Seguidores

domingo, 22 de mayo de 2011

Objetivo: Dorada

Hace unos días pasé unas jornadas de pesca en busca de las doradas y por suerte he podido hacerlo en compañía de un verdadero maestro de esta modalidad.
Para los que no conocéis a Walter, aquí tenéis la dirección de su blog:
http://dorada-tanero.blogspot.com/

Una vez con todos los bártulos a punto, pusimos rumbo al pesquero y una vez allí, comencé a aprender muchas de las cosas que pasan desapercibidas para el pescador neófito en esta modalidad.
Una de las cosas que aprendí, fue el procedimiento para anzuelar el cangrejo y lo cierto es que no es tan sencillo como aparentemente pueda parecer.El segundo paso era preparar varios cangrejos y sus respectivos bajos, para simplificar las operaciones de sustitución del cebo.
Con esto nos ahorrábamos mucho tiempo, con lo que disponíamos de más oportunidades para engañar alguna cabezona.Durante la paciente espera charlamos sobre otros temas relacionados con la dorada.
Con cada frase me daba cuenta de que Walter ha adquirido un gran conocimiento de las costumbres de este espárido, lo que ayuda enormemente a la hora de afrontar una jornada de pesca.Y entonces llegó la primera picada. Walter me explicó todo lo que debía tener en cuenta a la hora de la clavada y lo cierto es que hay que ser muy cauto en esos momentos.
Por desgracia, la dorada es tan inteligente como mi compañero me había relatado otras veces y se las arregla para degustar un cangrejo, evitando en todo momento los anzuelos, como aquel que come pipas y tira las cáscaras.Aunque nosotros, que también somos inteligentes, saboreábamos unas cervezas frías mientras aguardábamos nuevas picadas.
A media tarde, Walter logró clavar una dorada. Ya estaba nervioso por la primera captura, pero esta logró liberarse durante la recuperación.Tuvimos varias picadas más, si bien las doradas lograban comer el cebo sin dar opción a clavarlas.
¡¡¡No me lo podía creer!!!
Le propuse a Walter anzuelar un cangrejo de una manera diferente, a lo que él accedió conocedor del resultado.
¡¡¡Serán ca ... las condenadas!!!
Si hace unos días me encontré con unos peces astutos en los ríos extremeños, ahora estaba frente a un adversario muy listo en la costa gallega.Para sobrellevar mejor esta derrota, me salió la vena humorística y le mostré a Walter cómo anzuelar una navaja en un bajo con un tándem de anzuelos.
No tiene misterio ninguno.
Se trata de introducir los anzuelos entre la ranura de las valvas jejeje.El segundo día fue más desapacible que el primero y la lluvia amenazaba con aparecer, aunque el sol daba señales de vida tras el plomizo velo de nubarrones.
Mientras escogía cangrejos, pude observar algo que las tanas hacen en ocasiones y no es otra cosa que demostrar que sus mandíbulas pueden ejercer una titánica presión. La suficiente para cerrar un anzuelo forjado de primera calidad.
¡¡¡Formidable!!!El viento seguía soplando y esto no nos permitía ver las picadas con nitidez, por lo que las doradas comían el cebo, pero no nos daban la opción de clavarlas.
Le pregunté a Walter qué se podía hacer en estos casos y él me comentó que con la caña en la mano, la posibilidad de detectar la picada era mayor.
Fue entonces cuando sujeté una de las cañas y me dispuse a esperar.
Dicho y hecho. Tras un rato aguardando la picada, Walter divisó la picada antes de que yo se lo dijera. Entonces él tomó la caña en la mano.
La dorada no dio señales de vida y tras varios minutos, volvió a picar.
Se trataba de un buen ejemplar. El momento de clavar no se presentó, por lo que la captura no se llevó a cabo.Mientras preparábamos más cangrejos, un robalo solitario apareció en la superficie, a escasos metros de la embarcación.
La pudimos observar deambulando un buen rato, antes de que desapareciera de nuestra vista.Por la tarde el viento no cesó y a pesar de contar con cebo fresco, no pudimos sentir la picada de ninguna dorada.
Tocó resignarse y aguardar a que el último intento nos deparase más fortuna.Pero en el último día, el viento volvió a salirse con la suya y se alió con las cabezonas, para que no lográsemos sacar alguna.
Un pescador que andaba por la zona logró capturar varias sepias de buen tamaño, por lo que deduzco que las doradas son más inteligentes que esos seres que tienen los pies en la cabeza, también conocidos como cefalópodos jejeje.

Al final me fui con una buena impresión pues cuanto más difícil es el adversario, más dulce es la victoria.
Eso sí, de los cangrejos me llevé un recuerdo desagradable, pues uno de ellos me provocó un doloroso corte en un dedo.
Agradezco a Walter el haberme brindado la oportunidad de capturar una dorada desde embarcación, si bien la climatología no nos ayudó en esta empresa. Y aunque en esta ocasión las doradas se salieron con la suya ... ya caerán.
También quiero agradecer al padre de Walter su hospitalidad.
Hasta pronto.

