Seguidores

viernes, 13 de junio de 2014

Una para empezar

Ayer el día se presentó muy caluroso. Lo peor es que José Antonio y yo nos iríamos al interior (Orense) a pescar. Pero teníamos especial interés en ir a un tramo libre sin muerte que hay en esta provincia.
Nada más llegar, directos al bar, para tomar una cervecita que nos sentó divinamente.
Con mucha tranquilidad, montamos los equipos, pues nada nos apuraba para comenzar la jornada de pesca.
 El río presentaba un buen aspecto, sin embargo no se miraron cebadas que indicaran que los peces estaban activos. A medida que avanzase la tarde, sabríamos cómo afrontar mejor la jornada.
 Mi compañero se fue río abajo, mientras que yo busqué las primeras corrientes que tenía a tiro.
Tuve un par de picadas, presumiblemente de bogas de río.
Até una Palmer de pequeño tamaño, para vez si despertaba el instinto de las pintonas.
 Sólo miré un par de cebadas hasta el momento, lo cual me preocupaba.
Las aguas estaban demasiado claras y la luz era excesiva, pero en las corrientes suelen picar las truchas sin mucho recelo.
 Y fue en una pequeña corriente donde salió esta bellísima trucha; saltarina como un reo, lo cual me ha pasado en varias ocasiones en este río. Tras una breve contemplación, al agua para seguir pescando.
 Miré que las cicutas de las orillas estaban aplastadas, lo cual me indicaba que el embalse próximo sigue turbinando a estas alturas del año. Esto hace que el comportamiento de los peces sea un tanto imprevisible, sin embargo seguiría intentándolo un poco más.
En esta tabla pude ver como una gran trucha ejecutaba un formidable salto fuera del agua.
Las aguas paradas son el escenario más difícil para la pesca con mosca, pero lo intentaría de todas formas.
Observé buenos ejemplares de fario, pero no hubo opción de engañarlas.
Al final me encontré con José Antonio junto al puente. La decisión era unánime: !!Cervecita¡¡.
Antes de cambiarnos, pudimos ver a un par de ranas en una pequeña charca junto a la carretera, que llamaron nuestra atención.
La hembra de esta pareja de anuros era de buen porte, por lo que tomé esta instantánea.
Luego la cerveza acompañada de una patatas fritas y para casa muy contentos.

10 comentarios:

  1. Que preciosidad de Trucha, que bonita es, enhorabuena, este finde voi al Tea, haber si me estreno con una trucha de rio, enhorabuena por la jornada y ummmmmm ancas de rana mmmmmm ricooooooo, jajajaja, un saludo y abrazo Jose.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Galicia tenemos una gran variedad de libreas. Cada una más bonita y particular. Ya lo comprobarás.

      Saludos

      Eliminar
  2. Preciosa la rana, que colores tiene la joiaaaaaa!! jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso quise hacerle un macro. Me encantó, pero no le di un beso jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  3. Menos da una piedra, por lo menos libraste el bolo que eso siempre alegra y además con esa preciosa fario muy guapa su librea, menudos puntos rojos!!!!!
    Saludos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me conformé con muy poco, pero la situación no era muy alentadora.

      Saludos

      Eliminar
  4. Muy bella esa trucha, enhorabuena y a ver si a la próxima con un poco de suerte, puedes engañar a esa gran trucha saltarina.

    Un saludo y hasta otra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si dejan de turbinar, el río será como antaño. Las grandes saben latín, pero alguna caerá.

      Saludos

      Eliminar
  5. Preciosa librea de esa trucha. Ya sabemos que unos dias mucho y otros nada es lo bueno que tiene la pesca. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente es así. Si planificáramos las jornadas de pesca, con las mejores condiciones, podríamos tener más acierto, o no jejeje.

      Saludos

      Eliminar