Seguidores

miércoles, 10 de diciembre de 2014

IV A ver cantos quedamos a spinning

Otro año más tocaba asistir a este evento de pesca, el cual reunió a 93 pescadores.

A las 4:40 am ya estaba en pie para desayunar y poner rumbo al puerto de Aguiño. Por el camino, un coche circulaba cerca de mí y en el peaje de la autopista me di cuenta de que se trataba de Jorge, así que proseguimos juntos hasta nuestro destino.
Una vez en Aguiño, saludé a Jorge y a dos compañeros de Pontevedra, que también habían madrugado lo suyo. Mientras me encontraba en la entrada del bar, fui saludando a otros colegas de afición, que conocía de otras quedadas. Alex, el cual me comentó que Roberto no acudiría por problemas de salud (desde aquí le deseo una pronta recuperación), Toni, Kiko, Iván, Crasko, etc.
Y una vez dentro, fueron llegando los demás participantes y organizadores: Anxo, Luis, Millares, Mikel, Casti, Cabo, Sergio, Juan, Lens, Aníbal, Chema, Juan, Gerardo, Tirso, Nerea, Víctor, Abi, Pablo, etc.
Un poco de charla de pesca, unos cafés y a pescar. En esta ocasión me fui con Sergio, Pixín, Lens, Chema, Juan y Anibal a la zona de playa Arnela.
 No llevábamos mucho tiempo en el lugar, cuando salió la primera lubina. Sergio afianzó la captura acercándola a la arena para después desanzuelarla y proseguir con la pesca.
El mar dejaba pescar con paseante, así que no pude resistirme a utilizar uno. La actividad en superficie no se hizo esperar, aunque las capturas no se materializaron tras sendos ataques.
 Volví a usar un pequeño minnow a la izquierda de la playa, con la esperanza de tener más fortuna. Pixín capturaba una lubineta y escasos segundos después, yo hacía lo mismo. Con estas dos piezas, la actividad cesaba por el momento.
 Cuando la marea comenzó a subir, el oleaje aumentó algo en intensidad. La rompiente ya gustaba más, si bien esto no garantizaba nada.
 Poco después, Sergio capturaba otra pequeña lubina, que volvía al agua para seguir deambulando por la costa.
 Agotamos el tiempo que teníamos, hasta que se acercó la hora de marchar. Entonces nos cambiamos y aguardamos por nuestros compañeros en un bar cercano.
 Allí tocó hidratarse con unas cervezas y una tapa de callos, que vino muy bien para recuperar las fuerzas y entrar en calor.
En el periódico del día, pude mirar una noticia en la que salíamos algunos de los socios del Club de Pesca Gallaecia, con motivo de una comida que habíamos organizado días atrás.
http://www.elcorreogallego.es/vida-social/ecg/comida-confraternidad-gallaecia-club-pesca-deportiva/idNoticia-904757/
En el bar también recibimos la noticia de una buena captura de Mikel
 (también socio del club antes mencionado).
Cuando se acercaba la hora del pesaje, nos fuimos hasta el punto elegido para tal fin, para mirar lo que había dado de sí la jornada.
 Mientras aguardábamos el momento del pesaje, dimos buena cuenta de las empanadas que Anibal había traído. Lo cierto es que ayudaron mucho a llevar mejor la espera hasta la hora de comer.
Las escasas piezas que se habían capturado y que reunían la talla exigida, fueron pasando por la báscula. Entre ellas la de nuestro compañero Mikel, el cual se alzaría con la victoria de esta edición.
 Después llegó el momento de la comida. La velada se alargó bastante, cosa que se agradeció, pues siempre surgen las anécdotas de la jornada y otras historias que merecen ser contadas.
Después llegó la entrega de premios y algunos obsequios para todos los participantes, por cortesía de los patrocinadores.
La velada concluyó con la foto de grupo, pero aún había tiempo para charlar con los que son compañeros más habituales, así que me fui con Manel, Mikel, Casti, Sergio, Jorge, Cabo, Miguel e Iria al un bar cercano en el que prolongamos la jornada hasta tarde.
 Después nos acercamos a una playa en la que Anxo, Juan Carlos, Miguel y otro compañero estaban de pesca. Lo curioso fue que habían capturado varios calamares de buen tamaño, los cuales habían picado a los minnows que estaban utilizando.
Más tarde nos fuimos a cenar a otro lugar, pues ya eran muchas las horas que habían pasado desde que habíamos comido. Tras dar buena cuenta de la cena, y acercar a unos amigos hasta su casa, puse rumbo a la mía.
El balance: 23 horas despierto, una lubina y unos momentos que espero se repitan pronto.

