Seguidores

jueves, 24 de diciembre de 2015

Felices Fiestas


Se va terminando este 2015 y es hora de echar la vista atrás para observar el camino recorrido.
En mi caso no puedo decir que haya sido una año malo, pero sí atípico. Y es que un percance me condicionó gran parte del año en cuanto a la pesca se refiere. En contraposición está el viaje de pesca a Madagascar, pues puedo afirmar que con lo que viví allí, ya tenía para el resto del año.
Este año 2016 que está a punto de comenzar, espero relataros todo lo vivido, pues lo cierto es que hay mucho que contar. Sólo pediré un poco mas de paciencia jejeje.

Y además de felicitaros estas fiestas, quiero aprovechar para dar las gracias a todos lo que me aguantáis en mis jornadas de pesca, a todos los que visitáis este espacio, a todos los que dejáis un comentario y a todos los que me animáis a seguir adelante con este proyecto.
Muchas gracias, y si Dios quiere ... nos vemos en el 2016.

lunes, 14 de diciembre de 2015

Templando los nervios

El domingo pasado me levanté más temprano que otras veces, a pesar de que había quedado a las 8.30 am con Luis. La razón fue que sospechaba que la niebla condicionaría el viaje hasta mi destino. Y así fue.
Una niebla densa como la espuma, que imposibilitaba la visibilidad en amplios tramos de la autovía. El caso era llegar, por lo que no me apuré en llegar a mi destino.
Tras saludar a Luis, hice lo propio con Bulma, su encantadora perrita, la cual me recibe con mucha alegría.
Con todo en el coche, nos fuimos para el río, parando unos minutos para tomar un café.
La niebla ya se había disipado en parte, lo cual ayudaría a transitar por las inaccesibles orillas del lugar.
 Lo primero que nos encontramos al acercarnos al agua, fue un trasmallo, que la corriente arrastró hasta una rama parcialmente sumergida. Esto da una idea de las intenciones de alguna gente, que trata de esquilmar lo que estas aguas ofrecen.
Las crecidas repentinas del caudal, hacen que a veces resulte imposible recuperar el aparejo, por lo que al final, el "pescador" se queda sin su botín y sin su "arte de pesca".
 A través de una de las aberturas de una pesqueira, accedemos hasta la zona escogida.
Las pesqueiras son parte de la historia del río Miño, ya que durante siglos se utilizaron para extraer las lampreas.
Aquí tenéis algo más de información sobre este enigmático pez: http://www.miguelpesca.com/la%20lamprea.htm
En esta ocasión yo me decidí a pescar a spinning. Sin embargo, tras unos lances, me detuve a maravillarme con la excelente técnica de mi anfitrión con la ninfa.
Y es que ha sabido desarrollar una técnica que le ha proporcionado grandes momentos en este curso fluvial.
Tímidamente, el sol comenzaba a hacerse visible, lo cual se agradecía. Y digo esto, porque el frío hace que las manos sufran bastante en estas condiciones.
Si algo odio en el ejercicio de la pesca, es sentir el frío en mis manos. Pero entiendo que a veces es inevitable jejeje.
Con la mañana avanzada, llegué a un enorme pozo. Sabedor de que aquí habitan grandes truchas y algunos salmones, los nervios pueden jugarte una mala pasada.
Y es que cuando el señuelo se para en seco, la imaginación puede hacerte soñar despierto.
En este caso se trataba de una bonita trucha, que volvió al agua tras una breve contemplación.
Curiosamente se quedó detrás de mí, recuperando sus fuerzas en una suave corriente.
Estuvo un buen rato, hasta que decidí grabarla bajo el agua. Entonces se marchó como una exhalación.
Poco después, observé la orilla opuesta y pensé en la posibilidad de que aquel lugar tan distante, pudiera albergar un buen pez. Fue un pálpito, y como tal, había que hacerle caso. Es una de esas extrañas sensaciones de pensar "Y si ..."
El caso es que me dispuse para intentar alcanzar el punto en cuestión. Ejecuté el lance y mi señuelo cayó donde había planeado. Tantos años pescando a spinning han dado sus frutos jejeje.
Pocas vueltas de manivela y la cucharilla se para en seco ... clavo ... y un pez comienza a saltar fuera del agua con gran nerviosismo. Pensé en un reo, aunque también barajé otra opción que me tiene ocurrido en alguna ocasión.
Al final fue la segunda. Se trataba de una trucha a la que el anzuelo de la cucharilla había pinchado cerca del ojo. Por suerte pude liberarla sin secuelas para ella. Y en esta ocasión, esta sí que buscó alejarse rápidamente desde el primer momento.

