Seguidores

sábado, 23 de enero de 2010

La armada "vencible"

Es típico entre los pescadores poner una excusa a una mala jornada de pesca. Pues bien, no sé si fue por los buzos, por los cormoranes, por los pescadores extranjeros o porque no había pescado, pero esta mañana hemos tenido un bolo terrible. Y digo "hemos" porque asistimos unos cuantos.De derecha a izquierda: El tremendo bolo, Juan, Víctor, Jesús, Miguel (en la arena), Diego, Javier y yo.Nada más llegar a playa nos encontramos con un delfín muerto. Es la primera vez que contemplo el cuerpo sin vida de uno de estos magníficos animales.
No sé a qué se ha debido su muerte, pero sospecho que la mano del hombre está implicada de alguna manera.En el primer emplazamiento no estuvimos mucho tiempo ya que el mar de fondo generaba unas olas que golpeaban con violencia contra las rocas.
Las recomendaciones del más veterano del grupo nos indicaban que habíamos de ser cautos y por ello pusimos rumbo a otra zona menos peligrosa.En el nuevo puesto de pesca teníamos muchas zonas donde elegir y Jesús fue el primero en clavar una lubina de pequeño tamaño.
A nuestro alrededor podíamos divisar las boyas de algunos buzos que estaban pescando por la zona. Nada bueno para nuestros intereses.Víctor tuvo una picada en su paseante y otro pez hizo lo mismo con mi sasuke, pero ninguna terminó en captura.
Insistimos en la zona mientras otros compañeros optaban por practicar una pesca más dinámica.
La marea ya había comenzado su descenso y por momentos el mar comenzó a mostrarse más severo con el puñado de osados pescadores que habían acudido a sus dominios para arrevatarle a alguno de sus preciados tesoros.Ante este panorama, lo mejor es disfrutar del espectáculo desde un lugar seguro.
En estos casos se suele decir que "Uno va a pescar cuando puede y no cuando quiere".
Y en este caso se daba la casualidad de que el mar no estaba por la labor.Para más inri, llegaban nuevos buzos a la zona. El caso es que uno piensa: "Lo bueno de la pesca no es sacar peces, sino disfrutar mientras lo intentamos".
Pero en situaciones así, también hay cabida para el desánimo.
Concluimos la primera parte de la jornada despidiendo a Juan, Víctor y Diego.Tocaba reponer fuerzas, y en eso somos unos expertos. Rechazamos tomar la tapa de pulpo en un bar, así que nos fuimos de compras, para después comer a pie de playa.
Sin duda, este paréntesis nos dio mucho juego ya que nos reímos de lo lindo contando anécdotas.Por la tarde asistí en calidad de observador, ya que no llevé la caña para la pesca del sargo.
El mar tenía muy buenas trazas antes de la comida, y ahora también era válido para sacar a alguno de estos espáridos.De hecho, en la distancia pude comprobar que uno de los buzos salía con unos cuantos sargos a cuestas. Por lo menos me alegraba de que alguien hubiera tocado escama, sólo que en esta modalidad de pesca, el "captura y suelta" no es posible.Hubo que probar y andar un poco hasta dar con la postura más aceptable. En los anteriores lugares, la boya no se mantenía en la zona de pesca el tiempo suficiente para dar un pez o se precipitaba sobre las colonias de mejillones al ser arrastrada por las olas.El hecho de que en muchos de los lances el anzuelo volviese vacío, era indicativo de que algunos peces estaban comiendo. Ahora sólo quedaba descubrir de qué se trataba.
En primer lugar pensé en las bogas, pero no se podía descartar al sargo o a alguno de los muchos peces de roca que habitan en estas aguas.
Pero los primeros peces que salieron del agua, fueron las bogas. Jesús y Miguel fueron los afortunados.
Cuando la lluvia hizo acto de presencia, Miguel fue a ponerse la chaqueta, así que me cedió momentáneamente su caña, para que yo probase suerte.
Al principio lograron limpiarme el anzuelo, pero poco después tuve una picada de las que ponen los nervios en tensión. La caña se flexionó en toda su longitud y el pez no se dejaba ver.
Finalmente se liberó del anzuelo sin poder comprobar si se trataba de un sargo.Para sorpresa de los presentes, un pequeño abadejo mordió el cebo. Aquí se le conoce también como merlán o curubelo. Y a los ejemplares jóvenes, como es el caso, se le conoce como corbelo.
Poco después Jesús y yo pusimos rumbo a casa, dejando a Javier y a Miguel en la puesta.

Lo mejor del día fue sin duda, la compañía de otros compañeros del foro Vigospinning, pero también agradezco a Miguel, que me hubiera regalado una caña de casting y a Diego, que me hubiera traído un pin y un parche de la Patagonia que su hermana Fernanda me envió desde el otro lado del Atlántico. Un fuerte abrazo Fer y muchas gracias por el detalle.