23 comentarios:

  1. entreteneida jornada y buena compañia. yo intentare tentarlas pro mi ria a ver si localizo alguna- s2

    ResponderEliminar
  2. Una salida de pesca diferente y es que no paras, en el interior, costa y ahora mar a dentro. Veo que fallaron las doradas, pero ya se sabe con es esto de la pesca. Lo del dedo haber si lo curas sulen infectarse bastante.

    Un saludo José y Walter

    ResponderEliminar
  3. jose ya caeran y ya me daras la razon que en aguas gallegas hay doradas de muy buen porte ygualando casi a las del mediterraneo y espero ver pronto esas capturtas

    ResponderEliminar
  4. Hno. de los anzuelos, Jose:
    Buena aventura. Las dificultades en la pesca es otro aspecto que la hace cautivante, sino sería como pescar en un aljibe, lo que la volvería aburrida, ja, ja, ja.
    Que tu próxima salida por la Dorada te premie con muchas capturas.
    Que sanes pronto de la herida.
    Un abrazo grande y,...
    Un afectuoso sapukay.-

    ResponderEliminar
  5. AUPA JOSE

    Dos craks juntos,que peligro!! ( y para las Estrella Galicia también jeje).

    Una jornada envidiable , aunque no hubiera capturas habrás disfrutado y aprendido un montón junto a ese gamberro.
    Me ha gustado lo del cebo (la navaja),da más posibilades de exito,por que si no matas la dorada en el lance,tienes los anzuelos como segunda opción jajaja.

    UN SALUDO CRACK

    ResponderEliminar
  6. Vamos que lo mismo cose un huevo que frie un calcetin.
    De aventura en aventura, no paras.
    Interesante el anzuelado-
    Saludos para ti y Walter.
    Lo viisitaremos

    ResponderEliminar
  7. No paras Jose lo mismo pescas "dorados" en el sur que doradas en el norte, un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Esta vez no quisieron aparecer, pero seguro que la próxima vez caerán, pues vas con el mejor para ello, no tengo ninguna duda.
    Acabo de ver la entrada anterior... que pena de truchas, espero que descubran quien es el culpable, aunque seguramente se ira de rositas, como siempre...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Hola Txoco, gracias por tu compañia en eses días, y a la gente por los comentarios. Yo empiezo hoy por la tarde y esperemos tener alguna captura, un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Suerte en tus prospecciones. Aquí en la ría de Vigo ya están saliendo algunas majas y espero poder sacar alguna desde costa.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. La pesca es así Miguel. Una vez logras todo y otras no haces nada, pero esa dificultad es la que nos hace mejorar.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Sí azor, en eso llevas razón, pero la costa Mediterránea es mayor y la densidad de estas también.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Es cierto Leo. O como pescar en la bañera.
    Espero que lleguen tus deseos y pueda capturar alguna pieza bonita.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. He aprendido mucho Ander y también Walter ha aprendido a encarnar la navaja de plástico y acero jejeje
    Las Estrellas tuvieron menos suerte y terminaron en el fondo del estómago.
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Barbux, no coso los huevos, los "cueso" o como decimos aquí los cuezo, del verbo cocer.
    Los calcetines no los frío porque se me hielan los pies jejeje
    Todo en tono humorístico compañero jejeje.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Me ha encantado el juego de palabras Antonio. De buena gana volvía ahora a por dorados del sur, pero este año creo que ya he cubierto el cupo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. El placer ha sido mío Walter.
    Suerte en esta nueva serie de jornadas y que todo se alíe en tu favor, que bien te lo mereces.
    Saludos y suerte.

    ResponderEliminar
  18. Que se preparen para la próxima salida,con lo que sabe Walter y lo que has aprendido sobre ellas,seguro que no las vais a dar tregua.Y para un poco correcaminos..jejejejeje!!!
    S2

    ResponderEliminar
  19. Bueno Jose aunque no han habido capturas, se observa en las fotos que hibo buenos momentos, enhorabuena y para otra sera.
    Por cierto yo tambien encarno la navaja con dos anzuelos, pero no se parecen a la de tu foto jeje, ya he aprendido otra cosa nueva.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Las Doradas de tamaño son las Albert
    Einstein del mar, los velociraptores.

    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Fermintxo ¿Sabes que te digo? Mic, Mic jejeje
    Correcaminos no ... trotamundos.
    Y vaya si he aprendido.
    Saludos

    ResponderEliminar
  22. Hay que compartir la información Fito jejeje
    Siempre estamos aprendiendo en nuestro querido deporte.
    Saludos

    ResponderEliminar
  23. Te doy la razón anónimo.Su cociente intelectual debe ser de los más altos en cuanto a los peces de nuestra costa. Y se asemejan a los velociraptores en sus potente mandíbulas jejeje
    Saludos

    ResponderEliminar