Seguidores

domingo, 27 de febrero de 2011

¡¡¡Oh my God!!!


Literalmente sería: ¡¡¡Oh, Dios mío!!! y en chiquitistán:¿Comooooooor?jejeje
Y es que la jornada de ayer fue un poco extraña, para variar.
Me reuní con Walter (al que algunos ya conocéis por su blog) y Pablo en el lugar acordado y nos dirigimos hacia la zona de pesca.
Nada más bajar del coche, Walter me obsequió con un regalo y después procedió a las presentaciones, pues a Pablo no lo conocía.
Estuvimos un rato analizando las condiciones del lugar y optamos por cambiar de lugar, pues el viento no sería un aliado en este caso.
De camino a la playa observamos alguna gente pescando desde la carretera con los chalecos reflectantes. Las cañas metidas en los postes de los guardarraíles, aguardaban la picada de alguna dorada, pues esta zona es frecuentada por este espárido.
Una pesca un tanto peligrosa teniendo en cuenta el volumen de tráfico y la velocidad a la que se mueven los vehículos por la calzada.Ya en la nueva ubicación, montamos los equipos para iniciar la jornada.
A continuación comenzó la espera y para acompañar el momento, nada mejor que una cervecita.La marea llevaba poco tiempo subiendo y aprovechamos para probar una caña que Pablo había traído. Se trataba de la Shimano Super Aero Technium. Sin duda las sensaciones fueron formidables pues los lances por encima de los 140 metros se hacían con relativa facilidad.Walter fue el primero en recoger y al otro lado de la línea traía algo. De entre la espuma emergió una figura rechoncha que no podía atribuir a ningún pez.
¡¡¡Era un buey de mar!!!
Las caras de sorpresa y las risas no tardaron en hacer acto de presencia.Nuestro compañero lo examinó un momento, para posteriormente proceder a su liberación.
Si llega a la fase adulta, se convertirá en uno de los muchos manjares que esta costa alberga.Yo fui el siguiente en recuperar el aparejo y ... ¡¡¡Otro buey!!!
¡¡¡Sorprendente!!!Pablo recogió para ver el estado del cebo y ... ¿Otro buey?
¡¡¡Siiii!!!
En lugar de venir a pescar, parecía que estábamos a mariscar con caña.A partir de media marea, el mar comenzó a moverse más. Las expectativas eran mayores, si bien creía que con un poco más de agua, podíamos tener más suerte.Las cañas ya estaban nuevamente preparadas para la espera ... ... y estábamos a la expectativa de capturar algún pez, para estrenar la cuenta. Pero las punteras tan solo acompañaban el vaivén de las olas.Los últimos rayos de sol anunciaban la proximidad de la noche, por lo que había que preparar las luces químicas y las linternas.Con la tranquilidad de la noche el mar comenzó a trabajar con más ahínco y nuevamente, un decápodo venía comiendo el cebo.
Supongo que la zona en la que estábamos pescando estaría colonizada por estos crustáceos pues ...... otra vez recuperé el aparejo con un buey de mar sujeto a la gameta.El rocío que la noche depositaba sobre nosotros, junto con la falta de actividad por parte de los peces, nos hizo desistir de seguir pescando. El resultado casi estaba cantado.
Al final capturamos seis bueyes de mar; cosa algo atípica en cuanto a una jornada de surfcasting se refiere.Abandonamos la playa y pusimos rumbo a los coches. A mis compañeros todavía les quedaba un largo trecho por recorrer y antes de su partida, deseamos que la próxima jornada no fuera ni parecida a esta. Aunque si capturásemos unos buenos centollos ...
En fin, que por lo menos tocamos caparazón.

La jornada según Walter

video

NOTICIA


Hace poco, de la mano de Andrés Orts, ha nacido Fishbook.es. Se trata de una red social para pescadores de agua salada. En los pocos días de vida que tiene, la criatura ha comenzado a andar y con nuestra colaboración pronto crecerá y veremos su evolución.
Espero que sea un referente en el mundo de la pesca y le deseo una larga y próspera vida.
Desde aquí le doy mis felicitaciones al padre de la criatura.

