Seguidores

lunes, 25 de abril de 2011

Escapada matinal

Hace unos días me encontré con Rubén y este me propuso pasar una jornada de pesca tras las lubinas. Acepté de buen grado, pues ya hacía algún tiempo que no iba al mar y así quedamos a la mañana siguiente.
Una vez en el punto de encuentro, nos dimos cuenta de que el mar estaba bastante bravo. Debíamos buscar un emplazamiento algo resguardado o intentarlo en las zonas habituales.Al final decidimos intentarlo en un lugar nuevo. El mar no era demasiado fuerte, pero esto cambió cuando llegamos a pie del agua.
En los primeros lances, perdí un Daiwa Shoreline; cosa que me fastidió mucho, pues era la segunda vez que lo utilizaba.Apareció alguna que otra alga en las proximidades, por lo que nos fuimos moviendo hacia lugares más limpios.
El mar estaba ahora bastante bravo, pero el cielo permanecía encapotado, por lo que seguimos pescando con normalidad, pues este último factor me gusta bastante.Nos encontramos con zonas más aptas para la pesca del sargo, pero evidentemente nuestro objetivo era la lubina.
Estas no daban muestras de actividad, por lo que seguimos nuestro periplo por las rocas.Con la marea algo más baja, pudimos acceder a un promontorio rocoso que nos permitiría lanzar un poco más afuera.
El viento del norte me jugó una mala pasada y perdí un Rapala Max Rap de 15 cm, con muy pocas salidas. Otra nota negativa para la jornada.Sin embargo, me resistía a creer que nos íbamos a marchar de vacío, pues había zonas muy válidas. Y en una de estas, capturé este bonito abadejo. Se trataba de un buen ejemplar, pero le concedí el indulto, ya que me brindó una bonita lucha.
Y poco después tuve una picada en superficie, de lo que pudo ser una lubina o una aguja. Su visión entre la espuma fue tan fugaz, que no tuve tiempo de distinguir la silueta.Con el avance del día, el viento aumentó de intensidad y el mar ya se puso más bravo.
Como se acercaba la hora de marchar para Rubén, yo decidí finalizar también la jornada, pues la pesca en solitario en estas condiciones, no me agradaba demasiado.
Y así nos despedimos hasta la próxima, en la que espero que tengamos más fortuna, ya que las lubinas andan en paradero desconocido.

9 comentarios:

  1. Hola Jose,va haber que cantar aquella de los diplomaticos de Montealto que dice..non chas quero non chas quero,que me poden facer mal e...(pensaran nuestras amigas de los rapalas)porque no las hay por ningun lado,al menos has disfrutao de ese abadejo.Saludos

    ResponderEliminar
  2. Tranquilo José porque esto ya parece general de que las lubinas no den señal, pero veo que si lo hacen las zarretas. Lo peor de la Jornada es la perdida de esos dos señuelos, pero así es la pesca.

    Un saludo y ánimos que cualquier día nos llevamos una sorpresa.

    ResponderEliminar
  3. Mala suerte esas pérdidas,con la crisis que corre no está la cosa para perder señuelos..
    Las lubinas no sé donde andarán,tampoco las busco desde hace tiempo pero por lo que veo..
    S2

    ResponderEliminar
  4. Hola Jose;

    Resignación y paciencia es el consejo que me doy a mi mismo. Salen muy pocas y las que salen las hay que trabajar demasiado. Este año es un año malísimo para la pesca, al menos en lo que a mí se refiere, y sin duda es un pequeño reflejo de lo que nos deparará el futuro. Mira que llevo años pescando y este es el que mas capotes llevo con bastante diferencia.
    Un saludo y ánimo, que los basses suplen muy bien a la lubina.

    ResponderEliminar
  5. Hola Jose, lo peor han sido los peces que te has dejado en el fondo pero bueno, siempre que se llegue a casa solo con unos cuantos euros menos no esta mal la cosa...Suerte en las proximas salidas. Un saludo!!

    ResponderEliminar
  6. Pues sí, Berto y Víctor. Voy a tener que cantarles esa, a ver si empeora el tiempo y se arriman a la costa jejeje
    No pasa nada Miguel, que tengo mucho donde elegir hasta que nuestras lupinas amigas se decidan a arrimar.
    Por suerte Fermintxo, tengo arsenal para suplir las bajas, aunque está claro que a nadie le sobra el dinero en esta época.
    Efectivamente Pescadicto. En la paciencia está la clave y a mí paciencia me sobra, así que a esperar toca.
    No pasa nada Pablo. Peor es llevar un golpe y este llegó el sábado cuendo intentaba sacar alguna dorada.
    En fin, que estoy con la moral alta y al 100%.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Hno. de los anzuelos, Jose:
    Mientras regrese sano y salvo, las otras pérdidas son supérfluas, aunque en el momento fastidien un poco.
    A seguir intentando, que espíritu aventurero para ello no te falta querido Español.
    Un abrazo gigante y,...
    Un afectuoso sapukay.-

    ResponderEliminar
  8. Bueno Jose apesar de las esas perdidas que joden tela podisteis tocar escama, aunque no la que buscabais ,pero menos da una piedra, nunca mejor dicho.
    Como siempre enhorabuena por la captura y la suelta.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Siempre lo digo Leo. Todo lo que se pueda arreglar con dinero ... Pero si uno sufre un accidente, ya cambia la cosa.
    Doy fe de que las piedras no dan nada Fito. Pero las inmediaciones suelen tener moradores.
    Saludos

    ResponderEliminar