Seguidores

miércoles, 21 de septiembre de 2016

A mí que me lo expliquen

Alguna vez habréis escuchado o leído "El sentido común es el menos común de los sentidos".
Y siguiendo con los dichos, alguno conocerá aquel que dice que "El Sil lleva el agua y el Miño la fama". Pues parece que hay gente que no debe conocerlo, sin embargo resulta paradójico, ya que en el lugar donde he visto lo que os expondré, ya ha ocurrido alguna catástrofe, con motivo de las crecidas del río Sil.
Como se explica en la placa de la fotografía, en 1959, una crecida del río derrumbó un puente, provocando la muerte de una persona.
El lugar donde estaba situado el puente, tiene una anchura considerable, por lo que la crecida tuvo que ser descomunal.
Me han comentado que el municipio de O Barco fue multado por colocar losas de pizarra y hormigón en el lecho de algún afluente del río Sil. Este es un arroyo que pasa por el pueblo de Viloira.
Desconozco si hay fauna ictiológica en este cauce, pero en el tramo que he visto, sin duda no mora pez alguno.
Lo que me parece raro, es que no se haya restablecido el lecho, retirando las losas y el hormigón.
Sin embargo, esta entrada va dirigida a denunciar la tala de varios árboles de tamaño considerable. Se trata de chopos negros, los cuales han sido cortados a escasos metros del río.
Por lo que pude apreciar, los troncos fueron retirados, sin embargo, las ramas las han apilado en la orilla.
Paradójicamente, hay árboles caídos, aunque vivos (como el caso de este sauce), que no han sido retirados y que presumiblemente pueden ser arrancados con la próxima crecida.
Eso sí, los chopos negros, cuyas raíces sostienen la orilla, han sido talados a conciencia.
Quedan los tocones para afianzar la tierra, hasta que otros árboles vayan alcanzando tallas similares.
Y aquí ya no se molestaron en triturar o apilar las ramas. Directamente en el suelo, para deleite de los paseantes que elijan la orilla que está situada al otro lado de O Barco.
En este tramo tuvieron la delicadeza de dejar algún ejemplar de aliso, para que parezca que no ha habido una intervención aniquiladora. Supongo que las acelgas de una huerta cercana tomarán el relevo a la hora de sujetar la tierra durante las crecidas.
Río abajo, queda algún árbol caído y seco, pero no han tenido la agudeza de retirarlo o al menos trocearlo, para que de esta manera, siga el curso de la naturaleza, en el propio río.
Siguiendo por la misma orilla, apreciamos hasta donde llegó la última crecida. Y el caso es que esta alambrada dista mucho del agua que discurre en estos momentos, lo cual nos da una idea del volumen de agua que por aquí puede llegar a pasar en invierno.
Por el medio de los árboles, se aprecian zonas de deposición de material vegetal y zonas en las que las raíces no han podido sujetar la tierra, creando socavones. Eso sí, en las zonas donde caminan los viandantes, han tenido la idea de echar algo de tierra, que quedará sin sustento para cuando llegue el invierno, con lo cual, vuelta a empezar.
Los vestigios de las crecidas siguen entre los árboles, ya que en esta orilla el bosque de ribera es bastante espeso. De tal manera, los cantos rodados y arenas se acumulan formando montículos, donde no arraigarán muchas plantas.
Sin embargo, estos montículos de arena y piedras, cuya granulometría es más fina, son aprovechadas por alguien, dado que se aprecian las roderas del vehículo utilizado para sacar parte de este material.
Incluso me encontré un punto en el que se hizo una hoguera para quemar unas ramas, al lado de una farola, y cuyo calor, se encargó de calcinar parcialmente a tres árboles lindantes.
Esta es la vista desde una pasarela que comunica ambas orillas. A simple vista se aprecia que el lado izquierdo está más cuidado. La razón es sencilla: es la más cercana al núcleo urbano.
En esta orilla el panorama pinta muy diferente, dado que el la hierba abunda en toda su extensión, los tocones han sido cortados a modo de asiento, hay árboles plantados para ir reemplazando los talados, etc., para felicidad de los paseantes, aún cuando en la otra orilla, también hay una senda.

Conclusión: Si no se va a hacer un trabajo, pensando a largo plazo ... ¿Por qué se permite este tipo de actuaciones?
Desconozco si se han tomado cartas en el asunto, sancionando a los autores de la tala de árboles. Lo que creo oportuno es restaurar los árboles lo antes posible, plantando árboles nuevos de las mismas especies. Esto ayudará a contener las crecidas, evitando la erosión de la orilla.