14 comentarios:

  1. hola,una bonita jornada d pesca,pero q es eso q yo no me entero.Saludos

    ResponderEliminar
  2. Buen rancho de bueys que hos habeis marcado, y felicidades por esas jornadas que te pegas tan bien acompañado , saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola el comentario de Mary es mio, es la cuanta de mi mujer que estaba abierta y no me di cuenta, espero ma disculpes, saludos de nuevo

    ResponderEliminar
  4. Mari Angeles, el buey de mar es un crustáceo que se come mucho en las mariscadas, Navidad y fiestas caseras. Está muy rico y si está lleno y con coral te chupas los dedos. Lo único es que estos todavía eran pequeñitos.
    No pasa nada Fito. Aprovecho para que los bloggeros echeis un vistazo al blog de M@ry (pero con el estómago lleno). Se ve que es una artista de la cocina.
    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Jose,lo importante es compartir una jornada de pesca con unos compañeros y apasionados de la pesca como vosotros.Tenemos un reto pendiente para la proxima.Saludos

    ResponderEliminar
  6. Y la próxima nos haremos con la victoria ... o con unos bogavantes jejeje
    Un placer compartir esta jornada.

    ResponderEliminar
  7. Na no hay manera tengo mala suerte contigo, no pican ni con txoco jejeje.

    ResponderEliminar
  8. Hola Jose;

    Lo importante es ir y pasarlo bien, lo de pescar o no es lo de menos; Además hay que acostumbrarse para los años venideros.
    Esa zona que dices que pescan al lado de la carretera es yendo para Marín, en la entrada del puerto.
    Tengo algún compañero por la zona y me tienen dicho que se cogen buenas doradas junto delante de la fábrica.
    En fin, esperemos vengan tiempos mejores.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Bonita jornada de pesca, sobre todo de bueys que eran pequeños, pero parece que esa zona se presta, teneis que hacer una salida de buceo más adelante, con suerte haceis una mariscada, pero nada de cerveza "Vino Alvariño".

    Un saludo Jose, Walter y pablo

    ResponderEliminar
  10. No es eso Walter. Para mí que el choco no era fresco del todo jejeje
    Efectivamente pescadicto. La pesca en ese lugar es un poco peligrosa, pero en dicho lugar salen doradas y eso es lo que la gente busca.
    Miguel, para la mariscada nos vamos a un puerto y pillamos variedad. Y casi prefiero un mencía, que me llama bastante más.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. He sacado en varias ocasiones centollos a surfcasting y a los cangrejos les encanta aferrarse a los poliquetos o calamares y "rillar ,rillar y rillar"(mordisquear).
    Estupendo blog José.Un saudiño.

    ResponderEliminar
  12. Hno. de los anzuelos, Jose:
    Las aguas tienen sus sorpresas, y ese sentimiento está siempre latente a pié de río o mar, claro, cuando no aparece lo que buscamos tendremos que disfrutar de lo que hay, ja, ja, ja.
    Me pasó algo parecido, aunque también logré lo que buscaba, ja...http://lospasosdelpescador.blogspot.com/2010/09/hnos.html
    Igualmente bonita aventura.Me alegro por lo compartido por vosotros.
    Un abrazo grande y,...
    Un afectuoso sapukay.-

    ResponderEliminar
  13. Hla,gracias por aclararmelo,si el buey esta muy bueno.Saudos.

    ResponderEliminar
  14. Yo hace muchos años sacara un centollito pescando lorchas en un espigón, pero ahí se quedara la cosa del marisco. Alguna estrella de mar también tenía salido.
    Muchas gracias.
    Claro que sí Leo. A falta de peces, buenas son las risas.
    De nada Mari Angeles.
    Saludos a todos.

    ResponderEliminar