Seguidores

lunes, 18 de febrero de 2008

Entomología

Son los días lluviosos buenos aliados para acordarse de aquellos ejemplares de insectos que habíamos recogido durante la temporada. Fue mi amigo Nino el que me introdujo en el mundo de la recolección de los insectos macroinvertebrados.
Catalogar cada especie mediante una ficha en la que figure el lugar de procedencia, tramo de río, especie, etc es un trabajo laborioso pero gratificante.
Efemerópteros, tricópteros, pérlidos, odonatos, dípteros, coleópteros, ... conforman un grandísimo grupo, que hará necesario hacernos con unos buenos libros de entomología.
Para los amantes de los montajes realistas, esta también es una buena fuente de inspiración.
Bastará una lupa para obsevar los más ínfimos detalles, que pasan desapercibidos al ojo humano.Los odonatos son unos de los insectos que se consiguen más fácilmente por estas latitudes. El empleo de estas ninfas como cebo natural está muy arraigado en Galicia, hasta tal punto que es un cebo que logra engañar a los grandes ejemplares de trucha.

10 comentarios:

  1. Hola Jose, que mezcla usas 50% alcohol y 50% destilada? Interesante entrada. Salud

    ResponderEliminar
  2. Uso 60% agua y 40% alcohol, ya que con menos cantidad de alcohol, no se decoloran tanto.
    Creo que también es importante preservar el color original.

    ResponderEliminar
  3. joe, si señor. Una buena forma de guardar originales para luego imitarlos en el torno.

    ResponderEliminar
  4. Que siniestro! jejeje.
    Un saludo entomologo.
    Por cierto ye ha llegado el mail de respuesta al correo del pato¿?
    Te lo he mandado dos veces y en una de ellas me lo devolvio y de la otra no se nada.
    Bye

    ResponderEliminar
  5. que guapo!,, algún día tendré que hacer algo parecido.

    saludos!

    ResponderEliminar
  6. Varo me ha llegado el e-mail. Si puedes mándamelo al osemarco@gmail o osemarco@hotmail.

    ResponderEliminar
  7. Eres todo un científico de la pesca...
    No me podía imaginar que por allí usabais ninfas como cebo natural. Sorprendido me he quedado.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Pues te digo más Luis. La pesca con la ninfa de la libélula, no la del caballito del diablo, es una pesca muy arraigada. Aquí se le llama pesca con besbello, y es una técnica muy selectiva, porque estos odotanos que se alimentan de truchas minúsculas y otros macroinvertebrados es un cebo que atrae a las grandes truchas.
    Mira si es mortal este cebo que sólo se puede utilizar en superficie, o sea, que está prohibido pescar con el a fondo, barriendo el lecho. Es por eso que en su momento también se prohibió el apararejo de ninfa, que venía actuando de forma similar.
    Un saludo para el sur.

    ResponderEliminar
  9. Las imágenes me hacen acordar a una película, que Agus, Martín y yo vimos como 20 veces, porque nos gusta mucho” crónicas de spiderwick.”
    Es más a Martín le gusta mucho juntar insectos ( yo de pequeña era igual, preguntale a Die por las cucarachas jaja).
    Te cuento una anécdota: en el verano Martín, se puso a juntar arañitas y las puso en una botella con agua.
    Luego, mi abuela vio la botella arriba de la mesa, y la guardo en la heladera. (No se dio cuenta que en su interior tenia como cinco arañas)
    Pasaron los días y una
    noche sacamos el agua para tomar en la cena y Darío se sirvió un vaso de agua y cuando tomo el primer sorbo imagínate la cara jajjaja. El gusto a podrido era terrible.
    A mi no me paso porque yo tomo tinto en la cena jaja.

    ResponderEliminar