Luego, Luis y yo fuimos ascendiendo por la orilla, cada vez más impracticable. Queríamos ver hasta donde podíamos acceder. Lo cierto es que era una temeridad aventurarse por aquella vegetación tan densa y las rocas tan resbaladizas. Cuando me encontraba un poco distanciado de Luis, pude escuchar unos gemidos.
Era mi compañero, así que acudí a ver qué había ocurrido. Este se había enganchado con unas zarzas, provocando su caída entre las rocas. La sangre brotaba en su nariz y en la frente. Por ello le recomendé que se sentase. Tras unos minutos, nos dimos cuenta que no merecía la pena seguir por allí, así que buscamos una salida para volver hasta el coche.
Así fue como terminó esta jornada de pesca.  Con mi compañero magullado por la caída y con un corte importante en su nariz.
Por ello recomiendo no ir sólo a pescar y más cuando se trata de lugares en los que hay dificultades para avanzar. Y es que a veces no basta con comunicar a nuestra familia el lugar al que vamos. 
Sé que a veces es imposible contar con un compañero de pesca. En estos casos será mejor echar mano de la cautela.

miércoles, 2 de diciembre de 2015

V A ver cantos quedamos a spinning

El domingo tocaba asistir a esta cita en las costas de Ribeira y alrededores.
Me levanté a las 5:30 am para desayunar en primer lugar y a continuación poner rumbo a la villa marinera de Aguiño, donde se ubicaba el punto de encuentro.
Tras poco más de una hora de trayecto, llegué al lugar.
El lugar parecía poco concurrido y resulta que era porque la hora de concentración había sido 30 minutos antes jejeje. Un malentendido que sólo me arrancó una sonrisa.
Pero allí me encontré con Manel, Juan Carlos, Casti, Anxo, Millares y otros pescadores rezagados o sin tantas preocupaciones por salir rumbo al pedrero.
Mientras tomaba un café, charlaba con Juan Carlos de pesca, como no podía ser de otra manera, y luego nos tomamos unos chupitos de licor café, para ir entrando en calor jejeje.
Finalmente opté por acompañar a Manel y Juan Carlos, ya que no nos desplazaríamos demasiado y eso se agradecía después del madrugón.
Unos minutos en coche bastaron para llegar al punto escogido. Nos cambiamos y a lanzar.
Manel no tardó en sacar su primera lubina. Juan Carlos y yo tuvimos sendas picadas, pero no tuvimos tanta suerte como nuestro compañero.
 Poco después Manel clavaba otra lubina.
A pesar de encontrar restos de algas en la orilla, las lubinas parecían estar activas. De hecho, dos pescadores lograron engañar a 7 lubinas con las primeras luces del día.
 Manel volvió a hacer de las suyas sacando su tercera lubina en muy poco tiempo, la cual liberó en una charca. El mar se encargó de sacarla, justo antes de tomar la instantánea.
Por su parte, Juan Carlos ya había perdido un par de lubinas, lo cual fomentaba las risas de Manel jejeje.
 El sol comenzó a asomar en el horizonte, su calor nos vendría bien, ya que la mañana prometía seguir muy fría.
A pesar de ello, las picadas se siguieron sucediendo, aunque no todas se materializaban en capturas.
 Entonces llegó la hora de Juan Carlos. ¡¡Esta vez sí!!
Estaba eufórico porque había dejado atrás la mala racha matinal.
La opción más sensata fueron los vinilos, y Manel me dejó uno de los suyos, ya que no me quedaban de los que consideraba mejores para ese lugar.
 Nos desplazamos unos metros hasta una roca que se adentraba en el mar. Primer lance y picada lejana.
Se trataba de otra lubina que había sucumbido al vinilo entre las aguas tomadas.
La devolví al mar y proseguí con la pesca.

