Seguidores

domingo, 20 de julio de 2008

El broche de oro

Este sábado acudí con dos compañeros argentinos al embalse que se está convirtiendo en el habitual lugar de encuentro para la pesca del bass.
Bajo un sol abrasador me reuní con Miguel y comenzamos a pescar mientras esperábamos por Diego.
Varias capturas de pequeño tamaño fueron saliendo y volviendo al agua. En cuanto llegó Diego, comenzamos a tentar a los grandes ejemplares, sin mucho éxito.
Cuando acudí para desenganchar un vinilo, un enorme bass pasó detrás de mí.Al llegar a una zona que yo suelo pescar con bastante éxito, comenzó el espectáculo.
Diego desde la orilla, Miguel y yo metidos hasta la cintura, comenzamos a sacar basses en tal cantidad, que en algunos momentos los tres disfrutábamos cobrando piezas al mismo tiempo.Diferentes montajes y señuelos, nos iban aportando capturas a los tres. Un pescador que andaba por la zona se marchó algo enfadado ( por una expresión que pronunció en voz alta), tras observar que nosotros teníamos un éxito notable y devolvíamos las piezas al agua, mientras que él portaba dos pequeñines en una bolsa y realizaba infructuosos lances.Después de perder la cuenta de los peces que habíamos devuelto, decidimos hacer algo atípico, que había sugerido al inicio de la jornada. Volver sobre nuestros pasos mientras el sol comenzaba su descenso.Las sombras ya se iban apoderando de la superficie del agua, el calor comenzaba a remitir mientras una suave brisa mecía los alisos. Y seguían saliendo los basses. Íbamos comentando lo que habíamos mejorado nuestra técnica a la hora de afrontar las jornadas en busca de los basses.
Diego se adelantó un poco, mientras Miguel y yo intentábamos unos lances bajo las ramas. Diego gritó: ¡¡VENGAN ACÁ!!
Como pude salí de mi emplazamiento para acudir a la llamada. La curvatura de la caña era indicativo de una buena pieza.
Diego exclamó: ¡¡Déjenme disfrutarlo, si se suelta no pasa nada!!
La caña se quebró bajo la presión pero el bass ya estaba en tierra.Esta era la culminación a una jornada memorable. La alegría y el júbilo envolvían el dulce momento. Las felicitaciones pertinentes, las fotos y la puesta en libertad del ejemplar llegaron a continuación. Ya de camino nos lamentábamos de que Javi no pudiera estar con nosotros, pero sin duda habrá más jornadas tras los ejemplares más grandes que aún quedan por la zona.La nota negativa fue la rotura de la caña de Diego. Ojalá que tengamos la oportunidad de quebrar nuestras cañas con uno de estos bichos al otro lado de nuestra línea.

11 comentarios:

  1. joe tio, asi da gusto! Pero cuantos basses pillasteis?

    El otro dia me fui al River Blarney (al lado de Blarney Castle, Cork). Joe, me hinche a pillar truchas, todas ellas pequeñas, eso si.... pero da gusto! Tengo que poner la entrada en el blog!

    ResponderEliminar
  2. Felicidadessss por esa captura, veo que la bassmania se a apoderado de todos jijijijij lo que se siente al tener un buen pez al otro lado no se puede explicar, esos saltos y ese acojonamiento de no saber si lo vas a sacar o se soltara en una de esas cabriolas.....joder, lo que si he notado en el bass es que aunque siendo un buen pez no tiene la boca demasiado grande con respecto al cuerpo, ¿que suelen comer por alli?....
    enhorabuena de nuevo y ha seguir practicando C & S dando ejemplo.
    saludos a todos.

    ResponderEliminar
  3. ahhhhh por cierto porlo de la caña no os preocupeis es una magnifica excusa para pillarse una nueva jejejejejje....

    ResponderEliminar
  4. Pues sin miedo a equivocarme, debimos rondar la veintena de basses por barba, si bien el último vale por dos.
    Javi, la bassmanía es una locura. Estamos aprendiendo un montón de nuestros fallos y aciertos.
    Aquí se zampan cangrejos, ranas algún que otro alevín y mucho insecto alado (libélulas en mayor número).
    Y el captura y suelta por encima de todo.

    ResponderEliminar
  5. Ostras... ese ya es de los buenos. ¡¡¡¡ENHORABUENAAAA!!!!!
    Qué buen bicho.
    Esas capturas te cargan las pilas por mucho tiempo. Hay que superarla. Seguro que hay muchoas tarugos de esos esperando en ese embalse a ser pillados.
    Lo de la caña... Yo la pondría enmarcada junto a la foto del pez...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. menuda jornada jose!!! lo pasariais de miedo!!!

    y pedazo bicho para terminar!! lo de la caña es una pena, pero siempre es mejor romperla con un pez q no contra un pilar de hormigon.....jejeje duelen más el puñado de euros! o no?? jaja

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Xa sabes que es benvido por esta Costa da Morte. Avisa e eu digoche donde botar o amocelo

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno el relato de la jornada de pesca Jose, y si, es cierto, mejor romper la caña con un Bass que contra un arbol, eso fue para q nunca me olvide de esa captura, ahora a intentar romper el recor personal, saludos a todos..por cierto, ya me pille el vadeador,...(manguruyu)

    ResponderEliminar
  9. Buenas !

    Magnificos relatos !

    Te invito a que te pases por www.apiederio.com , es una nueva web donde buscamos la esencia del pescador por encima de especies, tecnicas, etc...

    Pasate por ahí, y si quieres agregame al msn: soldieer@hotmail.com

    Saludos !

    ResponderEliminar
  10. jeje, te has enganchado, bien bien, al esto del bass ,, ehhhh!!'?

    Muy buenos basses y pedazo de entrada.


    Saludos!

    ResponderEliminar
  11. ¡Impresionante día! Vale la pena caminar con calor y pescar de esa manera.

    Que raro, un argentino que se llame Diego... JAJAJA. Todos tenemos un amigo llamado Diego por acá.

    Creo que todo los pescadores desean romper la caña con un monstruo.

    Saludos.

    ResponderEliminar