Seguidores

sábado, 27 de septiembre de 2008

El río Grande en Ponte do Porto: día 3

Después de un día de descanso, pues los jueves no se puede pescar en los cotos, nuestro destino era el río Grande en Ponte do Porto. Partimos pues en dirección Camariñas, villa marinera conocida por su famoso encaje de bolillos.
Puesto que de camino íbamos a pasar por diversos puntos interesantes desde el punto de vista de la pesca, Nino adecuó el viaje para poder visitar dichos lugares, haciendo unas breves paradas.
La serpenteante desembocadura del río Anllóns.
La falciforme y espléndida playa de Laxe.Un río " de cuyo nombre no se quería acordar Nino" pobladísimo de truchas hasta donde te alcanzaba la vista. Aquí volveré sin lugar a dudas.Y por fin llegamos a nuestro destino: el desconocido río Grande.
Una vez allí nos dirigimos al bar para sacar los cotos y de paso preguntar por cómo iba evolucionando el río en cuanto a capturas se refería. Las espectativas no era muy alentadoras después de hablar con varios pescadores ribereños. Aún así nos dirigimos al río con la intención de sacar algún reo.
Nada más llegar a pie de río, desde un puente Nino me dijo: -Ven aquí y mira.
Junto a la base de uno de los pilares del puente y entre dos rocas, un enorme reo de entre 2 y 2.5 kilos, pasaba inadvertido para el ojo inexperto. Aunque lo intenté fotografiar, no fue posible por la corriente del río en esa zona.Tras un rechace de un reo en el primer pozo, comenzamos a pescar con la esperanza de capturar a este astuto pez. Pero se quedó en eso durante un buen rato, pues apenas se observaba actividad y el cambio de la mosca se hacía necesario.Recorrimos un buen trecho y todavía no se había producido la ansiada picada. En uno de mis turnos, Nino tomó mi caña para decirme dónde debía de buscar a los reos. Maldita fue la explicación pues en la deriva de la mosca, esta desapareció como si de magia se tratase ...... para ser tomada por este bello ejemplar de reo, que poco pudo hacer ante el experimentado pescador en este tipo de combates entre pez y hombre.La tarde iba transcurriendo y seguimos buscando más reos, pero los peces no estaban por conceder más oportunidades. Una vez llegamos al límite superior del coto, bajamos por la orilla para afrontar el tramo final de la jornada.De vuelta hacia la parte inferior del coto cruzamos por encima del puente en el que se encontraba el reo de gran porte que comenté anteriormente. Era hora de cambiar la mosca por el risco.Aprovechando la complicidad de la noche, intentamos sacar algún reo con un señuelo tan nuestro como es el risco. El pozo Lalo fue el lugar en el que lanzaríamos estos artificiales. Para finalizar, lancé varias veces bajo el puente en el que se encontraba el reo que me había mostrado Nino al principio de la jornada, pero en la corriente el reo no es tan vulnerable como en los pozos y tablas paradas.
EL RISCO
Como estoy seguro que hay gente que desconoce la existencia del risco, a continuación os comento en qué consiste este señuelo de invención gallega.El risco no es más que un señuelo flotante, que trata de imitar a un ratón o musaraña cruzando a nado el río (al menos esa es la explicación más extendida). La fabricación de estos artilugios es de los más variopinta. Desde los primeros hechos con tendón de vaca o tocino, hasta los más novedosos de silicona o espuma, pasando por corcho, goma de borrar, pelo de diferentes mamíferos, etc.
Los riscos que se muestran arriba "riscan" o "rayan" la superficie en mayor o menor medida, provocando una estela que el reo detecta en el agua y creyendo que se trata de alimento, lo ataca.

6 comentarios:

  1. La pesca tradicional con "risco" es desconocida para muchos/as, a mí me queda la espina clavada de no haber "riscado" éste año,y más aún en lugares tan bellos pero a ver si el próximo año tengo la ocasión de hacerlo. Este año lo he disfrutado al máximo y si a la anterior entrada le ponía un broche de oro, con esta me dejas sin palabras, menos mal que hasta el inicio de la próxima temporada nos queda el mar para tentar a la suerte. Un saludo Jose.

    ResponderEliminar
  2. Buena y bella jornada Jose. Desconocía el risco. Es como un gran streamer pero a la antigua usanza. Bueno, aquel gran pez es un buen motivo para volver a aquel puente en otra ocasión.No le dejes la caña más a Ninoooooooooo¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. Estimado

    Tengo el gusto de comunicarme con Ud para invitarlo a intercambiar links con el Magazine Digital Mosquero.

    La dirección de la nueva web la encontrará al pie de este mensaje, y si tiene la gentileza de enviarme el logo que desea tener en nuestra página, le enviaré en respuesta nuestro logo y link.

    Lo saluda cordialmente

    José María Tallon
    josemariatallon@gmail.com
    www.magazine-digital.net
    Magazine Digital de Pesca con Mosca

    ResponderEliminar
  4. H´no de los anzuelos,José:Hermoso lugar, mucho verde, mucha vegetación, naturaleza pura.
    ¡Quñé bello realmente!.
    A seguir desandando caminos.
    Un afectuoso sapukay.
    LEO KUTU.-

    ResponderEliminar
  5. Ainss que bonitos sitios.......
    Desconocía lo del risco.
    Los de tocinillo en un momento de hambre te pueden sacar de un apuro.
    Estamos tan acostumbrados a los pláticos e ir a la tienda a comprar señuelos......
    admiro la inventiva de antes.

    ResponderEliminar