Tras unos minutos más, cambiamos de lugar. Esta vez probaríamos suerte en una zona mixta.
Nada más bajar del coche, nos encontramos con Óscar, el cual nos comentó que su mañana había sido muy diferente a la nuestra, ya que su pesca iba encaminada a la captura de otras especies como "la merluza" jejeje, estando con otros colegas de afición, los cuales todavía no habían aparecido.
Juan Carlos y yo nos fuimos a pescar, mientras Manel se iba con Óscar.
Las aguas tomadas de la playapodían ser el augurio de alguna pieza más, antes de salir de la zona de pesca.
Y así cayó otra lubina, que entregué a Juan Carlos, ya que tenía un compromiso y esta superaba la talla mínima legal.
- La anécdota -
Dejamos la lubina en una charca entre las rocas y proseguimos la pesca. Había gente caminando por la playa, otra cogiendo cebo, etc.
El caso es que tengo la costumbre de mirar cada cierto tiempo para el lugar donde se deja una pieza, ya que es frecuente en la costa que suelo pescar, que aparezca un visón y se llevé el pez o que se lo coma en parte. (ENLACE). El caso es que al poco rato miro a un señor mayor con la lubina en la mano, alejándose del lugar. Se lo comento a Juan Carlos y acudo para hablar con él.
Educadamente le pido el pez y le comento que lo habíamos dejado allí para seguir pescando cómodamente, a lo que él me responde: - Si a mí me da igual.
Luego nos reímos un rato largo con la anécdota, diciendo que los "visones" de aquí tienen piernas en lugar de patas jejeje.
Tras cesar la actividad, pusimos punto y final a la jornada de pesca. A continuación llamamos a Manel, el cual se encontraba en un bar cercano, con otros compañeros.
Pusimos rumbo al bar en cuestión y allí nos encontramos con otros conocidos: Cabo, Mikel, Jose y otros con los que habíamos estado por la mañana.
Comentamos lo ocurrido durante la jornada, mientras nos tomábamos unas cervezas, acompañadas de sus navajas a la plancha.
Nos relajamos tanto que nos perderíamos el momento del pesaje, pero se sacrificó por un buen motivo: Moluscos bivalvos alargados, abiertos a la plancha y con un sabor excelente jejeje.
Pero de lo que no íbamos a pasar era de la comida, así que para allá nos fuimos.
A causa de nuestra demora, nos tocó comer en la terraza, pero la verdad es que estuvo muy bien.
Durante la comida y en el momento de la entrega de premios, me fui encontrando y saludando a compañeros de afición, con los que tengo coincidido otras veces: Vitu, Rober, Pablo, Tirso, Toni, Víctor, Kiko, Abi, Xenxo, Luis, etc.
Hubo premios para todos los asistentes, lo cual fue todo un detalle.
Sin duda hay que dar las gracias a todos los patrocinadores, porque gracias a ellos y a los organizadores, este es un gran evento, año tras año.

Más fotos:
http://surfcastingmasters.blogspot.com.es/2015/12/5-ver-cantos-quedamos-spinning-2015.html

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Rozando el cielo

Cuando uno se levanta por la mañana, nunca sabe lo que le depara el día. Por ello, mi caso no iba a ser diferente.
Quedé con Luis a las 8:30 am y con precisión suiza, allí estaba, pese a que la lluvia no ayudaba a la conducción. Tras meter los bártulos en el coche, nos fuimos a tomar un café al país vecino. Al terminar, apareció Antonio, un amigo de Luis al que no conocía.
El plan era recoger a este en su casa y poner rumbo al río. Y así fue como procedimos.
Me puse el vadeador, junto con las botas y la chaqueta, para después descender con los compañeros por un valle hasta el río.
Caminando entre castaños, nogales, arces y robles, llegamos al río. Estar a pie del Miño se me antoja casi como estar en el mar, ya que yo soy asiduo de ríos pequeños o arroyos. 
Sentado sobre una pesqueira, de las que se utilizan para la pesca de la lamprea, me dispuse a aprender todo lo que pudiera sobre las técnicas que Luis emplea en este río tan emblemático.
Tras una pequeña subida del nivel del agua, a causa de un desembalse, las pintonas se activaron, ya que Luis no tardó en clavar la primera trucha de la jornada.
Corrí sobre un cúmulo de cantos rodados recubiertos de fango, que hacían que fueran altamente resbaladizos, para ver la pelea en primera fila. La curvatura de la caña anunciaba una buena pieza al otro lado de la línea, así que tocaba templar los nervios, pues el 0,17 mm es muy frágil para las truchas de cierto porte, si tenemos en cuenta la corriente tan fuerte que había.
Tras un rato pude verla cerca de mi. Se trataba de una pintona. Pero no se trataba de una trucha normal ...
 ... era una trucha de librea excepcional. La variedad cromática y la disposición de cada uno de los elementos que corformaban tan bello ser, eran simplemente maravillosas.
Hice hincapié varias veces sobre la belleza de esta trucha, porque desde luego no estaba acostumbrado a ver truchas con una librea tan llamativa.
 Me lamentaba que el día no estuviera despejado, para poder obtener unas instantáneas mejores, aunque quizás si el sol estuviese en lo alto, esta no hubiera tomado el engaño.
Mientras Luis se despedía de ella con ternura, yo apuraba alguna foto más.
Con habilidad y maestría, Luis proseguía capturando pintonas. Tras cada captura, me acercaba a ver las truchas, para después volver a quedarme extasiado con la técnica que mi compañero iba desarrollando en el agua.
A mis espaldas, Antonio intentaba infructuosamente engañar alguna pieza, ya que la fortuna hasta ese momento, le había sido esquiva.
Al poco rato percibí que algo se movía en la orilla opuesta a donde nos encontrábamos. Se trabada de una familia de jabalíes que realizaba su paseo matutino por el bosque de ribera.
Me hubiera gustado tomar una instantánea del grupo, ya que he tenido pocas ocasiones de presenciar algo así.
Poco después, otro pescador que se encontraba en la zona, clavaba lo que parecía un salmón. Y casi lo aseguraría al 100%, por su color y porque se soltó tras unos potentes chapoteos sobre el agua.
Tras un parón en la actividad de los peces, descendimos unos metros por la orilla.
Caminando sobre rocas pulidas por la implacable acción del río y entre los pasillos de las pesqueiras, llegamos a un nuevo emplazamiento.
Antonio volvió a buscar a las pintonas en una zona profunda, mientras que Luis escrutaría las inmediaciones de una pesqueira desvencijada por el devenir del tiempo y las aguas del Miño.
Aproveché para charlar un rato con Antonio. Como no podía ser de otra manera, el tema era la pesca jejeje.
En pocos minutos, Luis, "el hombre que susurraba a las truchas", se hacía con otra bella pintona de buen porte. 
Una rápida contemplación y de vuelta al agua, con todo el cariño y respeto que sólo un amante de este deporte profesa. Sin duda es todo un espectáculo observar la forma que Luis tiene de vivir cada clavada, cada pelea, cada captura, cada suelta, ... ¡¡Impresionante!!
Y le bastaron unos minutos para hacerse con otra bonita trucha que brindó a nuestro compañero una lucha reñida, haciéndole creer que se trataba de un ejemplar mayor.
Y con esta fotografía, poníamos punto y final a esta jornada maravillosa en la que disfruté de la compañía y el buen hacer de dos personas que tienen un mismo sentimiento por un río tan maravilloso como es el Miño.

