Seguidores

miércoles, 12 de septiembre de 2012

El Black Bass de mi vida

La jornada comenzaba cuando Yago detenía su coche detrás del mío. Me bajo y lo saludo, para acto seguido dirigirnos a la zona de pesca.
 Nuestra intención era la de conseguir nuestra primera carpa a mosca, pero yo ya sabía de antemano, que no sería una tarea fácil.
 Nos acercamos a un primer punto en el que las truchas, las bogas y las carpas mostraban los primeros síntomas de actividad.
Algunas cebadas eran brutales, pero a distancias que no eran fácilmente alcanzables por nuestros engaños.
 En una de las posadas, una boga arremetió contra mi escarabajo de foam. Por suerte no tuve problemas en acercarla con mi equipo de linea 8 jejeje.
 A medida que el tiempo discurría, Yago alucinaba con todo lo que se movía a nuestro alrededor.
Estuvimos un rato probando fortuna sin resultado, ya que mi intuición me decía que debíamos esperar a que el sol se asomase entre las nubes, para localizar mejor los peces.
 Cambiamos de zona y la tónica era la misma. Peces alimentándose por todos lados y nosotros con pocas expectativas de clavar algún pez.
Yago se decidió a anudar un popper de foam que él mismo había fabricado, para intentar engañar algún black bass, que también los había. Y no tardó en conseguirlo.
 Un chorlitejo se posó sobre unos nenúfares que había cerca de la orilla, mientras caminábamos hacia un nuevo emplazamiento.
 De camino encontramos una carpa que agonizaba sus últimos instantes, bajo el sol de la mañana. Algún "pescador" había creído oportuno dejar al ciprínido en medio del camino, en lugar de soltarlo o darle una muerte rápida.
Son cosas con las que a veces tenemos que tragar los que pensamos de otro modo.
 Con la mañana avanzada, comenzó a soplar un viento que permitió que el sol saliese y nos mostrase su cara.
En la zona que habíamos elegido para tentar las carpas, empezaron a aparecer peces de tamaño considerable, que hicieron que mi compañero comenzase a articular todo tipo de locuciones relacionadas con la sorpresa.
El baile de las líneas por el aire comenzó y las posadas se sucedían.
Lanzábamos en la trayectoria de las carpas, animando las ninfas, dejándolas inertes, con emergentes, con secas, con estrímers ... pero el resultado era el mismo ... nada.
Los buenos ejemplares desfilaban por delante de nosotros y ahora yo intentaba engañar a alguno de los que se movía a más distancia.
La frustración comenzó a aparecer, pero no podíamos irnos de vacío.
Yago sacó otro bass con uno de sus poppers de foam, mientras yo tenía varios ataques al mismo señuelo.
Tocó montar el equipo de spinning y buscar a nuestros amigos verdes, los basses.
Al principio me decanté por pescar a pez visto, ya que se veían bastantes peces orillados, si bien no eran de gran tamaño.
Mientras, mi compañero apuraba sus últimos lances con la mosca.
Después de comer fuimos buscando nuevos emplazamientos en los que capturar a estos centrárquidos.
Las nubes volvieron a hacer acto de presencia en algunos momentos y una leve brisa comenzó a soplar.
Le comenté a Yago que los basses suelen estar cerca de estructuras, ya sean flotantes o hundidas. Tomó buena nota de ello, pues comenzó a sacar basses a buen ritmo. Hasta nos permitimos algún doblete.
Alguno de los black bass, presentaban libreas muy claras, cosa que me llamó la atención para el tipo de aguas en el que estábamos pescando.
Empezamos a pescar a mayor profundidad y distancia, y las capturas seguían sucediéndose.
Yago ya se había quedado prendado de este pez, maravillado por la forma de picar ...
... y por los espectaculares saltos que ejecuta para intentar liberarse.
Tuvimos tiempo de capturar algún ejemplar algo mayor que los anteriores, aunque quisiéramos llevarnos una alegría mayor en forma de gran bass.
Yago ya estaba hecho todo un profesional y capturaba "bocazas" como si lo hubiera hecho toda la vida.
Algún pequeño consejo le permitió darse un festín de capturas.
Incluso tuvo tiempo de sacar un bonito ejemplar que posó para la foto antes de volver al agua.

