Seguidores

miércoles, 10 de diciembre de 2014

IV A ver cantos quedamos a spinning

Otro año más tocaba asistir a este evento de pesca, el cual reunió a 93 pescadores.

A las 4:40 am ya estaba en pie para desayunar y poner rumbo al puerto de Aguiño. Por el camino, un coche circulaba cerca de mí y en el peaje de la autopista me di cuenta de que se trataba de Jorge, así que proseguimos juntos hasta nuestro destino.
Una vez en Aguiño, saludé a Jorge y a dos compañeros de Pontevedra, que también habían madrugado lo suyo. Mientras me encontraba en la entrada del bar, fui saludando a otros colegas de afición, que conocía de otras quedadas. Alex, el cual me comentó que Roberto no acudiría por problemas de salud (desde aquí le deseo una pronta recuperación), Toni, Kiko, Iván, Crasko, etc.
Y una vez dentro, fueron llegando los demás participantes y organizadores: Anxo, Luis, Millares, Mikel, Casti, Cabo, Sergio, Juan, Lens, Aníbal, Chema, Juan, Gerardo, Tirso, Nerea, Víctor, Abi, Pablo, etc.
Un poco de charla de pesca, unos cafés y a pescar. En esta ocasión me fui con Sergio, Pixín, Lens, Chema, Juan y Anibal a la zona de playa Arnela.
 No llevábamos mucho tiempo en el lugar, cuando salió la primera lubina. Sergio afianzó la captura acercándola a la arena para después desanzuelarla y proseguir con la pesca.
El mar dejaba pescar con paseante, así que no pude resistirme a utilizar uno. La actividad en superficie no se hizo esperar, aunque las capturas no se materializaron tras sendos ataques.
 Volví a usar un pequeño minnow a la izquierda de la playa, con la esperanza de tener más fortuna. Pixín capturaba una lubineta y escasos segundos después, yo hacía lo mismo. Con estas dos piezas, la actividad cesaba por el momento.
 Cuando la marea comenzó a subir, el oleaje aumentó algo en intensidad. La rompiente ya gustaba más, si bien esto no garantizaba nada.
 Poco después, Sergio capturaba otra pequeña lubina, que volvía al agua para seguir deambulando por la costa.
 Agotamos el tiempo que teníamos, hasta que se acercó la hora de marchar. Entonces nos cambiamos y aguardamos por nuestros compañeros en un bar cercano.
 Allí tocó hidratarse con unas cervezas y una tapa de callos, que vino muy bien para recuperar las fuerzas y entrar en calor.
En el periódico del día, pude mirar una noticia en la que salíamos algunos de los socios del Club de Pesca Gallaecia, con motivo de una comida que habíamos organizado días atrás.
http://www.elcorreogallego.es/vida-social/ecg/comida-confraternidad-gallaecia-club-pesca-deportiva/idNoticia-904757/
En el bar también recibimos la noticia de una buena captura de Mikel
 (también socio del club antes mencionado).
Cuando se acercaba la hora del pesaje, nos fuimos hasta el punto elegido para tal fin, para mirar lo que había dado de sí la jornada.
 Mientras aguardábamos el momento del pesaje, dimos buena cuenta de las empanadas que Anibal había traído. Lo cierto es que ayudaron mucho a llevar mejor la espera hasta la hora de comer.
Las escasas piezas que se habían capturado y que reunían la talla exigida, fueron pasando por la báscula. Entre ellas la de nuestro compañero Mikel, el cual se alzaría con la victoria de esta edición.
 Después llegó el momento de la comida. La velada se alargó bastante, cosa que se agradeció, pues siempre surgen las anécdotas de la jornada y otras historias que merecen ser contadas.
Después llegó la entrega de premios y algunos obsequios para todos los participantes, por cortesía de los patrocinadores.
La velada concluyó con la foto de grupo, pero aún había tiempo para charlar con los que son compañeros más habituales, así que me fui con Manel, Mikel, Casti, Sergio, Jorge, Cabo, Miguel e Iria al un bar cercano en el que prolongamos la jornada hasta tarde.
 Después nos acercamos a una playa en la que Anxo, Juan Carlos, Miguel y otro compañero estaban de pesca. Lo curioso fue que habían capturado varios calamares de buen tamaño, los cuales habían picado a los minnows que estaban utilizando.
Más tarde nos fuimos a cenar a otro lugar, pues ya eran muchas las horas que habían pasado desde que habíamos comido. Tras dar buena cuenta de la cena, y acercar a unos amigos hasta su casa, puse rumbo a la mía.
El balance: 23 horas despierto, una lubina y unos momentos que espero se repitan pronto.

Video de Cabo:

Aquí tenéis más fotografías de este evento y las crónicas de otros compañeros:
http://pescaastur.blogspot.com.es/2014/12/4-quedada-spinning-ribeiraresumen.html
http://haiquemollarse.blogspot.com.es/2014/12/iv-aver-cantos-quedamos-spinning.html
http://surfcastingmasters.blogspot.com.es/2014/12/a-ver-cantos-quedamos-spinning-2014.html
http://tirsospinning.blogspot.com.es/2014/12/resumen-iv-quedada-ver-cuantos-quedamos.html