Seguidores

jueves, 26 de julio de 2012

A por lubinas entre la niebla

Aprovechando la festividad de Santiago Apóstol, me fui a la costa con tres amigos, a la búsqueda de la esquiva lubina.
En esta ocasión nos desplazamos a una zona en la que últimamente están saliendo algunos ejemplares buenos, lo que nos motivaba un poco más a la hora de afrontar la jornada.
 Llegar al lugar no resultó muy cómodo a causa de una espesa niebla que se había instalado en toda la costa. Pero ni Adrián, ni Pablo, ni Manuel, ni yo, teníamos ganas de sufrir un percance, por lo que nos tomamos con calma lo de llegar al pesquero.
El mar presentaba unas aguas claras, con olas un tanto grandes para mi gusto, pero a pesar de ello, comencé a pescar en una zona elevada.
Cambié varias veces de lugar, a pesar de hacer pocos lances. Buscaba una zona donde hubiera más posibilidades de éxito.esta no se llegó a materializar.
Me acerqué a unas rocas y comprobé que a mi derecha estaban dos pescadores, que ya llevaban un buen rato machacando el lugar,  y algo más lejos, dos de mis compañeros.
Me acomodé encima de las rocas y lancé uno de mis Savage Gear Cannibal, que me había regalado Walter hace unos meses.
Comencé la recuperación, y a las pocas vueltas de manivela ... parón en seco.
Se trataba de una lubineta que elevé sin problemas hasta mi posición, para luego devolverla a su medio.
Dos lances más en distintas direcciones y nuevamente a cambiar de lugar.
Adrián y yo nos fuimos desplazando hacia una playa cercana. Las siluetas de los pescadores se muestran difuminadas, buscando con ahínco a la reina de la espuma.
Aquí había pequeños trozos de algas en suspensión, lo que propició nuestra salida hacia otro punto.
El mar estaba más enbravecido en las zonas escogidas, pero aumentando el peso del señuelo, solventábamos en parte este hecho.
Después hubo alguna falsa alarma provocada por las rocas del fondo, pero ni rastro de las lubinas.
La mañana seguía con niebla así que sugerí un nuevo escenario.
Tras una bajada lenta y con precaución, llegamos a otra postura. Aquí el mar también presentaba un aspecto poco idóneo para la pesca, salvo para la utilización de un chivo.
A pesar de todo, Pablo y yo intentamos hacernos con alguna lubina.
Pero el mar no cedía un ápice en su intenso golpear contra la costa.
Todavía teníamos tiempo para hacer un último cambio, que nos llevó a una zona más apartada..
Sin embargo aquí ya nos encontramos a varios pescadores de costa y de kayak.
Fue así como tuvimos que finalizar la jornada, en vista de que los peces no nos acompañaron. Pero habrá tiempo de volver a este u otro lugar para dar con la esquiva señora de estas costas.

21 comentarios:

  1. Hola Jose yo soy de los que no confía mucho en pescar lubinas entre la niebla, vamos que no le tengo fe.

    El mar en las fotos se ve golpear con mucha violencia contra la costa y las lubinas siguen resignando, hay que seguir intentándolo amigos.

    Un saludo para el trío de pescadores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin embargo, yo le tengo menos fe a pescar lubinas desde cama, por eso lo intento en uno u otro lugar. A veces hay que desmentir mitos o triunfar con la excepción que confirma la regla.
      Aunque en este caso la jornada no fue muy propicia.

      Saludos

      Eliminar
  2. Pues si que estaba peligroso el día,por suerte no os faltó la precaución.Al menos tú te libraste del bolo,con una captura y suelta.Me imagino que andas con ganas de la revancha,pue sa por ellas,Saludos y buena pesca Jose.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me juego yo el tipo ni por una lubina, ni por el robalo más grande de la historia.
      Saludos

      Eliminar
  3. Esta semana levantó el mar bastante por unos días,y con el las algas que había posadas en el fondo y las que desprendió con los golpes era complicado,aun así entre esas algas aunque a veces se haga complicado pescar,puede haber sorpresas.
    Al menos tocaste escama,que aunque no lo paezca,ayuda a mantener la moral alta.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se sabe donde puede saltar la liebre o la lubina. En este caso fue cuestión de insistir.
      Saludos

      Eliminar
  4. Por aquí estaba la mar igual de brava..viene bien para mover el fondo y sacar comida..
    Llegarán eso seguro...pero que lleguen también aquí..
    S2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá te oigan o hagan caso. Pero bueno, sólo el tiempo lo dirá.

      Saludos

      Eliminar
  5. Felicidades por la jornada,,estupendas fotos, y ya te daran la cara esas lubis otro dia.
    A seguir machacando.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo que por machacar no va a ser.
      Saludos

      Eliminar
  6. Buenas, Jose, mi jornada fue por la zona de bayona, no fuy a Coruña, sali con Jorge de vigosspinning, y me libre del bolo, con una pequeña aguja, eso si la mar estaba algo embravecida, ymu revuelta, de hecho la primera linea de costa con algas en suspension. Un saludo, nos vemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cuanto las algas desaparezcan, a ver si se acercan las lubinas.

      Saludos y enhorabuena por tu jornada.

      Eliminar
  7. Y el mar estaba bien guapo ... eso si desde posturas resguardadas. La niebla ... pues tampoco me entusiama, pero si les da por entrar ..

    Hasta la proxima ..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que en las posturas donde pegaba de verdad, no había ... a lanzar jejeje.
      Pero a ver si insistiendo.

      Saludos

      Eliminar
    2. En las zonas más expuestas era imposible pescar. Pero bueno, habrá que seguir intentándolo.

      Saludos

      Eliminar
  8. Este bien fuerte la mar a juzgar por las imagenes, parece invierno, a ver si arriman, Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que parecía invierno. Esperemos que esto provoque el acercamiento de algunos ejemplares de porte.
      Saludos

      Eliminar
  9. El día no estaba para bromas entre la niebla y el mar. Al final pudisteis tocar escama que es lo que importa.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hubo que andarse con cuidado. Tanto por el mar, como por la orografía. Y bueno ... hubo un premio jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  10. ¿Cómo era aquello? Ah sí, niebla en la montaña ...jejejje, ni para hacer fotos, pero bueno, nunca se sabe que la pesca no son matemáticas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Niebla en la montaña, pescador a la cabaña. Niebla en el mar, pescador coge la caña jejeje.
      No es matemática y eso es lo que me gusta.

      Saludos

      Eliminar