Seguidores

sábado, 12 de noviembre de 2011

11:11:11 11.11.11


Ayer, día 11 del 11 del 2011, me desperté con ganas de ir hasta la costa a por algún sargo.
El caso es que el día se inició con un color plomizo y agua en abundancia; de esos días que uno piensa: - Hoy hace un día estupendo para dormir.
El caso es que postpuse la salida de pesca matinal y opté por acercarme por la noche, al salir del trabajo.
Una vez finalizada la jornada laboral, a eso de las 10:15 pm, emprendí rumbo al pedrero.
Llamé a mi amigo Luis y se dio la casualidad que estaba muy cerca de donde me encontraba.
Quedamos para tomar algo y después me iría de pesca.
Casualmente, mientras hablábamos, llegaban las 11:11:11 pm. Al igual que por la mañana, ya que también había estado con él a las 11:11:11 am.
Después de despedirnos, puse rumbo hasta un puerto cercano, para ver el estado del mar y mi sorpresa fue que no se movía nada.
Por ello llamé a Marcos (Pesca Atope) y quedamos para intentarlo esta mañana.Llegamos al lugar escogido en torno a las 8:30 am, pero el panorama era imposible. Un mar con un oleaje excesivo, que no dejaría pescar con comodidad.
Inspeccionamos el lugar y observamos como algún valiente lo intentaba, pero nosotros no íbamos a pecar de imprudentes.
Buscaríamos un lugar más resguardado, en el que poder pescar con algo más de tranquilidad.Finalmente llegamos a una zona de roca de cierta pendiente en la que miramos un mar bastante aceptable, aunque un poco pasado.
Había que empezar ya, así que montamos todo y comenzamos a pescar.
Las olas nos fueron quitando las ganas de aguantar en el lugar, así que nos movimos hasta un nuevo emplazamiento.Puesto que no llevábamos macizo, opté por machacar algunos mejillones y echarlos al agua.
Poco después de hacer esto, siento la primera picada ... !!Una boga¡¡
La jornada ponía rumbo al fracaso, pues estas no suelen viajar solas en su periplo costero.Y después de que mi compañero sacase otra yo encadené varias capturas seguidas.
Ya no había mucha opción de cambiar de lugar, por lo que aguardamos los acontecimientos que nos depararía la jornada.También aquí el mar comenzó a ganar en intensidad, por lo que había que mantener un ojo en la boya y otro en el mar.
A pesar de que a veces las olas rompían con fuerza, la boya se mantenía bastante bien en el agua.
Nueva picada de mi compañero y ... !!la silueta inconfundible de un espárido¡¡
Un sarguito que volvía a dar un soplo de esperanzas a la jornada, pues había posibilidades de que otros pasaran por el lugar.
Después de desanzuelarlo con cuidado, lo devolví al agua, en una zona un poco alejada.Con la mañana bastante avanzada, tuve una picada brutal, que me dejó sin cebo. Volví a encarnar y lancé al mismo punto. Unos segundos después ... el mismo proceder.
???????
Pensé en un astuto sargo anciano, de esos a los que la edad les ha proporcionado una desconfianza sin igual.
Lanzo nuevamente al mismo lugar y la boya se hunde a gran velocidad ... clavo con firmeza y noto algo al otro lado de la línea ... y no es una boga.
Cuando lo elevo hacia mi posición, no acierto a precisar de qué pez se trata, pero cuando lo deposito sobre la roca, me doy cuenta de que se trata de un verdel o estornino.
Los colores con los que este pez está decorado son ciertamente bellos y lo contemplé con detenimiento, pues era el primer ejemplar que capturaba.
Después de liberarlo del anzuelo, lo devolví al mar para que continuase con sus quehaceres diarios.Con el cebo casi terminado, me lamento de no habernos topado con los sargos adultos.
Mientras repongo el cebo, la puntera de la caña de Marcos da signos inequívocos de que algo de mayor porte ha picado.
Se trata de un sargo que ha tomado prestada la bravura del mar, para iniciar una batalla sin igual en esta escarpada costa. La caña resiste los envites constantes y se encuentra preparada para la maniobra de izado.
Al final el sargo se da por vencido y llega a manos de su captor. Este ha sido el justo trofeo a la insistencia y a permanecer en el lugar sin darnos por vencidos.Aún tuve tiempo de sacar la enésima boga, antes de iniciar la salida del pedrero.
Sin duda estas han sido las protagonistas de la jornada, pues sacamos un gran número.
Sin embargo no tardaré mucho en volver a por los sargos, pues las lubinas se están mostrando muy esquivas a estas alturas del año.

