Seguidores

martes, 31 de enero de 2012

¿Qué os parece? A mí ... muy mal

Hace unos días me llama mi hermano y me comenta algo que me deja atónito.
Parece ser que en varias tiendas de pesca de A Coruña, circulan unas tablas de mareas con una foto hecha por mí.
Resulta que mi hermano había ido a una tienda de pesca en A Coruña y que al salir, se da cuenta que él aparece en la portada de las tablas de mareas que le habían dado momentos antes.Esta es la tabla de mareas en cuestión.Esta es mi foto. Y esta la entrada en la que aparece: http://nosolomosca.blogspot.com/2010/07/pescando-entre-la-niebla.html

¿Qué me parece mal de este hecho?

Pues que a día de hoy, que todo el mundo sabe como está esto de los derechos de autor, la gente se lucre con el trabajo de otros.

Suelo decir que a mí no me importa que cojan fotos de mi blog. Eso sí, siempre que otro no se anote la autoría de dicha imagen o imágenes y encima se lucre con ellas.
Porque digo yo que la empresa de impresión de dichas tablas de mareas, no las ha hecho por amor al arte, sino que ha pasado la factura correspondiente por dicho trabajo.

Y ahora me pregunto ... ¿Tan difícil es irse a la costa y tomar una instantánea, aunque sea con el teléfono móvil?
Pues parece ser que si. Así que abrimos el navegador de Google y escribimos aquello que queremos encontrar.

Ya ha sido casualidad que la persona que aparece en la foto se haya hecho con una de esas tablas de mareas. Y digo esto porque si el "trabajador" que ha cogido la imagen, hubiera buscado en imágenes de otro continente, aumentaría las posibilidades de pasar desapercibido este hecho.

Y digo que en el caso de lucrarse a costa de una fotografía hecha por otra persona, pues podría haber tenido el detalle de poner la procedencia de dicha imagen. Y si ya queremos rizar el rizo, pues pedir permiso al dueño para utilizarla para un fin por el que va a recibir un beneficio.

Quiero recalcar esto porque cuando hay beneficio de por medio, la cosa cambia. No es lo mismo que si hubiera enmarcado la fotografía para tenerla en su mesilla de noche o en un cuadro del salón.

Ahora pregunto ... ¿Qué os parece a vosotros?

domingo, 29 de enero de 2012

Repaso al 2011

El 2011 lo puedo calificar como de año muy bueno en lo referente a la pesca, pues he vivido grandes momentos con compañeros de afición.
Debo resaltar especialmente, las jornadas de pesca tras los barbos gitanos, las de pesca de la dorada y el encuentro de spinning hacia finales de año.

En mayo del 2011 me fui al sur a pescar una especie a la que le tenía muchas ganas.
Las jornadas fueron espectaculares y la acogida que me brindaron mis compañeros fue excepcional.
Los barbos gitanos se portaron tan bien que hasta yo triunfé en esta aventura por tierras sureñas, lo que ha hecho que la pesca de este ciprínido se me haya quedado grabada a fuego en mi memoria.Las jornadas tras los basses no fueron tan agradecidas en cantidad como en años anteriores, pero el tamaño de las capturas fue sustancialmente mayor, por lo que la diversión estuvo garantizada en todo momento.
Aunque no le dediqué tanto tiempo como en años pasados, no me puedo quejar de lo bien que se me dio su pesca.

La trucha a la que tenía algo olvidada, tomó mayor protagonismo en este año y la búsqueda de nuevos escenarios fue una inquietud constante.
Además tuve la suerte de acompañar a dos pescadores cordobeses por tierras gallegas, disfrutando de su compañía, del entorno escogido y de la gastronomía.
La temporada truchera no se ha acercado a las de antaño, pero tuve algunas jornadas de mucha diversión.

El año 2011 comenzó visitando los pedreros en compañía de Anxo, para hacernos con los primeros sargos del año.
En jornadas posteriores, los espáridos fueron haciendo acto de presencia, brindándonos grandes momentos frente a las aguas batidas.
Y además otros compañeros se han ido iniciando en esta modalidad tan entretenida y gratificante, cuando los sargos acompañan claro está.

La lubina se portó de manera diferente a lo largo del año, pues empezó bien, pero terminó de manera pobre.
A pesar de ello salieron bonitas piezas en los escenarios de pesca más variados.
Y destacaría una jornada de pesca con Fran, en la que obtuvo su primer robalo a spinning, otra en la que Diego y Marcos triunfaron en la modalidad de surfcasting y el encuentro de spinning en la que también conocí a un buen número de blogueros gallegos.

