Seguidores

domingo, 10 de junio de 2012

Capturas de altura


Había quedado con Antonio el día antes, y tocaba madrugar, pero un tremendo aguacero acompañado de viento, me despertó antes de la hora.
No contaba con ir a pescar, pero al final la lluvia concedió una tregua.
Llegamos al punto de partida y las aguas se presentaban completamente tomadas.
Si queríamos pescar con algo de garantías, teníamos que buscar una zona superior, donde las aguas ya estarían recuperando su transparencia.
Al final buscamos una zona en la que comenzar, pues el sol ya asomaba por encima de las montañas circundantes.
 Las picadas no tardaron en llegar, aunque fueron truchas de escaso porte.
Algunas de las truchas de estos pequeños ríos suelen tener libreas muy dispares, y es que no tienen nada que ver las truchas de la parte baja, con las de la parte intermedia o alta.
Mientras avanzábamos por la orilla del río, nos dimos cuenta de que había un pequeño cerezo con los frutos a punto para su consumición.
Gracias al escaso porte del árbol, dimos buena cuenta de las pocas cerezas que tenía, y que por cierto eran exquisitas.
Mi compañero se lamentó de que se terminasen tan rápido, entonces le comenté que un poco más adelante había un ejemplar mayor.
Las cerezas de este presentaban un aspecto tan delicioso, que no dudamos en encaramarnos al árbol.
Comenzamos a comer cerezas como posesos ... !!!Estaban riquísimas¡¡¡
Fui buscando las más grandes y maduras por cada una de las ramas.
Antonio no se quedaba atrás y las recolectaba una a una, pero a un ritmo continuo.
Los mirlos y estorninos parecían increparnos desde otros árboles, por estar dándonos un festín y no invitarlos a compartir las jugosas drupas.
Con los estómagos más que saciados, bajamos del árbol.
El aspecto de algunas ramas ahora carentes de cerezas, contrastaba con lo que había momentos antes.
Lo cierto es que comimos un montón de fruta en un tiempo récord.
Retomamos la pesca donde la habíamos dejado y nuevas capturas fueron sucediéndose a lo largo del cauce. El tramo medio daba paso al curso alto del río, y aquí divisamos otro cerezo, que estaba siendo asediado por mirlos y estorninos.
Las truchas aquí tampoco eran de un tamaño interesante, pero con los equipos ultraligeros, la diversión estaba asegurada.
La bravura y desconfianza de estos peces, hacen que su pesca sea muy entretenida.
La salida precipitada de un chochín que estaba tras unas hiedras, nos hizo sospechar que tenía su nido en esa misma ubicación.
Introduciendo el dedo dentro del nido, pude comprobar que estaba incubando los huevos.
O sea, que pasamos pescando y terminamos por tocarle los huevos al pobre chochín, jejeje.
Prospectando las zonas más interesantes nos hicimos con algunos ejemplares más de pintona.
Algunos de estos lances eran todo un reto para nosotros, aunque estamos acostumbrados a resolver estas situaciones.
En los últimos minutos de la jornada, realizamos lances desde zonas elevadas, los cuales nos proporcionaron algunas picadas fallidas, ya que de esta manera las clavadas son mucho más difíciles.
Ya habíamos digerido parte de las cerezas que habíamos ingerido con anterioridad y ahora quedaba el camino de vuelta.
Ciertamente la jornada fue muy completa y las ganas de volver a por más (cerezas), son muchas.
                 

25 comentarios:

  1. vaia manjar.cerezas silvestres,casi nada.un saludo os dous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaban cojonudas jejeje. Espero que aún queden algunas.
      Saludos

      Eliminar
  2. Buen Post Jose, menos mal que no encontrasteis un melonar jejeje.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy más de sandías, pero en último caso, también se le daba un ataque jejeje.
      Saludos

      Eliminar
  3. A LAPANTINS..JEJEJE estaban buenas no,la pesca pasó a un segundo plano,como para no con ese manjar.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tuvimos que hacer una parada obligatoria. La pesca después se hizo un tanto pesada, pero sarna con gusto no pica.
      Saludos

      Eliminar
  4. jose,
    ¡pero os parecerá bonito! jeje, robarles las cerezas a un pobre "Paisanito".

