Seguidores

domingo, 28 de marzo de 2010

Y salió el robalo


"Os comunico que he puesto un gadget sobre los seguidores, arriba a la derecha, para los que sois asiduos de este blog"


En esta ocasión habíamos quedado para ir de pesca, cuatro de los integrantes del foro solospinning.
Al poco de reunirme con Juan y Marcos, llegó Luis. El mar estaba un poco calmo así que buscamos un lugar con algo más de mar y entonces comenzó la jornada.
En las pozas que la marea había dejado al descubierto, había una amalgama de vida espectacular. Erizos de mar, pulpos, nécoras, estrellas de mar, mejillones, anémonas y varios tipos de algas verdes, pardas y rojas compartían espacio en perfecto equilibrio.Yo, como siempre, buscando el camino más corto entre rocas.
La pesca a spinning por el pedrero es una pesca dinámica que nos permite cubrir grandes áreas en busca de las admiradas lubinas.
Y sin duda es un buen ejercicio para mantenerse en forma. Eso si, con cuidado de no tener un traspiés.Cuando Marcos y yo admirábamos el camuflaje de un pulpo que se encontraba en una grieta, Juan emergió entre las rocas portando un bello ejemplar de robalo.
Se trataba de una hembra ovada, por lo que Jaun procedió a liberarla inmediatamente a su medio.
Como he comentado en otra ocasión, Juan se "impone" una veda que va desde principios de enero hasta finales de marzo, que es cuando suelen estar ovadas las hembras de estos serránidos. Aunque esto no es una ciencia exacta.Contentos por la captura, seguimos pescando en dirección sur.
Los paseantes dejaron paso a los minnows para tentar a la reina de la espuma.
Los mejillones que tapizan las rocas con caprichosas formas, comenzarán a sufrir el golpeo de las olas, pues la marea ya se estaba acercando a nivel máximo previsto.
Continuamos rastreando pasillos y ensenadas. En una de estas últimas perdí un señuelo, pero al cambiar por un paseante tuve dos picadas fallidas.Las olas creaban efímeras cortinas de espuma salitrosa, que invitaban a ser inmortalizadas.
El mar estaba algo más bravo a medida que nos dirigíamos al sur y a causa de esto tuvimos algún que otro susto.
En una pequeña grieta observamos a otro camaleónico octópodo, que en este caso se encontraba escoltado por mejillones, erizos y estrellas de mar.
Quisimos ver su verdadera envergadura, pero en vista que se encontraba incómodo con nuestra presencia, decidimos proseguir con la jornada.Parecía que la zona en la que nos encontrábamos no había indicios de actividad.
Pero todo lo contrario. En una pequeña ensenada miramos unos cuanto mújoles que habían quedado atrapados en las pozas que se forman con la bajamar.
Pero entre las olas, advertimos como unas cuantas lubinas estaban de caza. Cuando las olas se disponían a romper, se observaban a las lubinas navegando por las crestas, llegando a saltar fuera del agua.
Estuvimos intentándolo pero no hubo respuesta por parte de los peces.Decidimos cambiar de lugar, así que salimos a la carretera, ya que nos sería más cómodo para llegar hasta los coches.
De camino, nos encontramos con esta autocaravana que tenía el capó con la imagen de las islas Cíes ...... y a esta vaca con su retoño, cuya expresión facial parecía la de alguien malhumorado.Llegamos a la nueva ubicación y puesto que el mar presentaba unas buenas condiciones, no dudamos en montar nuestros equipos y bajar.
Al llegar abajo nos desdoblamos. Juan y Marcos lo intentarían junto al camping mientras Luis y yo probábamos suerte hacia el lado opuesto.Como ya no quedaba mucho tiempo hasta la hora de comer, nos limitamos a pescar en las mejores zonas, haciendo caso omiso de otras en las que no había esperanzas de tocar escama.En algunas de estas rocas aún quedan vestigios de alguna de las catástrofes acontecidas años atrás. La más famosa es la del Prestige, pero hubo otras antes.
Rememorar esos acontecimientos, hace que pensemos que puede quedar menos para otro episodio fatídico, pero quiero creer que hoy en día se hace más por controlar al tráfico marítimo potencialmente peligroso.
Aguantamos algunos minutos más antes de comer, pero no hubo suerte. Con la alegría de la excelente pieza capturada por nuestro compañero, nos marchamos a comer.
Luis y yo teníamos pensado pasar la tarde tras los basses, ya que el primer día de pesca, el lugar estaba masificado.
Después de comer, nos desplazamos con los coches hasta un monte cercano. Las vistas desde las pistas forestales eran magníficas, pero no teníamos tiempo para ascender hasta la cumbre principal, así que nos limitamos a recorrer las caminos.
Finalmente Luis tuvo que ausentarse, pero yo no pescaría sólo, ya que observé los coches de varios compañeros del foro vigospinning.
El lugar seguía masificado por los pescadores de fondo.
Nuestras opciones eran las de pescar en las zonas en las que no había pescadores, y estas eran escasas.
Por la mañana no habían sacado ningún bass, por lo que no me hice muchas ilusiones.
Solamente Diego logró clavar un ejemplar que se quedó enganchado en una rama y cuya captura resultó ser una odisea.
Diego tuvo que cruzar a la otra orilla, Juan le lanzó la caña al otro lado, ya que la zona no era vadeable, la caña se cayó al agua, Juan se la recuperó, yo le desenganché el hilo de una rama y finalmente Diego fue pasando la caña bajo los árboles, para recuperar el pez.
Un trabajo en equipo que llegó a buen puerto.
video

