Seguidores

martes, 24 de noviembre de 2009

Viaje a Ricobayo: Día 2

El sueño reparador de la noche nos permitió levantarmos temprano. Abandonamos el bar de Atilano, donde habíamos pernoctado y pusimos rumbo al nuevo destino.
En esta segunda jornada nos dirigimos hacia otra zona de la que nos habían hablado bien.
Una vez en el nuevo emplazamiento tan sólo teníamos en mente al lucio, e intentaríamos por todos los medios sacar alguno, ya que disponíamos de la mitad del día, debido a que la otra mitad la emplearíamos para el viaje de vuelta.Con los equipos listos, nos acercamos hasta la base de uno de los puentes en la que había un pescador. Resultó ser un pescador rumano y ya había capturado un lucio, el cual tenía en una red.
Me causó una gran lástima mirar a ese bello pez, pero supongo que si se lo iba a llevar, sería para su posterior consumo.Tomamos rumbo hacia la derecha de los puentes en busca de réculas y cortados. Delante nuestra había dos pescadores y uno de ellos había clavado otro ejemplar que se liberó antes de que pudiera echarlo a tierra.
Esto nos animaba aún más y los nervios por tocar escama se comenzaban a palpar.Después de mirar algunos alburnos por la orilla, cambié la cucharilla por un pez artificial color perca. Estaba pensando en que este señuelo me podía dar la posibilidad de sacar mi primer lucio.
Al poco rato del cambio de táctica, noté un ataque muy cerca de la orilla ¡¡ Era un lucio !!
Un luciete, pero al fin y al cabo un lucio.
Observé que se había comido la mitad del pez por lo que debía de venir bien clavado.
Lo puse en seco y procedí a liberarlo rápidamente. Estaba un poco nervioso por los dientes del animal, pero devolverlo con vida era indispensable.
Una vez desprendido del anzuelo, las fotos de rigor y al agua.
Recibí las felicitaciones de los compañeros y proseguimos la jornada aún más animados.Ahora éramos seis pescadores a la caza del esócido.
Aunque el frío provocado por el viento era intenso por momentos, la posibilidad de más capturas eran motivo suficiente para continuar sondeando las orillas.
Llegados a una récula, los dos pescadores que nos acompañaban, se fueron a probar suerte a otro lugar.Después de que los nervios de la captura desaparecieran, ya sólo me rondaba una idea por la cabeza: Juan tenía que sacar una pieza, puesto que en la jornada anterior no había tenido fortuna con los barbos.Después de un buen rato con la cucharilla, Juan hizo un montaje en tándem, compuesto por la cucharilla y un pikie de vinilo.
Increíblemente, al segundo lance su caña se flexionó violentamente. Un lucio había atacado el engaño.
La presencia de unas rocas obligaron a mi compañero a subir por la pendiente y volver a bajar, sin que el pez le diese un solo respiro. Ya estaba cerca ... un lucio de unos 4 ó 5 kilos emergía y se doblegaba ante el pescador.
En ese momento escuché que Miguel decía que se había quedado sin batería y yo estaba al borde de la misma situación. Paré la grabación para sacar una foto del lucio, pero cuando Juan se dispuso para sujetar el bajo de acero, el lucio ejecutó una sacudida que le proporcionó la libertad.
Sólo me dio tiempo a tomar esta foto en la que se puede apreciar dentro del círculo, la silueta frontal del pez y las ondas provocadas por su huida.Al llegar a un cortado de paredes casi verticales, tuvimos que dar la vuelta y dirigirnos hacia el punto de partida.
Entre las rocas encontré el cuerpo inerte y vacío, de un barbo. Quizás fue atacado por un lucio o cormorán y las lesiones le provocaron la muerte.Una vez bajo el puente nos dispusimos a probar unos vinilos que nos habían regalado los amigos de el pez rosa, puesto que son colaboradores del foro vigospinning.
Yo utilicé el Shad GT verde especial lucio con un pequeño jig, mientras que otros compañeros optaron por otros modelos.Dejándolo profundizar bastante se podía revelar como un gran aliado y no tardó en motivar a un lucio de la zona, que le propinó una dentellada, dejándole unos cortes apreciables.
La situación del anzuelo estaba muy adelantada. Necesitaría un anzuelo triple más atrás, ya que así las picadas podrían traducirse en capturas.Lo mismo le ocurrió a Miguel poco después. Otro lucio dejó las marcas de sus dientes en la cola del pikie.
Insistimos en el lugar por si nos daba algún lucio, pero las picadas cesaron, y con ellas se desvanecieron las opciones de captura antes del regreso.Con nuestros relojes marcando la hora de salida, ya sólo nos quedaba despedirnos de este encantador lugar, al que seguro que volveremos con un poco más de experiencia el año que viene.
Un vistazo a nuestro alrededor y rumbo al coche para emprender el viaje de regreso.
Por el camino fuimos comentando todo lo que habíamos vivido en esta primera expedición en busca del lucio y de lo grata que fue nuestra estancia en tierras zamoranas.

