Seguidores

domingo, 27 de abril de 2014

Técnica y destreza

Digamos que hay modalidades de pesca en las que la técnica y la destreza son necesarias en grandes dosis.
En Galicia según tengo entendido, nació la modalidad de pesca a la ballesta, ya que había necesidad de colocar señuelos donde otras modalidades no lo permitían.

Ayer, José Antonio y yo nos fuimos hasta las proximidades de una sierra, para intentar engañar algunas truchas.
El valle nos recibió con las mejores galas. Azules y blancos en el cielo, verdes variados en sauces, abedules y alisos. Las flores del tojo aportando oro a las laderas del valle.
Sin embargo nuestros ojos se posaban sobre el cauce en sí. Y este se presentaba alto, por lo que descartamos llevar a cabo la jornada allí.
Por suerte para nosotros, estamos en la Galicia de los mil y un ríos. Un breve viaje en coche nos proporciona un amplio abanico de posibilidades, a pesar de que aún quedan ríos aguardando la desveda del reo y el salmón.
Optamos por pescar en un pequeño arroyo que no conocíamos. Sabíamos que este había sido azotado por un buen número de pescadores de los de antaño, o sea, de los que prefieren llevarse las truchas para su degustación, ya sean de la talla legal o no.
Por lo encantador del lugar y de que no disponíamos de mucho tiempo para buscar, nos arriesgamos con este pequeño cauce.
Además son de los que a mí me gustan. Arroyos en los que la destreza y la técnica pueden darte resultados. Si careces de estas cualidades, las opciones se verán seriamente mermadas.
La mayor parte del trayecto nos dedicamos a ver pequeñas truchitas colocadas en los lugares donde las buscarías habitualmente. Tan sólo un par de picadas era el balance hasta el momento.
En una tabla prometedora intuí una silueta que podía ser de una pintona, sin embargo, en el lance apareció esta otra, la cual me sorprendió gratamente. No solo por la lucha desatada, sino porque surgió del fondo de forma rauda y violenta.
El arroyo aquí discurría un poco más despejado, facilitando un poco más el lance.
Aún así, había muchos obstáculos que evitar si no queríamos desaprovechar las pocas opciones de presentación que teníamos.
Alguna más fue apareciendo, a medida que ascendíamos.
Lograr una captura en un reducido espacio, después de que el señuelo haya caído con precisión, es lo que perseguimos en estos escenarios.
Pero podemos aumentar la dificultad si nos adentramos en un afluente del arroyo. Son excelentes opciones que se suelen dejar atrás por lo complicado de moverse por sus orillas o por el propio cauce.
Las zarzas y la vegetación exhuberante pueden hacer desistir a muchos, pero nosotros nos fijamos si hay pequeñas pozas en las que una pintona pueda estar al acecho.
Y efectivamente, teníamos razón. Las picadas aquí eran más frecuentes, puesto que los peces estaban muy tranquilos con sus quehaceres. Estando donde estaban, no esperarían que algún pescador osara pasar entre tantas zarzas por hacer unos lances.
Durante el trayecto, pudimos ver gran cantidad de anuros. Supongo que todos los que pudimos ver, eran ejemplares de rana bermeja.
Volvimos al cauce principal para seguir prospectando cada rincón.
En una cuarta de agua, puede haber una trucha esperando cualquier "alimento" que caiga de los árboles.
Y eso es lo que debió pensar esta pequeña pintona.
El calor de los últimos días había acelerado la aparición de las cicutas.
Sin embargo se puede sacar oro de los estrechos pasillos que quedan entre estas plantas.
Los helechos de distintas especies, también pueden complicar mucho la tarea de efectuar los lances en las zonas más prometedoras.
Pero el pescador siempre ha de echar mano de los recursos que hay disponibles. A veces, un lance que a priori puede ser imposible, se torna cómodo si nos ayudamos de alguno de los árboles de la ribera.
Eso sí, no forzar demasiado la postura, porque podéis terminar de mala manera jejeje.
Otras veces hay que efectuar los lances desde zonas altas, ya que la configuración de las orillas no permite aventurarnos hasta el cauce.
Pero disponiendo de unos centímetros en los que poder mover nuestro engaño, ya hay opciones de captura.
Cerca de la zona en la que abandonamos el arroyo, me encontré con este roble, cuyo contorno parecía el de una persona intentando beber del río. He superpuesto una línea amarilla, paralela al contorno del árbol, para que se aprecie mejor la silueta.
Como si de un espíritu del bosque se tratara.