Las carpas no dieron la cara y nos dieron una lección de humildad, aunque comenté que esta sería una empresa muy difícil, teniendo en cuenta muchos factores importantes.

Los basses si nos echaron una mano a pasar una tarde agradable, pero hubo uno ... hubo uno que destacó por encima de todos, ya que se trataba de un pez de porte formidable.

El equipo:
Una caña Shimano Diaflash FX acción 3-15 gramos, carrete Shimano Stradic FB 2500 con monofilamento del 0.18.

Esto fue lo que sucedió ...

36 comentarios:

  1. Otra vez sera Jose, no te desanimes, siempre hay una proxima, yo tambien estos dias atras, saque la Lubi de mi vida con unas condiciones nada optimas pra su pesca pero esta ahi..., asi que nada compañero a pescar para dar con el otra vez.

    Respeto a lo de la Carpa menudos ......., dejarla ahi a la pobre, captura y suelta por lo menos.

    Un saludo y buena pesca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Calro que no me desanimo. Habrá más días para pescar y más ocasiones en las que hacerse con un pez de récord.
      Lo de la carpa, pues poco hay que hacer, pues la ley no las protege.

      Saludos

      Eliminar
  2. vaya putadon, pero la lucha no te la quita nadie, s2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre claro. Pero no pasa nada que habrá más días.

      Saludos

      Eliminar
  3. Joer que buena entrada te has montao, con el video final y todo pero sobbre todo inesperado, yo le queria ver la cara al bass jejejeje.
    A los que dejaron la carpa, en el camino, a esos no se les puede llamar otra cosa que malnacidos.

    Felicidades Jose a pesar de que se te fue el gran bass pero echasteis una jornada de lo mas entretenida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cara al bass no se la verás, al menos en esta ocasión. Pero en otra ocasión espero que me regale una foto.
      Lo de la carpa es ciertamente penoso.

      Saludos

      Eliminar
  4. Tenia que ser un bonito ejemplar,una lastima que no posara para la foto ,como dice vitu la lucha no te la quita nadie.
    Bonito dia de pesca.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. !!Vaya si lo era¡¡ Y que pena de no empezar a grabar antes.
      Pero bueno, disfruté mientras pude.

      Saludos

      Eliminar
  5. Una pena ese Bass,pero seguro que tendrás mas, y mas grandes al otro lado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como con la lubina. Sólo hay que intentarlo una y otra vez.

      Saludos

      Eliminar
  6. no te quejes
    abuelo bass 1
    José cientos
    aunque el abuelo del embalse zafara, lo peleaste y te desquitaste con los hijos de ese
    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los abuelos basses llegan a ese tamaño porque no son fáciles de engañar y tampoco de doblegar, pero la pelea mereció la pena.

      Saludos

      Eliminar
  7. Me lo estaba viendo venir,viendo como sacaba hilo(mejor dicho escuchando),que la linea roja del tiempo del video llegaba a su fin y seguía sacando hilo....ufff,que pena,debía ser buenísimo.Las carpas os esquivaron de lo lindo y mira que monta´teía todo tipo de señuelos ¡¡se las saben todas!!.Saludos Jose.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un pepinaco de esos no se para así como así, si quieres que el hilo no se rompa. Pena de no poder enseñarlo.

      Y con respecto a las carpas, pues estas son demasiado inteligentes para sucumbir fácilmente.

      Saludos

      Eliminar
  8. Fastidia mucho perder un pez porque este se dirija directo hacia un obstaculo y se quede atrapado. Nunca sabes hasta que limite puedes forzar el monofilamente. Luego siempre te arrepientes. En fin, una lastima. Si te sirve de consuelo, nos ha pasado a todos.
    Un saludo crack!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas mucha razón. El monofilamento a veces parece resistir lo que le eches y otras, no aguanta un leve tirón. Mi experiencia me ha llevado a perder peces por combatir con el freno demasiado apretado, pero el freno flojo también es un inconveniente.
      En fin, que nos ha pasado a todos.

