Seguidores

jueves, 5 de mayo de 2016

Primicia mundial

El 1 de mayo, día del Trabajo y de la Madre, comenzaba la temporada del salmón y del reo en Galicia.
En vista de este hecho, tocaba acercarse con Luis hasta el río Tea, como llevamos haciendo últimamente.
Tocó madrugar y con todo listo en el coche, nos fuimos hacia nuestro destino.
 Llegamos a la zona elegida y nos encontramos el panorama de otros años. Estacadas sin desmontar y en las que algunos todavía estaban con la fisga en la mano. Según tengo entendido, la temporada termina el 30 de abril, por lo que el 1 de mayo ya tienen que estar desmontadas estas estructuras.
Si queréis saber algo más de esta modalidad de pesca: La pesca de la Lamprea.
 Y es que los cables, andamios y todo tipo de estructuras que permanecen en el río, complican la vida a los que nos dedicamos a pescar con caña. Siempre existe el riesgo de perder señuelos enganchando en todo el arsenal de estacadas que todavía permanecían en el cauce del río.
 Espero enterarme bien de este tema, ya que merma las ganas de comenzar la temporada, pues no es del agrado de muchos pescadores, toparse con la gente haciendo ruido y desmontando las estacadas (los que lo hacen) a plena luz del día.
Tocaba echar mano de la paciencia y buscar aquellos lugares en los que no había obstáculos o "romería estaqueril". Lo cierto es que se me fue disipando la ilusión, a medida que avanzaba la mañana.
Llegamos a una zona que conocemos bien y me dispuse a vadear un poco, para buscar comodidad en el lance. Tras unos lances sin fortuna, percibí unas siluetas serpentiformes a cierta distancia de mi posición.
Eran lampreas, las cuales se encontraban a escasos centímetros de una estacada. Entonces rememoré una jornada pasada en la que unos pescadores de lamprea, desmontaban la estacada con parsimonia, a la vista de que había un grupo de lampreas a tiro de fisga. El sentido común me decía que si me marchaba de allí, no dudarían en fisgar aquellas lampreas, así que me mantuve en el mismo sitio hasta que se marcharon, consciente de que no iba a pescar nada con todo aquel alboroto.
Pero en esta ocasión, los dueños de la estacada aún tendrían que volver para desmontar la estructura y quizás las lampreas seguirían allí, para cuando eso ocurriese.
El caso es que aquellos peces antiquísimos "danzaban" alrededor de una piedra fija en el fondo, así que se me ocurrió una idea. Lancé mi cucharilla hasta colocarla junto a la piedra y cuando una lamprea la tapase, clavaría como si de una trucha se tratase.
Y entonces ... ¡¡ZAS!! ¡¡Una lamprea a spinning!!
El caso es que increíblemente venía prendida por la boca. La deposité en la sacadera para luego devolverla a su medio. Esta se desplazó río arriba buscando un nuevo emplazamiento.
 Pensé en la suerte que correrían las otras y me dispuse a proceder de igual manera.
Y ¡¡ZAS!! Otra lamprea que peleaba fugazmente hasta llegar a mi sacadera. La liberé y esta se descolgó hasta el pozo inferior.
Y así repetí la maniobra con la 3, 4 y 5. 
¡¡5 lampreas clavadas por la boca y liberadas hacia nuevos emplazamientos!!
Hubo una sexta que logró liberarse y que ascendió por el río hasta perderla de vista.
Ahora las lampreas ya se quedaban fuera del alcance de una posible picaresca por parte de los pescadores de las estacadas, ya que hay precedentes de estos hechos. NOTICIA.
Bromeé un rato con mi compadre, pues creo que sacar unas lampreas a spinning, era una primicia mundial, ya que nunca había leído algo al respecto.
De vuelta por la orilla, Luis y yo nos encontramos con dos pescadores que descendían río abajo. Uno de ellos había capturado una pintona de buen tamaño. La cara se me hacía conocida y resultó ser uno de los hermanos de Arturo Alonso.
Esta es la estampa que presentaba este puente sobre el río Tea. Meses atrás, con las intensas lluvias, el agua lo sobrepasó. Unos 7 metros más con respecto al día en que tomé esta instantánea.
A estas alturas de la jornada, ya estaba pensando en la tarde, pues el panorama de todas las estacadas montadas, no me agradaba ni un ápice.
Pasando al lado de alguna, pude comprobar que las ascuas de las hogueras que hacen para soportar el frío de la noche, estaban todavía incandescentes.
Y donde no había estacadas, quedaban los faroles con sus correspondientes cables de alimentación y sustentación.

