Seguidores

domingo, 31 de octubre de 2010

Lo intentamos con el chivo

Ante la proliferación de spam, he decidido activar la opción de la "verificación de la palabra para comentarios", por lo que después de escribir vuestro comentario, se os pedirá que escribáis la palabra que aparece en el recuadro.

Ayer me fui junto con mi amigo Adrián, hasta la costa.
Una vez en el lugar elegido, nos dimos cuenta de que la tarea de intentar hacer un solo lance, sería una odisea, pero la zona estaba algo resguarda. En otras partes de la costa, el oleaje era tan violento que podría costarnos un susto, por lo que optamos por quedarnos en el lugar escogido.La fuerza del viento era tal, que sujetar la caña ya suponía un esfuerzo y en la bajada hacia las rocas ya sufrí varios calambres en el brazo que sostenía el equipo.En los alrededores no miramos a nadie pescando, pero seguro que más gente habría optado por pescar en esta zona, a pesar de las condiciones adversas.Llegamos junto a un saliente y con gran esfuerzo realicé el primer lance. El viento provocaba el arrastre de la linea, por lo que se quedó en un lance corto.
Había que buscar un lugar más resguardado, así que tomamos el camino y nos dispusimos a andar. Cuando íbamos por el sendero nos cruzamos con un pescador y ambos coincidíamos en que las condiciones del mar eran desproporcionadas.Ante situaciones así, la opción más sensata es armarse de un equipo robusto y atar un chivo al final de la línea.
El chivo es un señuelo hecho de plomo o alguna aleación de este, provisto de un mechón de pelo de chivo (que le da el nombre), caballo o fibras artificiales y armado con un par de anzuelos.
Siempre escuché que el chivo era un invento gallego, si bien en alguna revista hablan de la procedencia asturiana.Una vez que llegamos a una zona con el mar más calmado, comenzamos a lanzar nuestros señuelos.
Los chivos más pesados pueden sobrepasar holgadamente el hectómetro de distancia, pero nosotros comenzamos con pesos más modestos.
Adrián tuvo una potente picada en su chivo, pero el pez (presumiblemente una lubina) no llegó a clavarse.Las islas Cíes ejercen de barrera a los temporales y esto permite que podamos pescar con unas condiciones mínimas de seguridad, si bien el viento nos creaba grandes problemas al empujarnos hacia el agua. Afronté esta jornada con gran ilusión, pues la idea de sacar una lubina con el chivo es algo que me agradaría un montón.
Pero el equipo y el chivo se encargan de ponernos los pies en la tierra, pues su uso prolongado ejerce un efecto devastador sobre las condiciones físicas.
Con los brazos y la espalda algo dolorida, pusimos rumbo al coche, no sin antes echar la vista atrás y pensar que en algún día saldrá la ansiada pieza capturada con esta modalidad.

Este es un vídeo de hace años, pero en él se puede ver la funcionalidad del chivo, con un mar que ningún otro señuelo podría aguantar.
Espero que os guste.

8 comentarios:

  1. Hola Jose:
    La pesca con chivo es algo brutal y sus sensaciones son espectaculares. Ya solamente porque para que funcione la mar debe estar cabreada o muy cabreada y es preciosa verla asi, aunque como bien dices existe un riesgo elevado. Y yo creo que es 100% gallego pero me has puesto en dudas.

    ResponderEliminar
  2. Que guapo el vídeo, que cantidad de capturas!!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola, espectacular el mar, siempre llegas con ilusión pensando en esa sensación que te dejan de un par "de ataques".Es cierto que ese mar desgasta mucho fisicamente.
    saludos

    ResponderEliminar
  4. Si que es brutal Walter, pero el mar en esas condiciones también lo es. En cuanto a la duda, pues seguramente la despejaré algún día.
    Efrén, todos los años suele repetirse alguna situación de estas, pero hay que estar en el preciso momento o que te llamen por teléfono jejeje
    Lo que más me desgasta físicamente son las palizas que me pego en ocasiones, para buscar los mejores lugares. Lo malo es que no simpre tienen premio.
    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  5. Muy bonitas fotos, impresiona ver el mar así, ya tendrás ocasión de estrenarte con esa técnica todo es cuestión de perseverancia, en cuanto al video vaya lubinacas. Un saludos.

    ResponderEliminar
  6. Seguro que machacando con el chivo sale alguna Jose de eso no me cabe duda, las condiciones del mar pufff eres un valiente,
    saludos compi.

    ResponderEliminar
  7. Hola Jose, por el norte tambien estaba el mar para usar chivo, pero no logre engañar a ninguna. En cuanto al video, es espectacular la pericia para saltar de piedra en piedra y esquivar las olas.
    Tambien te digo que a ver si quedamos un finde y vienes a conocer la costa norte, o yo voy por el sur. A partir de mediados de este mes estare libre y podemos organizar algo.
    Un saludo campeon!

    ResponderEliminar
  8. Hno. de los anzuelos, Jose:
    Precioso recuerdo el film.
    Pescar mientras recibes las "caricias" del mar, es facinante.
    Un abrazo y,...
    Un afectuoso sapukay.-

    ResponderEliminar