Seguidores

jueves, 1 de diciembre de 2016

Captura alucinante

Se termina el Black Friday y llegan las 5:00 am. Desayuno un tanto apurado, pues tengo una hora de viaje por delante.
Me acompaña una niebla espesa durante todo el trayecto, lo cual me hace ser precavido.
 Al llegar a casa de Luis, todavía de noche, me encuentro a Bullma preparada con su linterna en el cuello, para saber en todo momento su posición, ya que en esta ocasión nos desplazaríamos caminando, hasta el lugar elegido.
Resultó muy cómico ver una luz entre la maleza del monte, subiendo, bajando, a un lado y para el otro jejeje. Como si de un motorista kamikaze se tratara. Y es que cuando Bullma percibe el rastro de un corzo o jabalí, para allá se va toda contenta.
 El frío viento del norte nos dio la bienvenida a pie de río, con las primeras luces del alba.
No se movía pez alguno, si bien esto podía cambiar en cualquier momento.
La ligereza del montaje me provocó algún que otro lío, por lo que estuve media mañana un tanto "liado" jejeje.
Luis fue prospectando distintas zonas, hasta que su caña comenzó a arquease violentamente.
 Había clavado lo que a priori podía ser un salmón. El pez saltó repetidas veces y ponía a prueba la pericia de mi compañero. Luis se las arregló para ir sometiendo a su oponente, y cuando lo divisé a escasos metros, pude comprobar que se trataba de un salmón.
 El ávido pez se descolgó por la corriente y Luis tuvo que seguirlo río abajo. El 0.16 mm parecía muy débil para semejante oponente, sin embargo, en colaboración con la caña y el buen hacer del pescador, resultaba suficiente.
Tras unos minutos de brava lucha, el pez se entregó a mi compañero, sabedor de que su oponente había sido mejor en la contienda.
Lo observamos con admiración, mientras se le extraía la ninfa de la boca. Una operación sencilla, gracias al anzuelo sin muerte.
 Tan sólo quedaba aguardar a que se recuperase un poco. Y lo hizo rápidamente, pues cuando dejó de sentir el contacto de las manos del pescador, se alejó alegre por recuperar su libertad.
Todo era júbilo tras esta magnífica captura. A pesar de haber tenido varios salmones delante, nunca había tenido la oportunidad de verlo en directo, y menos con un equipo que inicialmente consideraría inadecuado. ¡¡INCREÍBLE!!
 Prosiguió Luis con la pesca, pues todavía quedaba mucha mañana por delante.
Bullma bostezaba, pues el madrugón había sido soberbio y apenas había dormido, según me había contado su dueño. A pesar de ello, siempre pemanecía atenta a su inseparable compañero.
 Y mientras el río le permitía seguir los pasos de su amigo, esta allá se iba.
Y le trajo buena fortuna a Luis, pues clavó un par de truchas, mientras yo comía plácidamente un bocadillo. Y es que para mí la pesca también es observar a otros pescadores, de manera que pueda aprender algo nuevo.
La buena de Bullma no resistió más, y a media mañana se rindió al Morfeo perruno.
El musgo mullido que tapizaba las rocas, le resultó  perfecto para su siesta mañanera, con el murmullo de las aguas y los pájaros como melodía de fondo.
La dejamos descansar un ratito y a continuación, abandonamos el río para cambiar de lugar.
De camino al nuevo emplazamiento, hablamos con algunos vecinos del lugar. Siempre es grato hacer un alto en el camino y conocer a las gentes que habitan en las zonas que escogemos para practicar nuestro deporte.
En la zona elegida nos encontramos con un caudal bajo, lo cual generaba amplias corrientes, si bien quedaban pequeñas zonas en las que poder ofrecer nuestros engaños.
Bullma siempre atenta a su compañero, recorría las orillas de un lado para otro, ya que no es muy aficionada a estar quieta mucho tiempo.
Luis consiguió engañar a otra trucha, poco antes de marcharnos. Fue un justo premio a la constancia y el buen hacer. Por el contrario, yo me fui quedando en un mero expectador, ya que poder presenciar la captura del salmón había sido mi premio en esta jornada.
Una vez llegamos a casa, la caminata de vuelta, sumada al resto del día, hizo que Bullma se acostase en su mecedora, no queriendo saber nada más de nosotros jejeje.
Después de arroparla, nos pusimos a montar unas ninfas para la próxima aventura.

