Seguidores

domingo, 10 de enero de 2010

La primera del año

Hoy por fin me decidí a ir de pesca para estrenar el nuevo año. Había que probar material nuevo y dos compañeros de Vigospinning iban a asistir, a pesar de las bajas temperaturas que íbamos a tener.
A las 8:00 am ya estábamos en el punto de encuentro y desde allí nos fuimos al lugar elegido. La marea no había subido lo suficiente como para comenzar allí, así que tocó moverse.
Al poco de comenzar, Juan tuvo sendas picadas en su señuelo, pero ninguna se materializó en una captura.
La cosa empezaba bien, pero las manos acusaban el viento frío que soplaba del norte. Por suerte estrené unos guantes que me ayudaron a soportar mejor las inclemencias climatológicas.Más tarde tuve una picada, pero sin premio. Marcos miró una lubina que atacaba a algo en superficie, pero no hizo caso a su paseante.
La marea iba cubriendo canales, pozos, etc pero la actividad cesó por completo.Nos encontramos con otro spinner de mar, pero no parecía haber capturado nada. Proseguimos hacia el sur, lanzando y caminando. Había que moverse, pues el frío arreciaba por momentos.
Las zonas expuestas al viento se tornaban insoportables, pero el mar estaba algo más movido que en las resguardadas.Tocaba retirada momentánea para tomar algo caliente. A pesar de ir bien abrigado, se notaba el frío en el cuerpo.
La lluvia hizo acto de presencia y lo último que queríamos era mojarnos.La caña Shimano Game AR-C, había demostrado grandes maneras en esta primera parte de la jornada. Me ha gustado mucho la facilidad de lance y su sensibilidad. Este año, Papá Noel se ha portado.
Nos fuimos a un bar cercano y nos tomamos unos cafés. En plena conversación observamos a través de la puerta, como los primeros copos de nieve hacían acto de presencia. ¡¡Estába nevando al nivel del mar!!
Durante un rato estuvimos evitando salir del bar, pero cuando la nieve cesó, emprendimos el rumbo hacia un nuevo destino.El faro de cabo Silleiro era testigo de nuestros esfuerzos por capturar alguna lubina. La reina no hacía acto de presencia, pero lo intentaríamos durante un buen rato.
Divisamos a algunos buzos por las inmediaciones del lugar, pero aún así continuamos pescando.Llegamos a la playa de cristales y avistamos a dos pescadores que lo intentaban a fondo. Comenzamos a lanzar nuestros artificiales con la esperanza de que alguna lubina se clavase en los anzuelos, aunque sólo fuera por compasión, ya que el frío ahora había aumentado. Las partes metálicas del portacarretes "quemaban" a la vez que hacían lenta la circulación sanguínea.La anécdota de la jornada la protagonizó Juan, ya que una gaviota reidora se abalanzó sobre su paseante.
Por suerte lo liberó, porque pensar en como una gaviota podía hacerle perder un señuelo tan caro, nos provocó unas buenas carcajadas.Tocaba retirada, y los cañones que están situados en la ladera de la montaña nos "escoltaban" de regreso a los coches.
Camuflados entre la orografía, estos vestigios nos hablan de la importancia estratégica de la zona.Desde la distancia advertimos que uno de los buzos alzaba un bonito ejemplar de congrio.
Por lo menos alguien había tenido más suerte que nosotros en este día tan desapacible.De izquierda a derecha: Juan, Marcos y yo.
Los tres valientes que desafiamos al frío en esta ocasión.
Aunque no lo parezca, estábamos diciendo: Pa-ta-ta.

12 comentarios:

  1. Que valor teneis! Yo creo que si viviera por vuestra zona no pescaba más de 10 veces al año.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que todo lo contrario. Aunque llevamos bastantes bolos, la lubina requiere constancia, pero lo mejor es que siempre hay alguna sorpresa esperando en esta costa mágica.
    De todos modos, en el Mediterráneo teneis un abanico de especies, difícilmente igualable.
    Saludos Antonio.

    ResponderEliminar
  3. te juro que no entiendo como haceis para ir a pescar con este peaaaaaaazo de frio que esta haciendo! Aqui nos estamos congelando, tengo las pelotillas que no ve llegan a mas adentro. Si rozo el sedal con la mano, me la corto...

    Aun asi, ole vuestros huevos! :D Eso si me queda claro, lo disfrutasteis de puta madre!

    Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  4. Valientes!!!
    La afición pesa más que el calor del hogar!! Ademas el frío con buena conversación y buenos amigos parece ser menos intenso.

    Estupendo reportaje.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Lo vuestro ya es grave.....no hay que os pare.
    Como siempre unas preciosas fotos de esa costa . Se mereció alguna captura, pero bueno, con las ganas que le poneis, seguro que pronto llegará la primera del año.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Alex. he de confesar que ese día casi me cago con el frío, literalmente hablando. A pesar del vadeador, el frío entraba hasta la médula del hueso.
    Gaizka, que nosotros también somos chicos del norte.Eso sí, la parada nos vino muy bien, sino estaríais leyendo mi esquela.
    Barbux, claro que mereció alguna captura. Por poco nos tienen que amputar algún dedo.
    Pero ahora, desde casa y calentito diré que mereció la pena.
    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Pero que frio che! Soy de los fervientes creyentes de que el frio se pasa mejor con el amigo escoces (guisqui).

    Cosa rara la playa de los cristales.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  8. El frío mejor con un chocolate caliente, que luego anda uno que se cae, jejejeje
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. a valientes nadie os gana eso es seguro Jose, teniais que haber tenido un premio pues no es para menos en una jornada asi como la que nos narras, (aunque alguno toco pluma en vez de escama jijiji), seguro que en la proxima teneis mas suerte y sale alguna buena lubina, saludos.

    ResponderEliminar
  10. La suerte a veces no acompaña aunque se hagan algunos sacrificios.
    Pero basta con poder volver para poder contarlo. Esa es la mayor recompensa.
    Un saludo quillooooo.

    ResponderEliminar
  11. Holaaaaaaaaaaaaa¡¡¡ ¿Qué pasa Josiño?
    Pues mira, aquí poniéndome al día en tu blog. He estado en dique seco demasiado tiempo por infinidad de motivos. La cosa es que aquí estamos otra vez y ya tenía ganas de ver como iban las cosas por Galicia. No me puedo imaginar el frío que tendreis que pasar en jornadas como esta. Si hace aquí abajo, por allí...
    Pues sólo deseo que todo te valla fenomenal y que necesito tiempo para ponerme al día con tus entradas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Hombre Luis, qué alegría.
    Espero que no haya sido nada preocupante.
    Tómate tiempo para ver las entradas y dile a Carmen que hay unas fotos de las perras de mi hermano.
    Espero tus aventuras.
    Un saludo compañero.

    ResponderEliminar