Agradezco la hospitalidad de Atilano (dueño del Hostal del Río) y la colaboración de el pez rosa por el material enviado para estas jornadas.
video

10 comentarios:

  1. Felicidades Jose, conseguiste el trofeo que andabas buscando, y aun encima capturaste un barbo tambien, una buena salida de pesca, si señor!
    A ver cuando puedo yo pescar alguna de esas especies, que sin dudarlo lo intentare!
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Este embalse no es lo que fue ni mucho menos. Dificil reto os planteasteis. Si me hubieras comentado tu intención de ir te podía haber recomendado algún sitio, en el cúal podrias haber incluso tentado barbos a mosca seca.
    El año que viene teneis que intentar pescar en río, es mucho más divertido y menos bolero.

    Hablas de que Ricobayo es un mar, entonces si ves Almendra ya flipas... jejeje

    Me alegro que al menos lo pasaras bien por mi tierra. Ya te mandaré info sobre zonas de lucio.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. En cuanto tengas un rato libre Pablo, inténtalo.
    Es una pasada estar pensando en que puedes sacar una especie nueva para tí.
    Alfonso, no te preocupes. Para la próxima te pido consejo.
    De hecho me encantaría pescar lucios y barbos en el río. Y a poder ser, a mosca.
    Para el año que viene (que queda muy poco) iré sin duda.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. buenas pescatas tio! Ahora que me he mudado a Dublín, espero encontrar algún río próximo. Estará dificil, pero todo se andará... :D

    Un abrazo y enhorabuena por esas pescatas! Mola mucho pescar el "Primer lucio" (el mío también fue pequeñín pequeñín aquí en Irlanda).

    Ah, tengo un colega polaco que los pesca de kilo en la frontera con Lituania. A ver si de vacaciones me puedo acercar por allí... ya te contaría :D

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Busca, busca Alex, que ya queda menos para la nueva temporada.
    Suerte en tus aventuras internacionales.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Qué lástima lo del lucio grande..Bueno, al menos te desquitaste con el esócido y pudiste tocar escama. A ver si este finde tenemos la misma suerte y hacemos algo por Extremadura. Ya os contaremos.

    Saludos y buena pesca!

    ResponderEliminar
  7. Miguel, creo que por Extremadura está mejor la cosa.
    Si veis muy difícil tocar escama, llevaros unas latas de sardinillas para el bocadillo. Por lo menos para no irse bolo jejeje
    Espero buestra crónica.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Hola, hola, acá estoy!! Cuanto material interesante en tu blog que no había visto desde hace varias semanas.
    Resumiendo, con solo mirar las imágenes, veo que los “cuatros mosqueteros” la pasaron muy bien, felicidades por las capturas, y para la próxima llévate un juego mas de baterías para la cámara de fotos!!! Jajaja…. me quede con ganas de ver más!!!
    Te mando un beso grande!!
    Fernanda.

    ResponderEliminar
  9. Hno. de los anzuelos, Jose:
    La única pesca no conflictiva es aquella con fines gastronómicos, no obstante los tiempos de hoy exigen cast&release en muchísimos lugares. Alfonso bien lo señala,..."el embalse no es lo que fué ni mucho menos", por lo que debió devolverse el pez de la red (rumano)que mencionas, me parece.
    Es un tema muy profundo de analizar y da para mucho.
    De todos modos es respetable y muy valioso el cómo cada uno enfoca y libremente decide practicar esto apasionante que es LA PESCA.
    ¡Debemos cuidar muchísimo,...muchísimo, nuestro planeta!.
    ¡Qué pena lo de la falta de batería!.
    ¡Felicitaciones por la pesca!.
    Te aprecio mucho,
    Un abrazo y,...
    Un afectuoso sapukay.-

    ResponderEliminar
  10. Qué bueno Jose¡¡¡ Doblete de nuevas especies. Enhorauena
    Lo de la batería imperdonable... Eso fastidia a más no poder.
    Pero bueno, en vuestras retinas quedó.
    Felicidades y a ver el año que viene como escapais.
    Un abrazo

    ResponderEliminar