Pero como en la vida no todo es de color de rosa, quiero hacer un llamamiento a la precaución en los ríos regulados por embalses o que disponen de centrales de generación eléctrica, ya que las subidas repentinas del caudal nos pueden dar un susto muy grande o incluso acabar con nuestra vida.
Yo fui acompañado de dos buenos conocedores del río, pero a veces eso no es suficiente, por lo que hay que ser muy prudente.
No hay un pez que merezca la pérdida de una vida, por lo que se debe hacer acopio de sentido común e ir con cuidado.

jueves, 19 de noviembre de 2015

Logos importantes

Hace poco tuvo lugar la reunión en la que se creó la Plataforma Gallega de Pesca Sostenible de Recreo.
En la misma reunión se me emplazaba a crear un logotipo para dicha plataforma, así que me puse manos a la obra con el encargo.


Finalmente, este ha sido el logotipo elegido por la mayoría.
Un diseño que creo que evoca lo que se pretende conseguir con esta plataforma.


Para esta ocasión había hecho dos diseños más.
Este primero con las iniciales de la plataforma y la bandera gallega, dentro de la silueta de una lubina.


Y este otro de trazos más sencillos en cuanto al pez y con el mapa gallego rodeado de una circunferencia azul, que representa el elemento en el que se desarrolla la pesca: el agua.

Aquí os dejo el enlace a una encuesta que está llevando a cabo la Univesidad de Santiago de Compostela. Es importante dedicarle unos minutos a rellenarla:
https://docs.google.com/forms/d/1u9DYM6YljrOInyhSokOnP8gGdc1RNJNEqijQa7gnsdg/viewform?c=0&w=1

Y días atrás, recibí un encargo de Sandra de la Fuente (Campeona del mundo de surfcasting), por mediación de mi amigo Walter.
Dicho encargo consistía en crear un logotipo para una tienda virtual http://www.cebogal.com/.
Tras recibir unas pautas, fui dando forma al proyecto, hasta que con unos retoques más, el trabajo quedó finalizado.


A los practicantes de la modalidad de surfcasting, os recomiendo echar un vistazo a la web, pues tiene un buen número de cosas interesantes.



jueves, 5 de noviembre de 2015

Evento MUY IMPORTANTE (Agrupación de Pesca de Recreo de Galicia)

El sábado día 7 de Noviembre, en el local el "Donuts" (Polígono del Tambre, Santiago de Compostela), entre las 16 y las 18 horas, tendrá lugar la reunión por parte del sector de la pesca de recreo.

