lunes, 31 de mayo de 2021

Manifestación por nuestros derechos

 


Este sábado día 5 de Junio, los pescadores gallegos tenemos una manifestación en Santiago de Compostela, a las 16:00 horas, frente a la estación de tren.

Espero que pueda ir un buen número de personas, para decir NO al Real Decreto.

¡¡Nos vemos allí!!

viernes, 28 de mayo de 2021

Un año más con ilusión

 Un año más, la apertura del reo y salmón nos hace madrugar. Esta vez Jose no pudo venir, pero Luis y Xiao venían acompañados de "El Bigotes", que afrontaba la jornada con la ilusión de una buena captura, supongo que como todos los demás.

 Con mi ahijado sobre los hombros, discurrió parte de la jornada, porque a un niño que se enfrenta al río sin el equipo adecuado, hay que brindarle toda la ayuda posible. Desde una posición privilegiada fue haciendo repetidos lances, aunque este año había menos opciones que en otras ocasiones ...

... Al llegar al lugar acordado, vi que los pescadores de las "estacadas" para capturar lampreas, todavía estaban pescando. Una rápida consulta en el móvil, me desveló la razón. Con motivo del Covid-19 no podían pescar de noche, así que lo hacían desde el momento de la finalización del toque de queda. Y además, teniendo la opción de pescar hasta medidados de este mes. Al llegar mis compañeros les expuse la situación y decidimos esperar a que amaneciese del todo.

El río tenía una pinta estupenda, con un caudal típico de estas fechas. La ilusión de todos los años recorría todo nuestro ser, así que con todo montado nos fuimos a intentar capturar el primer pez.
 
En esta ocasión acudieron muchos pescadores, así que había que ir buscando zonas en las que lanzar nuestros señuelos. Yo me estrené con un pequeño reo, todavía vestido con la librea plateada de ascenso desde el mar. Era un buen presagio si por la zona se encontraban sus hermanos mayores jejeje.
 
Poco después sacaba una pequeña trucha en unas corrientes. No era lo que andábamos buscando, pero animaba la jornada, ya que yo no disponía de mucho tiempo hasta que tuviera que finalizar mi jornada.
 
A escasos metros de mí, vi como la caña de Xiao se doblaba y este comenzaba a recuperar línea con mucha euforia. Se trataba de una boga, pero este estreno en el río fue todo un trofeo, ya que está aprendiendo poco a poco. Tras la foto, se fue al agua, como las capturas anteriores. Al poco rato Luis capturó una bonita trucha y "El Bigotes" también se libraba del bolo jejeje.

En invierno, el río aumenta mucho su caudal y las raíces de algunos árboles van ocupando parte del cauce de este. Y algunas son tan bellas como esta. Una especie de ciervo viejo de cornamenta enrevesada. El próximo año supongo que avanzará un poco más, río abajo, salvo que la retiren del río.

También ocurre en este río, que las crecidas terminan por tirar aquellos árboles que no están lo suficientemente sujetos a las orillas. Esto no es un problema, ya que en algunas zonas como esta, se procede a un estaquillado con sauces, alisos y otros árboles de ribera, para detener la erosión.
Poco antes de marcharme, pude contemplar a cuatro lampreas que serpenteaban junto a unas piedras. Un espectáculo siempre agradable, ya que se trata de uno de los peces más antiguos que existen en nuestro planeta.
Una vez me llegó la hora de partir, avisé a mis amigos. Le deseé suerte en lo que restaba de la jornada, ya que esta vez a mí me supo a poco, aunque ya tengo ganas de volver.

martes, 27 de abril de 2021

¡¡Pescadores Uníos!!

 Cada cierto tiempo aparecen noticias de cambios en las normativas de pesca, con las que podemos estar más o menos de acuerdo. Hay quién dirá que tratan de favorecer a la pesca y otros defenderán que no tienen pies de cabeza.

En esta ocasión, como en algunas anteriores, se pretende dar un duro golpe a los pescadores deportivos. No sé si es porque consideran que somos un problema o que somos los responsables de los males que asolan al planeta. En todo caso, quizás no valoren que hay gente que disfruta de la actividad de la pesca, solo por el mero hecho de salir de casa y hacer algo de deporte. También hay gente que vive de la venta, distribución o creación de artículos de pesca, etc.

