Seguidores

sábado, 29 de octubre de 2011

El fin de una sequía

Estos dos últimos meses anduve muy preocupado por la sequía que la comunidad gallega estaba atravesando. Ríos casi secos y embalses que mostraban zonas nunca antes vistas.
Y es que esta sequía ha sido la mayor de los últimos 50 años, por eso yo no recordaba nada parecido.
Por suerte el pasado domingo mientras pescábamos, pudimos contemplar las primeras nubes portadoras de buenas noticias.Como comenté en la anterior entrada, el domingo 16, después de despedirme de Walter, me reuní con Antonio y Ángel. Ambos habían estado en el embalse de As Eiras por la tarde y me habían comentado lo vacío que se encontraba.
Por esta razón me acerqué el día 19 hasta sus orillas, para comprobar de primera mano, las consecuencias de la sequía.
Hace unos años había visto el nivel del embalse un poco más bajo, pero a causa de una maniobra de la administración.
El caso es que el río Oitavén portaba una mísera carga de agua, que a buen seguro no se corresponde con el caudal ecológico. Seguramente será el caudal eco-ilógico, el que en aquel momento discurría por el río.Esos días se estaban llevando a cabo unas obras (supongo que de mejora), aprovechando las circunstancias.
El caso es que el volumen de agua que se iba para el suministro de los núcleos urbanos circundantes, era generoso. Espero que lo utilizaran de manera eficiente, pues el agua es cada vez un bien más preciado.Otro de los ríos que aportan agua al embalse presentaba una estampa desoladora. La orilla resquebrajada por la falta de agua, presentaba una gradación de colores que iba desde la vegetación de ribera hasta el lodo más fresco.
En estos parajes y en los ríos de los alrededores, las garzas y cormoranes han hecho su particular agosto, capturando peces con suma facilidad, pues a estas alturas el agua debería de fluir en abundancia.Pero el domingo 23 de octubre, mientras pescaba con unos compañeros, las nubes cargadas de agua hacían acto de presencia.
La única captura de la jornada fue una lubineta que sacó Rubén, aunque Marcos tuvo algunas picadas.
Cuando la jornada tocaba a su fin, comenzó a llover.
Creo que nunca he deseado con tanto ahínco que llegase la lluvia.Y 5 días de lluvia (dos de ellos muy abundantes) han obrado el milagro.
Las precipitaciones que han causado diversos destrozos y problemas por toda la geografía, han comenzado a acumularse en los embalses de la comunidad.La antigua carretera que permanece aletargada durante periodos de tiempo bastante largos ...... volverá en breve a dormirse bajo las aguas. Y espero que no vuelva a verla durante mucho tiempo, pues será una buena señal.El antiguo molino que antaño sirvió para la molienda del cereal, vio la luz durante varios meses ...... y ahora le tocará hacer una apnea duradera (tal vez de años), hasta que otro verano se quiera alargar más de la cuenta, torciendo la voluntad del devenir climático.Y los troncos que otrora fueron seres vivos que escoltaban a un río generoso en truchas, volverán a sumirse en el olvido, salvo para los que de vez en cuando enganchamos algún señuelo en sus ramas.Pronto el valle recobrará todo su esplendor, justo antes de que se acerque la caída de las hojas, y un nuevo ciclo del agua dé comienzo.
Hasta entonces ... ¡¡Qué llueva!!

18 comentarios:

  1. Es increíble ver esos embalses así en galicia. Pero bueno con estas lluvias y la se venideras todo volverá a su normalidad, eso espero.

    ResponderEliminar
  2. Hola Jose.
    Bendita agua,esos pantanos tan bajos parece que son del sur,pero que sean de galicia,como los mios en el pais vasco,es algo muy raro,que siga lloviendo y se llenen y tengamos agua,para nuestra verde tierra.
    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Claro que sí Marcos. La lluvia es un signo de identidad de esta tierra.
    Espero no volver a vivir una situación similar.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Si Juanrra. La España verde este año se ha llevado un castigo severo. Ahora a reponerse de este mal trago y que los años venideros sean muy diferentes.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. AUPA JOSE

    MUY BUENAS FOTOS,hablan por sí solas.

    Es increíble ver la diferencia que hay entre las fotos con o sin agua....por supuesto,me quedo con las de mucho agua....rebosan vida.

    UN SALUDO FIERACRACK

    ResponderEliminar
  6. Tarde o temprano tenía que llegar la lluvia, y aparte de llenar las reservas espero que sirva para tapar la boca durante mucho tiempo a un alcalde que yo me sé y a su equipo de asesores.

    ResponderEliminar
  7. Bonitas imágenes Jose, desde luego el agua es vida. Este año esta sequía ha hecho demasiados destrozos en nuestra comunidad, veremos la temporada que viene si estas condiciones pasadas se aprecian en la pesca... No lo sé, los peces soportan bastante bien los cambios naturales, lo que no soportan tan bien son esos caudales eco-ilógicos que mencionas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Hno. de los anzuelos, Jose:
    Esto de las sequías me "traen" malos recuerdos de mi amado Batel y Aruhary, por que anhelo, llegue mucha agua por tu Tierra, que la siento mía.
    Y a cantar..."Que llueva, que llueva, la vieja está en la cueva, los pajaritos cantan y la vieja se levanta", ja, ja....cancioncilla que recuerdo de mi niñez cuando veíamos llover, ja.
    Un abrazo gigante y,...
    Un afectuoso sapukay.-

    ResponderEliminar
  9. Yo también Ander.
    Y como ya he dicho, espero no volver a ver los ríos y embalses tan secos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Antonio, ese alcalde tiene unos asesores que "asesoran" bien los euros. De ríos, embalses y agua se ve que no tienen ni pajolera.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Pescadicto, espero que lo que dices de los peces sea una gran verdad, pues este año han sido sometidos a un duro y largo verano.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Aquí también hay una canción similar Leo. Pero ya hace mucho que no la canto, aunque si garantizase el agua, ten por seguro que la cantaría muy a menudo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Da pena ver esa escasez de agua..y en Galicia,quién lo diría..
    Por aquí andamos parecido,ni siquiera esas aguas anunciadas han llegado,a ver si esta semana llegan..
    S2

    ResponderEliminar
  14. Agua igual a vida.
    Reveladoras imágenes.
    Saludos
    Gaizka

    ResponderEliminar
  15. Por desgracia Jose, por aquí "abajo" estamos más acostrumbrados que vosotros a estos desoladores paisajes, aunque últimamente no nos podemos quejar.
    Me alegra mucho ver que el agua ha vuelto llenando de vida ríos y embalses, además de que la peor racha de incendios también habrá pasado.

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Es un tanto atípico Fermintxo, pero a veces toca ver estas cosas.
    Desde luego a mí se me ha hecho muy desagradable.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. En una frase lo has dicho todo Gaizka.
    No hay nada más que añadir. Somos lo que somos gracias al agua, así que hay que utilizarla con cabeza.
    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Sí Miguel. Aunque el invierno y primavera pasado os dejó un buen regalo en forma de agua.
    Pero como he dicho, lo normal en unas latitudes y en otras, no ha sido la tónica general de años anteriores.
    Saludos

    ResponderEliminar