Seguidores

viernes, 22 de marzo de 2013

Comenzamos con las capturas

Este año está empeñado en proporcionarnos grandes dosis de agua y frío, y no por este orden, precisamente.
El caso es que los ríos todavía discurren con mucho caudal y hay que buscar pequeños arroyos o zonas altas de los cauces más importantes.
Después de un mal arranque de temporada en uno de los muchos embalses gallegos, me apunté a una jornada de pesca con el amigo Luis, en un pequeño cauce que apenas conocemos.
 Nada más llegar, la zona intermareal ofrecía una bella estampa y ya estábamos pensando en la posibilidad de capturar algún reo que se encontrase por el lugar.
Vadeamos toda la tabla sin divisar actividad alguna, sin embargo, en un puente próximo estuvimos a punto de inaugurar el marcador de capturas.
 Pero la picada junto al puente fue un espejismo, pues caminamos un buen trecho sin divisar pez alguno.
Menos mal que el maravilloso entorno animaba a seguir ascendiendo por el cauce.
Los molinos desvencijados eran testigos mudos de nuestras ganas por capturar alguno de los moradores del río y sus rocas habrían presenciado más de una aventura de pesca en este paraje.
 Hubo que seguir vadeando y caminando por la orilla, pues no teníamos pensado rendirnos fácilmente.
Un riachuelo tan bello y limpio, no podía decepcionarnos.
 Llegamos a un pozo del que podría surgir la primera captura de la jornada.
Al acercarnos, divisamos una silueta en el fondo, y que parecía ser una trucha.
 Y efectivamente lo era. Una trucha que por su estado, llevaba poco tiempo muerta.
Tras un breve reconocimiento, nos vino a la cabeza la idea que que pudiera haber sido a causa de algún vertido, aunque el río parecía discurrir con absoluta pulcritud.
 Un poco más arriba, Luis se hacía con la primera trucha de la jornada y poco después con una segunda.
Truchas de escaso porte, pero tan bellas como sólo las truchas pueden ser.
 Mientras mi compañero hablaba por el móvil, yo capturé la primera trucha de esta temporada. Al igual que las anteriores, con una librea de variados colores.
Varios lances después pude hacerme con otra pintona, pero esta supo como librarse con facilidad.
 Proseguimos caminando y así llegamos a una zona más agradecida para las piernas.
Aquí comenzaron a salir algunas truchas más. El tamaño era escaso, pero al tratarse de un río tan accesible, tampoco nos sorprendió.
 Mientras desanzuelaba una nueva captura, Luis ya estaba con otra pieza prendida de su cucharilla.
La caminata ya había merecido la pena. Unos parajes magníficos y unas truchas que nos proporcionaron momentos agradables.
La luz comenzaba a disminuir de intensidad, por lo que era el momento de retirarse. Las buenas comunicaciones del lugar, nos facilitaron mucho el regreso. De camino hubo tiempo para revivir cada uno de los lances de la jornada y pedir que las lluvias remitan, para poder visitar ríos de mayor entidad.

32 comentarios:

  1. Que bonitas truchas Josiño. Que libreas más chulas.
    En esos pequeños ríos es muy difícil ver truchas de porte, es una pena pero es la cruda realidad que nos ha tocado vivir.
    Un abrazo compañero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo viví tiempos muy buenos, ero una correcta gestión pueden devolverlos.

      Saludos

      Eliminar
  2. Enhorabuena por la jornada que por lo que cuentas fue entretenida, el río precioso y baja bien de agua, según están estos de aquí, que meten miedo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí los ríos grandes también bajan altos, por eso opté por esta opción.

      Saludos

      Eliminar
  3. Preciosos lugares Josiño, que guapo que es el rio y pescarlo mucho mas, yo lo abandone hace años pero siempre quedan buenos recuerdos, ya he visto buenas truchas de los kolegas el domingo pasado y hablaban galego jajajjajaja, un saludo amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una buena alternativa a la pesca marina, cuando no están de quiero jejeje.


      Saludos

      Eliminar
  4. Jose, Como sabeis disfrutarlo los pescadores de rio eh.. que envidia sana me dais jeje. felicidades.

    Saudos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que alternar el río y el mar, si queremos disfrutar de distintas especies.

      Saludos

      Eliminar
  5. Enhorabuena Josiño por las primeras capturas de la temporada. Que bonitos paisajes, dan gusto pescar en sitios así.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Los paisajes así abundan en nuestra tierra y lo cierto es que es un privilegio.

      Saludos

      Eliminar
  6. Que hermoso paraje, solo el pasear por alli ya compensa, enhorabuena por esas capturas y por las gordas

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy seguro que las gordas llegarán tarde o temprano, pero primero han de descender los caudales.

      Saludos

      Eliminar
  7. impresionantes parajes , mira que hay magia en los rios. bien por esas truchas.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y vivirlo en directo es otro mundo.

      Saludos

      Eliminar
  8. buen reportaje jose,a ver esta semana santa si nos deja acercarnos al rio, por aqui bajan los de cucharilla fortisimos,pero bueno,nunca llovio q no parara,je,je un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Semana santa puede ser un momento ideal para triunfar. A ver cómo se da la cosa.

      Saludos

      Eliminar
  9. noraboa Jose, esas truchas sn espectacularmente preciosas. El detalle del reloj siempre presente jeje
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que son bonitas. Lo del reloj ya va a ser una seña de identidad.

      Saludos

      Eliminar
  10. Al menos va saliendo algo, que tal y como están los ríos ya es todo un desafío poder echar. Por cierto, menudo paraje primaveral, debe ser ese el único río que por estás fechas lleva las aguas tan claras, por aquí para llegar al cauce hay que hacer majas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los ríos de fondos y orillas de roca, no acostumbran a bajar turbios.
      Espero hacer alguna visita a algún río de tu zona.

      Saludos

      Eliminar
  11. Enhorabuena por el estreno Jose, por cierto, eso sí que son truchas autóctonas gallegas, menudas libreas, preciosas de verdad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez más escasas por desgracia. Poder contemplarlas y pescarlas es todo un lujo.

      Saludos

      Eliminar
  12. Que preciosidad de libreas..
    Este año parece que te va a costar meterte en ríos más grandes..demasiada agua..

    Por cierto,qué tal esas chota que llevas?pronto me toca coger unas nuevas y..ando con mil dudas..me gustan las Hopper ,creo que de la marca vision,o alguna bota ligera,las simms de cuero pesan una barbaridad cuando se mojan.
    S2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá que esperar, nada más.
      Las chota son unas botas increíbles. Su durabilidad supera con creces su precio.

      Saludos

      Eliminar
  13. Enhorabuena por el estreno de la temporada, las grandes no tardaran en aparecer.
    Un saludo desde Cadiz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para las grandes habrá que acercarse a ríos de mayor entidad, si bien el agua aún no deja.

      Saludos

      Eliminar
  14. Enhorabuena por las primeras del año, que bonitas libreas da gusto ver animales tan bonitos en nuestros rios, es una pena que cada vez vallan a menos por culpa de los vertidos, especies no autoctonas y el furtivismo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La contaminación de los cauces y la falta de agua en ciertos momentos, son cosas más serias que el furtivismo o las especies alóctonas, si bien todo debe ser tenido en cuenta.

      Saludos

      Eliminar
  15. Estrenaaste el marcador,aunque sea de poco porte la el día se echo,que es lo que importaba.Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente. Y es que las lluvias no están dando tregua.

      Saludos.

      Eliminar
  16. Respuestas
    1. Se anda bastante bien y no he visto peligro alguno.

      Saludos

      Eliminar