Seguidores

domingo, 8 de diciembre de 2013

Frío y aguas claras

Ya hemos entrado en el mes de diciembre y como es normal por estas fechas, el frío ya campa a sus anchas por toda la geografía. Esto provoca que madrugar no sea una tarea fácil, pero había que aprovechar que la previsión anunciaba un oleaje atractivo.
La niebla hizo que me retrasara un poco de camino al punto de encuentro, pero una vez llegué hasta donde estaba Micael, le propuse intentarlo en otro lugar.
Tras cambiarnos, encendimos nuestras linternas y fuimos caminando hasta un puntal. Las olas eran mayores de lo esperado, por lo que estuvimos un rato divisando el mar.
El sentido común nos decía que probáramos fortuna en otro lugar, así que vuelta a empezar.
 El cambio de escenario dio sus frutos. Micael lograba engañar a este abadejo con un paseante. Para que digan que estos señuelos no funcionan en invierno.
 Con las primeras luces del día, pudimos observar que el mar tenía muy buena pinta, sin embargo las aguas estaban demasiado claras. 
Los lances se concentraban en la rompiente, pues allí podía rondar alguna lubina.
 A media mañana me decidí a probar una nueva adquisición. Se trata del YKR Mákina.
Eran muchos los que hablaban muy bien de él, así que pedí 4 a la tienda de El Gran Pescador.
Ciertamente lanzan mucho y me gusta su movimiento en el agua. Además incorpora unos anzuelos que a buen seguro durarán más que los de otras marcas más punteras.
 La marea iba dejando los bajos al descubierto, así que hubo que ir buscando zonas de más calado.
El oleaje la tomó conmigo, pues fueron varias las veces en que el agua me alcanzó. Sin embargo, lo peor de la jornada fue la rotura de una roca sobre la que había pisado, lo que provocó mi caída. Por suerte, sólo hubo que lamentar unos arañazos en la mano.
 Cuando el sol asomó por encima de las montañas, paré de pescar durante un rato. Quería que la chaqueta y el vadeador se secara un poco, pues notaba algo de frío.
 Mi compañero aprovechó ese momento para avanzar hasta unas rocas, desde donde podría lanzar con comodidad. Sin embargo, el oleaje frustraba alguno de estos intentos, pues rompía con fuerza, justo delante de él.
Proseguimos un rato más, lanzando en la espuma, pues con las aguas tan claras, no tenía muchas esperanzas que los peces atacaran nuestros señuelos con confianza.
Al final la jornada se saldó con una sola captura, que para las condiciones que tuvimos, creo que fue suficiente.
Ya sólo quedaba ir hasta una cafetería, a tomar un café bien caliente.

34 comentarios:

  1. Bonita jornada. el señuelo que presentas tiene muy buena pinta, me hare con unos cuantos para probar en el mediterraneo a ver como funciona por aqui .
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy seguro que anjovas y palometones se tirarán a él sin contemplación. Ya contarás.

      Saludos

      Eliminar
  2. Buenas Jose,esa zona parece excelente pero como bien dices,si no entran al amanecer,luego con aguas claras es dificil.Me alegro de que la caida quedara en un susto,porque aveces por muy poco que sean pueden producir graves lesiones,por aqui esta entrando poca cosa,pero a base de insistir algo sale,y moviendote mucho,ya nos veremos el domingo,un abrazo maquina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En caídas como esta se echa de menos unos guantes, pero no se puede llevar de todo.
      Me alegro que te animes el domingo.

      Saludos

      Eliminar
  3. Bonita y fria jornada, pero hay que seguir hay pie del cañon. El señuelo es muy bueno, ahora a esperar a que empieze a dar peixes, un saludiño Jose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin Duda. Está claro que en casa no se pillan, ni en sueños jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Me alegro de que te guste compañero.

      Saludos

      Eliminar
  5. Hola Josiño, lo de la piedra que se rompe ya es el clásico ostión, a mi me paso hace 2 fines y fue en un mal paso con caída al agua y posterior ostión que me dio la ola contra las rocas sin mayores consecuencias que echar a nadar ( en esos momentos odias los transpirables ) y quedarse en pelotas para darle la vuelta al traje y sacarle el agua para volver a ponérselo ( en invierno jode mas aun ), a veces libramos de cada una que no es normal, y mañana mas jajajajajajaa un saludo y buena pesca amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí es la segunda que se me rompe. Será que soy un pesado jejeje. El caso es que no pasó a mayores.
      Mucho ojo con el agua, que te pilla la hipotermia en menos de nada.

