Seguidores

martes, 31 de julio de 2018

Monstruos de río

Hoy no os vengo a hablar del famoso programa de televisión, si no de una jornada de pesca por el río Sil y alrededores.
 Una vez llego a la orilla del río, comienzo a tantear la zona. Justo en este momento, observo la cebada de una trucha enorme en la orilla opuesta. En ese preciso instante, pensé en los "monstruos" que aquí habitan, pues sé a ciencia cierta que es así.
Poco después se produce otra cebada en la misma orilla. Se trataba de otro gran ejemplar.
El caso es que mis lances se quedaban cortos, en esta zona, ya que la anchura del río es considerable.
 Proseguí caminando y pescando, aunque sin tener resultados satisfactorios. Ahora se divisaba una orilla más practicable, lo cual me hizo pensar en coger el coche y acercarme hasta allí.
Preferí continuar, para no tener que quitar las botas y el vadeador.
 Desde que empecé la jornada, percibí el sonido de una motosierra. Caminando, llegué hasta un lugar desde el que pude ver a un operario, terminando de talar un árbol. Cuando apagó la máquina, un chopo se precipitó hacia el suelo, cayendo su punta en el agua. El estruendo me sobrecogió.
 Me acerqué hasta ellos, para adelantarme y poder seguir pescando con tranquilidad.
Le pregunté por la tala al operario que manejaba el tractor y este me dijo que iban a cortar todos los árboles marcados.
 No me eché las manos a la cabeza, pero pensé en que el 99,98% de los árboles que había visto desde que bajé al río, estaban marcados con pintura.
Me vino a la cabeza que los que autorizan una actuación así, son unos verdaderos "monstruos". Desde luego, poca vegetación de ribera va a quedar en el lugar.
Además me comentó que iban a cortar en ambos lados del río. Entiendo que talar especies foráneas es una cosa, sin embargo se estaban llevando casi la totalidad de los árboles, por delante.
 Me marché del lugar, pensando en acercarme a un embalse cercano. El sol ya iba calentando y quizás tuviera opción con los basses.
De camino pasé por Montefurado (Monte agujereado). Una verdadera "monstruosidad" que los romanos hicieron siglos atrás. 
Se limitaron a perforar la montaña, para desviar el cauce del río Sil. De esa manera, accederían con facilidad a sendos meandros, en los que supongo que extrajeron mucho oro.
Hace unos años, una crecida del río, hizo que parte del túnel se desplomase, sin embargo, todavía se puede comprobar que con el ingenio de entonces, se podía hacer obras un tanto impensables.
 Este es el aspecto que luce hoy en día, uno de los meandros que quedaron apartados del río.
El agua de lluvia y algún aporte de agua dulce, son lo único que hace que esta zona siga con aspecto de zona fluvial.
 En el pueblo de Montefurado, todavía se aprecian los restos de una explotación aurífera, como la de Las Médulas, aunque a menor escala.
 Cuando llegué al embalse, los puestos de pesca ya estaban ocupados por los pescadores de ciprínidos. Por ello decidí dar una vuelta por el entorno. En la cola de las aguas embalsadas, hay una central eléctrica. Aquí se turbina el agua del río Bibei, que tras estancarse en este embalse, se vuelve a turbinar una vez más.
Lo cierto es que en Galicia somos "especialistas" en convertir ríos en una sucesión de embalses.
Otra "monstruosidad" de otros tiempos, que espero que algún día se termine, con la expansión de energías como la fotovoltaica, la eólica o la undimotriz.

10 comentarios:

  1. Otra vez volvemos a las andadas ¡Con lo bien que ibas...!
    Hay luces y sombras, más de lo segundo en esta aventura; deja mal cuerpo, pero no hay más c... que denunciarlo. Así que...¡Te vuelves a salvar! Anda, sube parriba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué rebuscado eres, Jose Manuel.
      En breve pondrás los comentarios, con jeroglíficos jejeje.
      Aquí poco habrá que denunciar, pues parece ser que cuentan con los permisos.
      Si el tiempo me da la razón, pues creo que las riberas se van a quedar sin soporte, lo contaré.

      Saludos

      Eliminar
  2. Bonita excursión , lástima de no seducir a las pintonas de Montefurado ...
    Otro día será ... SSDDSS ¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor, Javier, es que descubrí un sitio espectacular para el kayak.

      Saludos

      Eliminar
  3. Rebuscao? Te estás haciendo viejo. Por si acaso, has un curso rápido de egiptología que igual...
    Me voy de vacaciones y ya te dejo tranquilo, voy a tirarme a la bartola ( esto último es un dicho, no te comas el coco).
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De egiptología, estoy muy bien, José Manuel.
      Será que desde pequeño me gustaba dicha temática.
      Si hubieras puesto Bartola (con mayúscula) sería otra cosa, así que no me como el coco, pues prefiero las fresas jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  4. Que pena no poder llegar a esos truchones, que rabia da! Lo de las talas en las riberas solo pasa aquí, no hay ningún respeto por los ríos y lo triste es que estamos ya acostumbrados.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaban en la orilla inaccesible, Mario. No saben "ná" jejeje.
      Habrá opción de investigar, no te preocupes.

      Saludos

      Eliminar
  5. No hay mayor monstruo que el ser humano, arrasamos con todo lo que se ponga por delante y es una pena.... Pues nos gusta demasiado el señor "Don Dinero" que es el primer factor que me viene aalaa cabeza para cometer tales atrocidadesa. Un abrazo Josiño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Pablo.
      Por desgracia para nosotros, el dinero mueve el mundo.

      Saludos

      Eliminar