Por todo ello os pido unión a la hora de hacer oír nuestras voces.

Cualquier iniciativa que trate de parar este proyecto, será bienvenida.


Uno de los cambios más significativos es que se quiere prohibir una modalidad que ha ganado muchos adeptos últimamente, como es la pesca desde kayak o pato.
Me parece sensato legislar como en otros países europeos, mediante una licencia específica y exigiendo algunos requisitos, pero cortar de raíz sin pensar en las consecuencias, no me parece nada acertado.

¡¡Con vuestra ayuda, esto llegará a buen puerto!!


miércoles, 31 de marzo de 2021

Un "pedacito" de Chano

 Ya hace unos años desde que un trágico suceso se llevó a Chano. Aquella fecha fue muy dura para mí, pues también nos dejaban dos personas a las que tuve la suerte de conocer, por lo que a todos ellos les dediqué una entrada (enlace).

Al cabo de un tiempo, me enteré por las redes sociales, que el material de Chano se ponía a la venta, por parte de su familia. Y algo en mi interior me decía que me gustaría tener algo que él usó en vida. Pasaron los días y escribí al contacto que figuraba en el anuncio. La mayor parte del material ya había sido vendido, pero me llamó la atención una caña. Se trataba de una Geologic Lure Team de 240, que tenía un tramo más corto que otro, pues según me explicaron, Chano la había roto en una de sus salidas de pesca. El caso es que yo tenía esa misma caña en 270 cm, aunque con el tubo de la 240, ya que cuando me la consiguieron, se habían equivocado a la hora de vender el tubo. Por ello,  me decidí a comprar la caña, así que contacté con Manel para que la pagara y ya me acercaría por Asturias para recogerla. Al cabo de unos meses, hice una visita relámpago al Principado, para recoger la caña. Entonces Manel me comentó que esa caña era una de las preferidas de Chano. Supongo que cuando se le rompió y se quedó sin los 15 cms de la puntera, la caña pasó a un segundo plano.

Hace unos días me pidieron que reparase una caña y fue entonces cuando recordé que la caña de Chano estaba pendiente de su reparación. Probé a hacer un injerto con fibra de carbono y otro con fibra de vidrio. El que más me convenció fue el segundo, así que coloqué dos nuevas anillas, junto con la de la puntera, y la caña volvió a lucir como antaño.
Hoy la segunda capa de epoxy ya estaba seca así que tocaba probarla. La marea no coincidía muy bien para testarla en el mar, así que me fui a un embalse cercano para hacer unos cuantos lances. Con todo listo, hice un primer lance cercano, para ver que todo iba bien. El segundo fue más lejano y al poco de comenzar a mover el paseante, un pequeño bass se abalanzó sobre el. Se lo dediqué a Chano, porque algo me decía que tenía que ser así. La captura no fue un reto para la caña, así que me fui a la búsqueda de uno más gordo, aunque sabía que no era el mejor momento para dar con los grandes.
Seguí intentándolo unos minutos más, pero la actividad era nula. Quizás el premio de la jornada era el haber comprobado que la caña ya estaba operativa, tras un prolongado letargo.
Esta caña pasa a formar parte de mi material de pesca y ocupará un lugar muy especial. Seguro que me brindará grandes momentos.
Ahora, el siguiente reto, será llevarla al mar y pasar una jornada "Pescando en la espuma", que es como Chano pasaba las suyas.
Allá donde estés ... Descansa en paz, Chano.


viernes, 26 de marzo de 2021

"Apretura" que no apertura

 Como todos los marzos desde que me inicié como pescador de río, los nervios se apoderan de uno. Son momentos de reencuentros con los compañeros de pesca y en este caso con el valor añadido de que se trata de mi mejor amigo y mi ahijado. A las 6 de la mañana ya estaba en pie y en otro punto de la provincia, Luis y Xiao hacían lo mismo. ¡¡Eso es afición!! Después de desayunar, puse rumbo al punto de encuentro. Al llegar pude ver que los techos de los coches aparcados, tenían un manto blanco de escarcha. El frío nos recibía con todas sus galas jejeje. Aguardé por mis compañeros en el interior del coche y una vez llegaron, tocó salir a lidiar con el frío.  Mientras esperaba, en el techo de mi coche se había formado escarcha ¡¡Íbamos a pasar frío de verdad!! La previsión vaticinaba viento del norte y temperaturas bajas.