Llegó la hora de defender la pesca deportiva en cualquiera de sus modalidades, por lo que se pide una máxima difusión.

Cómo llegar: 
 

Para los que se acerquen desde la AP-9, desde A Coruña: Salida 67, Santiago Norte / Aeropuerto.
Por la AP-9, desde Pontevedra: Salida 67, Santiago Norte / Aeropuerto / Lugo.
Por la nacional N- 55O desde A Coruña: Salida a la derecha, después de la fábrica de tableros FINSA.
Por la nacional N-550 desde Pontevedra: Salida a la derecha hacia Polígono del Tambre.
Por la SC-20: Después de pasar por el Decathlon y el Leroy Merlin, seguir de frente, dirección Santiago Norte / Polígono Industrial.


El lugar de reunión se encuentra en la Rúa Via Edison, a la altura del número 6 (Google Maps).

Orden del día: 
1. Presentación y explicación de la convocatoria. 
2. Debate sobre la situación del sector. 
3. Constitución de la plataforma, por votación. 
4. Elección de representantes. 
5. Primeras medidas a adoptar:
 a) Comunicar a los medios la creación de la plataforma.
b) Comunicado a la Consellería do Mar de dicha creación.
c) Reunión de los representantes para fijar cauces de divulgación de su actividad y posicionamientos en base a lo comentado en la reunión de constitución.

!!! Compártelo ¡¡¡
 
 --------------------------------------------------------------------------------

 Y aprovecho para comentaros que próximamente se celebrará la quinta edición de "A ver cantos quedamos a spinning".

sábado, 31 de octubre de 2015

Y la culpa seguirá siendo de los deportivos

Dada la buena acogida de mi última entrada, me permito comentaros algunas cosas más, a propósito de este tema, ya que me parece interesante exponerlo.

La caza y la pesca son dos deportes un poco especiales, ya que en tiempos remotos era un método de subsistencia. La aparición de la ganadería y la agricultura cambió esa condición. Y más recientemente, la piscicultura hizo posible el disponer de peces sin tener que salir a faenar.
Sin embargo, la caza y la pesca tienen una amplia diferencia a la hora de gestionarlas: el medio en el que se desarrollan.
Hay cotos de caza en los que se permiten cazar un número determinado de animales de una u otra especie. En función de los resultados del periodo reproductivo, permiten aumentar el cupo, mantenerlo o disminuirlo si es necesario.
Sin embargo, los peces, al vivir en el medio acuático, no son tan fáciles de contabilizar, salvo cuando se trata de aguas continentales como el caso de los ríos.


El salmón es un pez que está en franca regresión en nuestro país. Atrás quedan los años en los que el río Miño era el curso fluvial que daba los salmones más grandes de Europa. La construcción de los embalses limitó su zona de reproducción.
En Asturias, los programas de repoblación hacen que haya una población que se va manteniendo en el tiempo. Si no se liberasen miles de pintos, quizás el salmón estaría al borde del abismo.
La creación de zonas sin muerte también ayudará, ya que un salmón que sigue en el río, tiene la oportunidad de llegarse a reproducir.
Sin embargo, en Islandia, hay ríos en los que se obliga a matar los salmones, ya que los cursos fluviales sólo pueden soportar a un número limitado de parejas reproducctoras. Eso sí, esos salmones poco tienen que ver en tamaño con los que se capturan en otras zonas como Noruega, Suecia o Rusia.
Como ejemplo de buena gestión, os pongo el río Laerdal en Noruega, que después de ser vedado durante 17 años a causa de un parásito que causaba la muerte de los salmones, se abrió en el 2013.
En estos dos vídeos podéis obsevar el resultado:
https://www.youtube.com/watch?v=985ZC-LKa-k
https://www.youtube.com/watch?v=NkSkk2AK1bc

Está claro que el mar es más difícil de gestionar, pero parece que siempre se quiere gestionar en contra de los pescadores deportivos.
A menudo expongo que hay gente que explota el mar, de una manera similar a la agricultura. Los bateeiros o los mariscadores, tienen que poner la cría de mejillón en las cuerdas o sembrar la arena, para que tras un tiempo puedan recoger su fruto, aunque este no está asegurado.
Sin embargo, los pescadores profesionales explotan un recurso de todos sin poner nada de su parte, salvo trabajo, gasolina y embarcación, que si no fuera necesario, entonces todo sería beneficio.
Y por supuesto, el marisco no tiene la movilidad de los peces, por lo que no se puede equiparar.
Sin embargo, los profesionales pueden argumentar que el mar sólo da pérdidas. En ese caso no creo que esa gente saliera a pescar, poniendo dinero de su bolsillo. Algunos se acogerían a algún tipo de ayuda y listo.


