Seguidores

domingo, 19 de mayo de 2013

Nuevo escenario

Hace unos días tocaba spinning. En esta ocasión, acompañado de José Antonio, me fui al río Oitavén.
 El río descendía con un buen caudal para la época del año en la que estamos, y la vegetación de pequeño porte aún no había crecido demasiado, por lo que no tendríamos muchas complicaciones a la hora de lanzar.
 Tras un par de picadas fallidas al inicio de la jornada, pude capturar la primera trucha del día. Esta la habíamos localizado previamente, por lo que conocíamos su ubicación de antemano.
Tras la foto la devolvimos al medio para que siga creciendo.
 El río esconde alguna que otra trampa en forma de marmita de gigante. Estas pueden ser un tanto peligrosas cuando se encuentran bajo el agua, ya que accidentalmente podemos meter un pie en ellas, provocándo una caída.
 Al llegar a una bifurcación en el río, nos separamos momentáneamente. Yo caminé por el cauce de la derecha, mientras que mi compañero lo haría por el izquierdo. Aquí pude capturar otra trucha de escaso porte.
 El sol comenzaba a tomar posición en el cielo y todo en nuestro entorno se percibía con nitidez.
Nuestros señuelos iban peinando minuciosamente cada corriente o pozo, capturando algunos de los seres que allí habitaban.
 Llegamos a una zona en la que el río se abría un poco más. Las rocas de gran tamaño servían de parapeto para acechar a las posibles presas sin que estas pudieran percatarse de nuestra presencia.
 De esta manera engañamos alguna pintona más que posaba brevemente para la foto.
Todas ellas muy bravas, pues el río discurre por un paraje agreste.
 Numerosas cascadas iban apareciendo a medida que avanzábamos. Los lances se concentraban en los pozos inferiores, a la espera de que algún ejemplar de porte tomase nuestros engaños.
Sin embargo sólo las más jóvenes e inexpertas parecían apreciar los señuelos que les ofrecíamos.
Caminando durante un buen rato, llegamos al límite superior del coto. Aquí pondríamos punto y final a la jornada, ya que estos tramos son difíciles de andar, lo que favorece la aparición del cansancio en las piernas.
Ya sólo nos quedaba descender hasta el coche y esperar a que haya un poco más de suerte en próximas visitas, si bien no hubo queja.

17 comentarios:

  1. Bardzo fajne zdjęcia. U mnie w Polsce znam bardzo podobną rzeczkę. Pozdrawiam !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Many thanks for the visit.

      Regards.

      Eliminar
    2. tomek, to jest Galicia (nie Galicja w Krakowie) :-)

      Eliminar
    3. josiño, mólache o meu polaco? neso teño moita práctica! :D abrazos!

      Eliminar
    4. Pues no se si decir si o no, porque no tengo ni idea de lo que dices jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Sin duda una chulada. Y lo que se me queda atrás.

      Saludos

      Eliminar
  3. Bueno en los pozos estaban aunque fueran pequeñas,al menos disfurtásdteis camuflandoos entre rorocas y vegetación,jajajaja,un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se llevó con humor, a la vista de que las truchas no estabn mucho por la labor.

      Saludos

      Eliminar
  4. AUPA JOSIÑO

    Pero si no paras !!!! hoy aquí,mañana allí,Cáceres,Badajoz,Albacete,Cuenca,Murcia....barbos sargos truchas reos lubinas...tiooooo!!!! cómo te lo pasas jejeje.

    Siempre encuentras la foto simpática jejeje,si te pillo yo,te ato una piedra bien gorda a la mano y te dejo un par de horas a merced de los violadores jajaja.

    UN ABRAZOTE FIERATRAVELCRACK

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que pasarlo bien fiera, que sino nos aburrimos.
      Lo de la piedra no me ha hecho ninguna gracia jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  5. Hermoso paisaje , ya solo ello hace disfrutar y ya si pescas es la ostia, enhorabuena

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay tanto por admirar en una jornada fluvial, que nos perdemos la mayor parte a causa de la pesca. Pero las pintonas también son muy bellas.

      Saludos

      Eliminar
  6. Que maravilla de entorno, un auténtico rompepiernas y las truchas... preciosas, enhorabuena Josiño,

    un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente es un rompepiernas, pero si queremos conocerlo, toca caminar.

      Saludos

      Eliminar
  7. Que maravilla de parajes. Es una verdadera suerte gozar de ese entorno precioso en busca de las esquivas truchas. Lo cierto es que no es una pesca fácil y es de valorar técnicas, conocimientos y sobre todo la pasión con la que se desempeña esta modalidad.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Un lugar asombroso ,encima pescando ,que mas se puede pedir,enhorabuena por esas capturas .
    Un abrazo

    ResponderEliminar