En recuerdo de Berto.

Mientras escribía esta entrada me he enterado que el hermano de un buen amigo, ha fallecido en un accidente de coche.
30 años de juventud que se despiden de nosotros.
Descansa en paz Berto.

17 comentarios:

  1. Mas alla de que los sargos aparecieran o no y de que las bogas hicieran acto de presencia "lo de siempre", veo que han pasado una mañana agradable tocando escamas de siferentes tipos y colores, espero que mañana en la quedada el tiempo nos de una tregua para poder tocar las escamas plateadas de doña Labrax, un saludo para ti Jose y otro para Marquitos....

    ResponderEliminar
  2. Se me olvidaba, siento lo del hermano de tu amigo Berto, mi mas sentido pesame...

    ResponderEliminar
  3. Las bogas estan amontonadas,y encima con la rapidez que las caracteriza no hay sargo que pille un mejillón¡¡que plagaaaa!!

    Al menos habeis topado con alguno,las lubinas desaparecidas tanbien por aqui,salbo alguna de poco mas de la medida,pero pocas.

    Una pena lo del hermano de tu amigo(30 años),mi mas sincero pesame a familia y amigos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Lo pasamos bien tocando escama, que ya hacía unas semanitas que no tocaba peixe, esperemos que la próxima sea pronto..
    Siento lo del hermano de tu amigo, mi mas sentido pésame.
    un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  5. AUPA JOSE

    Los pequeños detalles como estas bonitas jornadas de pesca,es lo que nos vamos a llevar de esta vida...son buenos momentos para estar con tu amigo y acompañarle en estos difíciles días.

    SALUDOS Y UN ABRAZO DE AMIMO PARA TU AMIGO Y FAMILIA

    ResponderEliminar
  6. No habría algún barco echar las redes cerca de la costa para capturar bogas para hacer harina y dar de comer a otras especies de piscifactoría..No ganarían lo mismo que pescando otras especies pero seguro que llenaban las bodegas..
    Por aquí es desesperante..

    Una lástima lo de Berto y con 30 años..
    S2

    ResponderEliminar
  7. Bonita jornada Jose, curiso lo del verdel pues suelen entrar en bandos. Un mar así siempre da respeto. Y respeto por el joven que se va, lo lamento los siniestros de vehículos son terribles y están a la orden del día, yo mismo he vuelto a nacer hace dos semanas de un accidente de vehículo. Mis condolencias.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Los sargos no siempre aparecen, y en estas primeras tomas de contacto, nos costará coger la buena senda, pero pronto disfrutaremos con las carreras de nuestros amigos rayados.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Las bogas son muy voraces con los cebos blandos. Sólo echando mano de algunos cangrejos, podríamos dar esquinazo a estas criaturas.
    Por aquí sólo los profesionales se están poniendo las botas, pero habrá que esperar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Llevas razón Marcos, y más cuando miramos que la cosa no empezaba bien.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Si Ander. De hecho el blog es como un diario de pesca en el que poder echar la vista atrás.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Pues la idea me parece factible Fermintxo, sin embargo no sé si habrá otro pez con ganas de comer a esta peste marina jejeje.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Es posible que hubiera más Gaizka, pero luego volvieron las bogas y no hubo mucho más que hacer.
    Yo he padecido dos accidentes de tráfico y por suerte no me han quedado secuelas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Hola Jose.
    Las bogas cuando empiezan a salir,no paran,hay lugares que conozco que cuando empiezan a salir son una plaga,se lo comen todo.
    Bonita jornada,aunque no salieron de gran tamaño,ya saldran.
    Un Abrazo.
    Y un Abrazo muy fuerte a esa familia por esa gran perdida,mi pesame.

    ResponderEliminar
  15. Lo de las bogas a corchuela es deseperante cuando se dan no paran, lo raro es que estando estas por ahi saliera algun sargo, y lo de la caballa un gustazo, yo nunca pesque una, pero tambien van en bancos, asi que raro que no salieran mas.
    Mi mas sentido pesame ha el chaval que nos a dejado, descanse en paz.

    ResponderEliminar
  16. Juanrra, aquí también hay mucho de esos lugares y por desgracia, son muy abundantes.
    Pero bueno, aún está empezando esto, por lo que no podemos tirar la toalla.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Fito, supongo que algún sargo avispado también habrá y si el cebo le cae cerca, lo mismo no se lo piensa.
    Tengo amigos que pescan las caballas en los puertos, si bien nunca le he dedicado una jornada a esta modalidad.
    Saludos

    ResponderEliminar