Seguidores

viernes, 25 de agosto de 2017

Unidos por una pasión

En esta última salida de pesca nos juntamos varios compañeros del Decathlon de Vigo.
Jose y yo quedamos con Alex y Dani en torno a las 8:00 am y más tarde se sumaría Pablo.
Por ello, mi tocayo y yo madrugamos, pues teníamos que realizar una larga travesía desde la ensenada de San Simón hasta la Isla de Toralla.
 Tras ir a buscar a Dani y Álex, comenzamos con la pesca. La mañana no prometía demasiado y efectivamente no observamos mucha actividad hasta que fuimos a recoger a Pablo.
El primero es inaugurar la jornada fue Jose con una lubina que sucumbió al vinilo montado bajo las plumas.
A partir de ahí, comenzó la actividad y todos fuimos tocando escama.
Las cabras con sus bellos colores y los jureles con sus peleas, fueron las capturas más abundantes.
También salió algún verdel que animaba a seguir intentándolo con las plumas.
Las islas Cíes eran testigos de nuestra jornada.
Una salida entre compañeros, con una misma pasión: la pesca.
   Cuando la actividad disminuyó, llevamos a Álex, Dani y Pablo hasta un puerto cercano, para luego despedirnos de ellos.
Fue una jornada con muchas risas y con muy buen ambiente.
Quedaba mucho tiempo por delante para seguir probando fortuna, así que mi tocayo y yo proseguimos con la pesca. 
Junto a la isla de Toralla podía picar alguna lubina, así que pusimos los paseantes en acción.
La falta de respuesta por parte de los peces, provocó nuestra marcha, acercándonos a la ciudad de Vigo. Aquí los peces tampoco colaboraban, lo cual nos hizo pensar en aprovechar el final de la marea en un lugar más conocido.
Pusimos rumbo a la ensenada de San Simón. De camino, pasaríamos por el estrecho de Rande, donde tuvo lugar la batalla del mismo nombre, que os comenté en la entrada anterior.
Aquí lucharon los españoles y franceses, contra los británicos y holandeses.
Siglos después, se obtuvieron los restos de algunos de los galeones que aquí se hundieron.
El puente de Rande está hoy en día en un proceso de ampliación. Unas obras colosales para dotarlo de carriles a ambos lados del tablero inicial.
Continuando un poco con la historia, esta zona fue muy importante en la época de la Segunda Guerra Mundial, ya que desde aquí se cargaba mineral de hierro para la Alemania nazi (ENLACE).
Este otro cargadero es posterior y también se utilizó para la carga del metal antes mencionado.
Prosiguiendo con la pesca, volvimos a poner en funcionamiento los paseantes. De esta manera puse en seco a esta lubina, que luego volvió al agua.
También Jose sacó otra lubina, que por lo que se podía apreciar en su opérculo, ya había salido airosa de otra batalla. Esta también volvió al agua para seguir creciendo.
Apuramos los últimos lances en los que alguna gaviota juvenil se interesó por nuestros artificiales.
Con esta última anécdota, pusimos punto y final a la jornada.

viernes, 18 de agosto de 2017

Lubinas por San Simón

En esta última salida de pesca, acompañé a mi tocayo y compañero de trabajo, en una salida tras las lubinas, por la ensenada de San Simón.
Es un lugar que conozco por ser donde di mis primeros pasos como pescador de mar. Sin embargo, la pesca desde embarcación es otro tema, ya que te permite llegar a casi cualquier lugar.
 En los primeros lances de la mañana, Jose sacó varias lubinas jóvenes, con ayuda de un paseante de escaso tamaño.
Con los equipos ligeros que llevábamos, la diversión era mayor que con equipos más potentes.
 Poco después salió esta lubina, de mejor tamaño que las anteriores, la cual volvió al agua tras una breve contemplación.
Y transcurrido algo más de tiempo, cesó la actividad matutina.
 Cambiamos de zona, buscando otros puntos en los que las lubinas suelen dar la cara.
De camino al final de la ensenada, pasamos entre la isla de San Simón y este crucero, erigido sobre unas rocas en el mar.
 Saludé a la estatua de Julio Verne, mientras proseguíamos la travesía.

Para el que no lo sepa, en el libro "20.000 leguas de viaje submarino", del escritor francés, se hace alusión a la Batalle de Rande. El nautilus llegaba a este lugar para aprovisionarse de oro, dado que en la batalla entre la escuadra Franco-española y la Anglo-holandesa, los navíos cargados con el preciado metal terminaban en el fondo del mar.

 En el nuevo emplazamiento tuve una persecución a un minnow, nada más llegar.
Y a base de insistir, salió otra lubina bastante bonita, que devolví al mar tras la foto.
Aguantamos un buen rato en el lugar, aunque la actividad era muy escasa.
 De vuelta al punto de partida, me maravillé con la estampa de la Isla de San Simón, con el puente de Rande al fondo, el cual se encuentra con las obras de ampliación.
 Antes de arribar, hubo tiempo de hacer una pequeña parada para sacar algunas lubinetas más.
Con la pleamar, nuestras amigas volvieron a entrar en actividad.
Alguna no posó para la instantánea, a pesar de intentarlo jejeje.
Con todo recogido, hubo tiempo para una pequeña charla, antes de regresar a casa.

viernes, 11 de agosto de 2017

Un nuevo horizonte

Con la visita de Josan el mes pasado, me llegó una propuesta que consideré muy interesante. Se trataba de escribir algún artículo para la revista digital "Cotodepezca".
A mí me encanta escribir sobre mis jornadas de pesca, lugares que conozco, etc. Por ello, me he animado a emprender esta andadura, paralelamente a la edición de este blog.

Mi primer artículo habla de un río muy especial para mí: El río Eume.
Espero que le guste a aquellos que lo lean y también intentaré ir mejorando con el tiempo, como creo que he hecho con este espacio.

Y ya que os he hablado de Josan, os dejo un par de vídeos de pesca de mújol, del día que estuve con él y del anterior.
!!Espero que os gusten ¡¡