Seguidores

domingo, 25 de mayo de 2014

Salmonazo de consolación

En esta ocasión, le tocaba a mi amigo Luis intentarlo con el salmón.
La fatalidad quiso que no se encontrase físicamente al 100%, pero el estado mental le hizo sobreponerse para ir al río e intentarlo.
La cosa pintaba bastante bien ya que había salmones y porque además tenía la posibilidad de intentarlo con el cebo.
Las primeras prospecciones fueron con la cucharilla, en zonas en las que los salmones podían estar apostados.
No se podía descartar la posibilidad de que algún salmón picara a este engaño, pues es el señuelo más utilizado en nuestras aguas.
Tras muchos minutos de resultados infructuosos, optamos por descansar y observar el río. Localizar los salmones sería vital para intentarlo con el cebo.
Al mediodía llegaba mi hermano con el equipo de cebo. Preparamos todo para que Luis lo intentara ahora con la caña larga, si bien los 10 metros de la Grauvell Scala, pondrían a prueba la espalda de mi compañero.
Antes de ir a comer, César intentaba sacar alguno de los salmones que había localizado en una tabla profunda. Uno de ellos portaba una cicatriz en el lomo, seguramente producida por alguna práctica furtiva.
Uno de los salmones era muy grande y allí se comentaba que sobrepasaba los 10 kilos de peso. Quizás por ello era el más desconfiado del grupo de cuatro salmones.
Junto a ellos también se movía algún reo de tamaño considerable, pero que en este caso no era el objetivo de los pescadores.
A la hora de comer, César nos mostró como empatar el anzuelo de la manera más segura, junto al montaje de la quisquilla. Aprendimos mucho de este pescador, ya que el interés mostrado por los que allí estábamos era máximo.

Por la tarde, localizamos tres salmones en un tramo de río accesible para pescarlo con cierta comodidad, si bien los peces no paraban quietos un minuto. Hubo que arriesgarse a pescar por la parte inferior del tronco, ya que era el lugar donde los salmones pasaban más tiempo.
En dos ocasiones el salmón metió la quisquilla en la boca, pero sin dar apenas opciones a ser clavado por parte de mi compañero. La inexperiencia y los nervios se aliaron con los peces en esta ocasión.
A pesar de todo, Luis lo intentó hasta que su cuerpo le pidió un descanso.
Finalmente no hubo premio para los pescadores que ese día se repartían el coto, pero la pesca del salmón es así.
Cuando estábamos recogiendo los bártulos, nos pusimos de charla con otros pescadores. Todos coincidíamos en la dificultad de engañar al rey del río, en las condiciones que se dieron ese día.
Poco después llegó César y nos dijo que por lo menos le quedaba "el salmón del consuelo". En ese momento sacó de su coche este salmón de madera que él mismo había hecho y que no es otra cosa que un estuche para portar un salmón, después de su captura. Ese mismo estuche llevó la temporada pasada un salmón de algo más de 10 kilos, por lo que nos pudimos hacer a la idea de lo que sería tener un ejemplar así en las manos.
Esta vez estuvimos más cerca de conseguir nuestro objetivo, pero el azar no nos premió como nos hubiera gustado.

22 comentarios:

  1. Que pena, meu, pero queda el consuelo de volver a intentarlo, paciencia y preserverancia y llegara el rey del rio. Menudos bichos estos salmones mima, no sabia que llegaran a esas tallas. Un saludo meu, haber si esta semana hacemos una salida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que este año ya no tendré oportunidad, salvo en el mar jejeje.
      Creo que estará bastante bueno para ir a hacer unos lances.

      Saludos

      Eliminar
  2. Bonita salida, que fotos y vaya entornos ...
    Menudos bicharracos, espero verte pronto con uno en las manos ¡¡
    sds

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si en breve me miras con uno en las manos, es porque lo ha sacado mi hermano. No me gusta posar con un pez que no haya pescado yo. Eso si, seguiré intentándolo.

      Saludos

      Eliminar
  3. aunque sea de madera tiene una buena eslora carallo jajajaja, sl2 y pa la proxima saldra, sl2 jose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un metro y pico de pez, que no es moco de pavo. Si sale para la próxima, lo miraréis.

      Saludos

      Eliminar
  4. Jooooo que pena de salmón que pasada, ver y no joder.. echar la caña a perder, eso decía mi abuelo, pero así es la pesca, esos salmones están muy resabiados, el año que viene seguro que das con ellos.

    Animo y un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu abuelo sí que sabía jejeje.
      Ahora es el turno de mi hermano y con un poco de suerte saldrá alguno.

      Saludos

      Eliminar
  5. es jodido pillar algún salmón y mas en esas aguas tan paradas , pero nunca se sabe , a veces pican ellos solos y otras veces no hay manera , pero hay que seguir intentándolo es la única manera de poder sacar uno . un saludo y pa la siguiente sera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues los que han salido, se han capturado en zona de aguas paradas. El tema es que cada pez es un mundo.

      Saludos

      Eliminar
  6. Bonita jornada, que paisajes mas bonitos.
    Ese de madera se parece a mi luciopalo jejejejejeje.
    Seguro pronto cogeras alguno tiene que ser un pez formidable y muy luchador ,como me gustaria poder tentarlos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es un luciopalo, pero con clase jejeje.
      Todavía queda mucho que aprender para sacar el primero, pero las ganas van en aumento.

      Saludos

      Eliminar
  7. Otra vez será Josiño, por lo menos lo intentasteis, parece el Lérez, yo voy la semana que viene, a ver si veo el salmonazo......jejeje saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente es el Lérez.
      A ver si tienes suerte y te topas con un buen pepino, porque los hay. Suerte en el intento.

      Saludos

      Eliminar
  8. También pueden ser peces pinchados o ya bastante tocados y se hacen más reacio...porque si un pez es fresco a veces con solo poner el cebo cerca de él ya va a buscarlo y lo come....de todas formas si lo ha metido en la boca es una pena que no lo clavara....vaya lucha en esas aguas viendolo....
    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mayoría eran salmones recién entrados, pero por distintas razones no "aposturan". El caso es que para el año ya estaremos con más experiencia.

      Saludos

      Eliminar
  9. Más suerte para la próxima salida...y el estuche esta conseguidísimo jajajaja,un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias compañero.
      El estuche es una chulada sin lugar a dudas. Mi hermano ya quiere hacer uno jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  10. Espero que tenga mas suerte en su próxima salida, el salmón no es nada fácil.
    Mucho de los salmones que se cogen a cebo son robados de tanto insistir pasando el cebo los por la boca, al final siempre alguno de clava, como mas deportivo es, a mosca que el salmón sube a por ella por su propio instinto, de todas maneras con el arte que sea tener uno prendido al otro lado no se paga con dinero, la fuerza que tienen es de órdago.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada día aprendemos más. Quizás en la próxima incursión, contemos con más cartas a nuestro favor.
      Ya sea a cuchara, cebo o mosca, esperemos tener prendido uno al otro lado de la línea en la próxima ocasión.

      Saludos

      Eliminar
  11. ¡Quién tuviera la suerte de capturar un salmón de 10 kilos! Aunque fuera el de madera, je, je, je...
    Un saludo y otro día será.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay quien los saca, porque tiene la posibilidad de pescarlos a menudo, donde los hay. Eso es primordial.
      El de madera, creo que es demasiado indigesto jejeje.

      Saludos

      Eliminar