Seguidores

lunes, 17 de mayo de 2010

El río del oro

Este fin de semana me iba a dar una buena paliza en coche para pescar un río que nunca había pescado, pero que conocía bastante por la web y el blog de Pablo, que es con quien compartiría la jornada de pesca.Una vez hechas las presentaciones nos dirigimos hacia el río. Cuando nos estábamos cambiando me reencontré con un viejo amigo, que venía a la búsqueda de una zona donde poder pescar a mosca.
Nosotros íbamos a pescar en uno de los lotes y aunque el río iba un poco alto, había que intentarlo.Pablo me comentaba que era un poco pronto para encontrarnos con los reos, pues suele ser algo más tardío en ese aspecto.
La mañana comenzó sin actividad por parte de los peces. Pablo con pez artificial y yo con cucharilla, íbamos prospectando cada zona donde pudiéramos obtener una picada.
A Pablo se le quedó prendido el señuelo en una raíz, y como no nos hacía ninguna gracia que se quedara allí, dedicamos unos minutos a liberarlo de su prisión.
En vista de que en esta parte no observamos actividad, decidimos irnos a comer para por la tarde ir al coto sin muerte.Durante la comida hablamos de las truchas arcoiris que habitan en las aguas del Ouro, de la gestión que se está haciendo en el río, etc.
Después de comer aprovechamos para acercarnos hasta la fortaleza de Pardo de Cela.Desde este punto se divisa el extenso valle bordeado por majestuosas montañas. Ya de pesca en el coto sin muerte, asistimos a los primeros indicios de actividad. Y poco después engañé a la primera pintona.
Espectacular en cuanto a sus matices cromáticos y bravura. En esta tabla no salió ninguna pero Pablo me comentó que tiene sacado buenos ejemplares.Me aventuré por una corriente bastante fuerte y lancé bajo unas ramas. Otra bella pintona, esta ya de más porte, comenzó a saltar corriente abajo, pero la sacadera impidió que llegara a soltarse.Con enorme precisión, depositábamos las cucharillas en las zonas en las que podían salir las truchas. Mi compañero utilizaba el lance de ballesta mientras que yo lo hacía de péndulo o lateral.
Tuvimos alguna picada, pero el anzuelo simple y sin muerte permite algo más de ventaja a las pintonas.A cada paso por el coto, me maravillaba más este río. Las orillas bien cuidadas, los fondos de piedras pequeñas, bueno de andar y con unas truchas muy bravas.En una zona de las de libro, le dije a Pablo que lanzara él y allí sacó una pintona que saltaba nerviosamente sobre el agua. Otra vez, la sacadera resultó imprescindible.Proseguimos lanzando y en una zona amplia de aguas rápidas, clavé esta trucha que venía prendida escasamente, sin embargo, no se soltó.
Mi compañero coincidía conmigo en la importancia de la correcta regulación del freno del carrete.Parecía que los peces estaban más activos y las picadas eran más numerosas ahora, sin embargo no todas se traducían en captura.
Esta la saqué pescando aguas abajo, cosa que suelo hacer cuando una trucha ceba detrás de mí.Con el sol comenzando a bajar, el río cobraba un aspecto más mágico aún. En este punto afrontamos una zona de aguas más paradas que en algunos puntos no se podían vadear.El final del coto estaba cerca y junto a este se encuentra un lugar con mucho encanto. Se trata de la Finca Galea, en la que estaba teniendo lugar un banquete (supusimos que de una boda). Un lugar dedicado al turismo rural y otras actividades relacionadas.
Lo cierto es que desde el río me di cuenta de que se trataba de un lugar muy singular.
Más fotos de estas instalaciones.Ya nos quedaban pocos lances y muchas zonas buenas donde presentar nuestros engaños. Mi compañero lanzaba hacia la orilla derecha y yo hacía lo propio con la orilla opuesta ...... en la que engañé a la que sería la última trucha de la jornada.De camino hacia los coches, fuimos bordeando la finca Galea en la que tomé varias instantáneas.
Artilugios movidos por el agua ...... estanques ...... enormes raíces y tocones de árbol, adornan la finca.La finca cuenta con un bonito estanque con gran abundancia de vegetación.Otra vista del mismo.
Incluso cuenta con este baño exterior, que encaja perfectamente con el entorno de la finca.

Con el punto y final de la jornada sólo quedaba despedirme de mi anfitrión.

Agradezco a Pablo la atención recibida y el haber compartido conmigo esta jornada de pesca, que seguro que será la primera de otras muchas.
Sólo me queda animarlo a que él venga de pesca por la zona de las rías bajas.

Este es el resumen de la jornada según Pablo.

