Seguidores

domingo, 23 de febrero de 2014

Algo digno de ver

El viernes me desplacé hasta Santiago, para asistir a un evento que tendría lugar los días 21 y 22 de febrero, en el Corte Inglés de esta ciudad. Se trata de la exhibición de montaje que se celebra en este centro desde hace algunos años, junto con el concurso de montaje de moscas.
Allí se darían cita algunos de los mejores montadores de nuestra comunidad y alguno de otras partes de nuestra geografía, para mostrar a la gente lo que se puede llegar a crear con algunas plumas, pelos y materiales sintéticos.
Básicamente asistí porque allí estaría Paco Porto, compañero de la Sociedad de pesca de Soutomaior y reputado montador de moscas de salmón.
Al llegar miré a Paco, a Luis Piñeiro y a otro montador, realizando sus respectivos montajes.
Lógicamente me fui a hacerle compañía a Paco, mientras daba forma a una de sus creaciones.
Tras charlar con él y con otro amigo suyo, les pregunté por una exposición de moscas de salmón de Belarmino Martínez. Ellos me indicaron donde se encontraba y para allá me fui.
 Allí pude ver moscas de algunos montadores que conozco personalmente y de otros que he visto en diversos medios, como revistas, televisión o la web.
Estas son moscas del montador gallego Xaquín Muíños.
 Aquí unas creaciones de Miguel Cancelo.
 Estas llevan la firma de Miguel Seoane.
 Otras de Eloi Saavedra.
 Unas moscas de Jorge Rodríguez Maderal.
 Del compañero Paco Porto.
 Algunas más de este último.
 También había algunos montajes realistas que despiertan la admiración de aquellos que las contemplan, por su gran similitud con los insectos originales.
 Más montajes realistas.
 También pude ver algunas moscas que fueron creadas en anteriores ediciones de este evento.
 Moscas variadas de distintos autores.
 Algunas moscas que ya tienen sus añitos, pues son de cuando este evento echaba a andar en el 2001.
También había algunos libros de montaje de moscas de salmón.

 Y lo mejor, pues lo dejé para el postre. Ni más ni menos que una colección del desaparecido montador, Belarmino Martínez.
Esto ya son palabras mayores, pues se trata de uno de los mejores montadores de moscas de salmón del mundo. 
Y es que este asturiano de Pravia, logró traspasar fronteras con sus elaborados e impecables montajes de moscas de salmón, hasta el punto que la casa inglesa Hardy le ofreció un puesto de trabajo para dirigir la producción de moscas de salmón en una fábrica.
Podéis leer algo más sobre este irrepetible montador en este interesante enlace:
 Supongo que para aquel que no conoce mucho de las moscas de salmón, le llamará la atención el múltiple colorido de estas y el tamaño de las mismas.
 Algunas moscas antiguas junto a una carta de la casa Veniard.
 Y aquí, la creme de la creme. Entre otras la Silver Doctor, la Hairy Mary, la Río Pas y la preferida de Belarmino: La Rusty Rat.
 Un cuadro adornado con varias moscas entre las que se encuentra la famosa Lady Amherst.
 Varios modelos con nombres de ríos asturianos, junto a la río Ulla, la Silver Martínez y la Martínez Especial.
 Aquí quiero hacer mención a un despiste en el orden de las fichas, ya que casi todas estaban mal colocadas y en otras las moscas no estaban en el lugar que le correspondía.
La primera de esta serie comenzando por la izquierda es la Blue Doctor y la tercera la Blue Rat Silver, y no lo que se lee en la ficha.
 Aquí, en el quinto puesto, se reconoce la Black Doctor, por lo que no puede tratarse de una Bucktail años 65-70, que es la que está en el mismo puesto de la anterior fotografía.
 Aquí  vemos en el puesto número tres, la Hairy Mary Orange, (4) Hairy Mary, (5) Hairy Mary Green, (6) Green Highlander, (7) Hairy Mary Yellow, ... que no concuerda con la ficha, que sería la siguiente, pero en esa otra ficha habría que cambiar de orden la (3) Hairy Mary Orange, por la (6) Green Highlander.
 En esta otra ficha, más de lo mismo. La (1) es la Rusty Rat, (4), (5) y (6), la Cosseboom Black, la Cosseboom Red y la Cosseboom Yellow, que para más inri, en la ficha anterior aparece Cossebon en lugar de Cosseboom.
 Aquí tenemos en el puesto (2) una Rusty Rat, no la Stevenson. Y la (5) es la Silver Doctor, no la Thunder and Lightning.
 En este caso, ni la primera es una Río Nalón, ni la segunda es una Rusty Rat. Y por supuesto la cuarta no es una Shrimp de los años 65-70.
 Y aquí ya no hay errores, al menos en las que identifico, como es el caso de la Naranxeira, la Río Narcea (mi preferida junto con la Río Pas) y la Red Rat.
Aquí identifico la Laxa Blue, pero en el caso de las dos Lady Amherst, habría que intercambiar los números o las moscas.
Supongo que estos fallos se deben al desconocimiento o a las prisas, aunque en todo caso, agradezco haber podido admirar estas obras de arte, aunque la impresión sea la contraria.