Video de Cabo:

Aquí tenéis más fotografías de este evento y las crónicas de otros compañeros:
http://pescaastur.blogspot.com.es/2014/12/4-quedada-spinning-ribeiraresumen.html
http://haiquemollarse.blogspot.com.es/2014/12/iv-aver-cantos-quedamos-spinning.html
http://surfcastingmasters.blogspot.com.es/2014/12/a-ver-cantos-quedamos-spinning-2014.html
http://tirsospinning.blogspot.com.es/2014/12/resumen-iv-quedada-ver-cuantos-quedamos.html

domingo, 30 de noviembre de 2014

Volvemos al mar

Por fin remite la lluvia y aparece el sol en el horizonte. Esto invita a salir de pesca y más si se va a gozar de buena temperatura.
La previsión de mar y viento no eran buenas, pero algún lugar habría para pescar.
 Al llegar me topé con un viento bastante fuerte y un mar que en ocasiones dejaba pescar, así que monté y al lío. En la primera varada ya me comieron la gamba, pero no pude saber de qué pez se trataba.
 Estuve un rato intentándolo en el mismo punto pero nada, así que cambié de lugar.
Nueva varada y ya noto actividad. Clavo y saco un pequeño sargo que se fue de vuelta al agua.
 Por veces el mar aumentaba de intensidad, por lo que me retiré a otro punto.
En la siguiente varada pica otro pez y comienza a cabecear hacia el fondo. Se trataba de un sargo majete que se defendió con nobleza.
 Volví a echar en el mismo sitio y una nueva picada inconfundible. Otro sargo que voló por los aires hasta llegar a mi mano.
 No son excelentes, pero tampoco lo eran las condiciones. Me adapté a lo que tenía y pesqué poco rato.
6 gambas y 3 sargos no es un mal balance jejeje.
 Sin duda me valió para volver pronto, pero buscando mejores condiciones. Y espero que sea pronto, ya que es una pesca que me gusta un montón.

domingo, 23 de noviembre de 2014

Próxima cita lubinera

Ya tenemos a la vuelta de la esquina la próxima cita para los amantes de la pesca de la lubina con la modalidad de spinning.

viernes, 31 de octubre de 2014

IV Quedada Spinningalicia

El sábado por la tarde, después de la jornada de lanzado, pasé por casa para coger el material de pesca. A continuación, a buscar a Rubén y después rumbo al camping de O Muiño.
Nada más llegar, ya me encontré con un buen número de caras conocidas (Cabo, Casti, Anxo, Óscar, Mikel, Kiko, Jorge, Gerson, etc). Pedí una cerveza y comenzó la charla con algunos de ellos.
A continuación me fui con Rubén a Casa Paco a cenar, pues otros amigos nos esperaban allí.
Rober, Gabi, Darío, Nacho, mis vecinos Ángel y José Antonio ya estaban a la mesa, así que pedimos una ración de zorza de potro para mí y para Rubén.
Poco después llegó la paella, que no fue "pa ella", si no "pa nosotros" jejeje.
Luego postre, café y para el camping con los colegas.
Con el pretexto del cambio de hora, pernoctamos hasta tarde. Charla de pesca todo el rato y comentando los pasos a seguir al día siguiente. Ya de madrugada, yo me retiré, aunque otros se quedaron a seguir con la charla.
Tras unas horas dando vueltas, sin poder conciliar el sueño, al fin pude dormir. No sé cuanto tiempo pasó, pero al poco rato el despertador me avisaba de que había que levantarse. Desperté a Rubén y me fui a desayunar.
Estaban abriendo el portal del camping, todavía de noche, cuando pude mirar a Roberto y Alex.
Les di la bienvenida a ambos y entré en la cafetería. Entonces comenzaron a llegar todos los asistentes a la quedada: Carlos, Ricardo, Jorge, Sergio, Esteban, Micael y un largo etcétera.
Tras los cafés, la gente fue partiendo rumbo al pedrero. Algunos compañeros y yo mismo retrasamos la salida, ya que el mar pintaba un poco fuerte para nuestro gusto.
 