video
Gracias a todos los compañeros por esta jornada.

domingo, 21 de marzo de 2010

3,2,1 .... Comenzamos

5:00 am. El despertador indica que hay que levantarse para ir de pesca. Apenas cuatro horas de sueño interrumpido por los nervios de la apertura de la temporada.
A las 6:00 am ya estoy en casa de Luis. Desayunamos en el bar y dentro de dos horas ya estaremos pescando.
Una vez en el lugar, coincidimos en que hay muy poca gente: Mala señal.
La vegetación de las orillas ha sido sustituida por especies autóctonas, pero en lugar de plantar paulatinamente las distintas especies, han optado por talar toda planta alóctona.
Comenzamos a pescar con pez artificial para más tarde dar paso a las cucharillas.
No se ven señales de actividad en superficie y lo primero que se me pasa por la cabeza es que ya han estado pescando durante la época de veda. Luis coincide conmigo.
Aún así decidimos probar hacia la cola del embalse para después emprender el rumbo a otro embalse en el que nos esperan otros compañeros.
Poco después preguntarle a Luís si nos marchábamos ya, me picó esta bonita trucha.
En el primer salto pensé que la perdía, así que aflojé la tensión del freno para cansarla sin que pudiera romper la línea de 0.16 mm.
Y al final logramos meterla en la sacadera. Las fotos de rigor y al agua.
La condenada había enderezado uno de los arponcillos del anzuelo triple.
Después de las fotos, Luis me dijo que le había pisado la caña cuando la estábamos desanzuelando y por consiguiente se había roto uno de los tramos.
Le dejé otra caña a Luis para continuar, pero al rato emprendimos el viaje a nuestro siguiente destino.
Al llegar al otro embalse quedamos boquiabiertos con la "peregrinación" de pescadores que pululaban por las orillas. Casi no había un lugar donde aparcar pero cuando lo conseguimos, miramos una serie de "chiringuitos" montados a pie de embalse.
Es algo cada vez más frecuente y suele derivar en la proliferación de puntos de basura por las orillas. Una auténtica vergüenza.Cuando me reuní con algunos compañeros del foro Vigospinning, me comentaron que habían capturado unas cuantas truchas y algún bass.
Opté por intentar sacar el primer bass de la temporada y no tardé en hacerlo. En poco tiempo ya había liberado diez de estos centrárquidos.
En la parte final del embalse me encontré con Juan y Marcos que hacían el recorrido a la inversa.
El lugar estaba plagado de buenos ejemplares de black bass y había que intentar sacar alguno.
Logré clavar un bass de mayor porte que los anteriores y mis compañeros hicieron lo propio.
En la orilla de enfrente Marcos sacó uno majete ...
... y Juan concatenó varias piezas de buen porte.El otro Juan también se hacía con una bella captura en donde otros lo habían intentado antes, lo que demuestra su buen hacer con los señuelos.
Al volver de la comida, repartí algunas pegatinas entre los que las habían reservado. Miguel fue el primero en estrenarlas, pegando una en su coche.Con las fuerzas renovadas y después de ganar un carrete en el sorteo de los asistentes, emprendimos la jornada de la tarde.
En esta ocasión había menos pescadores que en la jornada matinal. Tuvimos que aprovechar las zonas que no estaban ocupadas por otros pescadores, lo que implicaba tener que pescar muy cerca unos de otros.Llegamos a una récula que en los meses de calor suele dar buenos ejemplares. La lombriz de vinilo dio paso al pez artificial, después de advertir que los peces no hacían mucho caso de esta.
Después de una breve batalla, conseguí agarrar a este bonito bass que sucumbió al engaño movido con lentitud.
Por la tarde miré como algunos pescadores sacaban alguna trucha, pero aún así seguí a por los "bocazas".Cuando llegamos a la orilla opuesta llegó Víctor, que venía de vuelta de Ourense.
Nos comentó que la jornada no fue gran cosa. Yo esperaré hasta la semana para visitar el río.
En vista de que la jornada tocaba a su fin, Luis y yo decidimos acercarnos a otro embalse.
Más que nada para observar el nivel de las aguas y si hubiera posibilidad de pescar, pues hacer unos lances.El embalse estaba en su cota máxima así que optamos por concluir la jornada, no sin antes visitar los ríos que vierten sus aguas al embalse. Tanto el río Oitavén como el Parada, bajaban espléndidos.
En la playa fluvial del Oitavén han hecho unas reformas que facilitarán la subida de los peces desde el embalse.Sobre el río Parada han construido esta pasarela que facilita el paso a la orilla opuesta. Del antiguo capturadero ya no queda ni rastro por suerte.
En cuanto se reduzca el caudal de ambos, habrá que hacerles una visita.
video