Después de unos cafés para los adultos y un cacao para Xiao, nos fuimos a la aventura.

En cuanto nos pusimos en movimiento, nos percatamos de que el frío era muy intenso. Tanto, que a los pocos lances, nos dimos cuenta de que se formaba hielo en las anillas de nuestras cañas. Fue entonces cuando tratamos de hacer algo de tiempo, charlando con otros pescadores, aunque yo no aguanté demasiado y opté por pescar con la mayor parte de la caña, metida en el agua. Esto era una solución parcial, ya que me permitía hacer unos cuantos lances, antes de que la anilla más cercana al carrete, también se congelase. Xiao también tenía tanto frío, que tuve que dejarle unos guantes para poder calmar los efectos de las bajas temperaturas. Yo tenía los pies helados y no había manera de hacer que entrasen en calor.
"Amor de padre" Aquí Luis no dudó en apartar momentáneamente una rama para que Xiao lanzase con cierta comodidad en una zona muy prometedora. Y efectivamente era prometedora, porque tuve un buen ataque a mi cucharilla, si bien la trucha logró librarse del anzuelo simple, con cierta facilidad.
Luis y yo le íbamos comentando a Xiao dónde lanzar y donde no. Este se empeñó en lanzar en una zona en la que había muchas ramas por delante, aún cuando su padre le dijo que no lo hiciera. El sedal pasó por un buen número de ramas, con lo que ya dábamos el señuelo por perdido. Pero con la mayor de las suertes del mundo, Xiao logró recuperó la cucharilla, lo que provocó que el padre se llevase las manos a la cabeza y que el hijo se riese.
El sol ya empezaba a asomar y podíamos sentir su calor. Fue el momento de acudir a un tributario de los que vierten sus agua al pantano, por si se podía divisar alguna trucha. La claridad de las aguas era formidable, pero no llegamos a percatarnos de la presencia de  pintonas en el lugar. Por ello volvimos sobre nuestros pasos.
Atravesando el bosque, llegamos a un punto donde retomar la pesca. Luis y yo le explicábamos a Xiao la diferencias más notables entre un bosque bien conservado y otro que no lo está. Y es que son las futuras generaciones, las que tendrán que velar por el patrimonio natural.

Xiao jugándose una mojadura de pies jejeje. La verdad es que apuntaba maneras para hacerse con alguna trucha, pero estas no dieron la cara. Cada año este escenario se vuelve más difícil, aunque nosotros acudimos más por la nostalgia de tiempos pretéritos.
Después de reponer fuerzas con unos bocadillos calientes, llegó el momento de la cata de licorcafé. Este año Luis traía uno que era una delicia. Esta bebida espirituosa nos ayudó a vencer el sueño que teníamos, manteniéndonos bien espabilados jejeje.
 El primer pez que se dejó fotografiar fue este bass, que acechaba cerca de una zona de juncos, supongo que tratando de alcanzar las zonas más expuestas al sol. Poco después, padre e hijo volvían para casa, mientras que yo me quedé un poco más. Pude acertar a localizar otro bass en la orilla, pero salió disparado hacia aguas más produndas, en cuanto me divisó.

La jornada no fue nada fácil, pero valió para reencontrarnos un año más, con la ilusión de siempre.

domingo, 28 de febrero de 2021

Extraña "lubina"

 Aquí en el municipio seguimos casi con las mismas restricciones, por lo que no hay mucho donde poder ir, así que me acerqué a la ría para echar unos lances. La marea coincidía bastante mal para mi gusto, pero eso no me iba a desanimar.

 De camino al lugar elegido, pude ver a una gran cantidad de gente por la calle y lo cierto es que solo me venía una idea a la cabeza: Tenemos Covid para rato. 

Traté de no pensar en ello, así que monté el equipo y comencé a prospectar las zonas más prometedoras. Por desgracia hoy el agua presentaba una alta densidad de algas, lo cual dificultaba el hecho de que el señuelo trabajase correctamente.

