Seguidores

miércoles, 27 de julio de 2011

Jornada de mar y río

Hace unos días volví a nuestro querido mar, para acompañar a Víctor, Miguel y Carlos en una jornada tras las lubinas.
Tras reunirnos los cuatro en el lugar acordado, tuvimos que buscar una zona donde se moviese un poco el mar, ya que la previsión no era muy buena.
Finalmente sugerí una zona donde miramos que había algo de rompiente y para allá nos fuimos.En el lugar observamos a varios pescadores, pero la costa es amplia, por lo que pescaríamos sin problemas de espacio.
Al segundo lance una lubina pequeña se prendió en mi sasuke y en pocos segundos ya posaba para la foto.Y casualmente, Víctor también capturó una lubina al segundo lance. Él utilizó un lucky craft sea finger de gran tamaño que desató el instinto depredador de la reina de la espuma.Miguel se aventuró en una roca aislada y recibió una severa mojadura, pues había ocasiones en las que el mar rompía con fuerza.
Por suerte estos casos suelen ser motivo de bromas entre compañeros, pero uno nunca puede bajar la guardia.A continuación fue Carlos quién puso en seco a otra joven lubina. Parecía que el lugar era propenso a recibir las visitas de las lubinas, por lo que mis compañeros insistieron en el lugar.
Yo sin embargo busqué nuevos escenarios y me aventuré en la lejanía, pero sin perder de vista a los demás.El resto de la mañana fue discurriendo sin actividad por parte de los peces, aunque uno de los compañeros había capturado una aguja.
El sol se despertó y fue buscando su posición natural en el celeste techo del que gozábamos esa mañana.Con este panorama, perdimos toda esperanza de hacernos con algún pez más, por lo que nos fuimos a tomar un tentempié.Por la tarde mi hermano me llamó para ir a pescar al río con él y con Antonio.
Llegué a media tarde pues las temperaturas eran bastante altas y no tenía intención de pasar calor.
Mi hermano me sugirió que me acercase hasta el puente, pues se divisaban algunos reos de buen porte, pero yo me limité a preparar las cosas para comenzar a pescar. Dani y yo lo intentaríamos con la mosca, mientras que Antonio probaría suerte con el spinning.
En la primera tabla en la que íbamos a pescar mi hermano y yo, nos encontramos a un hombre navegando con un kayak, pero al poco de vernos vadeando, se arrimó a la orilla y se marchó.
Dudábamos si en el río se permitía la navegación, pero con el kayak fuera del río, proseguimos pescando sin mayor preocupación.Tras un par de ataques fallidos me hice con la primera captura, pero curiosamente no fue una trucha sino un cacho el que tomó la mosca.
Poco después otro ejemplar de la misma especie se prendió del anzuelo y entonces me planteé la posibilidad de que esa iba a ser la tónica general de la tarde.
Durante el vadeo, mi hermano logró avistar una solla que salió apresuradamente del lecho del río, pues estas se camuflan muy bien en los fondos arenosos de las zonas intermareales. Pero afortunadamente todo cambió cuando capturé sendas truchas en un pequeño espacio de río.
Con la bajada del sol, estas habían entrado en actividad, pero desconocíamos lo que estaban comiendo.
Pensamos en las emergentes de tricóptero, pero yo seguí con la mosca seca, pues la espectacularidad de la tomada, hace que la consecución de la captura tenga un sabor más dulce.Mi hermano también se estrenó con las capturas en esta tabla que finalizaba en una zona que no se podía vadear.
Tuvimos que salir del río para proseguir la pesca y junto con Antonio, nos fuimos a una zona de corrientes.
Nos encontramos a un pescador de cebo pescando en estas corrientes y por lo que pude ver, este lo hacía con cebo natural.Pescando en las corrientes observé la cebada de una gran trucha que se precipitó hacia el medio aéreo para tomar un insecto.
Me quedé con su ubicación, pues intentaría engañarla poco después.
La luz había descendido notablemente y ahora los peces eran más vulnerables. En poco tiempo tuvimos varias picadas y conseguimos sacar alguna trucha más.
Cuando ya no podíamos ver la mosca, decidimos poner punto y final a la jornada y así pusimos rumbo a casa.

19 comentarios:

  1. Hola Jose parece que fue un día completo de pesca, tanto por el rio como por la mar, que suerte poder tener diferente escenarios de pesca cerca de casa.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Eso es una jornada entretenida..supongo que la cama la cogerías con gusto..
    Lo que sí me doy cuenta es que rara vez te vas a casa sin tocar escama,eso lo pueden decir pocos..
    S2

    ResponderEliminar
  3. Juer,yo a estas alturas no se si aguantaria tantas horas seguidas,aunque hubiese tentempie por el medio,eso para mi ya paso a la historia.
    Felicidades por las capturas,parece que la loba peque abunda,eso es bueno.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Hno. de los anzuelos, Jose:
    Pescas de lo más entretenidas y variadas, por los lugares y peces.
    ¡¡Muy bien!!.
    Un abrazo grande y,...
    Un afectuoso sapukay.-

    ResponderEliminar
  5. Vaya jornadas que te marcas, se ve que no pierdes el tiempo jeje asi que nada felicidades por las capturas y esos buenos ratos que os pegais.

    Saludos Fito

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Que buena pinta se veía en ese mar, parece mentira que no diese alguna más grande, me gusta mucho esos escenarios de canales.

    Un saludo José

    ResponderEliminar
  8. Buena jornada y muy buena compañia la verdad es que acertaste del sitio un saludo

    ResponderEliminar
  9. Como leo y ya se de sobra, y ahora tambien se que lo teneis en los genes, el arte de la observación es fundamental.
    Ya hacia uqe no publicabas una entrada dulce_salada, jeje
    buen artículo
    Un saludo meu!!

    ResponderEliminar
  10. Hola... eso si que es variedad , rio y mar a tiro de piedra... y con la mosca no intentais engañar a las lubinas?? un saludo

    ResponderEliminar
  11. La verdad es que sí Álvaro. En ese aspecto nunca me quejo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. En el agua dulce,y en especial en el río con la trucha, ya llevo bastantes años sin marcharme bolo, pero es a base de estudiar el comportamiento de los peces en el momento de cada jornada. El mar ya es otro cantar, aunque no me quejo.
    Saludos Fermintxo.

    ResponderEliminar
  13. Yo aprovecho mientras puedo Manel. Luego la edad ya no deja hacer muchas cosas, por lo que hay que tirar para adelante mientras el cuerpo aguante.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias Leo.
    En la variedad está el gusto.
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Pues si Fito. Aprovechamos el tiempo porque ya se acercan los calores de verdad y eso te frena un poco.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Las más grandes se las dio a unos que madrugaron más que nosotros Miguel. Porque lo cierto es que el mar prometía.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Si Víctor ... acerté. Otro día elige otro jejeje
    Saludos

    ResponderEliminar
  18. La observación es medio pez pescado en muchas ocasiones.
    La pesca así tiene más mérito que llegar, lanzar y por casualidad, que suene la flauta.
    Saludos

    ResponderEliminar
  19. Caaaaaaarlooooos, ya lo intentaré.
    !!Si por ganas no va a ser¡¡
    A ver si un día pruebo fortuna. aunque sea con el equipo de trucha.
    Saludos

    ResponderEliminar