Seguidores

viernes, 26 de noviembre de 2010

Fichajes para la próxima temporada

Pues aquí os presento los que serán mis aliados a la hora de buscar las lubinas en próximas temporadas.
El mundo de los vinilos comienza a hacerse un hueco en nuestras cajas de señuelos y particularmente, estos modelos de la casa Savage Gear, parece que están dando grandes satisfacciones.La casa Finlandesa Rapala, se ha puesto al día con la incorporación de los modelos de 15 y 17 cm del Max Rap, que tan buenos resultados me ha dado este año.
Y espero que con los metros extra que se le pueden sacar a los hermanos mayores del Max Rap 13 cm, pueda conseguir grandes satisfacciones.Daiwa, Skagit, Tiemco, Heddon, Evergreen, F-Tec, etc tienen unos modelos que he incorporado a algunos que ya tenía de estas marcas.
El objetivo de algunos de ellos es el de comprobar sus virtudes o defectos, ya que parte de estos modelos son algo desconocidos.En el apartado de señuelos de superficie y a base de mucho buscar en el reino de las ventas por internet (Ebay), he conseguido hacerme con lo que para mí serán "Las joyas de la corona".
Recuerdo como hace tiempo escuchaba hablar de las virtudes de estos señuelos de la casa Whiplash, para poco después contemplar su buen hacer.
Pues finalmente tocó contratar sus servicios y he adquirido algunos de los señuelos de las tres líneas: Live Wire, Spittin´Wire y Drivin´Wire.
La pesca en superficie es demasiado espectacular como para no tener unas buenas cartas a la hora de jugar en esta disciplina.

Solo espero que depositando confianza en ellos, me deparen muchas alegrías.

martes, 16 de noviembre de 2010

De visita

En vista de que los temporales y el frío no dejan muchas oportunidades para pescar, es un buen momento para visitar los ríos que serán protagonistas de las jornadas de pesca del año que viene.
Con poco tiempo y la lluvia amenazando, hice un largo recorrido por varios ríos.
El Oitavén discurre con un buen nivel y sus márgenes están limpios gracias a las riadas.Las grandes rocas sobre las que se camina en verano, están ahora cubiertas por las aguas y bajo ellas se encuentran las codiciadas pintonas, que aquí crecen muy despacio.
Las aguas frías y rápidas, hacen que el metabolismo de los peces se ralentice y que se quemen gran parte de las energías que estos obtienen de los alimentos que ingieren.Los colores turquesa abundan ahora que los lodos han desaparecido de los fondos. Con paciencia y unas gafas polarizadas, podremos ver a alguno de los moradores del río.Las gravas y la arena se depositan en las zonas más remansadas, donde posteriormente abundarán los efemerópteros.
Dichos lugares serán aptos para la pesca con mosca, en cuanto se produzcan las primeras eclosiones de la temporada.Con este panorama, es difícil contener las ganas de hacer unos lances, pero las vedas hay que respetarlas.Los pequeños afluentes también aportan una buena cantidad de agua a los ríos principales y en estos suele haber sorpresas cuando se inicia la temporada, pues algunas truchas eligen estos cauces para la reproducción.El afluente más importante del Oitavén es el río Parada y ahora mismo, su pétreo cauce es testigo del paso de grandes cantidades de agua que discurren desde la sierra.Los puentes son lugares privilegiados desde los que se puede contemplar el espectáculo del maravilloso ciclo del agua.A escasos kilómetros de la cumbre de la sierra, podemos admirar el estado juvenil de un río, el cual no porta excesivo caudal, pero ya muestra lo dificultosa que puede ser una visita a sus aguas.

Ahora ya sólo queda esperar la llegada de la nueva temporada y que estos cauces puedan traernos gratas sorpresas.