Seguidores

domingo, 11 de octubre de 2009

Carpas no, lubinas si.

El sábado habíamos quedado Miguel, Jesús y yo en el embalse de Castrelo de Miño, con la intención de pescar basses y carpas. Por la mañana nos iríamos a conocer más la parte que habíamos visitado el fin de semana anterior, mientras que por la tarde nuestros esfuerzos se concentrarían en sacar alguna carpa.
Las previsiones meteorológicas fallaron y el sol apenas era perceptible tras el tupido entramado de nubes. Nos fuimos alternado en diferentes zonas, pero el único que acertó a sacar algo fue Miguel. En la foto se ve como el bass abandona la mano de Miguel, para terminar irremediablemente en su medio acuático.
Me llamó poderosamente la atención, la gran cantidad de residuos que hay en sus orillas. Resulta paradójico que un entorno tan privilegiado en cuanto a flora y fauna se refiere, esté tan descuidado. Y en este caso las mayores evidencias de basura, no provienen de los pescadores, si no de otra fuente que desconozco. Desde luego es una pena que este lugar no reciba el trato que se merece.Después de una mañana pobre en capturas, decidimos preparar un churrasco a pie de embalse.
Con ayuda de unas piedras improvisamos un soporte para la parrilla y después de terminar con el ritual de las brasas, dispusimos la carne para su preparación. Eché de menos unas gotas de tabasco, pero la manera en que Miguel lo preparó también tenía un buen sabor.Por la tarde nos acercamos a una zona donde la actividad de las carpas en superficie era frenética, como se puede observar en la fotografía.
Mientras unos pescadores del lugar se dedicaban a pescar bogas justo en la orilla, nosotros dispusimos los equipos para pescar las carpas, tanto en superficie como a fondo.
Pero por alguna razón las carpas se mantenían a una distancia que nos era muy difícil de alcanzar.
Los múltiples intentos fueron en vano porque en toda la tarde lo único que picaban eran las moscas, que parecían querer calmar su sed de sangre a costa nuestra.
El sol ahora comenzaba a calentar, pero ya no era interesante tomar el equipo de spinning, porque las horas de luz que restaban eran contadas.
Pusimos fin a la jornada con la certeza de que cuando volvamos, nos dediquemos a pescar basses o carpas, pero no ambos.

Hoy por la mañana tocaba reunirse con Juan y con Marcos para dedicarle unas horas a la reina de la rompiente.
Después de un breve recorrido desde el punto de encuentro, llegábamos al lugar escogido. Apagamos las luces de los coches en la parte final del trayecto para no proyectar luz alguna sobre las aguas.En los primeros lances, Marcos sacó esta lubina que volvió a su medio tan pronto fue desanzuelada.
Por las características del mar, la opción era pescar con paseantes o con minnows que no profundizasen demasiado.Poco después observo como la caña de Juan se curva pronunciadamente. Una lubina quedaba prendida su señuelo. Esta desplegó una potente lucha que se traducía en fuertes golpes en la puntera de la caña. Esta ya era una lubina de cierto porte, pero Juan la devolvió gustoso a su medio, como se puede ver en el vídeo.
Cambié de paseante y puse un super spook. En el lanzamiento observé como una gaviota realizó un quiebro para que el señuelo no le impactara en pleno vuelo.
El señuelo toca el agua, comienzo a recuperarlo y una lubina lo atrapa, pero se suelta instantáneamente.
Unos pocos lances después logré sacar una lubina, pero también fue devuelta a su medio ya que no se trataba de un ejemplar muy grande, aunque sí sobrepasaba la talla mínima legal.Después comenzaron a reunirse decenas de gaviotas en la ensenada en la que nos encontrábamos. Anteriormente, alguna había intentado lanzarse sobre nuestros señuelos así que aprovechamos para cambiar de zona.
Después de un reparador café en un bar próximo, pusimos rumbo hacia un nuevo emplazamiento. Nos encontramos algo más de oleaje, pero había muchos lugares donde lanzar nuestros señuelos.Con el sol en lo alto y un leve viento lateral, comenzamos a mover nuestros artificiales entre la espuma aunque sin resultados.
De camino a nuevas zonas y con la caña al hombro, Juan me mostró algunas zonas válidas para la pesca del sargo.La jornada ya estaba tocando a su fin y fuimos apurando los últimos lances desde nuestras pétreas atalayas.
La fortuna nos había sonreído a todos, ya que los tres habíamos tocado escama, y eso ya era de agradecer. No se le podía pedir más a esta mañana con el viento soplando del norte así que tocaba emprender el regreso.Y esto es lo que dio de sí el fin de semana.
Hasta la próxima.

