Seguidores

viernes, 27 de abril de 2018

Tarugos de primavera

Tenía día libre, así que quedé con Luis y Bulma para ir a tentar a las truchas. Nada más llegar al punto de encuentro, Bulma me recibió muy eufórica, pues ya llevábamos tiempo sin vernos.
 Por ser jueves, nos acercamos a un tramo de río cercano, para pescar sin muerte. Yo me dediqué a sacar fotos, mientras Bulma observaba como su inseparable compañero, iba tanteando el río.
 La mala fortuna hizo que su caña se rompiera en el tramo del puntero.
Hicimos las gestiones para saber cuánto costaría el tramo en cuestión, pues la caña le costó más de 600 €. El tramo puesto en casa, son 200 €, o lo que es lo mismo ... 200 € por un traspiés en el río.
Tras digerir un poco este hecho, nos fuimos a tantear otras posibilidades de pesca.
 Yo, además del equipo para la trucha, llevaba mi equipo de rockfishing y algunos vinilos.
Acerté de pleno, porque pude ver algunos basses de buen porte, arrimados por la orilla.
 Los primeros que saqué eran de escaso porte, pero después ya fui divisando otros mucho mayores.
La diversión estaba servida. La caña se arqueaba violentamente, cada vez que clavaba algunos de estos centrárquidos.
 !!Qué manera de sacar hilo y de curvar la caña¡¡
Cuando buscaba con detenimiento, podía ver a algún black bass de los gordos. Luego le ofrecía una lombriz de vinilo ... y en muchos casos, estos picaban.
 Algunos estaban rabiosos, ya que saltaban muchas veces, para librarse del anzuelo.
 Cuando ya había sacado varios grandes, la actividad cesó. Opté por utilizar otro vinilo con un jig, el cual me brindó varias picadas de ejemplares enormes, que se soltaron. Al observar el jig, me di cuenta de que la punta del anzuelo no sobresalía demasiado. 
Volví a poner una lombriz, y las clavadas regresaron.
 Luis me avisaba que había llegado la hora de comer, aunque yo estaba más centrado en la pesca.
Mi cerebro le decía a mi estómago, que no se alarmase ... y así fue, jejeje.
 Cambiamos de zona para dar un descanso a esta, sin embargo no divisamos pez alguno.
Por ello, volvimos sobre nuestros pasos, para volver al ataque.
Nuevamente, peces de buen tamaño, se unieron a la fiesta.
 Y otros más discretos, que también eran muy divertidos. Lo cierto es que saqué muchísimos pequeños, entre tocho y tocho.
 Un lance magistral bajo unos obstáculos, me brindó este bello ejemplar.
Cuando miro el reloj, este marca las 4:55 pm.
Es hora de ¿¿Comer??
 Hacemos una parada para beber en una fuente. Aquí, Bulma se entretiene con un gato, que desde la seguridad de su atalaya, se mostraba poco amigable jejeje.
 Después de comer, nos vamos a casa de Luis, para coger un equipo de spinning.
La tarde comienza bastante bien, aunque sólo divisamos algunos peces de menor tamaño que los anteriores.
 Las lombrices se vuelven a revelar como las mejores aliadas para esta situación.
 Opté por un montaje wacky, cuando la actividad cesó. Lo cierto es que fue un acierto, ya que saqué otro bonito ejemplar, que puso al límite mi equipo jejeje.
En uno de los cambios de zona, Luis tuvo otro traspiés, que le ocasionó una buena herida en un brazo.
Quizás era un buen momento para marcharse, por lo que no insistimos mucho más.
Ahora toca organizar otra nueva expedición, a las truchas.

18 comentarios:

  1. Preciosos peces. Has tenido que pasar una jornada increíble. Las cañas de mosca... yo tambien pesco con cañas de competición y la verdad es que solo pensar en partir un tramo te dan escalofríos. Cosas de la pesca. Enhorabuena por las capturas!! Ya me dirás porque tiene buena pinta el sitio para intentarlo a mosca y, además, ahora es un buen momento.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Óscar. Esta es una caña de pesca al toc. Hecha para Luis. Fue una faena, aunque habrá solución.
      Yo también voy a animarme a sacar basses gordos a mosca.

      Saludos

      Eliminar
  2. vaya no solo sol si no tambien bonitos black basses.No se ahi pero por aqui ya empiezan a orillarse para el desove.Esto hace que se concentren en ciertas zonas y se hagan muy agresivos.saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tiempo dió una tregua, Alberto. Y por ello hemos tentado a estos peces, ya que la jornada de truchas se truncó.
      Tomo nota de tu apunte.

      Saludos

      Eliminar
  3. Olá Josiño!
    Mais um bonito relato de pesca em agua doce :)
    Entre canas partidas e feridas no final tudo acabou sem grandes acidentes e é o que interessa :)
    Saúde e força aí....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pois sí, Pedro.
      Foi unha xornada entretida con peixes.
      Agora a repoñer o dano.

      Saúdos

      Eliminar
  4. Últimamente antes de ir a pescar contigo hay que invocar la protección divina...
    A Bulma en vez de eufórica más bien se le ve muy recelosa... Ja,ja.
    Cuando he visto la foto del gato antes de leer el comentario, he dicho: ¡Ya está, ya lo enganchó también!
    Aviso a navegantes: Que a la nueva expedición que está organizando a la truchas aquí el amigo cazador de “Tarugos”, os coja confesaos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Manuel, ya verás cómo va a ir ataviado mi tocayo, de ahora en adelante jejeje.
      Y yo no soy culpable de nada. A mí que me registren jejeje.

      Saludos

      Eliminar
    2. Si, hombre, con el yelmo de Mambrino jejeje.
      Eso es una exageración, en toda regla jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  5. Que divertidos y abundantes basses ¡ Enhorabuena ¡¡ Pero a tus acompañantes les ronda el infortunio ¡
    ssddss

    ResponderEliminar
  6. Menudos basses Josiño sí señor, cuando el día pinta así es normal retrasar la comida jeje Que mala suerte lo de la caña, yo ya me he cargado un par de puntales, no de una caña de 600€ pero aun así jode bastante...

    Saludos y suerte con las truchas que por aquí está jodida la cosa todavía.

    ResponderEliminar
  7. Buenos bocazas!!!!! Si os poneis Cedeira y tu pinchais todos lis basses gallehos 😂😂😂😂

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ander. A veces coincide bien la cosa y se triunfa jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  8. Un día estupendo por lo que veo, últimamente me llama mucho la atención la pesca del Black bass. El equipo y señuelos los tengo... solo me falta arrancar a decidirme a ir. Con entradas así también te digo que entran...si cabe...aún más ganas. Un abrazo Josiño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es una especie adictiva, Pablo. Especialmente cuando es a pez visto.

      Saludos

      Eliminar
  9. Yo me enteré ayer de que había black basses en Galicia y veo esto y... si no estuviera estudiando iría ahora mismo hacia allí...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendrás muchos días Carlos. Sólo espera que lleguen las vacaciones.

      Saludos

      Eliminar