Seguidores

martes, 5 de julio de 2011

117 truchas en 15 minutos

A pocas horas para la noche de San Juan, llegué a casa del trabajo y cuando entro por la puerta, mi familia me informa de la aparición de algunas truchas en un río próximo. Algo en mi cabeza me hizo reaccionar instantáneamente y a la vez que me daba cuenta del origen del problema, me vestía el vadeador y las botas. Llamé al Seprona antes de ir al río, pero me dijeron que en ese momento les era imposible enviar una patrulla.El río estaba muy bajo de caudal a causa de la presente sequía, y con esta situación, es fácil que un vertido provoque una gran mortandad. La noche se aproximaba, pero actué con celeridad y coherencia. Primero traté de localizar el punto más bajo en el que había truchas muertas y ciertamente lo hice a la primera, pues justo donde entré, miré como unas pintonas huían a sus escondites; y 5 metros más arriba contemplé los primeros cadáveres. Estaban en un pequeño pozo donde cae el agua y esta se oxigena bien. Aquí recogí tres truchas y una a la que le eché la mano, aún daba síntomas de vida. Salve el obstáculo que genera el salto de agua y entonces me quedé petrificado. En una tabla de unos 20 metros, con una profundidad media de unos 25-30 cm, contemplé gran cantidad de siluetas inertes. Cada vez que metía la mano, sacaba una trucha muerta. El agua estaba fría, como los cuerpos de los salmónidos. Debía apresurarme, pues la noche se me echaba encima. La rabia que recorría mi cuerpo me daba la velocidad y la precisión, para seguir sacando cuerpos sin vida. Suena mi teléfono. Es Antonio que me llamar para ir a pescar al día siguiente. Mientras le informo de lo sucedido, sigo metiendo truchas en el capazo. Al remover el fondo, pude comprobar que se quedaban atrás 5 pequeñas truchas. No había tiempo para dejar que el agua se aclarase. Continué río arriba y escudriñé cada corriente y remanso y así llegué al lugar por el que el vertido había alcanzado el río. Desde este punto, veo otra vez como algunas truchas escapaban río arriba.He recorrido un tramo de unos 100 metros y he recogido un buen número de truchas de tamaño pequeño principalmente.Pero son demasiadas. 4 ó 5 generaciones que han perecido a causa de la omnipresente mano del hombre. Llamo nuevamente al Seprona y me dicen que hoy les será imposible acudir al lugar, pero que guarde las truchas para su posterior recogida. Ya de noche salgo del río y compruebo el lugar por el que había bajado el vertido y afortunadamente todavía quedan restos, ya que la cuneta es de hormigón. Me apresuro para llegar a casa, lavo un bote de vidrio y vuelvo para tomar una muestra. Elevo el bote sin tapa hacia mi nariz y compruebo un fuerte olor a detergente. Entonces pienso: -Pero ... esto no me vale. He de traer un recipiente adecuado para esta tarea.
Llego a casa y me quito las botas y el vadeador. Luego busco en internet la farmacia de guardia más próxima y arranco el coche.
Aunque debo actuar con rapidez, conduzco de la manera que debo hacerlo.
Aparco donde no tenga problemas con la grúa y me voy corriendo para la farmacia.
Compro 4 botes para muestras y una jeringa de gran tamaño.
Otra vez para el coche y después para casa.
Me bajo del coche y me voy corriendo para el lugar.
El agua contaminada todavía sigue allí.
Con sumo cuidado voy llenando la jeringa con el mortal líquido y lo introduzco en cada uno de los botes.
Una vez hecho esto, tomo unas instantáneas del lugar de los hechos.
Ahora ya estoy más tranquilo, pues ya tenía todo lo necesario para que el Seprona, investigase el incidente.Al llegar a casa, decido tomar una fotos de las truchas recogidas.
Voy colocado meticulosamente las truchas más grandes, para después poner las pequeñas en los espacios vacíos.
La rabia aumenta a medida que voy contando en voz alta, pues todavía quedan muchas en el fondo del capazo.
!!! 117 ¡¡¡
Estimo que se pudieron quedar atrás entre 5 y 10 truchas. No más, pues fui muy concienzudo en ese aspecto.La expresión facial de todas las truchas muestran la crudeza de una muerte lenta y agónica.
Los cuerpos recios de las truchas presentaban una macabra estampa al yacer todas juntas sobre la toalla.Las más grandes bien podrían haber procreado próximamente, aunque ahora no me cabe la menor duda de que no será posible.
Y pienso que incluso alguna de estas truchas más grandes, ha sido liberada por mí o algún compañero de pesca, en alguna ocasión.Los ojos sin brillo y los cuerpos decolorados, eran muestras inequívocas de que la muerte les había sorprendido algunas horas antes.En esos momentos me venían a la mente todas las normas que debemos respetar los pescadores, si no queremos ser sancionados con severidad. Sin embargo, son muchos los casos como este, que ocurren a lo largo y ancho de nuestra geografía.
Pero a los pescadores se nos trata a veces como a delicuentes, mientras empresarios y trabajadores de grandes empresas, hacen lo que quieren con total impunidad, si bien los trabajadores sólo se limitan a cumplir órdenes, en la mayoría de los casos.Y digo esto porque este suceso ya sé a qué ha sido debido. La causa de la mortandad ha venido provocada por la limpieza de una acera, pues yo he sido testigo de esto que os comento.
Un operario de una empresa de jardinería o limpieza, estaba trabajando con una hidrolimpiadora, por la mañana.
Para esto se sirvió de la máquina y de algún agente químico, encargado de facilitar la tarea.
Como el trabajo no fue posible terminarlo durante la mañana, por la tarde continuó con la tarea (a escasos metros del río). El agua y el agente químico, bajaron por la cuneta de hormigón (que está destinada a las aguas pluviales) y terminaron en el cauce del río.Lo demás es visible en cualquiera de las fotos de estas truchas.
Las agallas no disponen del rojo intenso que muestra el pez en vida, sus cuerpos no presentan la bella librea que poseen y sus bocas parecen pedir clemencia ante lo inevitable.Espero que los cuerpos de las truchas, junto con las fotos y las muestras de agua contaminada, permitan que los culpables de este hecho, paguen como se merecen.
Estoy francamente cansado de que estos hechos ocurran tan a menudo y desde este espacio animo a que todo el mundo ponga en conocimiento de las autoridades, hechos de esta índole.
Sin nuestra colaboración, a veces es muy difícil que los culpables paguen por sus actos.

