Seguidores

domingo, 5 de mayo de 2013

Muy cerca de casa

 En ocasiones uno se empeña en ir a la búsqueda de nuevos escenarios de pesca y para ello recorre grandes distancias. Todo es válido si se trata de buscar un escenario que garantice la diversión. Sin embargo, a veces descartamos algunos lugares, porque emitimos juicios erróneos sobre ellos. Y claro, luego queremos hablar desde la experiencia y nos llevamos una sorpresa.
 Esto nos ocurrió a Luis y a mí hace unos días. Conocíamos de vista un pequeño río, pero nunca nos habíamos molestado en pescar sus aguas. Y entonces decidimos tantearlo para ver qué nos ofrecía.
Nada más llegar nos damos cuenta de que tenía más agua de la que nos imaginábamos, si bien hay que decir que este invierno ha llovido abundantemente.
 No tardamos mucho en hacernos con la primera captura de la tarde.
Un pozo amplio de poco que aumentaba de profundidad paulatimanente, guardaba en su seno una pintona de bella librea.
 Un poco más arriba, otra trucha, de apariencia muy distinta a la anterior. Es frecuente encontrarse con libreas muy dispares en los ríos gallegos, en parte, dependiendo del lugar en el que se encuentre el pez, pues no es lo mismo una trucha que se mantiene entre las raíces de un árbol, que otra que se encuentra sobre un fondo de arena.
 Otro ejemplar con abundancia de pintas negras, encontró atractiva la presentación de mi cucharilla.
Había zonas en las que los lances tenían que ser precisos, pues no había grandes tablas.
 A medida que ascendimos, fuimos encontrando zonas someras y otras más profundas. Unas creadas a partir de presas artificiales para el riego de los cultivos ...
 ... y otras construídas con el propósito de alimentar un molino de agua.
Antaño, estos molinos eran utilizados para la molienda del cereal y las truchas mostraban especial predilección por las salidas de agua de estas edificaciones.

Cuando llegamos a un tramo que discurría por el pueblo, las truchas capturadas eran menores a las que habíamos engañado al inicio de la jornada. Sin embargo teníamos que seguir para prospectar lo máximo posible, ya que esta información nos será de utilidad en el futuro.
Las piernas pedían una tregua, pero aún no divisábamos el coche. Por ello tuvimos que emprender el camino por la orilla. Tan sólo pescamos aquellas zonas que parecían más prometedoras.
Poco más capturamos en este tramo final, pero la jornada había discurrido todo lo entretenida que hubiéramos deseado, por lo que no hubo queja.

28 comentarios:

  1. Muy cierto eso de que a veces no valoramos lo que tenemos al lado de casa.. Bonita jornada Jose..
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero son muchas las veces en las que nos damos cuenta y aún así, caemos en el mismo error.

      Saludos

      Eliminar
  2. Buena jornada la que echasteis y encima cerca de casa, que bonitas son esas pintonas, enhorabuena a los dos.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las pintonas tienen algo especial y quizás por eso me sigue encantando su pesca.

      Saludos

      Eliminar
  3. Con esto que transmites seguro que haces pensar a mas e uno en cosas positivas. Lo que te puedo decir que que cerca de casa siempre tenemos muchas sorpresas.

    Eh!!! venga ya una entradita con esos gitanosssssssss!!!

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que si, pero el ser humano se empeña en buscar a veces donde no debería.

      Aguanta un poquito, que lo de los gitanos es muy especial.

      Saludos

      Eliminar
  4. Muchas veces nos equivocamos al hacer km en busca de pescado teniendolos muy cerca en escenarios poco valorados por nosotros. Felicidades por la jornada echada y por la entrada con esas estupendas fotos.

    Un saludo máquina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiadas veces diría yo.Y creo que es muy válido para el mar también.

      Saludos

      Eliminar
  5. Bonita Jornada Jose, eso mismo pienso yo, no solemos valorar lo que tenemos a nuestro lado y decidimos irnos a otros punto cuando cerca de casa podemos tener un verjel.
    Yo sigo a los Basses, me ha enamorado este pez un saludo nos vemos por las piedras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No por alejarse mucho tenemos más posibilidades de éxito. Quizás el hecho de que un río sea un espacio limitado, condiciona esta exposición.

      Saludos

      Eliminar
  6. Hermoso paraje, tener eso cerca de casa es una bendicion y si hay pezca doble satisfaccion, enhorabuena por tan bonita jornada
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno puede tener el presentimiento de que un río o un embalse no tengan muy buena pinta o si. Pero sólo mediante la comprobación, podremos salir del error o acertar en nuestros presentimientos.

      Saludos

      Eliminar
  7. Cuanta razón tienes, a veces, emitimos juicios de valor en algunas zonas de pesca y un día te se ocurre probar y descubres el paraíso. Eso a mí me ha pasado, enjuicie una zona como la peor, y ahora la considero la mejor de todas.

    Buenas sueltas de truchas,

    Un saludo y hasta otra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso ya es pasar del infierno al cielo jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  8. Se hacen muchos kilómetros también por cambiar de aires y conocer otros ríos pero a veces merece la pena el desplazamiento. Es cierto que tenemos tramos cerca y no los visitamos, pero algo me dice que este año van a cambiar las costumbres.
    Un saludo fiera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dices, por cambiar de aires o probar con otra especie, digamos que es sensato. Pero pudiendo evitar los bolos, me quedo con la proximidad.

      Saludos

      Eliminar
  9. Nos cegamos con hacer kilometos y muchas veces lo tenemos muy cerca... Preciosas pintonas henorabuena.Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tenemos algo bueno cerca, creo que podemos dejar los viajes para otro día.

      Saludos

      Eliminar
  10. Muchas veces buscamos muy lejos de casa saciar nuestra afición... y a veces no hace falta hacer muchos km. para disfrutar de nuestra afición... pero por desgracia... cerca de centros de población cada vez es más difícil encontrar " paraisos" para la pesca.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo los que tengan esos paraísos cerca, serán unos verdaderos afortunados, pero habrá que buscar los que tenemos más cerca.

      Saludos

      Eliminar
  11. Bajo mi punto de vista sólo debe alejarse uno de casa si vive en una ciudad grande.a más pescadores más quemada esta la zona.y más en Asturias....Avilés,Gijón y Oviedo en el centro.bonita jornada y mucho más bonitas esas pintonas...que tendrán josiño....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esos casos no hay nada que discutir. Lo mismo ocurre con pesqueros de acceso cómodo, etc.

      Saludos

      Eliminar
  12. ¡Qué maravilla de lugar! Sería un pecado no disfrutarlo con esa preciosidad de truchas,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo mejor es que no hay que desplazarse demasiado. Son pequeños lujos al alcance de la mano.

      Saludos

      Eliminar
  13. Que bien yo tengo coto para mañana y aqui elrio va como un mar, asi que haber como hago ya que voy a mosca saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues prueba una ninfa bien lastrada, porque a seca ... Suerte en la jornada.

      Saludos

      Eliminar
  14. Enhorabuena por la jornada Josiño, muy buenos parajes y muy bonita librea tienen esas pintonas, ya se van calmando las aguas y se van dejando pescar los rios de montaña, que por mi zona no se han dejado hasta ahora y todavía bajan bastante altos por la abundante nieve que aun queda arriba,
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí todavía tenemos cauces altos en algunos ríos, pero es cuestión de días que se pongan aptos para la pesca.

      Saludos

      Eliminar