      Saludos

      Eliminar
  6. bonita jornada..pena de aguas tan claras!!
    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que ir sí o sí. Aún con aguas claras. Tarde o temprano caerán.

      Saludos

      Eliminar
  7. Menos mal que solo fue un susto,esas caidas inesperadas tras la rotura de la piedra que estas pisando pueden ser muy peligrosas.

    El Makina funciona muy bien,y como lanza,uffff,yo ya lo estrené.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si caes de cabeza, seguro que te revientas. Por suerte aún hubo tiempo de echar la mano.
      El mákina había que bautizarlo como "el peregrino", porque lanza a casa de Dios jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  8. bueno por lo menos visteis algo...cuidado por las rocas q a veces vamos ciegos por tirar a una posta y la liamos...menos mal q solo fueron unos rasguños...ejeje..un abrazo fiera...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pudimos ver algo a base de insistir. Lo de la caída se quedó en poca cosa, por suerte para mí.

      Saludos

      Eliminar
  9. Josiño, la próxima será, que tú también eres un máquina. Mucho ojo con las rocas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que con la caída no perdí líquido de frenos jejeje. Suelo ser prudente en este aspecto.

      Saludos

      Eliminar
  10. Seguramente no te servirá de consuelo, pero estuve el viernes y sábado por la costa entre La Guardia y Bayona, y ha sido un calco de lo que os ocurrió a vosotros, caída incluída

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues casi prefería que me dijeras que fue todo lo contrario. O por lo menos sin caída, que ya no estamos para muchas caídas.
      A ver si hay más suerte la próxima, para ambos claro jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  11. AUPA JOSIÑO

    Ultimamente te caes mucho no... ???? No me extraña , desayunas dos veces o más y claro...ceden los mejillones,las piedras y todo lo que se te ocurra pisar jejeje...Has probado a pescar tumbado???? ( ya está el cabr...de Ander tocando los carallos) por lo demás,bonita jornada con chapuzones incluidos amigo...

    UN ABRAZO FIERAYMETUMBOCRACK


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ríete, ríete. De una caída no está libre nadie.
      Yo no te deseo mal, pero me da que aunque tengas algún percance, no lo vas a contar jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  12. la superficie siempre puede deparar sorpresas independientemente de la epoca, sl2 jose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero son muchos los que no confían en esas posibilidades.

      Saludos

      Eliminar
  13. Buena jornada con preciosas fotos, ese señuelo tuene muy buena pinta, aunque lo que hace falta son lubinas!!!

    Un saludo y suerte en la pesca!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las lubinas andan por ahí, pero está claro que si no se arriman, difícil lo tendremos.

      Saludos

      Eliminar
  14. Pues a seguir intentándolo, no queda otra. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no queda más remedio que hacerlo así. A ver cómo se da la próxima vez.

      Saludos

      Eliminar
  15. Con el agua tan clara poco se puede hacer, aquí estamos igual José, lo importante es romper la rutina y disfrutar de unos lances junto al mar, sobre la caída, menos mal que se quedo en un pequeño susto, Un saludo desde Cadiz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que buscar zonas en la que los peces no sean muy recelosos o buscar otras especies.

      Saludos

      Eliminar
  16. Buena entrada como de costumbre Jose... solo queda volver a intentarlo de nuevo como siempre y el consuelo de que al menos se tocó escama y que la caida quedara solo en un susto.
    Saludos desde Cádiz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que seguiré intentándolo. Son horas bajas y hay que insistir.
      La caída fue de las suaves, gracias a Dios.

      Saludos.

      Eliminar
  17. Bonito abadejo, y la próxima será.

    Pues da miedo eso de caerse en las rocas esas, pues pintan ser muy escarpadas y afiladas.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de caerse en las rocas no es ninguna broma y lo cierto es que aquí tenemos algunas que se las traen. Por suerte ya estoy al 100%.

      Saludos

      Eliminar