Para finalizar quiero usar una frase que leí una vez en alguna página web, y que decía algo así:

"La muerte de un pez pasa desapercibida, porque muere en silencio"

Y yo digo: Siempre que podamos, debemos poner nuestra voz por ellos.

27 comentarios:

  1. AUPA JOSE

    Lo único que se me ocurre en este momento es felicitarte por la actuación rápida,totalmente metódica y acertada que has tenido en la recopilación de pruebas....
    Has seguido los pasos adecuados en los momentos adecuados.

    En cuanto a los responsables del vertido,decir que estoy seguro que fue involuntario y con desconocimiento de las consecuencias que podían ocasionar.

    Si fue un trabajador municipal,yo creo que es responsabilidad del concejal de Medio Ambiente,persona que debería conocer que materiales,detergentes,y demás productos son peligrosos y además ,informar y formar a sus trabajadores de las medidas a adoptar en caso de su utilización.

    FELICITARTE POR TU ACTUACIÓN Y SALUDOS AMIGO

    ResponderEliminar
  2. Verdaderamente lamentable Jose, espero que las autoridades tomen cartas en el asunto y los cupables paguen por lo que han hecho.
    El Seprona no se podia hacercar en ese momento? Que raro, a mi las dos veces que los llame me dijeron lo mismo,..saludos Jose,

    ResponderEliminar
  3. Mi mas sentido pesame,mi felicitacion por el excelente trabajo y mejor articulo

    ResponderEliminar
  4. Da mucha pena ver dichas fotos!!
    esperemos que el culpable no quede sin sanción...

    ResponderEliminar
  5. No hay mucho que decir, las imágenes valen más que mil palabras. Solo que gracias a gente comprometida como tú Jose, igual se puede hacer algo contra los asesinos de nuestros ríos y de la naturaleza en general. Solo espero que cojan al culpable y le metan un buen puro, aunque no todas las veces se consigue.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Jose

    No soy pescador de río, pero ya te dije en varias ocasiones que los enclaves fluviales y sus preciosas y maravillosas truchas, hacen las delicias de cualquier amante de este deporte, por lo que me gustaría felicitarte por tu grandísima labor a la hora de gestionar un problema como el que has encontrado. Lo que tú has hecho es bastante más difícil que cojer unos cuantos robalos o unas cuantas truchas de foto ... eres un fenómeno meu. Ojalá tuviese la gente la mitad de la complicidad que tienes tú con el río y tu elemento.
    No me cansaré de repertírtelo, mi más sincera ENHORABUENA !!!