Agradezco a Alberto el que me haya enviado las gorras desde el otro lado del charco, para poderlas estrenar en el inicio de la temporada.
A los colegas de pesca un 10 por el compañerismo y el buen ambiente.
Sólo lamento no haberme encontrado al abuelo de Diego y Fer, que ha venido desde Argentina a pasar unos días, pero que no se preocupe que aún queda tiempo.
Gracias a todos.

viernes, 19 de marzo de 2010

Locos de atar

Esta mañana me levanté a las 6:00 am, el sonido de la lluvia indicaba que estaba cayendo una buena, pero lo que me preocupaba era que la predicción meteorológica indicaba que el viento soplaría con fuerza del sur.
Ya en la autopista, la conducción se tornaba incómoda debido a las fuertes rachas de viento.
Me reuní con Marcos y Juan para después ir al lugar escogido. Una vez junto al mar, pensé que estábamos como cabras. El viento nos doblegaba por momentos, mientras montábamos los equipos.La intensa lluvia acompañada del incesante viento no me dejaba tomar instantáneas con comodidad.
A pesar de todo estábamos decididos a pasar la mañana en el pedrero. Eso sí, extremando las precauciones.No tardamos en abandonar el lugar, después de observar como el viento dominaba a su antojo el vuelo de nuestros señuelos.
¿Destino? Una zona más resguardada del viento.Al poco rato de comenzar, Marcos optó por un paseante. Primer lance y primera picada. Una aguja atacó sin vacilaciones el señuelo y tras una bonita lucha fue devuelta al agua.
Yo también cambié el señuelo después de tan contundente ataque.
Y me funcionó pues tuve dos ataques de sendas agujas, pero ambas lograron soltarse con sus sacudidas.
La cosa pintaba bien en cuanto a los peces y fuimos prospectando posturas más lejanas.El viento cambió de dirección y empezó a soplar del oeste. La marea ya estaba muy abajo .... tocaba retirada para tomar un café.
Una vez allí acordamos de subir a mirar el nivel de un embalse cercano.Después de un breve desplazamiento, llegamos al embalse que estaba a rebosar. Puesto que Marcos llevaba unos vinilos en el maletero, se decidió a intentar sacar su primer bass, puesto que este año lo hemos animado a practicar esta entretenida modalidad.
Después de un rato intentándolo, salió su primer bass. No muy grande pero de bella librea.
Estoy seguro que a partir de ahora será otro forofo de esta especie.

La mañana no dio para más en el día del padre y San José (esto va para los que no me han felicitado), así que nos marchamos para casa, no sin antes quedar para este domingo en el que comienza la temporada de pesca en agua dulce.

viernes, 12 de marzo de 2010

Fallece Miguel Delibes

Hoy ha fallecido Miguel Delibes Setién, a los 89 años de edad.

Se puede decir que los primeros pasos de mi hermano en la pesca se los debe a él, ya que su libro "Mis amigas las truchas" despertó el gen pescador que permanecía aletargado en su interior.
Y un año después fui yo el que sucumbió a la belleza de este espectacular deporte. Así pues considero que él fue el artífice de que hoy sea un verdadero fanático de la pesca.

Traslado mi más sincero pésame a su familia y allegados.

Descansa en paz.

miércoles, 10 de marzo de 2010

Omnipresente ¿progreso?

Si alguien pronuncia las palabras "progreso" y "naturaleza", inmediatamente uno piensa en alguna catástrofe o desastre natural provocado por la mano del hombre.
Y es que la experiencia adquirida a través de tantas noticias leídas, escuchadas o vistas en diversos medios, hace que este binomio sea empleado asiduamente en las conversaciones cotidianas.