Otro momento especial se produjo de la mano de Walter. Nos fuimos tras las doradas y aunque en las primeras veces estas nos fueron esquivas, en verano tuvimos una jornada espectacular.
Con él comprobé que este espárido merece un capítulo a parte en cuanto a su pesca se refiere, pues aúna astucia y potencia. Es por ello que en una jornada tan buena aflore el júbilo tras cada captura.Hubo otros peces que amenizaron otras jornadas de pesca, ya fuera por su pesca o por su mera contemplación, como ocurrió con los salmones.
Además, hubo criaturas que fueron testigos de nuestras jornadas de pesca en sus dominios y que fueron siendo objeto de observación por mi parte.

También hubo momentos amargos por distintos sucesos que acaecieron a lo largo del año.
Mortandad de peces, polución y sequía han puesto la nota negativa en el 2011.
Espero que este año sea mejor en este aspecto.

Por orden cronológico, espero volver en mayo a pescar barbos gitanos. Es por ello que os dejo unas imágenes que hasta ahora no habían visto la luz.


jueves, 12 de enero de 2012

Para reir o llorar (es par leer y firmar, si se estima oportuno)

Resulta que hace unos días me entero que la administración baraja la posibilidad de acabar con las especies alóctonas, exóticas, foráneas o como se le quieran llamar, en la pesca deportiva.
Lo paradójico del asunto es que la mayoría de esta especies fueron introducidas por la propia administración, hace algunos años.
Evidentemente esto afecta notablemente a los que pescamos en las aguas continentales de nuestro país.

Con estas reflexiones sólo pretendo exponer mi punto de vista, que a priori puede chocar con el de otra gente, y además trataré de razonar cada uno de los puntos que aquí exponga.
Y en algunos casos me voy a permitir bromear, para que el enfado no se acumule en la mente del lector.El bass es una especie que conozco desde hace poco, pero os puedo decir que en lo que se refiere a su faceta deportiva, es un auténtico gustazo pescarlos.
Eso sí, en las aguas en las que convive con otras especies, estas suelen salir perjudicadas, dada la voracidad del black bass. Sin embargo, las especies con las que suele convivir, le ganan la partida procreando en mayor cantidad. Además, este pez también consume cangrejos americanos (especie alóctona) y ejemplares inmaduros de su misma especie.
Pero ahora me pregunto ... ¿No será mejor, que en un ecosistema fluvial donde no había vida ictiológica alguna, existan unos peces que permitan a los ribereños pasar una jornada de pesca? Porque existen canteras abandonadas, zonas de extracción de áridos, etc en las que no había nada y ahora se pueden encontrar poblaciones de bass, conviviendo con distintos tipos de anfibios, reptiles y macroinvertebrados.

Lo que ocurre es que el bass no interesa porque no mueve tanto dinero como lo hace al otro lado del charco.
Pues no. Aquí hay bastantes competiciones de pesca de este centrárquido. Este hecho provoca que se vendan gran cantidad de productos relacionados con su pesca. Desde embarcaciones, sondas, remolques, cañas, carretes, hasta ropa, pasando por la infinidad de señuelos que existen para su pesca.
No tenemos más que ver lo que ha crecido la venta de señuelos específicos para el bass en nuestro país en los últimos 20 años. Las tiendas virtuales hacen acopio de patos, catamaranes, cañas, carretes, vinilos, señuelos duros, etc.
Y esto no se queda aquí, ya que hay zonas que tienen un buen reclamo en la pesca de este pez, por lo que el sector hostelero también se lleva su parte del pastel.

Si todo esto se va a la ruina ... más gente al paro.
Un punto para la administración.La carpa también tiene su apartado en este asunto, ya que es originaria de Asia.
Para empezar, ya me viene a la cabeza, la de tiendas que han aparecido con relación a este pez, pues en los últimos años se ha experimentado un aumento de seguidores de este pez, dado los tamaños que alcanza.
Kilos y kilos de los más variados cebos son utilizados para cebar las zonas de pesca durante los días previos. Euros y euros que se gastan en favor de este ciprínido.
Los equipos también son de un precio más que interesante para los vendedores y en el caso de los más forofos, los equipos van por duplicado o triplicado. O sea, que uno se deja una pasta para dedicarse con cierta preparación a esta especie.
Desconozco el mal que hace la carpa en los embalses, pero supongo que para la administración también es un peligro potencial, carente de valor gastronómico.