Evidentemente había que ir a dar unos lances, así que allá nos fuimos. Elegí una zona que suele darme buenos resultados con mares como el de ese día. Para mi sorpresa, varios colegas estaban por la zona.
 
Comencé pescando en los puntos que me parecían más prometedores, si bien me desplacé hasta otro lugar a la vista de los nulos resultados. Allí me encontré con Nacho, Casti y Darío, los cuales se disponían a abandonar la zona.
Todo el grupo se desplazó hasta una zona más resguardada, así que tocaba volver a empezar. Sugerí a Darío prospectar un buen sector de la costa, ya que sabía que está acostumbrado a las caminatas.
El mar estaba perfecto para dar una lubina, así que probamos con distintos señuelos.
Llegamos hasta el Parador de Baiona. Allí había triunfado en otras ocasiones, por lo que esta podía ser otra.
Pero en la pesca tienen que cooperar los peces, por lo que si estos no quieren, no hay mucho que hacer.
De vuelta, nos recreamos con el variado colorido de las pozas que se forman con la bajamar. En una de ellas, pude percibir la presencia de un pulpo. Fue colocarle el YKR Mákina delante y uno de sus tentáculos trató de apresarlo. Tras un rato mareando al octópodo, volvimos sobre nuestros pasos, ya que pronto habría que partir para comer.
Con todos reunidos en el camping, salimos hacia Casa Paco en Torroña.
Una vez allí, había que hidratarse y tomar un pinchito. Con la charla que manteníamos algunos, nos perdimos la demostración de Mikel, en la que enseñó a crear moldes y vinilos, para poder fabricarlos fácilmente en casa.
Y tras una breve espera llegó el momento de la comida. Los que habíamos organizado el evento, sabíamos que en este punto íbamos a triunfar.
La gente parecía no impacientarse por la espera, pero yo ya estaba pensando en los suculentos manjares jejeje.
Fui mordisqueando un pedazo de pan de maíz, hasta que llegaron los entrantes. La zorza de potro estaba de vicio, como siempre. Estoy seguro que a alguno le quedaron ganas de repetir como a mí, así que llegó una segunda ronda de esta excelencia culinaria.
A continuación, mejillones con setas y poco después empanada. Los paladares más sibaritas comenzaron a deleitarse con estos productos, sin embargo aún quedaba mucho por llegar.
Tallarines con nécoras. Esto era nuevo para mí, porque en otras ocasiones los había probado con almejas.
La mayoría ya se había llenado el estómago con tal repertorio de entrantes, pero ahora era el turno del primer plato: Merluza al horno. Como yo no soy de pescado, dejé que se sirvieran los que optan por el pescado.
De segundo: Potro. No me iba a quedar con las ganas de degustar este plato, ya que su pinta era soberbia. Y su gusto se equiparaba con su presentación, así que a degustarlo con calma.
A continuación ... Rabo (no sé si de vaca o de toro) con espirales. Lo cierto es que aquí también pasé, porque en mis planes había establecido un procedimiento muy meticuloso.
Después llegó el sorbete de limón, que fue muy bien recibido por los asistentes.
Otros compañeros de la organización (Jorge y Gerson) comenzaron con el sorteo de los regalos que cedieron los patrocinadores del evento.
Entonces llegaron las piñas rellenas de melocotón, piña y crema. Ummmmmmmmmm. A alguno lo pilló por sorpresa, pero yo aún pude repetir jejeje.
Cuando llegó el momento de pedir los licores y los cafés, llegaron las filloas. Algunos estaban tan llenos que ya no había espacio para más. Entonces me ofrecí cortésmente a darles un lugar de acogida a todas las que pude jejeje.
Al final, un café sólo y unos chupitos de crema de limón, licor café y crema de orujo, para rematar la faena.

Temí que al final no se pudiera hacer la foto de grupo, ya que alguno ya no se podía ni mover jejeje. Sin embargo, salimos del restaurante para inmortalizar el encuentro.
Ya sólo quedaba despedirse de los compañeros y de la gente del restaurante, la cual se portó de manera sobresaliente durante las 3 horas que necesitamos para dar cuenta de lo que allí se nos sirvió.

La jornada fue muy mala en cuanto a capturas, sin embargo, la comida fue de órdago. por lo que ayudó a paliar el tema de la escasez de peces.

Dar las gracias a todos los asistentes, a los compañeros de la organización y a los trabajadores del restaurante, por hacer que esta velada fuera única.