      Saludos

      Eliminar
  9. Ha sido un placer compartir la jornada contigo, lástima por las carpas que se nos resistieron...pero ya caerán...Lo del fugitivo, como yo lo llamo, ya sabemos donde se esconde así que ya sabes, hay que volver a intentarlo...

    Un abrazo y hasta otra compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las carpas ya caerán, aunque sea en otra provincia jejeje.
      El fugitivo caerá algún día, ya sea con mis engaños o con los de otro pescador.

      Saludos y encantado de compartir esa jornada contigo.

      Eliminar
  10. Que rabia da verdad cuando estás un rato bueno luchando y al final zasca! Bueno al final los basses os salvaron la jornada, seguro que disfrutásteis,

    un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un sabor agridulce. Agrio por la pérdida y dulce por la lucha.
      Los basses sí quisieron participar.

      Saludos

      Eliminar
  11. AUPA JOSE

    Como siempre,te mueves por unos lugares impresionantes....y disfrutasteis de una jornada muy entretenida con muchas capturas.

    En cuanto al gordaco que se fue,como digo yo...los que se van,son los que me hacen volver al día siguiente...jeje,al menos lo peleaste un buen rato y solo por eso ya mereció la pena.

    SALUDOS CASILOPILLOFIERACRACK

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, pero claro tú te mueves de noche y no se miran los lugares por los que te mueves jejeje.
      Me queda un poco lejos para volver al día siguiente, pero volveré.

      Saludos

      Eliminar
  12. Esta es la parte más bonita de la pesca,cuando te pica un buen pez y empiezan a reducirse tus posibilidades de éxito y aumentan las suyas,en este caso ganó el con mucha destreza,llendose hacia los nenufares,pero estas cosas,son las que hacen que disfrutemos tanto cuando los que ganamos somos nosotros...lo que no sabe es que ganó una batalla,pero no la guerra,je,je,a Pescarlo jose.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los ejemplares viejos son más avispados y por eso ganó la partida.
      Pero me vale para futuras jonadas.

      Saludos

      Eliminar
  13. El dia prometía...Jose,lastima que los peces no colaboraran,aun a si esa lucha con ese pez perdido le devuelve a uno la ilusión para volver a intentarlo de eso estoy seguro,noraboa a los dos,por regalarnos esta jornada.Un Saudo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero volver a verme las caras con el bass y ganar yo. Porque de esta manera ganamos los dos, ya que él recuperará la libertad de inmediato.

      Saludos

      Eliminar
  14. Bueno Jose, lo bailado con ese bass bailado está, más meritorio sería poder sacarlo pero más mérito tendrá el día que te vuelvas a topar con él.

    Un saludo, nos vemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La próxima vez estaré preparado para todo. A ver si hay suerte.

      Saludos

      Eliminar
  15. Josiño!!

    Que peazo de Bass que se te acaba de escapar.... que pena... :-) la próxima vez!!

    Abrazos dublineses!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya vendrán otros que me bendigan una jornada futura.

      Saludos

      Eliminar
  16. Hola Jose
    De facto ese poderia ser el exemplar de la vida, y te va dar que hablar por mucho tiempo.
    Nunca se sabe si en una proxima oportunidad te estara esperando de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible que en un futuro siga por allí. O él o uno similar. Lo comprobaré en otra jornada sin duda.

      Saludos

      Eliminar
  17. Que lástima Yago ese aparato no ha querido salir, pero la lucha fue muy pero que muy bonita, yo al menos he disfrutado un monton, Jose estos peces si que son esquivos en fin el teson debe de ser la mas importante herramienta par capturarlos, Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda es una de nuestras armas frente a cualquier pez.
      Espero que algún día tenga un premio de los gordos, ya que la constancia no va a faltar.

      Saludos.

      Eliminar
  18. AAAAAAAAARRRRRRRRRRRRRRRRGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGG!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    No te echaste a llorar..?
    Hay que volver e intentarlo de nuevo,el que la sigue...
    S2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco fue tan dramático como para llorar. Pero no te preocupes que ya saldrá uno así o mayor.

      Saludos

      Eliminar