Hay profesionales que argumentan que algunos deportivos venden sus capturas, haciendo daño a su sector.
Sin embargo hay que decir que si el que compra ese pescado, sólo lo hiciera a los profesionales, ya se acabaría el problema. ¿Por qué comprar un pez capturado con caña? Pues básicamente por lo mismo que se compra uno capturado con anzuelo, pero con un arte profesional: La calidad es mayor.
Cuando se capturan cientos de kilos de lubina con una red, doy por sentado que los peces que se encuentran en la parte baja de la malla, soportan el peso de todo lo que está encima. O sea, que esos peces están machacados. Entonces ... no pretenderán que yo suelte una lubina salvaje que tiene la talla mínima legal y que luego me vaya a la pescadería a comprar un pez de peor calidad, ya sea salvaje o de piscifactoría.

Y sin embargo, hay pescadores que dan grandes ejemplos de ética en este aspecto.
Un ejemplo son los pescadores que no venden "el campanu" (primer salmón de la temporada en Asturias), aún cuando le pueden ofrecer varios miles de euros.
Pero la palma se la lleva una pescadora neozelandesa. Donna Pascoe, de 56 años, capturó un atún de aleta azul de 411.6 kilos, que en el mercado nipón podría alcanzar los 2 millones de dólares. Sin embargo prefirió no venderlo, para colgarlo en la pared de su salón.
http://www.dondepescar.com/dondepescar/1349-increible!_mujer_de_56_a%C3%B1os_pesca_al_atun_mas_grande_del_mundo

Por otro lado está el hecho de que los profesionales alegan que hay pescadores que se pasan del cupo legal.
¿Es posible que un deportivo haga más daño que otro, que un día puntual comete una ilegalidad? Por supuesto.
Echando mano de un poco de fantasía, vamos a pensar que un pescador A pesca todos los fines de semana y que cada vez que lo hace, se trae un robalo para casa.
Y por otro lado, tenemos un pescador B, que no tiene esa constancia, pero que un día, eligió bien la zona de pesca y hace una pesca memorable.
En el cómputo general, el pescador A haría mucho más "daño", pero el pescador B, ha cometido una ilegalidad.
Igual que ocurre con el uso del macizo para pescar sargos. En principio ¿Qué más da que se use o no, si el cupo siguen siendo 5 kilos por pescador? Pues no da igual, porque la administración piensa que esto te da una ventaja, así que es mejor que saques el cupo pescando todo el día y no en dos horas (con muchísima suerte en ambos casos).


Y para finalizar, dos casos muy concretos, en los que se ha culpado claramente a los profesionales y se han tomado las medidas adecuadas.
El primero tiene que ver con la pesca del bacalao en las costas de Terranova.
En 1992 se cerraron los caladeros donde se pescaba el bacalao, ya que este había sufrido una sobreexplotación.
Recuerdo un documental de la época en la que los científicos habían utilizado palangres con miles de anzuelos, para hacer un estudio sobre la situación de la población. Pues bien, sólo capturaron dos ejemplares.
A día de hoy los caladeros siguen cerrados. Los profesionales tuvieron que buscar otros métodos para buscarse la vida.
¿Cómo se llegó a esta situación?
Entre 1647 y 1750 se extrajeron 8 millones de toneladas de bacalao. Pues bien, en el año 1968 se pescaron 810.000 toneladas. ¡¡¡En un sólo año!!!
http://blog.rtve.es/retiario/2015/04/el-bacalao-de-terranova-y-la-esperanza.html

Y en aguas de la Antártida, ocurrieron unos hecho relacionados con la merluza negra.
Resulta que había una red dedicada a esquilmar las aguas de las islas Heard y Mc Donald, pertenecientes a Australia.
Algunos barcos capitaneados por gallegos, rusos y de otras nacionalidades, se dedicaban ha capturar toneladas de merluza negra, la cual tiene un precio muy alto en el mercado.
Pero ocurría que cuando las autoridades australianas eran advertidas y ponían rumbo a las islas, los barcos salían hacia las aguas internacionales, advertidos por sus cómplices en la administración.
Cuando se destapó la trama, se pudo coger in fraganti a algunos barcos dentro de las aguas australianas.
En el parlamento australiano se decidió optar por un método muy efectivo para erradicar el mal.
Los barcos apresados se hundían en la zona, con lo cual, ese barco no volvía a faenar.
Hace años pude ver un documental al respecto y lo cierto es que era impresionante en todos los aspectos.
Un par de noticias relacionadas con este hecho:
http://www.lavozdegalicia.es/noticia/economia/2014/12/22/contrabando-merluza-negra/0003_201412G22P22991.htm
http://www.lavozdegalicia.es/noticia/maritima/2015/02/28/australia-aborda-buque-kunlun-buscado-interpol/0003_201502G28P37993.htm