Las obras del AVE, han acaparado un gran número de minutos en los medios de comunicación por casos muy destacados. Pero existen agresiones de menor impacto pero en mayor cantidad, que pasan desapercibidas por el hecho de ser más "humildes", pero más importantes que otras, para el que las vive de cerca.

Coincido plenamente en que hay que prosperar, pero teniendo en cuenta el precio que se paga, porque igual que se derrocha dinero en un proyecto que no se lleva a cabo de manera adecuada, también se puede invertir parte de los multimillonarios presupuestos en tomar medidas para que los daños al entorno no sean tan grandes.
La localidad en la que vivo está siendo especialmente castigada, ya que todos los cursos fluviales, ya sean ríos o arroyos, son víctimas mudas de agresiones constantes e impunes.
Túneles, viaductos, desmontes y terraplenes son parte de este paisaje, que se muestran como heridas en el entorno.
Pero hay cosas que pasan desapercibidas para el ojo conformista, como lodos y restos de hormigón que van a parar a estos cauces, destrucción total de la vegetación de rivera, fondos removidos y cauces alterados sin piedad, etc.

En la foto de arriba se aprecia una pequeña factoría de la que salen camiones cargados del material que dos enormes tuneladoras van extrayendo de las entrañas de la montaña, con sus garras de carburo de tungsteno. Además, se fabrican in situ las piezas que conforman ambos túneles.
Otros túneles van tomando forma a base de explosiones controladas que alteran las aguas subterráneas y que después van lavando y portando elementos químicos que cambian el ph del agua.Mastodónticas cantidades de tierra y mineral son depositadas en montañas artificiales temporales, sin ningún medio que evite que los lodos vayan a parar a los cursos fluviales.

La orografía gallega es una de las razones que hace que estas titánicas obras sean más costosas y difíciles. Para haceros una idea os diré que en un tramo de unos 6 km se están construyendo 3 grandes túneles y 2 viaductos.En el centro de la fotografía se puede intuir un río, que ha sido reconducido por la mano del hombre y encauzado mediante unos bloques de piedra.
En este pequeño tramo de río, convivían varios tipos de árboles como sáuces, alisos, robinias, castaños y plantas de menor porte como saúcos, calas, dedaleras, etc.
Aves como el mirlo acuático, el martín pescador, la lavandera ¿cascadeña o boyera? (nunca supe cual de las dos especies es la que habita en esta zona), anuros como sapos y ranas verdes, urodelos como el tritón ibérico o la salamandra rabilarga (endemismo de la península), mamíferos como el visón o el desmán, han sido desplazados de este tramo por culpa de las obras.
No sé si los reos, las truchas y las anguilas siguen ahí, pero estas obras están mermando mucho el hábitat de la fauna ictícola.Los camiones circulan a sus anchas sobre el río gracias a unos tubos provisionales que canalizan el río.
Bidones de aceite vacíos, mallas de plástico, rocas, montones de tierra, barras y planchas de hierro son ahora los dueños y señores de las riberas de los cursos fluviales de la localidad.
Justo al lado de la zona anterior, desemboca un arroyo que albergaba gran cantidad de truchas. Los años y el progreso se han encargado de consumirlo hasta dejarlo prácticamente estéril.
Para la colocación de los pilotes se practican profundos agujeros, por debajo del nivel freático. Esto provoca desvíos de las aguas subterráneas y posterior contaminación al aplicar hormigón en los cimientos de los pilares.
El mayor de los viaductos va tomando forma, por encima de los árboles. El impacto visual también es notable, pero es algo fundamental en este tipo de obras.
Las cisternas de los tractores extraen el agua de los ríos y arroyos. Por suerte estamos en la estación húmeda, pero en verano, estas acciones son más dañinas para el medio.Estas balsas de decantación poco pueden hacer cuando las copiosas lluvias arrastran lodos hasta el río, desde las partes altas de las excavaciones.Las riberas que en otros tiempos bullían de vida, están ahora tapizadas por inertes bloques de granito rosa.
Los sacos de arena y los plásticos que en su momento contenían la fuerza del agua, se van deteriorando y desprendiendo y derivando río abajo. ¿Destino? ..... el mar.Por suerte, esta cascada que ha tardado siglos en formarse, seguirá albergando en su seno a las tumultuosas aguas de este tramo de río.
Las lluvias caídas estos últimos meses aportan suficiente agua como para que la cascada discurra por dos lugares paralelos.

Solo espero que este prodigido del incesante poder modelador del agua siga ahí durante muchos años más y que de aquí al 2015 (fecha estimada de la finalización de las obras) algo se haya aprendido sobre cómo ejecutar unas obras haciendo el menor daño posible a la tierra que nos sustenta.