Seguidores

lunes, 11 de mayo de 2009

El río de la vida

El pasado fin de semana me había acercado al punto de encuentro habitual para la pesca del bass.
Lo cierto es que no hubo mucha fortuna, ya que los basses parecían estar todavía pendientes de su descendencia y eran reacios a picar.
Había quedado con Miguel y Jesús y las capturas fueron más bien escasas.Los que salieron no fueron de gran tamaño, pero sirvieron para librarnos del temido bolo.

Por esta razón, esta semana opté por volver al maravilloso río Tea.
Esta vez me detuve a observar de manera minuciosa todos los detalles que alberga este excepcional lugar en su parte baja.
El puente del tren despide al Tea antes de que este se funda con el río Miño. Aquí pude observar un salmón y varios martines pescadores, pero tanto unos como otros no son fáciles de fotografiar.
En esta parte baja conviven gran cantidad de especies de flora y fauna, pero es esta última la que llama más la atención al percatarse de su presencia por su movimiento.
Aquí conviven especies anádromas (salmones, reos y lampreas), especies de agua dulce (cachos y truchas) y algunos peces que toleran las aguas dulces y saladas como es el caso de los mújoles o lisas.El antiquísimo puente es testigo mudo de todo lo que ocurre en este tramo del río y está flanqueado por robles, sáuces, abedules y fresnos. Entre este puente y el del ferrocarril hay distancia suficiente para pasar una agradable jornada de pesca.
Las truchas son difíciles de capturar en esta zona, ya que los cachos se anticipan muchas veces a las pintonas. La dimensión de su cauce, permite al pescador gozar de las capturas, ya que hay espacio para trabajar el pez hasta que este se rinda.Las lampreas se aferran a las piedras del fondo en su ascenso. Luego se valdrán de su boca para preparar las "camas" donde depositarán a su descendencia.
Más curiosidades de este pez.La omnipresente boga de río forma pequeños cardúmenes que van moviéndose en la masa de agua a la espera de algo de comer. A pesar de disponer de una pequeña boca, es susceptible de ser capturado a spinning con cucharillas. En este río alcanzan buenos tamaños siendo un digno rival con equipos ligeros.El cangrejo de río autóctono se resiste a desaparecer, pese al avance del cangrejo americano.
Es la primera vez que lo observo en estas aguas, aunque sabía de su presencia.Los ofidios encuentran en estas aguas todo el sustento necesario, ya que existen gran cantidad de alevines, anfibios e invertebrados. Seguramente esta sea una culebra viperina o de agua (Natrix natrix).
La anécdota:
Por la tarde me acerqué hasta el embalse de Eiras, ya que hacía mucho tiempo que no pescaba en sus aguas. La lluvia amenazaba con hacer acto de presencia, pero las ganas de sacar una pintona aquí era suficiente motivo para avanzar entre la maleza hasta una de sus réculas.
Cuando ya casi había llegado al lugar, observo un paraguas medio roto encima de unos juncos.
Pensé en que me sería útil en caso de que comenzara a llover, ya que había dejado la chaqueta en el coche.
Cuando llegué al lugar lancé bajo unas ramas y noté la picada de un pez, pero no se clavó.
Ahora parece que sí .... sí, comienza a llover. Y por los nubarrones diría que va a diluviar.
Me apresuro a recoger el paraguas que había visto antes, pero mi conocimiento de las costumbres de los "bichos" me dice que eche un vistazo antes de cubrirme con él.La cola de una culebra asoma entre las varillas. La invito a abandonar su refugio pues la lluvia va in crescendo. Así como llego al coche me doy cuenta que tendré que cambiarme a cubierto, así que me resguardo en una parada de autobús.Al estilo de Superman, sólo que usando la marquesina de la parada, me cambio y doy por concluida la jornada de pesca. La lluvia es bienvenida ya que algunos ríos ya fluyen con unos caudales más propios del verano.

He considerado no poner banda sonora al este vídeo ya que los pájaros con su canto y el rumor del agua, son una música más que suficiente.

16 comentarios:

  1. Menuda jornada variada y productiva y menudo río el Tea. Pero te quería comentar una cosa. Esos cachos que coges, se me asemejan mucho a las bogas, no sé si el nombre de cacho es propio de allí, o son dos especies my parecidas, pero voy a buscar cacho en google para salir de dudas.
    Por lo demás, que tengas buena pesca y un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Pues verás Chagua, el cacho o escalo (como lo llamamos aquí)es el Leuciscus cephalus, mientras que la boga de río que habita en algunos lugares de Galicia es la Chondrostoma sp. Creo recordar que concretamenet es la Chondrostoma polylepis, pero no lo aseguro al 100%.
    Pero son dos especies diferentes.