Al final de la jornada, ya sólo nos quedaba ir a tomar algo, para reponer las fuerzas.

24 comentarios:

  1. Que buena entrada jose,solo con ver la naturaleza ya cunde el dia y si encima hay capturas mucho mejor,menos mal que tienes buen equilibrio,je,je,je,bonitas fotos,un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas jornadas son las que más desconectan. Y encima que se hace mucha pierna, que luego viene bien para el pedrero.

      Saludos

      Eliminar
  2. Vaya parajes, noraboa por las capturas, sl2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por suerte, en nuestra tierra tenemos de esto a montones.

      Saludos

      Eliminar
  3. Precioso lugares para la pesca, muy técnicos por lo que veo y que pone a prueba la destreza del pescador. Felicidades por la capturas.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí la técnica lo es todo. Nada que ver con ríos cómodos de andar o lanzar.

      Saludos

      Eliminar
  4. Bonitas fotos y parajes, enhorabuena. Aver si un dia me estreno en rio, nunca lo probe, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias compañero. Si pruebas el río, dependiendo de la modalidad, seguro que repites.

      Saludos

      Eliminar
  5. muy guapos los sitios y vaya posturita te marcas ahí en el arbol..jejeje..enhorabuena por las capturas y un saludo Jose...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente tocayo. La posturita se hace en contadas ocasiones, pero es muy válida para salir del apuro jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  6. Menuda pasada, menudo paisaje, menudo sitio, que gozada, poder estar ahi, y estupendo relato, por cierto, ahi una leyenda que dice que la gente al intentar beber agua del rio, en las zonas donde habitaban los protectores del bosque quedaban convertidos en arboles. menos mal que no bebisteis de su agua jajajaja, la leyenda es cierta ojo, pero no se donde la lei, enhorabuena por las truchas Jose. Un abrazo meu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te apuntes a futuras salidas. Estoy seguro que terminarás por conocer lugares encantadores.
      Esa leyenda no la conozco, pero si le ocurriese a los que contaminan los ríos, tendríamos los ríos plagados de árboles jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  7. La búsqueda de nuevos escenarios para poder disfrutar de una jornada de pesca se amplia con la apertura de los ríos que están vedados, esperemos que no nos defrauden pues esta temporada no está acompañando.
    Por cierto, estas truchas tuvieron suerte de no haber caído en otras manos, en pocas palabras, "miraron o cuco¨.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que con el agua que hay en la mayoría de los ríos, estas nuevas aperturas serán claves.
      Y las truchas "miraron el cuco", y bien. Si dan con otros, hasta las del tubo iban para la cesta.

      Saludos

      Eliminar
  8. Una pasada el paraje elegido, esa postura si la haces con los dos pies me dejas acojonado ja,ja,ja!!
    Enhorabuena por la jornada, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues intentaré acojonarte Guiller jejeje. Tú dame tiermpo.

      Saludos

      Eliminar
  9. Que buenos recuerdos de niñez me traen ese tipo de escenarios de pesca...bien difíciles de pescar por cierto!
    Cuidado con la posturita...puede acabar mal...je,je,je

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo los mantengo en mi agenda porque me siguen gustando.
      Con la posturita no hay problema, que yo soy el de las alambradas jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  10. Me encantan estas entradas, son muy agradables y relajantes, casi se oye el susurro del arroyo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te gusten. Si no me hubiera quedado sin batería, habría vídeo chill out jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  11. Menudos paisajes mas bonitos y buenas capturas, esas truchas de torrente son pequeñas pero muy peleonas, enhorabuena por esa magnífica jornada.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas las truchas salvajes son altamente combativas, aunque en las zonas en las que la presencia humana es nula, su bravura es mayor.

      Saludos

      Eliminar
  12. Prezosas fotos Josiño!!
    coma sempre un prazer ler eses Relatos Paisaxísticos. Segue na línea e acabarás có alcume do "CUNQUEIRO PESCADOR" jeje ;).

    S2 dende Ferrolterra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Para terminar con el mote de "Cunqueiro pescador", me vale con ser pescador y con beberme unas "cuncas" de vino del país jejeje.

      Saludos

      Eliminar