy intenso. Tanto, que a los pocos lances, nos dimos cuenta de que se formaba hielo en las anillas de nuestras cañas. Fue entonces cuando tratamos de hacer algo de tiempo, charlando con otros pescadores, aunque yo no aguanté demasiado y opté por pescar con la mayor parte de la caña, metida en el agua. Esto era una solución parcial, ya que me permitía hacer unos cuantos lances, antes de que la anilla más cercana al carrete, también se congelase. Xiao también tenía tanto frío, que tuve que dejarle unos guantes para poder calmar los efectos de las bajas temperaturas. Yo tenía los pies helados y no había manera de hacer que entrasen en calor.
"Amor de padre" Aquí Luis no dudó en apartar momentáneamente una rama para que Xiao lanzase con cierta comodidad en una zona muy prometedora. Y efectivamente era prometedora, porque tuve un buen ataque a mi cucharilla, si bien la trucha logró librarse del anzuelo simple, con cierta facilidad.
Luis y yo le íbamos comentando a Xiao dónde lanzar y donde no. Este se empeñó en lanzar en una zona en la que había muchas ramas por delante, aún cuando su padre le dijo que no lo hiciera. El sedal pasó por un buen número de ramas, con lo que ya dábamos el señuelo por perdido. Pero con la mayor de las suertes del mundo, Xiao logró recuperó la cucharilla, lo que provocó que el padre se llevase las manos a la cabeza y que el hijo se riese.
El sol ya empezaba a asomar y podíamos sentir su calor. Fue el momento de acudir a un tributario de los que vierten sus agua al pantano, por si se podía divisar alguna trucha. La claridad de las aguas era formidable, pero no llegamos a percatarnos de la presencia de  pintonas en el lugar. Por ello volvimos sobre nuestros pasos.
Atravesando el bosque, llegamos a un punto donde retomar la pesca. Luis y yo le explicábamos a Xiao la diferencias más notables entre un bosque bien conservado y otro que no lo está. Y es que son las futuras generaciones, las que tendrán que velar por el patrimonio natural.

Xiao jugándose una mojadura de pies jejeje. La verdad es que apuntaba maneras para hacerse con alguna trucha, pero estas no dieron la cara. Cada año este escenario se vuelve más difícil, aunque nosotros acudimos más por la nostalgia de tiempos pretéritos.
Después de reponer fuerzas con unos bocadillos calientes, llegó el momento de la cata de licorcafé. Este año Luis traía uno que era una delicia. Esta bebida espirituosa nos ayudó a vencer el sueño que teníamos, manteniéndonos bien espabilados jejeje.
 El primer pez que se dejó fotografiar fue este bass, que acechaba cerca de una zona de juncos, supongo que tratando de alcanzar las zonas más expuestas al sol. Poco después, padre e hijo volvían para casa, mientras que yo me quedé un poco más. Pude acertar a localizar otro bass en la orilla, pero salió disparado hacia aguas más produndas, en cuanto me divisó.

La jornada no fue nada fácil, pero valió para reencontrarnos un año más, con la ilusión de siempre.