Seguidores

domingo, 22 de noviembre de 2009

Viaje a Ricobayo: Día 1

Antes de nada comentaros que la familia de Rafael del Pozo ha dejado esta nota para todos vosotros.

Este fin de semana por fin hicimos realidad una salida de pesca que teníamos planeada desde hace meses.
Juan, Javi, Miguel y yo nos desplazamos hasta el embalse de Ricobayo, para intentar capturar al depredador más representativo de sus aguas: el lucio.Después de un largo viaje iniciado varias horas antes, por fin llegamos a nuestro destino. El embalse presentaba un nivel bastante bajo, pero según nos habían comentado, el lugar era idóneo para sacar alguna pieza.Javi y Miguel comenzaron con unas cucharillas plomadas trabajándolas en profundidad. Prospectando la zona lograron avistar algunos buenos ejemplares de black bass, que no hicieron ningún caso.Juan y yo también comenzamos utilizando los mismos señuelos, pero al poco cambié por un spinnerbait pesado.
Fuimos probando a diferentes profundidades y zonas. En réculas y cortados.
En la orilla opuesta escuchamos como alguien capturaba una pieza, pero no llegamos a saber de qué pez se trataba.La zona era de bastante dificultad y a menudo había que ir ascendiendo entre las cortantes y resbaladizas rocas.
Avistamos bandadas de cormoranes volando sobre la enorme masa de agua. El embalse les proporciona alimento suficiente para instalarse aquí permanentemente, ya que las proporciones de este son ciertamente impresionantes.El sol comenzó a desplegar su fulgor sobre el valle y el hecho de que comenzase a calentar nos ayudó a paliar los efectos del frío.
Cuando nos bajamos del coche la temperatura era de unos 6º centígrados. Una temperatura un tanto desagradable para alguien que al salir de casa disfrutaba de 10º C más.Por momentos la orilla hacía necesario el uso de todas las extremidades a un tiempo. Estrechos pasos entre las rocas y desniveles extremos eran constantes.
Fuimos probando en todas las zonas a nuestro alcance, pero los lances eran infructuosos.Al ser neófitos en este tipo de pesca y unos desconocedores de la zona, la pesca se nos hizo muy cuesta arriba. Decidimos salir del lugar y desplazarnos a otra zona de la que teníamos buenas referencias.Por el camino nos encontramos con algo muy curioso: Un coto de setas. Algunos carteles advertían de la presencia de zonas de explotación de setas.En el nuevo emplazamiento pudimos ver un pequeño pez que nadaba de forma errática y que parecía ser un alburno. Su presencia nos animó, ya que algún lucio podía estar al acecho de alguno de estos ciprínidos.
Recorrimos por la orilla un largo trecho hasta que llegamos a una récula en la que Juan tuvo una picada. Un poco más adelante avisté a un pequeño grupo de barbos que huyeron apresuradamente. Me pregunté si la picada que Juan había tenido, podía haber sido de uno de estos peces y no de un lucio.Decidimos dar la vuelta en vista de que la suerte no nos acompañaba. Tomamos un pequeño respiro antes de emprender la vuelta, y de nuevo a caminar.
Probaríamos cerca del puente de los Cabriles antes de irnos al bar de Atilano, que es donde pasaríamos la noche.Una breve caminata entre las jaras y el tomillo nos llevarían junto al coche.
El paisaje es una maravilla y dista mucho del que tenemos en Galicia, en cuanto a orografía, flora y fauna se refiere.De camino al emplazamiento final pudimos observar la inmensidad de Ricobayo. Cantidad de meandros se pierden en el horizonte, mostrándonos el cauce original del río Esla.
Avistamos un buen número de milanos sobrevolando la zona, que seguramente cuentan con una fuente de alimento importante en la zona.El ganado ovino predomina en el lugar y también es otra gran diferencia con Galicia, en la que el ganado más representativo es el vacuno.
El hecho de encontrarnos en un lugar tan diferente al cotidiano ya era todo un premio, pero habíamos venido a pescar y sólo nos quedaba una oportunidad más, antes de marcharnos a cenar.En una récula con un pequeño aporte de agua percibimos los movimientos de unos peces. Al acercarnos un poco más, nos dimos cuenta que se trataban de barbos. Andando por la orilla me encontré una caña Teeth con un carrete Shimano. Seguramente se le cayó a alguién de una embarcación cuando el nivel del agua estaba muy por encima. Después de comprobar que funcionaba me limité a pescar con mis compañeros.Después de un buen rato sin resultados, Juan y Miguel se separaron de nosotros. La insistencia hizo que Javi sacara el primer barbo.
Por fin tenía delante al pez que tantas veces había visto en los blogs de nuestros amigos del sur:
Pescamoscasevilla y PeskacorInmediatamente después, saqué sendos barbos. Mis primeros barbos comunes.
Una sensación indescriptible, mezcla de euforia y nerviosismo, me embargaba en esos momentos.
Con las últimas luces de la tarde, Juan y Miguel regresaron al lugar donde Javi y yo permanecimos.
Miguel sacó otros dos barbos, que como los anteriores, fueron devueltos a su medio.
Ya sólo quedaba Juan por estrenarse, y aunque tuvo clavado alguno, la captura no llegó a buen puerto.
Me lamenté por esta situación, pero Juan se iba contento por la experiencia del primer día.
Todavía nos quedaba el domingo.