16 comentarios:

  1. me alegto por las capturas tiuuu

    ResponderEliminar
  2. felicidades a los pescadores!!

    suso, pon tu nombre en en mensaje.. jejej

    s2
    lubinero

    ResponderEliminar
  3. Gracias Suso y Miguel.
    Espero impaciente la siguiente jornada.

    ResponderEliminar
  4. Hno. de los anzuelos, Jose:
    Bella salida y preciosos lugares.
    Esas olas rompiendo contra las piedras. ¡Que hermosa es la naturaleza, y poder disfrutarla entre amigos.
    Desde Argentina,
    Un fuerte abrazo y,...
    Un afectuoso sapukay.-

    ResponderEliminar
  5. Leo, el golpeteo de las olas sobre la roca es un sonido muy relajante, paara finalizar una jornada de pesca.
    Y los compañeros son muy buena gente, por lo que estas jornadas son únicas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Jose,felicidades por esas jornadas,¡como debe luchar una lubina!Sobre todo si cuenta de su lado cun un mar tan bravo como el que teneis por ahí.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. vaya lubinones! :D menudas pescatas! Deberia de empezar a imitaros ya, pero ando mas liado que un sedal....

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. La verdad que envidia me dais , encuanto tenga información sobre equipos etc , pienso empezar a dedicarle tiempo a esto, pero lo más complicado en un principio es hacerme con un equipo que no sea ni muy caro ni muy malo, para eso espero vuestra experiencia jeje (Jose) ahora te toca a tí ser el experto y aconsejarme por el resto gracias por todo. saludiños Manolowff

    ResponderEliminar
  9. bonita entrada jose,y las fotos y el video estan muy bien.
    Hasta la siguiente salida.

    ResponderEliminar
  10. Qué ritmazo lleváis..¡si es que no paráis! A eso le llamo yo exprimir un fin de semana de pesca, y como dicen los flamencos, "dándole a todos los palos.."
    Enhorabuena a los pescadores y a ti Jose por la entrada
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Amigos, asadito, hermoso lugar, lindo día y muy buenas capturas!!!! Que mala vida llevas José!!! Jajaja!!!
    Un abrazo muy grande desde Bs.As.
    Fernanda.

    ResponderEliminar
  12. Pesca,buenos amigos y estupenda comida a pie de orilla, se me hace la boca agua con lo del churrasco a la brasa..
    En mi opinión, teniendo los lugares que teneis para la pesca a spining de las lubinas yo nunca me acordaria de las carpas. Salvo en la pesca a mosca de grandes carpas, siempre las he considerado una especie menos noble y menos interesante.

    UN saludo desde Málaga

    ResponderEliminar
  13. Que bueno, que bueno. Sois los mejores a la orilla de esa Cosatadamorte, Impresionante esas fotos pero me gustaria oir el sonido real en el video. Por favor enviamelo.
    Un abrazo y a seguir asi chanpion.
    Barbux

    ResponderEliminar
  14. Javi, la lubina es la reina de la rompiente, y como tal es una máquina de pelear.
    Alex, desenrédate y ponte a pescar ya.
    Manolo, no te preocupes que todo se andará.
    Marcos, a ver si es pronto la siguiente.
    Miguel, como dice la letra de una canción de Azúcar Moreno:"Sólo se vive una vez, caramba"
    Fer, Miguel no sabe cocinar muy bien jajajaja.
    Eduardo, yo no le hago ascos a ninguna especie.
    Barbux, no te preocupes que te los envío.
    Muchas gracias a todos.

    ResponderEliminar
  15. Que pena que las orillas de muchos de los lugares que frecuentamos mantengan ese triste aspecto... al final la gente parece acostumbrarse y ve hasta normal vaciar el cenicero del coche u despojarse de cualquier RSU.
    Por la entrada estupenda.. preciosas fotos regadas de buena compañia. Las lubinas son magnificas que grandeza los tesoros que guarda el caprichoso mar..
    Un Saludo.

    ResponderEliminar
  16. Preciosa entrada Jose. Por lo variado de los paisajes y las capturas a tentar tan dispares. SIempre lo digo, pero es que cada vez que veo esa costa me pones los dientes largos. Precioso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar