Seguidores

lunes, 13 de mayo de 2013

Barbos gitanos 3: !! Una "barboridad" ¡¡

Comienza un nuevo día y nos preparamos para el asalto final.
Al salir de casa, directos al bar para desayunar fuerte, pues tenemos por delante un buen número de horas que llenar de recuerdos.
 Acudimos por última vez a tierras extremeñas. 
De camino al río me deleito con la cantidad de fauna, tan distinta a la que estoy acostumbrado.
Abejarucos, alcaudones, rabilargos, abubillas, grajos, perdices. Todos parecían haberse puesto de acuerdo para despedirme en esta última jornada de pesca.
Vamos preparando todo lo necesario. Cuando ya estamos a pie de río, podemos ver lo que nos aguarda.
 En esta ocasión volveremos a pescar Kike y yo, mientras José Antonio y Pepe probarán otras zonas.
El viento racheado nos pondrá a prueba, pero no tendrá nada que hacer contra unos pescadores que ansían acariciar cada uno de los tesoros que se encuentran en la masa cristalina que discurre serpenteante por el valle.
 La talla media de los peces indican que la diversión será enorme, si bien cada combate puede ser una lucha perdida.
A la sombra de unos fresnos clavo mi primer barbo. Raudo acude a la corriente, para aliarse con ella y tratar de poner distancia entre ambos. Finalmente la paciencia me brinda la posibilidad de acercarlo a mi mano y sujetarlo al fin.
Saboreo el momento, pues me ha brindado una lucha espectacular.
 Kike me permite pescar a mis anchas, cediéndome gran parte de las zonas que nos vamos encontrando.
Me va asesorando nuevamente y también ejerce de cámara, para dejar constancia de mi disfrute.
Y es que estaba eufórico visualizando tal cantidad de peces y de tan buen tamaño.
 Por un momento, Kike se separa de mí y se dirige a una zona superior. El viento sopla en ocasiones con gran potencia, por lo que tengo que parar de pescar.
Después de una tregua, ya puedo retomar la actividad, aunque esta no dura y la superficie del agua se riza irremediablemente. Efectúo un lance hacia un bello ejemplar, que había localizado previamente.
Intuyo una silueta borrosa que se mueve hacia la mosca ... este la toma sin recelo y comienza la acción.
Lo mejor para combatir en viento en estos casos, es tener un buen barbo al otro lado de la línea jejeje.