Próximamente:
Día 2

10 comentarios:

  1. muy buena esperencia compañero sois unos artistas

    ResponderEliminar
  2. Hno. de los anzuelos, jose:
    Muy linda salida de pesca.
    Veo que también tomas la modalidad "post en capítulos" (igual a mi). Ya somos dos, ja, ja.
    ¡Felicitaciones!.
    Esperaré el próximo, con ganas.
    Un afectuoso sapukay.-

    ResponderEliminar
  3. Gracias Leo.
    La gran cantidad de fotografías me ha obligado a separar las dos jornadas.
    Creo que hay más gente que utiliza este mismo sistema.

    Saludos Leo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Jose, una interesante viaje que has hecho, si señor, le metes las ganas en el cuerpo a cualquiera, jeje
    Los barbos entraban a lance? que sensacion no? por lo que comentan tiran con mucha fuerza..
    Espero que publiquel la siguiente parte, que tengo curiosidad por si conseguisteis sacar lo que andabais buscando. Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Pues sí Pablo, entran con esta modalidad. De hecho en el sur hay quien los captura con pez artificail.
    Si miras en mosqueados el vídeo dedicado a los amigos de Peskacor, verás un fragmento en el que uno de sus integrantes está sacando un barbo con un pez artificial.
    Para la próxima ya llevaré el equipo de mosca.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Qué lástima lo del equipo de mosca..No sabes cuánto habríais disfrutado con él. Lo extraño de todo lo que he leído es la alta frecuencia en la picada de los barbos con esas temperaturas tan bajas, y además con artificiales!! Ver para creer..!!
    Bueno, como veo que habéis tocado escama "barbil" sabed que ya estáis enganchados, jajaja. El primer tirón y la insistencia de este pez por liberarse, no deja indiferente a nadie.

    Enhorabuena a los cuatro. Buena entrada Jose, para cuándo la siguiente??

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Que alegorn me das Jose, saber que has sentido la pelea de este pez me asegura que alguna vez vendras por mi tierra buscando estos gitanos.
    Una magnifica entrada que nos viene a confirmar lo diferente que es España teniendo tantas cosas en comun. Esperamos impacientes las siguientes partes.
    En la distancia recibe un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Claro que me ha enganchado la pesca del barbo.
    Creo que para el año le tocará chupar banquillo a los basses jejeje
    No sabeis cuanta euforia me han aportado su captura.
    Saludos y gracias por vuestras enseñanzas.

    ResponderEliminar
  9. Por fín tengo un ratillo para ver la entrada con tranquilidad...
    Pues nada hombre, que al igual que los compañeros, me alegro un montón de que hayais probado las sensaciones de pillar un barbo.
    Ese embalse es una pasada... menudas orillas tiene. Os la jugásteis en las zonas de cortados. Pero la recompensa no tardó en llegar y no hay más que ver la carita de alegría que tenías cuando soltabas los barbos...
    Si te han gustado los comunes, prepárate para los sclateris...
    Un abrazo Josiño y espero la segunda parte

    ResponderEliminar
  10. Los sclateris ya me los imaginaba el otro día. Y los comizos también.
    Ahora cada vez que vea las entradas sobre los barbos aún me pondreis los dientes más largos.
    Venga que ya queda menos para la próxima temporada.
    Saludos Luis.

    ResponderEliminar