Me aventuré por la orilla, que tenía una pendiente ideal para terminar en el suelo al mínimo descuido jejeje. El viaje fue infructuoso, ya que la ínfima senda no tenía salida ... así que vuelta sobre mis pasos.
 Desde este punto ya tenía opción de lanzar así que a mojar los vinilos. No fueron muchos los lances que efectué, ya que un poste y las ramas de los laureles, me impedían densenvolverme con soltura, si bien uno ya está curtido del río.
 Cuando llegué a un lugar cómodo, me dispuse a peinar cada zona, teniendo en cuenta los cabos de las barcas que se mecían con el oleaje. En uno de los lances ... ¡¡ZAS!! picada en seco ... pero el pez tiraba demasiado. Pude verlo revolverse a bastante distancia y observé que no era una lubina grande ... sin embargo tiraba demasiado para su porte. Fui acercándo el pez, hasta que lo tuve a escasos metros y entonces me di cuenta que se trataba de un mújol. Ahora ya me coincidía todo jejeje. Estos torpedos del mar, pueden ser brutales a la hora de pelear. Especialmente si utilizamos un equipo ligero.
 Tras un buen rato sin actividad, me fui a una zona de abrigo para probar algunos de los últimos vinilos que he adquirido. A mi lado se encontraban tres perros, observándome. Dos de ellos estaban muy tranquilos, pero uno me deleitó con una banda sonora de ladridos que duró hasta que me marché jejeje.
 
De camino al coche me encontré con el padre de mi amigo Jose y me puse a charlar con él. Tras una larga conversación hice un par de lances más antes de recoger.
Ahora a esperar que esta situación siga remitiendo, por el bien de todos.

¡¡Saludos y que la pesca os acompañe!!


domingo, 21 de febrero de 2021

Doblete de lubinas

Hace unos días, el tiempo dio una tregua, así que Jose y yo nos fuimos a echar unos lances por el municipio, ya que seguimos con los cierres perimetrales. Iba a ser una jornada relámpago, ya que no había muchas opciones para moverse.

Cuando llegué al lugar acordado, Jose me comentó que una solla le había picado a un pequeño vinilo, lo cual era toda una novedad, ya que no es algo común desde luego. Primeramente me dediqué a probar los señuelos que había comprado recientemente, ya que tenía ganas de comprobar sus prestaciones. Lo cierto es que me encantaron. Buen lance, excelente natación y cualidades para ser efectivos en nuestra costa. La mayoría serán destinados a la pesca de la lubina, aunque los pequeños pueden ser usados en agua dulce. Con todos ellos mojados, tocaba centrarse en la lubina y ya que estábamos en la ría, optamos por un pequeño vinilo, que en estos ambientes se revela como un señuelo muy pescador. A partir de ese momento tuvimos algunas tímidas picadas, pero estas no se materializaban.

El destino quiso que Jose clavase la primera pieza y unos segundos después, lo hiciese yo. Toda una concidencia sin duda, aunque la fe puesta en el Natori montado con una cabeza tipo texas, era una gran baza.
Con la luz perdiendo intensidad, pasamos a colores más vistosos. Algún pez más picó, aunque estos fueron reacios a regalarnos su pelea.

Por otro lado, volví a hacerme con algunos señuelos de los nuevos Caperlan, porque este año han sacado un surtido interesante.
Las tallas y los gramajes de los nuevos Saxton son muy golosos para el spinning costero.
Por otro lado también hay paseantes llamativos, junto con otros modelos para el curricán desde kayak o embarcación. En cuanto a libreas, he optado por las más naturales.
Y para la ría, pues a lo que ya tenía se unen estos pequeños vinilos, de colores interesantes y otro pequeño minnow en color ayu.

Ahora toca esperar a la ansiada "normalidad" para poder utilizarlos en la rompiente, que es donde alguno de ellos, seguro que triunfarán.

"Saludos y que la pesca os acompañe"


domingo, 31 de enero de 2021

Compras de preparación

 Seguimos con un panorama preocupante en todo el territorio. Demasiadas muertes, demasiados ingresados en UCI y confinamientos para tratar de atajar el problema, mientras se vacuna a la población de más riesgo. No se puede ser ajeno a todo lo que ocurre, aunque la vida sigue.