    ResponderEliminar
  3. Con razón lo llamas El Río de la Vida debe ser una explosión de vida por todos lados, para mi el único habitante que sobra es la culebra, que me dan un "yuyu" que no veas.
    Por cierto, el cacho te has fijado si el labio inferior lo tiene cortado o sea recto, por que aqui en el sur las bogas lo tienen así, los cachos son mucho más pequeños, un saludo

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Qué maravilla Jose. No faltaba de nada en ese río. Creo que el video de la lamprea es una joya. Nunca las había visto en esas circunstancias. Y de la tormenta en la parada no te digo nada... Menos mal que estaba allí.
    Si te pones el paraguas sin mirar te cae la serpiente en la cabeza... un susto muy curioso. jajajajaja¡¡¡
    Enhorabuena por la entrada. Eres un verdadero naturalista.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Antonio, te diré lo mismo que le dije a Cahgua.
    El cacho es el Leuciscus cephalus mientras que la boga es Chondrostoma.
    Ambos son ciprínidos y comparten muchas características. A ver si consigo tomar unas instantáneas de ambos, en el mismo día, pues sé en donde encontrar ambas especies. De hecho en este día relatado, pudo ser pero no fue.
    Luis, ese vídeo lo guardo como oro en paño hasta que consiga un vídeo subacuático de esta especie.
    La lluvia me pudo empapar un montón, pero el apaño del paraguas me vino al pelo, pero me pudo "venir al pelo" la culebra.
    No sé i te lo había comentado pero soy un gran admirador de Félix Rodríguez de la Fuente.
    Gracias a ambos.

    ResponderEliminar
  7. José...que mejor titulo que el "rio de la vida" toda la nota maravillosa!!!
    Pero yo creo que si estaba ahi, en ese momento me muero del susto, le tengo pánico a la culebra.
    Y..si sobre tu comentario de Félix Rodríguez de la Fuente creo que este hombre, fue una gran persona, solidaria, pacifista y llena de buenos sentimientos hacia el mundo animal.
    Y para la proxima lleva equipo de agua,jajaj!!! por las dudas.
    Besitos desde Bs.As

    ResponderEliminar
  8. José, é mesmo um lindo rio, parabéns, querido amigo. Viajei em pensamentos e caminhei por dentro dele lendo teu relato.
    Um grande abraço

    ResponderEliminar
  9. Bonita historia Jose, seguro que el Tea te dará motivos para dedicarle otra entrada, por cierto, la trucha muy chula, un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Fer, esa culebra no entrañaba riesgo alguno, pero si no la hubiese visto me llevaría un susto por el desconocimiento de lo que se me habría caido en la cabeza y que a su vez se movía.
    Y sobre Félix no tengo palabras ...
    Junior, alédome de que che gustasen as miñas verbas e que isto fixese que por un intre estiveses no río.
    Seguro Antonio.Todavía estoy empezando a descubrir este río.
    Me quedan vidas para llegarlo a conocer un poco.
    Gracias a todos.

    ResponderEliminar
  11. Que buen reportaje de una jornada de pesca has hecho Jose! La verdad es que ir al rio no es simplemente ir a por peces, hay mil cosas mas en que fijarse o fotografiar, como tu haces!
    En el Ouro habia mucha boga pero ahora no hay mucha y no se el motivo...pero antes era exagerado...
    El pasado fin de semana en el Masma habia una lamprea enorme pero no nos atrevimos a cogerla como tu, jejje, preferimos dejarla a su bola!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  12. Pablo, si la pesca fuera sólo capturar peces, nos iríamos a un intensivo.
    Lo de las bogas no sé a qué puede deberse, pero algo parecido ha ocurrido por aquí con los escalos.
    En cuanto a la lamprea, se dice que los gallegos no miramos si no tocamos jejeje. Pero no entrañan riesgo alguno.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Hno. de los anzuelos, Jose:
    Todo lo que sea referido a la vida de la naturaleza (nos incluimos), que es referirse a la vida misma, emociona y motiva.
    Las lampreas también se las encuentra en las profundas fosas marinas y junto a otros seres vivos se encargan de dejar de los cadáveres (ballenas, etc)solo sus huesos.
    Son grandes operadores de evitar la contaminación de las aguas por descomposición de grandes peces muertos que descansan en los lechos. Función muy valiosa si las hay.
    La música de los pájaros es una de las melodías más excelsas.
    Un abrazo y,...
    Un afectuosos sapukay.

    ResponderEliminar
  14. Tela con el Tera jejeje.

    El otro día saqué yo unos cuantos cachitos pequeños... Hacía tiempo que no los veía.

    Felicidades neng.

    ResponderEliminar
  15. Muy guapo el rio , y con vida que es lo importante.
    Solamente tengo que decirte que el pez que aparece en tu mano en una de las fotos no es un cacho sino una boga.
    un saludo

    ResponderEliminar
  16. Estimados mosqueros:

    Tenemos el agrado de presentarles el mdm #30
    Un número especial en dos sentidos:

    Número especial dedicado a cierres de temporada:

    - Cierre en Junin y San Martín
    - Cierre en Limay
    - Cierre en Laguna Larga

    Número especial de lanzamiento del concurso "Atando mis moscas".

    Y como siempre, las secciones fijas de atado, cada maestro..., taller mosquero,
    relatos, desde el río, recetas y bebidas, etc.

    Esperamos la disfruten y comenten.

    Magazine Digital Mosquero
    www.magazine-digital.net

    ResponderEliminar