Ya estoy escuchando a ese niño inocente que no entiende del tema, diciéndole al padre: -Papá, si prohíben las carpas, dónde vamos a ver los payasos.
El padre con resignación y seguridad en sus palabras, le contestará:
-No te preocupes hijo, que en el Congreso, el Senado y en los ayuntamientos, sobran payasos, porque menudos circos montan.Quisiera puntualizar el caso de este otro ciprínido: El barbo gitano.
Que sepan sus señorías y demás entendidos en el tema, que el hecho de que se llame barbo gitano, no quiere decir que tenga que ver con los pueblos de Europa central. Y es que dudo mucho que los zíngaros trajesen este pez, pues sólo habita en algunos cauces concretos de la península.

Del lucio decir que aunque también fue introducido por la administración, parece ser que no tuvo tanta aceptación. Porque resulta que estos se comen casi todo lo que se encuentran a su alcance. Y claro, las truchas se acojonan con un personaje tan atroz, rondando por su hábitat.
Pero ... ¿Sabéis porqué comen los lucios? Pues porque tienen boca señores.
Si hubieran introducido al pez boquita de alfiler de Borneo, seguro que esto no hubiera ocurrido.
*Que sepáis que el pez boquita de alfiler de Borneo no existe.

Idem para el siluro.
Resulta que sueltan a un bicho que puede llegar a crecer varios metros y se creían que no iba a hacer nada en el ecosistema elegido.
Pues sí que hace. Resulta que sube por el Ebro y se come hasta las palomas que bajan al río a beber (enlace). Pero no veáis que contentos se ponen los viandantes y dueños de los coches sobre los que cagan las palomas con esta reducción en la población de estas aves. Lo malo sería que un día se comiese a alguien.

Y también habrá que cargarse al hucho o salmón del Danubio.
Las truchas del Tormes seguro que tras su llegada le dijeron:- !!Menudo viaje te has pegado, macho¡¡
Y digo yo que si es una especie potádroma (nunca migra al mar) ... ¿Por dónde cojones ha llegado a España? Enganchado en el tren de aterrizaje de un avión o en tren?
Pues también ha sido introducido por algunos lumbreras.
Pues si a día de hoy habita en cierta armonía con los salmónidos del Tormes, que lo dejen tranquilo, que ya ha sido bastante fastidiada su adaptación.

Y también habrá que echarse la cuerda al hombro e ir a por los salvelinos que habitan en los cauces altos de algunos ríos.
Porque parece que estos también fueron traídos de fuera de nuestras fronteras.
-¿Con que eres inmigrante? Pues !!!Zás¡¡¡ Guadaña para también. No se puede hacer distinciones entre etnias o condiciones religiosas, por muy salmónido que seas.

Y digo yo que al otro lado del charco, les ha ido muy bien con las especies alóctonas.
¿Cuántos no hemos soñado con irnos a la Patagonia a pescar? Salmones, truchas y reos de tamaños espectaculares.
Estas especies fueron llevadas a sus aguas y ahora gozan de todos los privilegios.
¿Sabéis qué hacen en Argentina? Lo contrario que aquí. Proteger esos peces a capa y espada.
Hace tiempo me hicieron llegar una guía de pesca de la Patagonia Argentina. Resulta que en muchos cauces tienes que llevar un vadeador y botas nuevas, para evitar la propagación de algunos organismos que pueden poner en riesgo el hábitat en el que pretendemos pescar.

A ver si al mejillón cebra le salen aletas y así también lo incluyen como especie íctica a erradicar.

Los visones americanos también nadan señores. Pero que conste que no es un pez, porque tiene pelo. Ah, y no se distingue del visón europeo por llevar una bandera con barras y estrellas en su pelaje.

El cangrejo americano también nada, pero no es un pez. Hay que mirarlo como una especie de marisco de agua dulce. Pero claro, el marisco ... !!Qué bueno que está¡¡. Vamos a dejarlos en paz. Pobres cangrejos.
Estoy seguro que si un día se descubriese que centollos, nécoras, percebes y demás, fueran especies alóctonas, se haría un caso de excepción, para dejarlos habitar en nuestras costas.
Reemplazar el marisco por el turrón o los polvorones no es una buena idea.

Y digo yo, todo esto porque estas especies acaban con las criaturas autóctonas.