Quizás por ese motivo ya pongo la vista en futuras salidas de pesca. Las restricciones no permiten florituras, por lo que tocará esperar. A pesar de todo, habrá opción de hacer alguna salida, para calmar la sed de acción. Y mientras, pues hay que entretenerse con alguna pequeña alegría, como puede ser la compra de material.

  Me han llamado la atención algunas de las nuevas creaciones de Caperlan, ya que se ha puesto al día en colores y algunos avances técnicos como el sistema de pistón de señuelos muy reconocidos. Y ha mejorado algo de lo que desde mi punto de vista, siempre adoleció, como era el peso de los señuelos. Era bastante difícil encontrar señuelos con gramajes interesantes. El pequeño paseante lo destinaré a la pesca en la ría y en agua dulce.

El eging va ganando más adeptos cada día y lo cierto es que no soy ajeno a ello. Puede ser una pesca muy divertida, para compaginar con esos momentos en los que no se practican otras modalidades. Y además está el componente culinario. Por ello he comprado unos egis Yamashita que hoy por hoy es el referente mundial.

Pero también hay otras marcas con muy buenos resultados y a precios un poco más contenidos, en algunos casos. Este año DTD y Williamson fueron mis aliados para hacerme con algunas sepias. Y también conseguí unas grapas para pescar con el método Tataki.

 
También tenía la idea de tentar a los lucios en invierno, pero el cierre de las comunidades ha imposibilitado que haya podido llevar a cabo esta empresa. Y me da que va a tener que esperar mucho. Para ello opté por engrosar mi arsenal de señuelos, comprando un swimbait de gran tamaño, que en algunas jornadas puede ser un gran aliado.

Ahora solo espero que la vacunación avance para que esto comience a descender de intensidad. Y deseo que sea muy pronto.
¡¡ Ánimo y que la pesca os acompañe !!




miércoles, 20 de enero de 2021

Un regalo por otro regalo

 Seguimos con esta situación, que cada vez se está haciendo más pesada de llevar. Los confinamientos perimetrales están condicionando mucho a todo el mundo, pero es hora de dar el empujón final que nos haga vencer a la pandemia. Son momentos duros en los que la cabeza nos puede jugar una mala pasada y sumirnos en momentos de bajón. Llevamos muchos meses a las espaldas, tratando de cuidar de los nuestros, poniendo cuidado en lo que se hace, pero hasta el más precavido puede sucumbir a este enemigo invisible, como ya ha pasado con algunos amigos y conocidos.

!!Les mando mucha energía para que salgan adelante y se recuperen sin complicaciones¡¡

 

Y en estos tiempos oscuros, también llegan "regalos" que ayudan a llevar mejor estos momentos. Y este regalo llega de alguien a quien aprecio mucho, ya que su forma de entender la pesca, le ha llevado a ser un referente para mucha gente. 

Este regalo tan hermoso me ha llegado en forma de palabras y yo os lo muestro como una imagen, ya que creo que es digno de compartir y de quedarse en este espacio, para visualizarlo cada vez que quiera.

!!Gracias Luis¡¡


!! Toda una inyección de moral para seguir al pie del cañón ¡¡

!!Mucho ánimo para todos los que leáis esta entrada y que esto termine bien para todos vosotros y para los vuestros¡¡


lunes, 21 de diciembre de 2020

!! FELICES FIESTAS ¡¡

 

 

Otro año que llega a su fin, quizás deseado por muchos, ya que este 2020 será un año para recordar. Sin embargo, el 2021 tendrá una herencia de este año, ya que todavía queda mucho por hacer para vencer al virus.

Es por ello, que hay que ser sensatos, tratando de no bajar la guardia, ya que es mejor perderse esta Navidad, para poder disfrutar de muchas más.

Espero que todos puedan sentir el calor de la familia que está lejos o que no puede reunirse por las circunstancias que se dan en estos momentos. Mucho ánimo para todos, pues ya podemos intuir la luz al final del túnel tan largo que ha sido este año.

Ojalá que la salud os acompañe a todos y a vuestros seres queridos. Este es el regalo que deseo para todos. Y ojalá que en este 2021 que se aproxima, se deje atrás la pandemia del Covid.