La jornada según Cabo:
La jornada según Roberto:
La jornada según Esteban:
http://surfcastinvigo.blogspot.com.es/2014/10/iv-quedada-spinning-galicia.html

martes, 28 de octubre de 2014

Dos mejor que una

Este sábado acudí a un evento al que tenía muchas ganas de asistir. En él podría aprender un poco más del apasionante mundo de la pesca con mosca. Concretamente del lanzado con caña de dos manos, a cargo de Roberto Caldeiro (Instructor EFFA) y de montaje, por cuenta de Paco Porto, Jorge R. Maderal y Antonio Vilariño.
Inicialmente nos reunimos en el Hotel ISAPE (Arcade), donde Roberto nos daría una charla sobre el lanzado Spey. Allí pude comprobar que el acto congregó a un buen número de personas. Entre ellas cabría destacar a Andrés Touceda (Montador), Manuel Iglesias  (Instructor EFFA) y Miguel Piñeiro (Periodista).
Durante la charla, Roberto aclaró las dudas que pudieran surgir y respondió a las numerosas preguntas que los asistentes le iban enunciando.
A continuación nos desplazamos hasta la zona de La Junquera a orillas del río Verdugo. Allí nos dispusimos a completar la mañana practicando el lance Spey.
Con más o menos acierto, los asistentes fuimos ejecutando los lances sobre el agua.
Por lo que se podía observar, algunos ya estaban muy rodados en este tipo de lance, ya que lo ejecutaban con gran maestría.
Pero para maestría, la del instructor, que a pesar de tener el brazo en cabestrillo con algunos dedos de la mano recientemente operados, nos deleitaba con su gran técnica. Está claro que parecía fácil, pero hacerlo bien todas las veces, era el reto a conseguir.
El equipo que me dejaron a mí, facilitaba mucho el lanzado, por lo que diría que ya estoy preparado para recibir algunas clases más jejeje. La constancia es algo que permite mejorar y evolucionar en esta disciplina.
Atento en todo momento,  Roberto corregía nuestros fallos, tomando la caña en la mano todas las veces que creía oportunas.
A medida que la mañana avanzaba, el calor iba en aumento. Sin embargo, los asistentes no abandonaban la orilla del río y proseguían con su instrucción.
Hacia el mediodía me acerqué a Manuel Iglesias para comprobar que también es un consumado lanzador con la caña de dos manos. Este desplegó un buen repertorio de las maniobras que se suelen hacer en acción de pesca, dependiendo de la situación.
Antes de irnos a comer, algunos hicimos una breve parada en la confluencia de los ríos Verdugo y Oitavén.
Ambos discurrían con un buen caudal, por lo que su estampa era ideal para tomar unas instantáneas.
Luego llegó la hora de las viandas y cada uno fue dando buena cuenta del menú realizado para la ocasión.
Después del postre, se sortearon algunos libros, por cortesía de Miguel Piñeiro.
Por lo que pude ver, tendré que aumentar mi biblioteca de pesca jejeje.
Por la tarde llegó el turno de los montadores. Antonio, Jorge y Paco comenzaron a dar rienda suelta a su destreza con los pelos, plumas y materiales sintéticos, conformando así las moscas de salmón.
Los tres atendían a las preguntas de los asistentes, a la vez que realizaban los montajes.
Está claro que la figura de Belarmino Martínez ha dejado un vacío que algunos tratarán de ir rellenando, si bien las obras de arte del montador de Pravia las considero únicas, desde mi humilde punto de vista.
Las moscas que Jorge tenía en algunas cajas, llamaban poderosamente la atención, dado su bello colorido y buena terminación.
La complicación de estas creaciones varía en función de varios factores, pero está claro que la cantidad de materiales las hace altamente atractivas para el ojo del espectador.
Al finalizar el evento, Paco sorteó algunas moscas de salmón, que había traído para tal fin.
Yo fui agraciado con una Yellow Torrish, que regalé de buena gana al pescador que me había dejado su equipo durante el periodo de lance, ya que mostró gran interés por hacerse con una de las moscas de Porto.

Tras la clausura del evento, partí para casa, ya que por la noche me reuniría con algunos de los participantes de la IV Quedada del Foro Spinningalicia.

Crónica de Miguel Piñeiro: http://www.miguelpesca.com/especiales%20soutomaior%202014%20spey.htm