Abandono la zona pero no tengo muy claro por dónde ascender. Así que camino hacia la ladera del valle. Este tiene una pendiente exagerada, casi vertical. El terreno cede bajo mis pies, pero voy avanzando.
Efectúo un silvido y Kike me responde. Desciendo hacia una zona en la que hay gran cantidad de aluviones y al llegar, mi compañero me muestra el punto en el que se encuentra un gran barbo.
Este permanece estático en la corriente, tranquilo y seguro de si mismo. Efectúo el primer lance pero hace caso omiso de la mosca. Los lances se suceden y el resultado es el mismo.
 Kike me sugiere que pruebe con una ninfa. Tras atar la imitación, voy posando el engaño en las cercanías del pez, hasta que una de las derivas parece que le llama la atención.
El pez de grandes proporciones toma la imitación y comienza a tirar con una potencia descomunal. En un par de segundos de lucha, el pez se suelta y nos lamentamos de lo sucedido.
La lógica nos dice que hay que revisar el anzuelo de la ninfa y es entonces cuando comprobamos que el barbo había logrado abrir el anzuelo.
!!Bestial¡¡
 Esto es lo que comúnmente se conoce con el nombre de Cowboy jejeje.
Tras encontrar este cráneo de vaca, le sugerí a Kike que podía bromear sobre la fidelidad que le brinda su pareja jejeje. Y como podéis ver, no dudó en posar para la foto.
 Tras la pérdida de mi mosca, mi compañero me ofrece la posibilidad de pescar con una mosca bastante voluminosa.
Tras atarla, fue ofrecérsela a los peces y estos entraron en un estado de frenesí para hacerse con ella. Ante este hecho, Kike ató la Chernobyl. ¿El resultado? El mismo exactamente.
Poco después, otro barbo logró abrir el anzuelo de mi mosca. A causa de ello, le pedí a mi compañero una Chernobyl.
!!Entonces comenzó el festival de picadas¡¡
La efectividad de esta imitación rozaba la perfección, pues en algunos casos un barbo tomaba la mosca, dejaba que este se soltara y a continuación ya era posible que un pez mayor atacase el engaño.
 La cantidad de capturas hizo que se agotase el espacio de la memoria de la GoPro.
A partir de ahí, tenía que arreglármelas con las otras cámaras que llevaba para la ocasión.
Me sumí en un estado de satisfacción desenfrenada, que hacía que sólo me concentrase en el pez.
En el otro extremo de la línea, tenía el santo grial de las imitaciones, la cual seleccionaba la talla de los peces de forma alucinante.
Con tal cantidad de efectividad en mi poder, pude disfrutar de carreras con salida de backing, de las que te dejan sin aliento.
!!Espectacular¡¡
 Ya casi era la hora de volver para comer y es entonces cuando Kike avista dos barbos de tamaño excepcional, en torno a los 4 kg de peso. Ambos están ubicados en una corriente, flanqueada por rocas.
!!Hay que intentarlo¡¡
Ante la imposibilidad de ejecutar lances desde un lateral, me deslizo por una roca hasta situarme por encima de ellos. Mi compañero me guiará para intentar engañar a alguno de los dos.
 Hago el primer lance y Kike me indica las correcciones. Un nuevo lance despierta la curiosidad de uno de ellos, pero tengo que elevar la mosca o se verá arrastrada por la corriente. Kike se lamenta de la oportunidad perdida. Insisto nuevamente, pero la hasta ahora eficaz Chernobyl, ya no es capaz de ejercer magnetismo alguno sobre ambas criaturas. Su tamaño conlleva experiencia o desconfianza. 
Es hora de intentarlo con una ninfa.
Tras varios minutos de intentos, tenemos que dar por imposible la tarea.
Seguimos un poco más y engañamos sendos barbos de bello porte. Este será el broche de oro para esta jornada.

Una larga caminata nos lleva a reencontrarnos con nuestros compañeros. Estos ya tenían todo dispuesto para comer a pie de río. Fuimos comentando los distintos lances de la jornada y así fuimos consumiendo los minutos. Tras la comida, recogimos todos los bártulos y pusimos rumbo a Constantina, pues Pepe y Kike tenían que volver a sus respectivas casas.
 Mis planes para la tarde incluían visitar la ciudad de Sevilla, pero al final no pudo ser, por lo que sugerí a José Antonio que podía mostrarme algo más de Constantina.
Tras una breve siesta en la habitación del Tena y una reconfortante ducha, me voy con José Antonio hasta el restaurante "El alcornoque".
Allí mi anfitrión se encuentra a Marco, que curiosamente es pescador y bloguero (http://carpfishingconstantina.blogspot.com.es/).
Charlamos un rato mientras iba degustando alguno de los platos de la gastronomía del lugar.
Riñones, una especie de buñuelos con un relleno delicioso y unas gambas envueltas en berenjena que "quitaban el sentío".
Hasta la mesa se acercó Severiano, cocinero y copropietario del restaurante, al que le comuniqué mi satisfacción por cada uno de los platos que había degustado.
Allí José Antonio también me presentó a uno de los guitarristas del grupo Los Grillos Mojaos. La conversación con este fue más extensa y muy entretenida, especialmente por la variedad de temas que allí tratamos, catando un vino de la bodega Fuentefría.
Al final la conversación llegó hasta la hora de cierre del restaurante, así que me despedí agradecido de todos los allí reunidos.
A continuación me tocaba despedirme de mi anfitrión José Antonio, agradeciéndole estas jornadas de pesca con tan buena gente y en lugares tan fascinantes.
Por la mañana, antes de partir, la lluvia hace acto de presencia. Esta es constante durante buena parte del trayecto, hasta que llego a Salamanca. Aquí me recibe la nieve, por lo que decido ir un poco más despacio. Era prioritario llegar. Nuevamente mal tiempo hasta que me voy acercando a Galicia.
Paradójicamente, en mi tierra me encuentro un tiempo soleado con el cielo impoluto.
Tras 10 horas de conducción con dos paradas, llego a casa.
En total 1700.2 Km recorridos, que me han valido para vivir unos días de esos que uno espera repetir lo antes posible. Gentes, gastronomía, paisajes y también pesca, han sido la constante de este largo viaje.