Pero es que hay otras especies autóctonas que hacen masacres a lo largo y ancho del territorio español.Hace muchos años, el Miño era el río de Europa que tenía los salmones más grandes.
Sin embargo, un día se introdujeron en el cauce a unos "peces" con espinas de acero y escamas de hormigón, llamadas presas. Las presas se caracterizaban por dominar las aguas a su antojo y en especial, por impedir la migración de un pez que sí es autóctono.
Pero bueno, de qué se quejan los salmones, si en la presa de Frieira tienen un ascensor para ellos.
Si alguno sube y llega por casualidad al mar, podrá presumir de haber estado en un ascensor, y no de camino a la cocina, sino para seguir con su ciclo vital.
!!!Acojonante¡¡¡

Ah, y las minicentrales, que son los alevines de las presas, también tienen su parte de culpa, por arrasar las puestas de las truchas (si es que algún día tuvieron cojones a poner los huevos en el lecho del río).Después tenemos a las empresas que explotan dichas presas.
Cuando se ve que el agua escasea, como ocurrió en el 2011, pues vamos matando poco a poco a los peces autóctonos y alóctonos, que con esto no se hace distinción.
!!!A mí que no me dejen sin agua para lavar el coche¡¡¡
Pero es que en años de sequía, se pueden regar las plantas de los parques cada 4 ó 5 días, en lugar de todos los días. Y la limpieza de las calles se puede hacer en las zonas más necesarias, para ahorrar lo máximo posible. Después está la contaminación, que termina de un plumazo con lo que no saca el mejor de los pescadores en toda su vida.
Porque si por algo se caracterizan algunos vertidos, es porque escudriñan hasta la última piedra en busca de cualquier criatura viva.
Pero no pasa nada, porque después soltamos una truchas centroeuropeas y listo.
Pero es que no sabes que esas truchas también son alóctonas y pueden hibridar con ... !!!Con qué cojones va a hibridar, si no ha quedado títere con cabeza¡¡¡
Entonces soltamos las truchas centroeuropeas en un cauce en el que no hay macroinvertebrado alguno. Y ya no queda otra que llevarles de comer y de paso ponerles el periódico para que vean el futuro que les aguarda.
Después también tenemos a la empresa que seca un embalse para cambiar una rejilla, que impide que el turbinado de las aguas sea más rentable.
Ya me imagino a "técnicos". !!!Ostras, que estas truchas no hacen como esos peces del Amazonas que escapan por patas hacia donde haya un resquicio de agua¡¡¡
Pero es que las truchas señores, no viven en medio del lodo, ni aunque lo filtrasen.
El caso es que aquello fue un festín para garzas, cormoranes y gaviotas.Y también tenemos a otra especie alóctona, que mata de un plumazo.
La obras que se hacen con mucha planificación, pero recortando aquí y allá para obtener más beneficios, y que acaban por arrojar cemento a los ríos.
Esto lo he visto varias veces en la construcción de puentes.Y también entran en el cuadro de honor, las sustancias químicas altamente contaminantes.
Estos productos enriquecen nuestros ríos mediante la selección natural. Si algún pez es capaz de sobrevivir a un vertido altamente dañino, podrá transmitir esta resistencia a su descendencia. Si es que ha sobrevivido otro pez del sexo opuesto y no se ha quedado estéril.

Esto se ve mucho a nivel de los ayuntamientos.
Un poco de etimología.
En el instituto se me daba muy bien el latín, así que os explicaré de dónde viene la palabra ayuntamiento.
Antiguamente se decía "Hay untamiento", porque el que más y el que menos "untaba" para poder conseguir sus fines.
Pues bien, la hache inicial se pierde porque no se pronuncia y los dos vocablos se juntan para falicitar su pronunciación.
Pero la esencia sigue ahí, pues se sigue untando para poder contaminar.
Purines, aguas fecales y otras sustancias nocivas para el medio y las especies autóctonas, se vierten cada año a los cauces fluviales y a los ecosistemas lacustres.
!!!Esto sí que hace daño¡¡¡

Pero mientras las sanciones sean inferiores al beneficio producido, no hay nada que hacer.

- En resumen -
Aquí en Galicia tenemos casos como el del Xallas, el Eume, el Sar, el Verdugo, el Furelos, etc.
Aznalcóllar, Prestige son otros ejemplos significativos de desastres, cuyo daño no se repara en poco tiempo.
Se tratan de casos en los que se ha agredido a las especies autóctonas de manera extrema. Pero han sido casos de contaminación y mala gestión, no por culpa de peces alóctonos.