    Un saludo fuerte.

    ResponderEliminar
  7. Enhorabuena por tu actuación,has estado enorme!

    ResponderEliminar
  8. JOsé solo decirte que tu acto ha sido ejemplar y que eres un ejemplo a seguir en este caso de sucesos, esperemos que no tengamos que hacer nunca mas esto y que las autoridades tomen las medidas oportunas sin mas un saludo y gracias por tu ejemplo

    ResponderEliminar
  9. Te envié antes un comentario y no se por qué no me ha cargado.

    Te cuento el protocolo según me comentó el Seprona: Hay que tomar tres muestras de agua, una 50 m. aguas arriba del vertido, otra en el lugar del vertido y otra 50 m. aguas abajo del vertido, los botes esterilizados que utilizaste sirven perfectamente. Sacar todas las fotos posibles y como bien hiciste recoger los cadáveres.

    Me temo que por la poca envergadura de la mortandad no vaya a pasar nada, de todos modos otro día si no puede ir la patrulla del Seprona pide una de la Rural, para eso lo mejor es llamar al 112 y ellos coordinan todo.

    Te felicito por tu gesto y dedicación, ojala me equivoque y sirva para que alguien pague su responsabilidad.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Jose te imaginas lo que no vemos, en esta ocasión lo tenías en la puerta de tu casa pero son muchos los kilómetros de rios y embalses donde esto sucede sin enterarse nadie.
    Espero que con tu actuación los causantes no queden impunes y sobre todo que tu te hayas sentido mejor. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  11. Como me jode ver estas cosas..
    Felicitarte por tu rauda actuación y con la sospecha de que todo quedará en agua de borrajas..ojalá no sea así pero..
    Tantas restricciones para unos y manga ancha para otros..
    S2

    ResponderEliminar
  12. Las imágenes me han impresionado, qué tristeza, lo que tarda una trucha en alcanzar un determinado tamaño para tener que acabar así, una lástima. Esta vez estabas tú para denunciar el desgraciado suceso y te felicito por ello, quién sabe cuántas aberraciones habrá sufrido este río, o cualquier otro, y no se han denunciado, enhorabuena Jose.

    ResponderEliminar
  13. GRACIAS JOSE por ese formidable xesto.

    E mentres ti te desvives polo río, o Seprona e demais pasando de todo. Vergonzoso

    ResponderEliminar
  14. Lo que has hecho demuestra la gran calidad humana que los que te conocemos personalmente sabemos que tienes, no es facil actuar en estos casos, yo quizas no lo haría tan bien de no haber leido esto, aunque preferiría no haberlo leído.
    Espero que el gran trabajo que has realizado pueda sevir para algo...a la vez que me quedo bastante decepcionado con los miembros del seprona, pues cuanto antes se actue más facil será llegar al problema y por lo que veo les da bastante igual...en fin...un saludo Jose

    ResponderEliminar
  15. Hola Jose,

    Sin palabras. Así es como me has dejado, tanto por la dureza de las imágenes, como por tu ejemplar actuación.

    Gracias a esta entrada, y al comentario de Alfonso, he aprendido mucho para futuras ocasiones en las que pueda encontrarme situaciones como ésta, que aunque es lamentable y denunciable, creo que ha sido un accidente de un operario municipal mal informado y descuidado, al que habría que apercibir y aleccionar para que este tipo de vertidos no vuelvan a repetirse.

    Mi más sincera enhorabuena por tu actuación. Ojalá y hubiera muchos más como tú, porque los ríos lo necesitan.

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Ojalá hubiera más peña como tú. Grande!

    ResponderEliminar
  17. Magnífica esa labor de recopilación de datos y muestras que deberian ser más que suficientes para determinar causas así como causantes de semejante atrocidad. Que sea la justicia la que se pronuncie y que lo haga tal como se espera de élla, en su justa medida.
    Produce tristeza verlas así, antes vivarachas, ahora inertes irreversibles, por falta de corazón, fruto de la sin razón.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Mientras la truchas siguian teniendo aliados como tu, aun tienen un alo de esperanza. Esepro que tu accion tenga una pronta respuesta de las autoridades.
    Un saludo y animo.