Creo que aquí no hace falta hundir barcos ni hacer que los marineros se queden sin sus puestos de trabajo. Lo que hay que hacer es explotar el recurso racionalmente y no echarle la culpa a los que no la tienen.

miércoles, 28 de octubre de 2015

"La culpa siempre es de los deportivos"

"La culpa siempre es de los deportivos"


Esta debe ser una de esas verdades absolutas con las que nos encontramos a lo largo de la vida. Y es que los pescadores deportivos somos demonizados por los distintos medios de comunicación y por supuesto, por los pescadores profesionales. Pero que se diga, no quiere decir que sea cierto.
Desde que a alguno se le ocurrió que los pescadores deportivos extraemos 5 kilogramos de pescado al día, los 365 días del año, pues  me di cuenta de que a veces hay que hacer uso del sentido común. Es decir, que si los profesionales capturan su cupo (si es que lo tienen), los 365 días del año, entonces el mar le debe peces a este gremio. Alguno ahora me puede decir que no pescan todos los días del año o que no siempre capturan el cupo, si es que lo tienen. En ese caso, yo digo lo mismo ... "Ni pesco todos los días, ni capturo 5 kilos de peces cada vez que salgo a pescar". Entendiendo por salir a pescar, el intentar capturar un pez. Y que uno lo intente no quiere decir que lo consiga.

Por ello, voy a comentar algunas cosas que creo que pueden arrojar luz sobre quién es el verdadero culpable de que el mar haya llegado a esta situación.

- Todos los años suele haber noticias sobre la captura de toneladas de pescado, en determinadas zonas, ya sea lubina, sargo, dorada, corvina, etc. Son especies que son susceptibles de ser pescadas por los pescadores deportivos. Pero ¿Qué ocurre cuando se decomisan 13.700 kilos de cupo de sardina en Portosín? (Noticia). No conozco a pescador deportivo alguno, que haya capturado sardinas con caña.


- "Un barco captura 29 toneladas de corvina en un sólo día" (Noticia).
Mirando esto me pregunto ¿Cuántos pescadores deportivos y días hacen falta, para que igualen esta cifra?
De esto deduzco que una red de varios kilómetros o un palangre con miles de anzuelos, son un poco más perjudiciales que un pez artificial o una gameta montada con tres anzuelos.

- "Dos barcos de Portosín pescan 10 toneladas de lubina en un día" (Noticia). En contraposición, podría hablaros de las últimas quedadas de pesca a las que he asistido y en las que han participado más de 100 pescadores. Resultado: Algunas lubinas(2,4,8,...), cuando hay suerte.
No sé, ... me da que no es comparable el daño que hacen los primeros, frente a los segundos. Muchas de las lubinas que se capturan con una red (por no decir todas) llegan muertas al barco. La suelta de ejemplares que no dan la talla, se hace imposible, al menos en buenas condiciones. Si un deportivo captura una lubina por debajo de la talla mínima legal, todavía tiene la posibilidad de devolverla a su medio con un mínimo de esperanza de vida, pudiendo llegar a adulta y a reproducirse. Una lubina muerta, que yo sepa ... no se reproduce.
Y ya no hablemos sólo del mal que se le hace a la población de esa especie. Es que encima, al haber cantidad, el precio en lonja es menor que cuando hay escasez. O sea ... doble daño.


- Necesidad de vedas. Yo que soy pescador de río, sé que cuando a una trucha, salmón o reo, se le otorga un periodo de tiempo para que lleve a cabo su ciclo reproductivo, al año siguiente, suele haber una nueva generación de peces para cubrir las bajas de sus progenitores.
Es cierto que los pescadores deportivos no tenemos época de veda, pero también es cierto que no se puede pescar todos los días, ya sea porque uno tiene otras obligaciones o porque el mar no lo permite. Pues bien, cuando la flota permanece amarrada a puerto por las malas condiciones, los pescadores deportivos (al menos los más precavidos) se quedan en casa, con lo cual, el recurso tiene un periodo de tiempo en el que no se ve acosado por las artes de pesca, sean profesionales o no.
 Recuerdo tristemente el caso del Prestige. La catástrofe actuó como una veda obligatoria y los años siguientes, hubo buenas capturas para el sector pesquero profesional y el deportivo.



