Seguidores

lunes, 11 de mayo de 2009

El río de la vida

El pasado fin de semana me había acercado al punto de encuentro habitual para la pesca del bass.
Lo cierto es que no hubo mucha fortuna, ya que los basses parecían estar todavía pendientes de su descendencia y eran reacios a picar.
Había quedado con Miguel y Jesús y las capturas fueron más bien escasas.Los que salieron no fueron de gran tamaño, pero sirvieron para librarnos del temido bolo.

Por esta razón, esta semana opté por volver al maravilloso río Tea.
Esta vez me detuve a observar de manera minuciosa todos los detalles que alberga este excepcional lugar en su parte baja.
El puente del tren despide al Tea antes de que este se funda con el río Miño. Aquí pude observar un salmón y varios martines pescadores, pero tanto unos como otros no son fáciles de fotografiar.
En esta parte baja conviven gran cantidad de especies de flora y fauna, pero es esta última la que llama más la atención al percatarse de su presencia por su movimiento.
Aquí conviven especies anádromas (salmones, reos y lampreas), especies de agua dulce (cachos y truchas) y algunos peces que toleran las aguas dulces y saladas como es el caso de los mújoles o lisas.El antiquísimo puente es testigo mudo de todo lo que ocurre en este tramo del río y está flanqueado por robles, sáuces, abedules y fresnos. Entre este puente y el del ferrocarril hay distancia suficiente para pasar una agradable jornada de pesca.
Las truchas son difíciles de capturar en esta zona, ya que los cachos se anticipan muchas veces a las pintonas. La dimensión de su cauce, permite al pescador gozar de las capturas, ya que hay espacio para trabajar el pez hasta que este se rinda.Las lampreas se aferran a las piedras del fondo en su ascenso. Luego se valdrán de su boca para preparar las "camas" donde depositarán a su descendencia.
Más curiosidades de este pez.La omnipresente boga de río forma pequeños cardúmenes que van moviéndose en la masa de agua a la espera de algo de comer. A pesar de disponer de una pequeña boca, es susceptible de ser capturado a spinning con cucharillas. En este río alcanzan buenos tamaños siendo un digno rival con equipos ligeros.El cangrejo de río autóctono se resiste a desaparecer, pese al avance del cangrejo americano.
Es la primera vez que lo observo en estas aguas, aunque sabía de su presencia.Los ofidios encuentran en estas aguas todo el sustento necesario, ya que existen gran cantidad de alevines, anfibios e invertebrados. Seguramente esta sea una culebra viperina o de agua (Natrix natrix).
La anécdota:
Por la tarde me acerqué hasta el embalse de Eiras, ya que hacía mucho tiempo que no pescaba en sus aguas. La lluvia amenazaba con hacer acto de presencia, pero las ganas de sacar una pintona aquí era suficiente motivo para avanzar entre la maleza hasta una de sus réculas.
Cuando ya casi había llegado al lugar, observo un paraguas medio roto encima de unos juncos.
Pensé en que me sería útil en caso de que comenzara a llover, ya que había dejado la chaqueta en el coche.
Cuando llegué al lugar lancé bajo unas ramas y noté la picada de un pez, pero no se clavó.
Ahora parece que sí .... sí, comienza a llover. Y por los nubarrones diría que va a diluviar.
Me apresuro a recoger el paraguas que había visto antes, pero mi conocimiento de las costumbres de los "bichos" me dice que eche un vistazo antes de cubrirme con él.La cola de una culebra asoma entre las varillas. La invito a abandonar su refugio pues la lluvia va in crescendo. Así como llego al coche me doy cuenta que tendré que cambiarme a cubierto, así que me resguardo en una parada de autobús.Al estilo de Superman, sólo que usando la marquesina de la parada, me cambio y doy por concluida la jornada de pesca. La lluvia es bienvenida ya que algunos ríos ya fluyen con unos caudales más propios del verano.
video
He considerado no poner banda sonora al este vídeo ya que los pájaros con su canto y el rumor del agua, son una música más que suficiente.

sábado, 2 de mayo de 2009

Truchas, reos y lampreas

Ayer se iniciaba la temporada de reo 2009. Fueron unos cuantos los ríos que teníamos a nuestra disposición, pero Luis y yo fuimos fieles al río de siempre.
Como las perpectivas de las truchas no eran muy buenas, me fui con mi equipo de spinning hacia la parte intermareal mientras él se quedaría en la zona media a probar suerte con la lombriz.
Después de sacar un par de truchas de poco porte, aproveché para hacer unos lances donde sabía que podría sacar algún reo. Al tercer lance clavé uno que se descolgó corriente abajo y se soltó.
Como el número de pescadores que aparecían por la zona iba en aumento, fui pescando a la par con uno que acababa de conocer, para reunirme con Luis.Hasta antes de reunirme con mi compañero, salieron alguna truchas más, pero de escaso porte.
Eran las 10:00 am y los pescadores curiosamente estaban hablando en grupos de la mala situación de este año. Sugerí que podíamos ir pescando hasta donde se encontraba el coche y luego irnos a pescar al río Tea.Sacamos alguna trucha más hasta el lugar donde estaba el coche. Una vez allí nos fuimos rumbo al Tea para comer y comenzar la pesca por la tarde. Antes de la comida tratamos de buscar un lugar apropiado para la tarde, pero finalmente optamos por ir a un lugar en el que ya había estado la pasada temporada.Comenzamos vadeando una profunda tabla en la que todavía estaban montadas algunas "estacadas", que son unas construcciones a modo de andamios que se montan cada año, y que se usan para la pesca de la lamprea con fisga.
Los peces comían en superficie pero optamos por pescar con cucharillas que profundizasen rápidamente.Luis clavó esta bonita trucha en la orilla opuesta. La ligereza del equipo permite disfrutar al máximo con este tipo de capturas.
La profundidad de algunas zonas nos hacía abandonar el curso del río para aventurarnos brevemente por las orillas que están tapizadas por gran cantidad de plantas y árboles.
En unas corrientes Luis sacó este bonito reo de entrada. Aquí los hay y de muy buen porte, como nos había comentado el dueño del bar en el que habíamos comido, y que además es pescador de lampreas. Nadie mejor que él para hablarnos de la subida de salmones y reos por el río, ya que las "estacadas" están provistas de luces para poder localizar en la noche a las lampreas remontando por el lecho del río y entonces se pueden ver a los salmónidos migratorios haciendo lo propio. Cuando nos disponíamos a abandonar el río, Luis divisó a una lamprea sujeta en el fondo. Era la primera vez que miraba a un adulto de esta especie en el río. El temor a que el flash de la cámara la ahuyentase, me hizo optar por capturarla momentáneamente para sacar un par de fotografías.
Después de un breve vistazo procedí a depositarla en su medio para que pudiese continuar su migración, esta vez con la certeza de que no la van a estar esperando, ya que la temporada de captura de la lamprea desde las "estacadas" finaliza el 30 de abril.
Para los que quieran saber más de este ancestral pez: la lamprea. Si se amplía la fotografía, se puede apreciar el color pétreo de la piel y los orificios branquiales.
video
Este es el vídeo de las capturas, con el sonido de la gaita que un chaval estaba tocando en una de las "estacadas". La suelta de la lamprea no se aprecia demasiado por la falta de la luz, pero al agua volvió.