    ResponderEliminar
  19. Mientras las truchas sigan teniendo aliados como tu aún tienen un alo de esperanza. Espero que las autoroidades intervengan rapidamente para evitar mas situaciones similares.
    Animo y un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Enhorabuena Jose por el interes y las medidas tomadas, que esperemos que sirvan de algo, lamentablemente esto seguira pasando, y con labores como la tuya seguiremos denunciando estas injusticias.

    Saludos y felicidades.

    ResponderEliminar
  21. NO se que decir Josiño. Lo primero que se me ocurre es que quero que sepas que entiendo a la perfección lo que sentiste en esos momentos, de hecho ya lo hemos hablado más de una vez. Es triste saber que si tu no andas por allí aquello probablemente pasara desapercibido y la muerte de esos pobres peces hubiera sido más estéril si cabe.
    Enhorabuena por tu actitud y gracias por ello.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Hola Josiño, es la primera vez que intervengo en tublog aunque lo leo de vez en cuando.
    Es indignante ver la pasividad con la que actúa la "justicia" en todos sus esclafones, desde el Seprona hasta los jueces si es que esto llega a alguna parte.
    En segundo lugar, comentarte queesa recogida del vertido que has realizado, por desgracia, no sirve absolutamente para nada. Tengo un íntimo amigo que es guarda fluvial aquí en Sevilla, y tuvo que hacer incluso un curso para la recogida de vertidos y que estos tuvieran validez. Porque si no, los empresarios se defendían con que el vertido no se había recogido de tal o cual manera y que por tanto no era válido. Lo malo, es que les servía para eludir su castigo. Lamentable.

    Bueno, un saludo y gracias por ese compromiso con tu río.

    ResponderEliminar
  23. Agradezco a todos vuestras palabras y creo que siempre actuaré de la misma manera, ante este tipo de sucesos.
    Sin embargo, el comentario de Losbitel me da mucho que pensar. Buscaré información sobre esos cursos, pues sería una baza en el futuro.
    Ojalá esto llegue a buen puerto, pues si un delito queda impune, los que nos limitamos a acatar las leyes, quedamos cuando menos muy fastidiados.
    Muchas gracias a todos.

    ResponderEliminar
  24. Hno. de los anzuelos, José:
    Es la gran lucha que tenemos quienes sentimos el compromiso de cuidar y defender nuestro entorno en cuanto esté a nuestro alcance.
    Probablemente quienes probocaron esto se "agarren" de cierta impericia de tu parte, tal vez argumenten que no estaría probado que esos peces fueran sacados de ese lugar, ni las muestras de agua, etc. faltaría un acta firmada por testigos que lo avalen, solo cuestiones de técnica judiciales y7o administrativas, que tendrían que ver con "la prueba" suficiente para condenar.
    Solamente vos estarías "diciendo" que es tal como lo cuentas y para ello aportas las muestras y cadáveres.
    Suena cruel, pero es lo que me parece.
    Destaco tu gesto, y entiendo lo que se siente, me pasa a menudo en mi Tierra. Infinidades de veces denunciando, para luego sentir la impotencia de que no se obtuvieron los resultados anhelados.
    Igualmente, no debemos avandonar nuestra vocación.
    Un abrazo fuerte y,...
    Un afectuoso sapukay.-

    ResponderEliminar
  25. Josiño!

    Me pongo a tus pies... loable lo que has hecho "pola nosa terra". Gente como tú, debería de aparecer en periódicos y telediarios, y no hijos de puta corruptos y famosos de mierda.

    A pesar del desastre (que creo que involuntario), me has alegrado el día al saber que existen personas capaces de hacer cosas como esta.

    Un abrazo de tu "irlándes"

    ResponderEliminar
  26. Hola amigo!! Como estas después de tanto tiempo!
    La verdad que tienes mucha razón esto ocurre a lo largo y ancho de nuestra geografía. Aquí en Argentina es moneda corriente. Y nosotros(los pescadores) somos siempre los malos de la película.
    José una gran nota la que leí, aunque lastima que el titulo se refiere a las 117 muertes en 15 minutos, y no a 117 capturas con devolución en 15 min.
    Te mando un beso desde Buenos Aires.
    Fernanda.

    ResponderEliminar
  27. Espero que algún día se invierta este hecho, pues el agua es fuente de vida para el ser humano, y como tal hemos de cuidar los ecosistemas acuáticos.
    Un fuerte abrazo Fer.

    ResponderEliminar