!! Feliz Navidad y que la pesca os acompañe ¡¡

miércoles, 11 de noviembre de 2020

!! Brillante final de jornada ¡¡

  Antes del anuncio de este confinamiento perimetral, mi hermano y yo habíamos quedado con Jose para ir tras los chocos (sepias). La jornada tenía que ser corta, ya que no se disponía de demasiado tiempo. En esta ocasión, la climatología no iba a ser tan adversa como en la jornada anterior, pero eso no quería decir que nos ayudase a triunfar.

El trayecto hasta la zona de pesca fue mínimo, pero el agua dulce que bajaba por los ríos, nos hacía pensar que los chocos podían estar más hacia afuera de la ría, donde la salinidad es mayor.
El azar quiso obsequiarme nuevamente con la pieza más grande de la jornada. Un ejemplar que me hizo templar los nervios, para no perderlo durante la recuperación.
El cielo comenzó a oscurecerse, anunciando una lluvia inminente. Lo bueno fue que llovió de manera ténue y no duró demasiado, ya que en la jornada anterior la lluvia había sido muy molesta.
Los chocos iban saliendo a cuentagotas, y por el medio de estos, mi hermano se hizo con este calamar.
Una pena que no hubiera más jejeje.
En otras zonas fuimos sacando más chocos, y esta vez a buen ritmo, lo cual nos animó para aguantar un poco más.
Las últimas luces del día nos brindaban una estampa muy bella, que desde el mar, se aprecia de otra manera.
Y mientras disfrutaba con la puesta de sol, un pez se quedaba prendido de mi potera, dando unos tirones cortos y rápidos, que le ayudaron a librarse rápidamente. Seguramente se trataba de un rubio, ya que esto tiene ocurrido más veces.
Lo que ya es más atípico, es que una zamburiña te agarre el plomo con sus valvas jejeje.
No fue fácil convencerla de su error, pero finalmente pude devolverla al agua.
Y pusimos punto y final a la salida de pesca, con un número aceptable de capturas. Ya solo quedaba limpiar los chocos, para degustarlos en días futuros.

De camino a puerto pudimos apreciar un fenómeno muy especial, como es el "mar de ardora". Este fenómeno de bioluminiscencia es producido por una microalga llamada Noctiluca scintillans.
He encontrado un vídeo que muestra precisamente lo que nosotros pudimos observar.

"Saludos, y que la pesca os acompañe"

viernes, 6 de noviembre de 2020

Día duro de pesca

 Estamos ya metidos de lleno en el otoño, y este nos obsequia con bellos paisajes, además de castañas, setas, madroños, etc. En el ámbito de la pesca, es un momento especial para aquellos que vamos tras la pista de los cefalópodos, ya sean calamares o chocos (sepias). Por ello, Jose y yo nos dispusimos a afrontar una jornada de pesca de estas delicias del mar, un día después de que levantaran la veda en las rías. 

El plan era sencillo: ir bien abrigados, para no padecer con las inclemencias meteorológicas y buscar las zonas que nos falicitasen la pesca. Bien temprano, salimos de puerto remando con tranquilidad, ya que no nos teníamos que desplazar demasiado. Una vez en la zona, desplegamos los pajaritos o poteras y nos pusimos a pescar. Jose me decía que en medio de la ría, con poca luz, no suelen picar bien. Y así fue, solo sacamos dos cada uno, haciendo uso de la linterna UV para dar un poco de brillo a nuestros señuelos.

La luz empezó a ganar protagonismo y las picadas comenzaron, aunque el viento también se presentó, tal y como la previsión había anunciado. Esto complicaba las cosas, ya que las derivas se hacían a demasiada velocidad. Aún así, fuimos materializando casi todas las picadas que teníamos.

Cuando se van a meter en la embarcación los chocos (sepias), hay que estar atentos a los chorros de tinta que expulsan, ya que pueden alcanzar nuestra cara, provocando las risas inmediatas jejeje. De hecho Jose recibió uno de estos chorros y tuvo que lavarse la cara.

En un punto de la marea, Jose me dijo que había notado una picada que parecía de calamar, y así fue. De hecho sacó tres de estos cefalópodos en un espacio corto de tiempo. Mientras, yo seguía con los chocos, haciendo varias capturas seguidas.