Tras fotografiar las moscas de salmón de esta colección y hacer un pequeño vídeo, volví hasta donde estaba Paco. Allí volví a charlar con este y otros pescadores que por allí se acercaron.
Más tarde aparecieron por allí Miguel Piñeiro y justo después, Pedro Fernández de la Concha (alumno de Belarmino Martínez), junto a su pareja. Paco no dudó en presentarme a ambos, por lo cual le estoy muy agradecido. Pasado (Belarmino) y presente (Pedro), bajo un mismo techo.
Poco antes de marcharme, apareció Manuel Guitián (Director del Corte Inglés y pescador), para saludar.

Desde este espacio quiero dar las gracias a todos los que hacen posible este evento, ya que he podido admirar una magnífica colección de moscas, del que para mí ha sido el mejor montador de moscas de salmón de todos los tiempos. 

Más sobre este evento:
 http://teamninfas-11.blogspot.com.es/2014/02/lo-mejor-121-del-corte-ingles-santiago.html
 

domingo, 16 de febrero de 2014

Después de los temporales ...

Después de tantos temporales, llegó la calma. Al menos en las zonas resguardadas, pues en las zonas expuestas, el oleaje sería de una magnitud poco aconsejable para el ejercicio de la pesca.
 Salí de casa y después de dos meses de lluvia casi perpetua, pude observar la luna llena en un cielo despejado. Todo un premio para los que hemos aguantado los cielos cubiertos durante muchas semanas.
 Tras recoger a Rubén, pusimos rumbo a Playa América. Allí buscamos una cafetería en la que volver a desayunar mientras esperábamos a Marcos. Una vez llegó este, tocaba charlar de todo aquello que nos había impedido encontrarnos antes. No había prisa, pues la marea estaba terminando de alcanzar su punto más bajo.
 Pero tampoco nos demoramos demasiado, pues en la pesca no se puede descartar nada.
A pie de playa, nos dimos cuenta de que los temporales habían cambiado mucho la configuración de esta, por lo que sugerí poner rumbo hacia unas rocas cercanas.
 Una vez allí, fuimos buscando los puntos que parecían más interesantes.
Avanzamos por las sierras pétreas y divisé a un pescador a mi izquierda. No le presté mucha atención, pero conforme me acercaba, me di cuenta de que no efectuaba lance alguno.
Cuando estaba cerca, me comentó que tenía un robalo clavado, pero que este se había enrocado en el fondo. Por ello me acerqué hasta su posición. Una vez allí comprobé que el pez aún cabeceaba, pues la puntera de su caña indicaba los tirones.
Le comenté que podía ser que el monofilamento hubiera rodeado una roca, quedando prendido. El pescador me comentó que era un buen ejemplar, pues lo divisó en el momento de la picada.
Este me dijo que aguardaría hasta que la marea alcanzara su punto más bajo, parta intentar sacarlo, si bien el tiempo jugaba en su contra.
Me despedí deseándole suerte en la delicada tarea que quería llevar a cabo.
 Mientras iba a la búsqueda de mis compañeros, encontré un pequeño señuelo en la orilla. Y es que después de estos temporales, la costa tendrá muchas sorpresas que ofertarnos en forma de señuelos arrancados de zonas en las que el mar ha trabajado con violencia estos días.
 Fuimos intentándolo por varias zonas hasta llegar a un punto cercano a la desembocadura de un río. Una vez allí, optamos por salir a la carretera y volver al punto de partida.
 El mar iba ganando en actividad, mostrándonos un aspecto más prometedor, de cara a hacernos con alguna captura. Sin embargo, también teníamos presente que los temporales habrán removido los fondos, de forma que habrá que esperar a que la cosa se estabilice.
Sin embargo, la insistencia se tradujo en un ataque fallido al señuelo de Marcos.
Por ello estuvimos un buen rato intentando dar con alguna lubina, aunque el resultado no fue positivo.
De vuelta a los coches, encontré un señuelo de los destinados a la pesca de cefalópodos y también un raglou en mal estado.
A pesar del resultado de la jornada, nos fuimos al bar muy contentos de poder volver a retomar la actividad, después de tanto tiempo en el dique seco. Y sólo espero poder repetir en breve, si el tiempo nos deja.