Y si los políticos están tan en contra de lo alóctono, ¿Por qué meten su dinero en los paraísos fiscales? !!!Qué lo dejen en casita¡¡¡ Ahí queda eso.

En definitiva, que esta medida que se pretende llevar a cabo no es la solución al problema.

Ahora sólo os pido un minuto de vuestro tiempo:
Por la defensa de nuestro deporte, firmar: Enlace.



domingo, 8 de enero de 2012

Pescando Robalizas

Ayer acudí a pescar con Sergio (Pescarobaliza) y un nutrido grupo de compañeros suyos (Aníbal, Ramón, Suso, Juan, Javier y Carlos) para intentar sacar algunas lubinas en una zona poco conocida por mí.Llegamos al lugar con las primeras luces del día.
Las siluetas de otros pescadores se vislumbraban en lo alto de unas rocas. Después supimos que eran el padre de Anxo y algunos compañeros.
Comenzamos a desperdigarnos por las rocas del lugar, para efectuar los primeros lances del día.
Una tímida picada (posiblemente de un abadejo) me hicieron presagiar que los peces se mantendrían activos en estas primeras horas.Ramón fue el primero en estrenar la zona por la que nos movíamos.
Se trataba de una lubina, que para colmo picó muy cerca de la orilla. Y digo para colmo porque dábamos prioridad a los lances largos, buscando las zonas más prometedoras.Las siluetas de nuestros compañeros se percibían ahora con nitidez, en la misma zona en la que habían comenzado.
Sergio y yo nos fuimos alejando, intentando prospectar otras zonas muy prometedoras, sin embargo no obtuvimos respuesta alguna.Desde la distancia observamos una embarcación acercándose a una zona de bajos un tanto peligrosa.
Se trataba de una embarcación de la empresa "Mar de Aguiño" (http://www.mardeaguiño.es/), que en esos momentos llevaba a algunos pescadores. En su web podéis ver los servicios que ofrecen, tanto de turismo náutico como de pesca.A la vuelta de nuestro periplo por las rocas, nos acercamos hasta el lugar en el que se encontraban algunos compañeros nuestros y Manel (el padre de Anxo).
Nuestra sorpresa fue mayúscula al comprobar que Ramón había sacado un robalo y otra lubina más.
Por su parte Manel, había logrado poner en seco un robalo de casi 4 kilos de peso.
Y para dar una nota de color ... un pinto que también se decidió a atacar los señuelos.Antes de irnos a comer, aún hubo tiempo de intentar hacerse con una pieza. Sin embargo, la fortuna brilló por su ausencia. Todo lo contrario que un sol que iba ganando altura y nos anunciaba un tiempo casi veraniego.Ramón posaba orgulloso con dos de sus capturas. La más grande pesó casi 2.5 kg y fui yo el que más se aproximó a la cifra exacta, a la hora de calcular su peso.
Algunos de los asistentes a la jornada se ausentaron, mientras otros nos íbamos a comer, para reponer fuerzas y afrontar la segunda mitad del día con el estómago lleno.
Durante la comida hablamos largo y tendido de muchos temas relacionados con la pesca.

Ya por la tarde, los compañeros intentaban engañar alguna pieza. Yo aguardé pacientemente a que el sol se aproximase al horizonte.
Poco lo intenté, pues Sergio sólo sintió una picada.
Entrada la noche, pero con la luna casi llena iluminando la escena, Ramón logró sacar un calamar.
Sin duda alguna triunfó sobre los demás y para colmo, sin moverse demasiado.

En fin, que la jornada no dio más de sí, salvo para tomar una cerveza antes de partir para casa.

Agradecer a Sergio y a su grupo la jornada compartida.
Aunque espero repetir pronto, antes habrá que intentar hacer alguna incursión en el agua dulce, pues Sergio y Carlos tienen ganas de pescar algunos basses.

martes, 3 de enero de 2012

Empezando por el final

Hoy os voy a relatar las últimas salidas de pesca del año 2011 y las primeras del 2012.