Más tarde, el viento y la lluvia se combinaron para hacernos un poco más dura nuestra estancia en el mar, si bien esto no iba a ser un motivo para abandonar. Algunas embarcaciones si pusieron rumbo a puerto, ante la falta de picadas y la complicación de la jornada.

En una de las derivas, enganché mi señuelo en la cadena de una batea y por desgracia se quedó abajo. Fue un palo grande, ya que la mayor parte de las capturas habían sido con ese señuelo.

Luego, Jose tuvo un festival de picadas, donde muchos chocos (sepias) se soltaban o desgarraban, ya que con el agua dulce, estos se vuelven más blandos.

En los últimos compases de la jornada, volví a la senda de las capturas con otra jibionera. En una de las picadas, no aflojé lo suficiente para que la sepia no desgarrase y así se me fue. Sin embargo, inmediatamente Jose se hizo con un choco, que presentaba un desgarro, lo cual nos hizo pensar que se trataba del ejemplar que yo había perdido.

La jornada tocó a su fin con un buen puñado de chocos (sepias), que costaron lo suyo, a causa de la meteorología, ya que las últimas picadas casi no las percibíamos. Jose se alzó con la victoria en cuanto a número de piezas y yo me quedé en segundo lugar con la pieza mayor jejeje.
 
Fue una jornada un poco triste para nosotros, ya que en esta ocasión Luis no pudo acudir a la cita, por ello esta entrada va dedicada a él.
 
Os dejo un reportaje muy interesante sobre el choco, en este escenario tan singular.

"Saludos, y que la pesca os acompañe"

martes, 13 de octubre de 2020

Bricolaje 001: mueble pesca

 Comienza aquí una andadura que ya me llevaba meses dando vueltas en la cabeza y que no es otra que el tema del bricolaje aplicado a la pesca. En un par de ocasiones hice unas cosillas muy básicas, pero ahora quiero mostraros algunas ideas que brotan de una mente inquieta. Espero que sea de vuestro agrado.

Y como todo tiene un comienzo, vamos a empezar con la creación de un mueble destinado a parte del material que todo pescador posee, para sus jornadas de pesca.

El mueble fue creado con tablero de 16 mm y lo monté con tornillos en lugar de tubillones, ya que si el día de mañana quiero añadir más cajas, es mucho más cómodo de desmontar.
Para que las cajas tengan un apoyo lateral, opté por unas piezas que se usan para colocar estanterías, ya que de esta manera, tienen el apoyo suficiente y sin muchos quebraderos de cabeza a la hora de fijarlos.
Recientemente hice unas pegatinas con el logo nuevo, así que coloqué un par de ellas en los laterales, para darle un toque más vistoso.
Para finalizar, atornillé 4 ruedas (2 de ellas con freno), por si en algún momento quiero moverlo de su ubicación.
De esta manera quedaba listo el mueble (que a su vez hace de mesa), listo para recibir las cajas con señuelos, anzuelos, plomos, etc. Le añadí una tapa a mayores para dar mayor fortaleza al conjunto y más base para usarlo como mesa.
En la tienda de bricolaje, les comenté que para las divisiones, me daba igual la orientación de la beta, ya que de este modo, el tablero se aprovechaba más. A su vez, traje las piezas canteadas de la tienda, puesto que con la plancha en casa no queda tan bien y hay poca diferencia de precio. Tuve que hacer algún pequeño ajuste, ya que el corte de las piezas, a veces no es todo lo preciso que se quiere.
Elegí estas cajas para clasificar el material, ya que tienen la opción de desplazar las divisiones, a la vez que traen unos cierres aceptables, por si un día nos queremos llevar la caja completa a pescar, sin tener que temer porque esta se abra.
Tenía unas de la marca Evia de talla similar, pero sus cierres no eran tan fiables.
Las cajas deben ajustarse bien al hueco, para evitar el cabeceo de las mismas.
Y así es como luce el mueble una vez terminado. La parte trasera es simétrica a la delantera. Por ello disponemos de 28 cajas para meter una buena cantidad de material, quedando hueco para colocar carretes con sus cajas u otro material que ocupe poco espacio.
Espero que os haya gustado este primer proyecto.

"Saludos, y que la pesca os acompañe"