    Mira que si llega aparecer el "Viejo de la vara" jajaja! ya os veo correr "a fume de carozo" como dicen por nuestra tierra.

    Saudos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que el dueño no andaba cerca, pues lo mismo bajamos de un plomazo jejeje.
      Saludos

      Eliminar
  5. Jajaja, últimamente te estoy viendo mucho subido a los árboles,jaja. Yo no se que te tomas en casa antes de ir a pescar pero da resultado,jaja.Seguro que en el prospecto pone: No ingerir en parajes montañosos!!!

    En fin, que a falta de peixe boas son as cereixas.

    Un saludo artista, nos vemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el agua que fluye por mi interior la que me da fuerzas jejeje. Pero esa cerezas estaban diciéndonos claramente: !!Comernos¡¡.
      Saludos

      Eliminar
  6. Uy, uy...un día nos saltamos una valla que pone "proihido el paso"...otro día nos encaramamos al árbol (al lado de una casa) para comer unas ricas cereza...esto puede ser el comienzo de una "vida delictiva", jua,jua,jua!!

    Que bien os lo montais!!!

    Enhorabuena!!

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De prohibido nada, aunque es posible que en algún momento lo tuviera.
      Este ha sido un pequeño acto bandálico sin graves consecuencias.
      Saludos

      Eliminar
  7. ¡Ahí esta comprobado!, el orangutan comparte el 98% del ADN del hombre, pero queda comprobado que no es así, ni a eso llegais pareceis sapos subiendo al arbol jajaja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El caso era subir ... y subiríamos como sapos, pero comer ... comimos como cerdos jajajaja. Y esos no suben a los árboles, te lo aseguro.
      Saludos

      Eliminar
  8. Joer,vaya cerezal,con lo que a mi me gustan,seguro que si estoy ahí hago una buena pesca,un dolor de barriga cojonudo,jeje.
    Muy guapo el video.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. La única pega de las cerezas es que tienen hueso, porque entonces nos daba tiemp a vaciar el árbol.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...tienen hueso, por eso notaba algo duro al masticar jejejje
      Para comer hai xente.

      Eliminar
  10. Como estuviese el dueño cerca ibais a bajar del árbol en un periquete, aunque yo correría el riesgo con esa pinta que tienen....lo cierto es que los arroyos tienen su encanto, ahora ando viciado al salmón y no tengo mucho tiempo para ellos pero hubo años que me dedicaba a pescarlos y me lo pasaba en grande...un saludo Jose!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiado temprano para que el dueño rondara la zona jejeje.
      Está todo estudiado jejeje.
      Saludos

      Eliminar
  11. ¿día de cerzas o pesca?jaja,de nuevo me qudo con las fotos esa magnifica tierra ala que perteneces,impresionantes,aunque...algo tendrás que ver tu.Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Hombre, las fotos las hago yo, pero lo que se ve en ellas es lo que hay.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. No..si vais en busca de pintonas y termináis con las picotas..
    Nada como la fruta recién cogida..y madurada en el árbol.
    S2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabía que lo entenderías, jejeje.
      Eso sí es fruta.
      Saludos

      Eliminar
  14. JOSE ESTAVAN BUENAS LAS CEREZAS JAJA,X AQUI NO LAS HAY,LO CUAL INVITA A UNAS ESTRELLAS CON CEREZAS YO YEVO EL POSTRE JAJA.SALUDOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que invito a esas Estrellas, pero las cerezas ya serían el postre. Y cogidas el en árbol mucho mejor.
      Saludos

      Eliminar