En los últimos días del año pasado me fui con Antonio hasta la costa para intentar sacar algunos sargos.Una vez pudimos ver el estado del mar, nos dimos cuenta que estaba un tanto pasado, pero aún así decidimos intentarlo.
Con todo el material a nuestras espaldas, emprendimos el descenso, que fue algo accidentado a causa de un calzado inadecuado.Sin embargo uno no es consciente de lo que engaña ver el mar desde una zona muy elevada, ya que una vez abajo tuvimos que echar mano de la precaución para no salir malparados.
La boya se aguantaba a duras penas entre el oleaje que iba llegando, así que cambiamos a una ensenada cercana.
Sin embargo, también aquí las olas ponían a prueba la temeridad del pescador, así que plegamos las cañas y decidimos probar en un lugar nuevo.
El ascenso como siempre, pone a prueba la condición física del pescador, por lo que llegamos arriba con el corazón a mil por hora.Con la noche sobre nosotros, montamos las luces químicas en nuestras boyas (boyas, con b-).
Anzuelé una gamba para que Antonio comenzara a pescar. Yo me puse en una zona algo más baja.
Pues parece que mi anzuelado iba tocado por la mano de Dios, porque pude percibir como la luz química de mi compañero se sacudía en el aire, lo que indicaba una captura.
Un sargo bonito que iniciaba una jornada tardía.

El frío comenzó a ganar terreno sobre nuestras manos y ya había ganas de abandonar, pero no sin antes levantar una boga que me libraba del bolo.

----------------------------------------------------------
Al día siguiente nos fuimos a los calamares los mismos protagonistas.
Llegamos tarde y los mejores lugares ya estaban ocupados. Y digo los mejores porque Antonio y yo miramos como los demás pescadores sacaban calamares a buen ritmo.
Con las manos impedidas a causa de las bajas temperaturas, fui capaz de sacar un calamar.
No había tocado escama, pero si cromatóforo jejeje.

--------------- 2012 ---------------

Aunque la pesca de los cefalópodos no me gusta demasiado, volví a por ellos, pues soy devoto de su impresionante valor gastronómico. !!!Vaya si lo soy¡¡¡Esta vez fuimos mi hermano Dani, Diego y yo. Y fuimos los primeros en ocupar el lugar.
Dani y Diego sacaron sendos chocos nada más llegar.
La jornada prometía ... mucha agua jejeje, pues el cielo estaba cubierto de un manto tan negro como el carbón.
Por otro lado, el viento dificultaba mucho los lances.Aquí capturé el instante en el que otra sepia lanzaba su proyectil acuoso, antes de que mi hermano lo elevara con cuidado.
Poco después Diego sacaba otra más.
Ya estaba pensando en que me habían dejado un señuelo poco efectivo, cuando tuve una buena picada que no se llegó a materializar.Y entonces llegó el agua ...
!!!Qué manera de llover¡¡¡
Y el viento también se sumó a la fiesta. Unas ráfagas que cambiaban la trayectoria de los señuelos a su voluntad.Aguantamos estoicamente ante tal despliegue de la naturaleza.
Hubo un momento en que noté que tenía el codo derecho húmedo. Miré la chaqueta y tenía un pequeño corte, por el que el agua se iba filtrando.
A pesar de todo Diego y yo bromeábamos sobre que no hacía falta endulzar los equipos, etc.
Finalmente me hice con un buen calamar, mientras mi hermano sacaba otros dos.
Luego fueron llegando otros pescadores, que comentaban que si estábamos locos por pescar en estas condiciones. Lo cierto es que si.
(Fue una pena que la cámara subacuática se me quedara sin batería, porque el vídeo resultante daría una idea de la magnitud de los elementos meteorológicos que allí se habían dado cita)
Diego y yo nos fuimos a un bar cercano a tomar algo.
Como no queríamos entrar empapados en el bar, la dueña nos atendió por la ventana. Unas risas totales.
Y ya que las mesas de la terraza estaban puestas en un lugar resguardado del viento, pues le dimos uso jejeje.Al final, unas capturas que a buen seguro harán las delicias del buen amante de estos deliciosos manjares de nuestro mar.
---------------------------------------------------------

Y ayer, al salir de trabajar, Diego y yo nos fuimos a intentar sacar alguna lubina en la noche.
Al llegar al lugar, muchos pescadores de cefalópodos se marchaban. Las manchas de tinta indicaban que la cosa no se había dado mal.
Estuvimos probando con los vinilos un buen rato, aunque luego yo opté por poner una cuchara ondulante.
De madrugada, algo interrumpió el avance de mi señuelo de forma violenta... y se lo llevó.
(Me quedo con la duda de saber qué era)
Por suerte Diego sacó una lubina que nos dio esperanzas de cara a permanacer un rato más.
Mi compañero se despidió de ella y la devolvió al agua.
Poco más pudimos aguantar, pues el frío también se hacía molesto a pesar de llevar guantes.