18 comentarios:

  1. bonita captura, pero aun se puede pescar en el Miño a estas alturas aunque sea sin muerte? creo que no compañero...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Celso.
      Pues mira: mújol, lubina, black bass, tenca, barbo, carpa y cacho, se pueden pescar todo el año.
      En cuanto a artificiales, se permite la mosca y los vinilos. Cucharilla no, por ejemplo. En cuanto a cebos naturales, lo desconozco porque no vamos con este tipo de engaños.
      Y por supuesto, pescando cualquiera de las especies anteriores, pueden picar truchas, reos, salmones, etc. que lógicamente hay que liberar, por estar en veda.

      Saludos

      Eliminar
  2. Bonita jornada ¡¡ Que gozada un salmón precioso con ese equipo ... Que colores.. lo mismo la trucha ...
    Casi apetece el agua dulce, lo cual no es raro , si bien no a todos nos encanta ...

    ssdddss cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javier. A ve si el próximo año tengo la suerte de cara, y me toca a mí.

      Saludos

      Eliminar
  3. Preciosa trucha!!!! que bonita!!! las fotos preciosas josiño!!!

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Chema, aunque me quedo con el salmón jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  4. Grande Josiño, jornada increible, haber cuando puedo disfrutar de una jornda como esa, dias asi, el sueño o las camintas ya son lo de menos, me alegro disfrutarais los dos.

    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendrás que apuntarte a un bombardeo Esteban.
      El sueño y las caminatas vienen de serie jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  5. Kaixo!
    Preciosidad de salmon el del compi!!!! Yo quiero una bulma quw me acompañe cada vez que voy al rio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta su librea nupcial, Ander.
      Lo de la Bullma, tienes que estudiarlo. Sin duda es un privilegio.

      Saludos

      Eliminar
  6. Buena jornada y precioso salmón, aunque lo que más me ha gustado de tu relato ha sido la descripción del comportamiento de la mascota de tu amigo. Es que a mí la actitud y fidelidad de estos animales siempre me ha maravillado. Por eso no recuerdo un momento de mi vida sin que en mi casa haya habido un compañero canino, cosa que a día de hoy sigue igual.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los perros son la representación viviente de la fidelidad, Josan.
      En mi casa siempre hubo perros y gatos jejeje. Aunque un gato que acompañe a pescar .... No sé yo.

      Saludos

      Eliminar
  7. Buenas Josiño!!Muy bonito ese salmonaco y la perrita ni te cuento.
    Menuda pelea tuvo que dar....
    La trucha una librea preciosa!
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El salmón no era de los de récord, pero es un salmón, al fin y al cabo, Txatxangorri. Y de la perrita no hay nada que añadir jejeje.
      La pelea del salmón fue una pasada y la trucha también dio guerra.

      Saludos

      Eliminar
  8. Que buen salmón Jose no digo más y bullma la compañia que os da en cada salida,la echaréis de menos cuando no vaya,y como siempre respetando la veda,un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Iván.
      Cuando Bullma no nos acompañe, habrás que sopesar si ir o quedarse en casa jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  9. Olá Josino!
    Esta não é a minha pesca, mas fico maravilhado com as bonitas fotos da Natureza que aqui tens :) parabéns...
    Saude e força aí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moitas grazas Pedro. Se algunha vez tes a posibilidade de tentalo ... !adiante¡

      Saúdos

      Eliminar