Y a los que no pudieron asistir, que no se preocupen que ya volveremos.

16 comentarios:

  1. la prosima vez saldra mas pescado por que solo falto eso ya que la compania ya la tememos
    suso (azor)

    ResponderEliminar
  2. encantado de compartir jornada, bocatas y capturas con vosotros.jose,
    mola mazo el video!!

    saludos

    ResponderEliminar
  3. Suso, si la próxima vez no sale pescado, lo compramos y listo.
    Me alegro de que te haya gustado el vídeo.
    Había mucho donde elegir.
    Saludos a ambos.

    ResponderEliminar
  4. joder, menudo día!! como se dice ahora por galicia, la próxima vez.... "Malo será!"

    un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Si. Malo será que no se repita.
    Espero que no, que sino voy a crear una plataforma en contra de la pesca submarina jejejeje
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Eso de hacer jornadas en cuadrilla esta muy pero que muy bien. La imagen de la ola que se volatiliza contra la roca es preciosa.
    Lástima del delfín, me parece una de las especies más cautivadoras que existen.

    ResponderEliminar
  7. Primero como amiga, compañera del foro y hermana de uno de ellos tengan cuidado cuando se suben a esas piedras por Dios!!!
    Segundo veo que la pasaron muy bien con muy buena compañía y si no pescaron nada es secundario (eso creo).
    Cuando vi la foto (que me la robe) pensé si estaba yo, el titulo de la nota iba a ser; Blanca nieves y los 7 “enanitos” (que no es el caso de ustedes y menos tuyo) jajá jajá.
    Leí en el foro que no hubo pique, pero que la picadita la hicieron ustedes, una pregunta alcanza comida cuando estas vos? Jalaj
    Bueno como siempre me decís vos; te mando un abrazo muy grande desde el otro lado del gran mar azul!!!
    Fernanda…

    ResponderEliminar
  8. Haayyy como se le queda a uno el cuerpo después de pinchar un par de peces y no conseguir sacarlos eh!

    La próxima irá mejor Jose.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  9. No me canso de captar esa imagen del mar rompiendo, Gaizka.
    Fer, no tenemos ganas de protagonizar ningún accidente en el mar, pero este es muy traicionero.
    Pues el cuerpo se le queda a uno muy mal, pero otra vez será Raúl.
    Gracias a todos.

    ResponderEliminar
  10. Estuoendo relato y buenas fotos como siempre. Me quedo con la que sales tu y las olas batiendo.....acojonan.
    Tampoco fué un bolo tecnico, algunos tocasteis escama que ya es algo.
    Lo del delfin es una pena.
    Ya vendrán jornadas mas fructiferas.
    Animo y cuidadin con esa costa.

    ResponderEliminar
  11. Hno. de los anzuelos, Jose:
    ¡Buena experiencia vivida!.
    Y esa sentada a comer a la orilla y en grupo no tiene precio, cualquier plato es más sabroso y las charlas un "color" especial estando tan serca del agua, ja, ja, ja!.
    Lo del delfin una pena, pero la naturaleza también se encarga de sacrificar (cuando no el hombre).
    Un abrazo y,...
    Un afectuoso sapukay.-

    ResponderEliminar
  12. Hno. de los anzuelos, Jose:
    ¡Buena experiencia vivida!.
    Y esa sentada a comer a la orilla en grupo no tiene precio, cualquier plato es más sabroso y las charlas un "color" especial estando tan serca del agua, ja, ja, ja!.
    Lo del delfin una pena, pero la naturaleza también se encarga de sacrificar (cuando no el hombre).
    Un abrazo y,...
    Un afectuoso sapukay.-

    ResponderEliminar
  13. Buen relato y buenas fotos, ese mar rompiendo en las rocas es una maravilla, casi no hace falta sacar ningun pez del agua para disfrutar de la pesca, o será para los que somos de interior, que no estamos acostumbrados,de todas formas la próxima será, saludos.

    ResponderEliminar
  14. Leo, una comida con los compañeros a pie de la zona de pesca es algo que siempre agradezco. Sirve para intercambiar risas, impresiones y conocernos algo más.
    Antonio, creo que yo no podría vivir sin el mar cerca. Eso sí, los que viven más al interior o en otras latitudes, disponen de otros recursos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Hola Jose, bueno lo importante como tu bien dices es la compañia, compartir una jornada de pesca y pasarlo bien, si se pesca, mejor todavia, esta claro, pero no es lo fundamental....
    Este fin de semana tengo planeada una jornada de pescar por la costa de coruña a ver si el mar nos deja...ya contare que tal.

    Un saludo campeón.

    ResponderEliminar
  16. bolo o sin bolo el dia lo echasteis de lujo esta claro que ha veces el desanimo se apodera de nosotros pero seguro q da mas fuerzas para la siguiente salida, quizas el bolo forme parte del encanto de la pesca, saludos y hasta la proxima

    ResponderEliminar