domingo, 2 de febrero de 2014

Montándola

Ayer sábado en Padrón, tenía lugar una jornada de montaje a cargo de Paco Porto y Arturo Alonso.
Me desplacé hasta allí con la intención de aprender algo más sobre esta interesante disciplina, pues siempre se puede sacar alguna conclusión que nos ayude a la hora de la pesca.
 Nada más entrar, tomé un café con churros, mientras se ultimaban los preparativos para comenzar.
Y luego ya me dispuse en primera línea para observar todo lo que allí se cocería.
De inicio ya pude ver alguna de las últimas creaciones de Paco Porto. Una mosca de salmón confeccionada principalmente con plumas de guacamayo.
Y ya en acción de montaje, unas gambas que darán mucho que hablar por la península de Kola.
Los montajes de Arturo van destinados a truchas y reos. Este nos explicó cómo hacer un bajo de línea, además de cómo montar moscas en tándem.
Los asistentes pudimos ver las distintas creaciones de ambos montadores, con los últimos materiales que tenemos a nuestra disposición, junto con algunos trucos para ahorrarse unos euros a la hora de montar nuestras moscas.
Paco, como ya ha hecho en otras ocasiones, sorteó varias moscas de salmón, mientras que Arturo hizo lo propio con varias cajas de imitaciones destinadas a truchas y reos.
Los afortunados recibieron estos obsequios de buena gana. Además no faltaron los grandes momentos, ya que muchos de los asistentes ya conocían a estos dos montadores, cosa que facilita la labor a la hora de hacer algunas bromas.
A la cita también acudió Miguel Piñeiro, para dejar constancia del evento y cuyas fotos podéis ver en su web.
http://www.miguelpesca.com/especiales%20alonso2014taller.htm
Una mosca de salmón con ala de pelo, lista para su utilización. Aunque muchos pensaréis que es un sacrilegio destinar estas pequeñas obras de arte a la pesca del rey del río. Por el contrario, otros no jejeje.
Por la tarde Rubén y yo quedamos con Manel y Anxo, para comer. Después habría tiempo de echar unos lances, si bien el mar estaba un tanto desapacible, como pudimos ver en diversos puntos de la costa.
Manel fue el único en tocar escama, pues sacó una pequeña lubina que volvió al agua para seguir luchando con los temporales.
La velada se alargó hasta la noche, charlando ampliamente de pesca y echándonos unas risas con unas cervezas en la mano.
Sin duda una de esas jornadas que tanto me gustan.

Más sobre este evento:
http://wwwescueladealonso.blogspot.com.es/2014/02/fotos-jornada-montaje-en-padron.html