14 comentarios:

  1. Lo de las actuaciones en los cauces en este país es de traca. No solo en Galicia, aquí están obsesionados en convertir todos los ríos en canales con la idea de impedir desbordamientos y daños con las crecidas, cuando es al revés, están consiguiendo velocidades del agua brutales, que con crecidas fuera de la media (esas que se dan cada 10-15-20 años) sean el doble de debastadoras.

    Caso a parte es el mantenimiento de la vegetación de ribera, que desde luego hay que hacerlo, sobre todo encaminado a eliminar material muerto que pueda ser arrastrado por el río. Pero lo que no se puede hacer es cortar y dejarlo ahí para que en febrero esté en los ojos del siguiente puente...

    En fin, que en la administración vuelve a dar la sensación que no saben ni para quién vendimian, como se dice por aquí.

    Un saludo Josiño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdades como templos, Mario.
      Y digo yo que algunas de estas actuaciones son valoradas por "técnicos".
      Aunque a veces dichas actuaciones no tienen pies ni cabeza.
      Espero que las orillas no se desmoronen este invierno.

      Saludos

      Eliminar
  2. Y quienes son los tecnicos? me pregunto yo. Si lo indignante de actuaciones como esta es que deberian estar supervisadas por la Confederacion Hidrografica Miño- Sil .Donde estan esos responsables?, quizas luciendo palmito con los politicos de turno que estamos en campaña no vaya a ser que le muevan de la silla.
    En cambio estos mismos dias estoy observando una actuacion sobre el margen izquierdo del rio Miño a su paso por Ourense entre el embalse de Velle y el Parque Miño que si se ajusta a lo que debe ser una actuacion correcta y medida ,al menos a mi me lo parece pues se estan retirando arboles muertos ademas de especies invasoras como las mimosas dejando arboles propios como sauces , alisos ,chopos y alamos contados de buen porte. Ademas recogiendo toda las ramas procedentes de la tala y limpieza pasandolas por un Biotriturador .¿Porque en O Barco no y en Ourense capital si?, ahí dejo la pregunta. Seran distintas actuaciones?
    Un saludo Josiño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate la casualidad Pepe, que pasando por Ourense he visto desde el coche lo que ahora mencionas. Es curioso la vara de medir según ayuntamientos, comarcas, etc.
      Pues será que no hay técnicos para gestionar tantas actuaciones que están llevando a cabo, no sé si por las elecciones o porque estamos más cerca del invierno.
      En fin, que tenemos actuaciones acertadas y otras desarcetadas en toda regla.

      Saludos

      Eliminar
  3. ¿Explicaciones de responsables públicos? ¡Ojú! pides mucho Jose. Sería más fácil que llueva café en el campo, como dice la canción de Juan Luis Guerra, que las ranas se afeiten o que yo coja un robalo de 6 kilopondios, esto último es infinitamente más difícil que las anteriores; las posibilidades las he puesto en orden de dificultad. jajaja.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es tan difícil, José Manuel. Un avión cargado de café pierde su carga en pleno vuelo, con lo cual puede llover café en el campo. Si buscas en Google, Trichobatrachus robustus, verás que esa rana se puede afeitar. Así que ya sólo queda que te vengas a Galicia a por tu robalo y de paso que me expliquen esta actuación en la ribera del río jejeje.

      Saludos y a por ese robalo.

      Eliminar
    2. ¡Ostia con la Brutus robustus! El nombre le viene al pelo, ja. Pero que sepa manejarse con la Gillete ya son otros lópez...
      ¡Cago en dié, Jose! Le buscas solución a to. Si fundas un partido, te voto.

      Eliminar
    3. ¿No conoces la escuela de entrenamiento de ranas, en Kentucky?
      Ufff. En fin, que si fundo un partido, lo hago en hierro líquido, que así se funde rápido jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  4. Cada vez que metemos mano en la naturaleza es para cagarla, malditos humanos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que hay gente que lucha por la naturaleza, Guiller.
      El caso es que hay muchas actuaciones acertadas, también.

      Saludos

      Eliminar
  5. Es una vergüenza. Aquí pasa lo mismo quitan lo que no tienen que quitar y luego vas andando por el río y no te encuentras más que basura...
    Menuda gestión el entorno.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. España es ejemplo de barbaridades, Txatxangorri.
      Y así nos va. A la cola en cantidad de cosas.

      Saludos

      Eliminar
  6. El ecologismo y las buenas prácticas no son acciones que en este país las tengan en mente.El lamentable la cantidad de salvajadas que se han echo como desviar cauces de río que a la primera crecida vuelve a lugar arriándolo todo.Buena denuncia Jose un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto Iván. Quizás no hubo un plan de concienciación, para que la gente denunciase hechos así e hiciese fuerza para que se repusiera el daño creado.

      Saludos

      Eliminar