Dar las gracias a José Antonio, Pepe, Kike, Jorge, Carlos y Luis, por el trato recibido.
Y a la gente que he conocido, les mando un saludo, esperándolos ver en otra ocasión.

30 comentarios:

  1. que tute Jose, muchos km sin duda bien amortizados, mucha experiencia acumulada y seguro que mas que satisfecho.

    Ahora de vuelta en Galicia, cuando hacemos una de bass?? jeje
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son de esas palizas de coche que no te importa hacer. Y más sabiendo lo que me esperaba.
      Espero que en breve podamos salir a por basses, porque este año aún no los he catado jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  2. Buen relato Jose. Uff, cuántas cosas¡¡¡ Los barbos grandes no son nada fáciles, todo lo contrario que los de talla media que si están por picar son asequibles pero duros de combatir. La primera carrera de un esclateris te puede quitar la caña de las manos,partirla, romperte el bajo, abrir el anzuelo, quemarte la mano con la velocidad de la linea, golpearte un dedo con la manivela al salir la linea... etc, etc, etc. No hay nada igual. Si pillais uno de los gordos te quedas aquí a vivir...jejjee. Jose te hubiera enseñado mi ciudad si no hubiera estado liadillo con temas familiares. Me fue imposible. Como ya te he dicho en la primera entrada ¡¡¡¡¡¡AVISA CON TIEMPO!!!!! Me alegro muchísimo de que hayas disfrutado tanto y no me extraña con la compañía que has tenido. Con estos señores te sientes como si los concieras de toda la vida. Pues espero que repitas y en la misma compañía si es posible. Yo me apunto del tirón. Un abrazo de tu amigo Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he vivido alguna de esas situaciones que citas. La que menos me gusta es la de la rotura de la caña jejeje.
      Si Dios nos da salud, podré volver por tu tierra y conocerla un poco más.
      En cuanto a la compañía ... pues creo que excelente se queda corto.

      Saludos para tí también de tu amigo Jose.

      Eliminar
  3. Te lo dedico
    http://www.youtube.com/watch?v=pYf57HbQIRA&feature=share

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he visto y me ha encantado. Algo así tengo reservado.

      Saludos

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Bien no es la palabra, pero está del lado de las cosas positivas.

      Saludos

      Eliminar
  5. Pero bueno, vamos a ver. Tu para que te pusistes ese artilugio en la gorra?. Y los videos??
    Tan solo he visto uno.
    Autentico Kikefly-Cheroki. Esa gorra era para llamar a Eolo? porque vaya si hizo viento.
    Me alegra un monton ese buen sabor de boca que te llevas de mi tierra.
    Te esperamos para cuando quieras volver.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero vamos a ver José Antonio. He puesto un entrante, un primer plato y este segundo plato. Ahora deja que cocine el postre, que a buen seguro será lo mejor.
      Kikefly cornudo diría yo. El viento no fue impedimento.
      Como dijo Terminator ...VOLVERÉ.

      Saludos amigo José Antonio.

      Eliminar
  6. Unos días muy pero que muy bien aprovechados por lo visto y leído, seguro que ya estás pensando en la próxima vez.
    Saludos artista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí. A ver si en una de estas te apuntas. Seguro que luego aguardarías impaciente la próxima.