Tras recoger los equipos y tomarnos un café y un chupito de licor café, Luis y yo nos fuimos a comer a Salvatierra. De esta manera, ya podríamos poner rumbo a casa de otro Luis.
En esta ocasión probaríamos otros colores de las cucharillas Mapso. Al llegar a casa de Luis, tocaba saludarlo a él y a Bullma, a la vez que le presentaba a mi compañero de pesca.
Una vez allí, me dispuse a montar algunas cucharillas con anzuelos simples, junto a otras con anzuelos triples Daiichi y una con anzuelo gamakatsu con muerte Falkus, la cual se dispone por fuera de la curva de este.
Ya en el río, las cucharillas comenzaron a hacer de las suyas. El primero en estrenarse fue Luis con esta bonita trucha, en una zona de fuerte corriente.
Poco después, yo me hice con una boga, cosa que me provocó una grata sorpresa jejeje.
Tras ponernos de charla con otros dos pescadores que aparecieron por el lugar (padre e hijo), proseguimos con la pesca. Luis, nuestro anfitrión capturó una pequeña pintona, que volvió a su medio rápidamente.
 Poco después, Luis, mi compadre, se hizo con este reo, el cual sucumbió al artificial de color cobre.
Y luego fue nuestro anfitrión, el que repitió con otro pequeño reo.
Ya sólo quedaba yo por bautizarme con un salmónido, así que a insistir en distintos puntos a lo largo del cauce del Padre Miño.
Llegué a una zona donde el sol ya se disponía a desaparecer. Fue entonces cuando el sueño comenzó a apoderarse de mi. El madrugón había sido demoledor y no había parado para echar una cabezadita, cosa que mi compañero sí había hecho.
Por ello nos fuimos a casa de Luis para tomar un café, charlar de pesca y luego poner rumbo a casa.
19 horas a pie, son muchas horas para haber estado machacando río y de tertulia, así que esta vez tocaría dormir a pierna suelta jejeje.

24 comentarios:

  1. Curiosa historia. Felicidades campeon.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Barbux. Estoy seguro que en una futura visita a Galicia, te animarías a probar las lampreas jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  2. Lampreas a spinning, pues si que no he leido nada acerca de eso en la vida en ninguna parte, una vez se nos engancho una pescando a cacea a la lubina con un raglou pero fue mera casualidad, puesto que bajaba por la corriente y se quedo enganchada en los anzuelos, lo de hacerlo a posta si que es primicia mundial...un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si al final hasta se podrán pescar ballenas a spinning con una imitación de krill y un equipo potente jejeje.

      Saludos Ricardo

      Eliminar
  3. Interesante entrada.. Curioso lo de las lampreas, e inimaginable su pesca a spining ¡¡ Enhorabuena por el record ¡¡ nunca lo hubiese pensado ... ( aunque yo pesqué un pulpo con un popper )..

    Hasta pronto ¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Un pulpo con popper!! Javier, eso sí es una pimicia mundial jejeje.
      Eso si que no lo hubiera pensado.

      Saludos

      Eliminar
  4. Vaya inicio de temporada madre mía, lo de las lampreas es para cagarte!!! bueno y bonitas las truchas que sacasteis, felicidades!!

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue un inicio atípico, Chema.
      Prefiero el arranque de otros años, si bien este no es para quejarse.

      Saludos

      Eliminar
  5. Buena opcion para cuando no hay truchas jajaja!!
    Muy curioso la
    verdad,tampoco lo habia oido.
    Tienes qie ponerle nombre a la cicharilla...
    um saludo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, pero no tiran tanto como las truchas, Guiller.
      La cucharilla la bautizaré como "cuchamprea" jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  6. Que cosas más curiosas nos cuentas Josiño, enhorabuena por esa primicia jaja Menudas palizas nos pegamos en el río pero ¿y lo bien que se descansa después?

    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mario. Es verdad que nos pegamos buenas caminatas, aunque no siempre se descansa bien jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  7. Kaixooooooooooo!

    Como molan los ríos que tenéis por esa zona, me dais envidia pescando reos buscándolos, por mi zona son capturas accidentales

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy seguro que vuestros ríos me gustarán a mí, Ander.
      Es cuestión de que son distintos y suelen llamar la atención.
      Ojalá que los reos se conviertan en capturas habituales.

      Saludos

      Eliminar
    2. Ieup!

      Los últimos años van mejorando, ya que las depuradoras hacen su trabajo, se nota que los ríos bajan mejor que nunca, pero todavía hay mucho trabajo que hacer

      Un saludo!

      Eliminar
    3. Mejor que otros años, porque seguro que cuando no había civilización, la cosa era mejor.
      Pero como bien apuntas, queda mucho por hacer. Esperemos que algún día se asemeje a lo que hubo hace años.

      Saludos

      Eliminar
  8. En primer lugar no entiendo que si empieza una temporada no se desmonte semejantes estructuras de una temporada anterior,debería haber un control sobre eso,ya que veo que entre estacadas y los focos pocos espacios dejan para pescar ya fuera de su temporada de lampreas.Al menos te "vengastes" poniendo en libertad esas lampreas a spinning.Por lo demás veo que sigues testando material de Mapso,a disfrutar con yus truchas y pintones,saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco lo entiendo Iván. Tienen su momento y después nos toca a los demás. Pero no respetan a otros, si no que buscan su inteés únicamente.
      En fin, ahora a seguir testando material.

      Saludos

      Eliminar
  9. que ben o pasas carallo, lumeeeeeeeeeeeee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que remedio Vitu, no se puede parar jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  10. Hno. de los anzuelos, Luis:
    Linda aventura que me permiten conocer lugares "tuyos". pues, que habràs descansado de lo lindo luego de la caminata pequeril.
    Desde Chavarría, Corrientes, Argentina,
    Un abrazo guaraní, y...
    Un afectuoso sapukái.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Leo. Hubo que descansar, pues la aventura fue larga jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  11. Aunque no se pesca, estar al lado de eses maravillos lugares para mi ya es suficiente, buenas capturas maquina, ya me gustaria saber pescar asi en el rio jaja, un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto Iván, es que cada vez me gustan más estos escenarios.
      Y el río es como el mar ... a base de ir, se aprende.

      Saludos

      Eliminar