Seguidores

domingo, 31 de julio de 2016

¡ SILENCIO ! ... Se rueda

Llevaba un tiempo sin publicar salidas de pesca, y eso se debía a un buen motivo. Y es que estuve de grabación por distintas zonas de Galicia, mostrando un poco de nuestra tierra en compañía de grandes pescadores.
Estos documentales verán la luz en el canal Caza y Pesca de Movistar Plus, de la mano del productor y director de documentales, Yago Mazoy.
En la primera aventura, nos fuimos a pescar en la Costa da Vela en compañía de Abi y Manuel. Hubo suerte de cara a la pesca y pudimos disfrutar de bellos lances en esta costa tan abrupta.
 Y visitamos algunos lugares de interés, que a buen seguro, harán las delicias del pescador y de los que no lo son.
 Con Eloy nos fuimos a pescar en un estuario con la mosca. La jornada se dio genial y pudimos sacar gran cantidad de peces de buena talla, y muy luchadores. Aquí no tuve tiempo ni para sacar fotos de alguna captura. Tan sólo esta donde nos despedíamos por ese día.
La tercera jornada la llevé a cabo con Luis y su inseparable Bullma. Esta perrita hizo las delicias de las cámaras, ya que no dudaba en hacer toda clase de gracias a Yago y a Miguel, a la vez que se adentraba por cualquier lugar, a la búsqueda de los animales salvajes del lugar.
 El día de la grabación me enteré que en las pistas forestales, hay zonas donde no se puede adelantar. Como para hacerlo jejeje.
 El entorno por el que nos movimos fue genial en muchos sentidos, pudiendo mostrar curiosidades un tanto particulares.
 Con Zalo nos fuimos a la búsqueda del esquivo reo. Como ya hacía Nino, Zalo también vadea al límite. El buen humor reinó todo el tiempo, ya que conozco bien a Zalo, y sé cómo arrancarle unas carcajadas.
 Y el pez que buscábamos dio la cara, por fortuna para toda la expedición. Me entusiasmó reencontrarme con estos nobles peces, ya que hacía tiempo que no les dedicaba el tiempo que se merecen.
 Hubo algún problema técnico puntual, que solventamos con maestría, por lo que todo salió como cabía esperar.
 Con Chito nos lo pasamos como enanos, ya que los basses que buscábamos, fueron de muy buena talla.
La comida en la embarcación fue todo un privilegio, dado el escenario.
Y tuvimos la oportunidad de vivir algunas anécdotas geniales, que pasan a engrosar mi lista jejeje.

Espero que pronto pueda ver a estos magníficos pescadores, haciendo de las suyas. Para mí sin duda, ha sido todo un privilegio, ya que he podido vivir la pesca como a mí más me gusta: en compañía de buena gente.

viernes, 29 de julio de 2016

En buena compañía

A menudo se asocia la pesca, única y exclusivamente a los peces. Sin embargo, para los que disfrutamos del entorno, existen otro tipo de criaturas que se mueven por los lugares que visitamos.
Quizás se trate de "compañeros" que prefieren pasar desapercibidos, aunque para mí es un privilegio contar con su compañía.
Tanto en agua dulce como en el mar, podemos encontrarnos con variedad de crustáceos, como son los cangrejos. A estos hay que sumar la presencia de erizos de mar, percebes, lapas, pulpos o incluso alguna criatura más difícil de ver, como es la oreja de mar.
En el apartado de aves, podría citar un gran abanico, sin embargo, las especies más frecuentes suelen ser los ánades reales, las palomas torcaces, cormoranes, garzas reales y lavanderas.
Los animales domésticos suelen abundar en zonas urbanas y rurales, así que es raro no toparse con alguna mascota o animal relacionado con la ganadería. Caballos, vacas y ovejas son los más representativos de estos últimos. Los gatos y los perros entrarían dentro del apartado de las mascotas.
Los anfibios, tanto anuros como urodelos, son fecuentes en zonas de agua dulce, ya sean ríos, embalses, charcas, etc. Los tritones son más frecuentes que las salamandras, mientras que las ranas ganan por goleada frente a los sapos.
Con los insectos podemos tener un dilema, ya que mariposas, escarabajos, saltamontes o grillos, están en el grupo de moscas, mosquitos y avispas. Estos últimos pueden ser molestos o peligrosos, pero hay que entender que cada uno está a lo suyo jejeje.
 Y por último, hablaré de los reptiles, entre los que me he encontrado con galápagos, culebras, eslizones, luciones, junto a una gran variedad de lagartos y lagartijas.

 Este es un pequeño homenaje que hago a todas esas criaturas, pues me suelen alegrar las jornadas de pesca. Espero que a vosotros también.

viernes, 15 de julio de 2016

Con sabor a salitre

Ya tenía ganas de volver a sentir el salitre en el rostro, así que me fui hasta la costa para dar oportunidades a los paseantes.
Y es que esta modalidad de pesca es altamente adictiva, pues los ataques en superficie pueden ser brutales.
 Nada más llegar, percibí algo en el agua. Había una cantidad enorme de estrellas de mar, en colores y tamaños variados. Ya presencié algo similar en otras ocasiones, aunque esta vez algunas se agolpaban en zonas sin agua.
 El mar presentaba un aspecto bueno para intentarlo con los paseantes, así que ejecuté el primer lance.
Algún pez atacó el señuelo, sin quedarse prendido. Poco después se repetía el mismo patrón.
No acertaba a ver de qué se trataba, pero descartaba que fueran lubinas o agujas. Proseguí y volví a ver esas persecuciones sin picada. Así durante un buen rato y en distintos puntos ... no me explicaba qué podía ser.
 Caminando por las rocas me encontré con estas piedras que asomaban tímidamente en el agua, lo cual me recordó a la famosa prueba de las "zamburguesas" de Humor Amarillo, jejeje.
 Lanzando hacia unas rocas distantes, tuve nuevas picadas, aunque sin resultados.
Sin embargo, la claridad de las aguas en este punto me reveló lo que quería saber: los peces misteriosos eran agujas de escaso porte que atacaban el señuelo sin llegarse a clavar en el anzuelo.
En uno de los lances tuve un ataque más reconocible, que ejecutó esta pequeña lubina.
Así como posó para la foto, se fue de vuelta para el agua.
Con más de media marea, el mar comenzó a cobrar fuerza, así que me dispuse en zonas más cómodas, para no tener sorpresas.
La ausencia de nuevas picadas me animaron a dar por concluida esta jornada, que me sirvió para reencontrarme con el gran océano.