      Saludos

      Eliminar
  7. Preciosos los relatos de los 3 días Jose. Lamento mucho no poder haberos acompañado, pero ese fin de semana me era realmente imposible por ciertos compromisos. Queda claro que has disfrutado como un enano, por lo que te felicito ya que era el objetivo principal del viaje. Disfrutar, disfrutar y disfrutar.

    Un saludo, espero no perderme la próxima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pasa nada Álvaro. Hay más días para pescar, no te preocupes. Por mi parte pienso volver jejeje.

      Saludos y espero verte en la próxima.

      Eliminar
  8. Hola, veo que tu expedición al sur te ha dado juego... nada menos que tres entradas en tu blog...
    Aquí por Segovia no tenemos barbos gitanos... y si tengo ganas de pescarlos.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que han sido muchas horas de pesca como para resumirlas en una sola entrada.
      Espero que algún día puedas batirte con estos torpedos fluviales.

      Saludos

      Eliminar
  9. Extraordinario reportaje, Josiño. Yo habría dado por bien esa kilometrada... y más aún, si el resultado fuera el que conseguisteis vosotros. Mi experiencia con los barbos casi siempre ha sido con caña boloñesa y con gusano o con ova. Tener prendido uno de esos bichos con una caña de cola de rata tiene que ser espectacular, aunque estoy en ello. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy seguro que si lo pruebas a mosca, las sensaciones de disfrute serán increíbles. En especial el momento en el que el pez toma la mosca.

      Saludos

      Eliminar
  10. Formidable relato y muy buena experiencia por lo que comentas. No había tenido tiempo de leerlos hasta ahora y lo cierto es que cuanto más lo leía mas vicio me corría por las venas. Un viaje más pendiente a sumar a la larga lista de destinos deseados. Espero que te haya curado bien ese tobillo por que no le has dado tregua.
    Espero también que lo hayáis pasado bien este Domingo, tuve un nonagenario cumpleaños y no pude asistir pero el próximo no me lo pierdo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tobillo no está al 100%, pero voy tirando.
      No me creo que hayas cumplido los 90 aún jejeje.
      A ver qué se organiza próximamente.

      Saludos

      Eliminar
  11. Que barboridad !!!!
    No tengo el gusto de haber pescado esos barbos pero si otros comunes con equipo ligh y son torpedos indomables..son capturas que quedan en el recuerdo por muchos años...
    S2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los barbos comunes que yo he pescado, no me han dado tanta guerra como los gitanos, pero seguro que influirá el escenario y porte, porque desde luego también son unos torpedos de cuidado.
      Los recuerdos seguirán en la mente y en el pc jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  12. Preciosa jornada y muy bonito relato de esta te acordaras muchisimo tiempo seguro.
    Enhorabuena por las capturas y por tan buenos recuerdos .
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que me acordaré. Son muchas las sensaciones y momentos vividos. Y por eso espero repetir.

      Saludos

      Eliminar
  13. Un final perfecto para tres días de pesca con los barbos. La próxima a engañar a ese esquivo barbo gigante jajajajaj.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que si. Hubiera sido genial engañar a alguno de los gordos, pero esto será una excusa perfecta para volver.

      Saludos

      Eliminar
  14. un viaje para no olvidar y seguro que repetiras después de todo lo vivido y....como tiran los barbos...jjjj,un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero. Es una experiencia que le recomiendo a todo el mundo.

      Saludos

      Eliminar
  15. Te aburriste mucho ....muchiiiisimo, tanto que repites siempre que puedes, pues OLE.

    A si en la próxima la liamos tanto como la última vez que coincidimos jajajajajaj.... pesca, acampada y chistes malos...jajajajaja

    Por cierto, te vamos a cambiar el nombre por "Willy fog"

    Cuídate y nos vemos cerquita del agua

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras haya salud, intentaré volver. Es muy recomendableesta pesca y por eso repito.
      A ver si en la próxima hacemos acampada.
      Y digo yo ... ¿Willy "niebla"? ¿Por qué? jejeje.

      Saludos

      Eliminar