- Artes selectivas. Estoy seguro que un pescador profesional no puede cambiar de la noche a la mañana de arte de pesca o adecuar su embarcación a una nueva modalidad.
Pero ... ¿Qué ocurre cuando un profesional utiliza un método prohibido como el embalo o la dinamita? (Noticia).
Quiero pensar que no existe dinamita cuya explosión provoque la muerte a una determinada especie de pez. Entonces, puede ocurrir que utilizando este procedimiento, se aniquilen a otras especies, se deterioren los fondos, etc.
En fin, no tengo constancia de pescadores deportivos que utilicen TNT para pescar sargos o doradas.

- Reservas marinas. Tras la catástrofe del Prestige, se creó una reserva marina en la zona de Os Miñarzos (Noticia). Por lo que sé, a día de hoy los pescadores profesionales del lugar, están satisfechos con los resultados obtenidos.
Sin embargo, me parece una tomadura de pelo que el el parque nacional Illas Atlánticas se pemita la pesca profesional y no la deportiva.
Pero ahora que lo pienso, tiene su lógica, ya que un pescador de sargos con un cubo de macizo puede esquilmar el litoral en una tarde. Y los menos espabilados, si con mucha suerte capturan 5 kilos de estos espáridos, se van para casa.
 Lo lógico sería prohibir la pesca en sus límites, a todo el mundo.



Podría comentar algunos otros temas, pero sería extenderme demasiado. Lo que tengo claro es que se necesitan tomar medidas adecuadas en el sector profesional. Os dejo esta interesante imagen.


Y todo esto viene a cuento de que nos quieren prohibir la pesca deportiva durante la semana. Esto para mí es equiparable al horario de pesca. Desde que hay horario en la pesca fluvial, los pescadores legales, se van a su hora y luego, los furtivos tienen vía libre. Pues algo así podría ocurrir en el mar. Si a día de hoy extienden las redes a distancias que no son las adecuadas o calan sus aparejos en días que no pueden hacerlo, estando los deportivos ejerciendo su deporte, ¿Qué no harán cuando no haya alguien que pueda dar la voz de alarma por una ilegalidad?

Os dejo un enlace para que le echéis un vistazo.
http://www.cotodepezca.com/hacia-la-creacion-de-una-plataforma-de-pesca-de-recreo-en-galicia/

 Y si al final se salen con la suya, pues siempre nos quedarán esos otros peces de mala reputación.

 Los mújoles ...
y las bogas.

Y estoy seguro que si algún día a los pescadores deportivos nos prohiben salir de pesca y lo cumplimos a rajatabla, entonces le echarán la culpa a Volkswagen o a algún otro.

domingo, 25 de octubre de 2015

Antes del letargo

Este año me he despistado con algunas especies a las que le tengo que agradecer jornadas memorables. Y puesto que este año el bass se quedó de lado, hoy me decidí a volver a probar fortuna con su pesca. Pensé que las temperaturas aún podían hacer que estos estuvieran a tiro de caña, así que me fui hasta el embalse.
 Este presentaba un nivel bastante bajo, lo cual facilitaba la movilidad a lo largo de la orilla.
Y al mismo tiempo, los peces estarían más juntos jejeje.
 Al poco rato de comenzar la jornada, el sol quedó oculto tras las nubes, lo cual no me ayudaba a la hora de localizar los peces, pero alguno pude observar cerca de la orilla.
 Mi primera opción fue el vinilo sin lastrar y no tardó en dar sus frutos. 
La pena fue que no divisé basses grandes a tiro de caña.
 El equipo ultraligero me hizo disfrutar de estos y otros peques que fui clavando.
Algunos se mostraban tan recelosos que no había opción a engañarlos.
 Con el paso de los minutos localicé dos buenos ejemplares, pero ambos pasaron olímpicamente de mis señuelos. 
Probé un rato con un señuelo duro y luego usé un cangrejo de vinilo con un pequeño jig.
 Algunos atacaban al cangrejo, pero no quedaron prendidos.
Tras llegar al antiguo cauce de un arroyo, volví sobre mis pasos haciendo algunos lances más, pero sin fortuna.
La nota positiva del nivel del embalse, es que permite ver todos los obstáculos que la mayor parte del año permanecen ocultos, facilitando así la localización de las estructuras que los basses utilizan en otras épocas.
Así que ahora ya estaré más preparado para el año próximo.