11 comentarios:

  1. José, no me quedo bien claro que lugar de Galicia es.
    Pero se que esta a unos cuantos kilómetros de tu casa.
    Y si el río.... tiene ese nombre, es porque antiguamente se hallaba oro en el?

    Hermosos los colores de esas bonitas truchas que tanto tu compañero como vos capturaron.
    Esas imágenes de la “Finca Galea” me hacen acordar al fantástico mundo de los cuentos de hadas, un lugar de ensueño.
    Como siempre me regusto el relato!!!
    Te dejo un abrazo desde Argentina Buenos Aires.
    Fer..

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito rio Jose, tiene que ser una delicia pescar esas aguas. En Andalucía la pesca de la trucha común está regulada sin muerte en toda la comunidad, lo cual me parece un gran avance para su conservación, aunque insuficiente y tardío. Sois afortunados de tener esa abundancia y riqueza en los rios. Cuidadla, pues eso sí que es oro.

    Me encantaron las fotos y el descriptivo relato. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Fer, se trata de un lugar que dista 257 kilómetros y está al norte de Galicia.
    Supongo que sí se había encontrado oro, pues ese tipo de nombres se asociaba a dicho metal.
    Las truchas son una delicia y la finca es una maravilla.
    Miguel, espero que aquí no dejemos que la situación de la trucha llegue a esos límites, pero creo que se debería fomentar tanto zonas libres como cotos sin muerte, ya que los salmónidos son nuestro bien más preciado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. HOla Jose!
    Ayer estaba en el río y no tenia cobertura como ya te imaginarías...y hoy te he enviado las fotos, siento que te lleguen tarde...
    En cuanto al nombre del río....pues alguna version apunta a que habia oro en el...pero la razon que más me convence es porque antiguamente los campos del valle por el que discurre estaban sembrados de trigo...y desde lo alto de las montañas se divisaba un color amarillento en todo el valle...que asociaban al color del Oro....
    Decirte que me ha encantado compartir una jornada contigo, que se nos ha hecho corta y el lo que he podido te enseñe por donde me muevo, las posturas que me gusta, los tramos del río....y compartido contigo muchos conocimientos y tácticas que pondré pronto en práctica... ;)
    Te devolveré la visita en busca de los bases...
    Un saludo campeón!

    ResponderEliminar
  5. ¡¡ Bonitas truchas y rio !!
    Tendré que ir algún a Galicia, de pesca y a comer marisco...
    un saludo

    ResponderEliminar
  6. La explicación del vale del oro también me gusta Pablo.
    En cuanto los basses estén más activos, te aviso y te vienes por aquí, que así también pruebas una nueva especie.
    Buena idea Carlos. Si no pescas, siempre te puedes dar un homenaje con nuestro afamado marisco.
    Saludos a ambos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Jose. Buena paliza te pegaste en busca de las pintonas.Yo estuve pescando hace poco tambien truchas y me pegue otra paliza igual de kilometros,pero sitios como el que nos muestras y como en el que yo estuve merecen la pena.Por truchas de verdad...yo me planto en donde haga falta.

    Un saludo desde Málaga.

    ResponderEliminar
  8. ¿ 257 km? ¿ tantos? , si que queda lejos, precioso paraje y enhorabuena por esas truchas, Un saludo, Aitor.

    ResponderEliminar
  9. Eduardo, las truchas de verdad no tiene precio, que las de piscifactoría sólo te valen si son unos pepinos de la leche y que no estén muy machacados. Y el recuerdo de la jornada también merece la pena.
    Si Aitor. 257 de ida y 257 de vuelta.
    Pero ha merecido la pena.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Muy bien Jose.he oido de este rio.Lei tu comnetario pasado y veo que aqui pescastes con cucahrillas de un anzuelo sin arpon.Un solo anzuelo sin arpon ,igual que una mosca del 12 ,14 pues ya esta bien;que con mucho mas chicos y s/m he sacado buenas truchas y reos.Pues lo que yo digo que deberia de ser,es que si asi s epesca en un s/m por que hay que "devolverlas" y hacerles "poco"daño"....no hay que devolver las en un c/m ;las que no dan la talla/y cuantos siguen pescando despues del cupo?a ver si edu empieza a fabricar mas d eun anzuelo y la administarcion actua con mas sentido.saludos.

    ResponderEliminar
  11. Es una tarea lenta Alberto, pero supongo que con el tiempo se conseguirá hacer razonar a la gente.
    Creo que es hora de hacer algunas modificaciones en los señuelos y mirar los resultados.
    Seguro que serán más que satisfacctorios.
    Un saludo Alberto.

    ResponderEliminar