Seguidores

sábado, 22 de mayo de 2010

Victoria de la lógica

Llegué al embalse en torno a las 4:30 pm y busqué una sombra en la que dejar el coche, porque el calor era elevado.
Me cambié y me dispuse a afrontar una jornada dura en lo que a meteorología se refería.
Se podían divisar a basses de buen tamaño en la inmediaciones de las orillas así que puse una lombriz de vinilo y comencé la jornada.
Después de un rato insitiendo, cambié la lombriz por un pikie de pequeño tamaño para ver si aumentaba la atividad de los peces, pero no se observaba respuesta por su parte.Me encontré con dos pescadores, uno madrileño y otro de la tierra, que parecían saber bien lo que hacían. Uno de ellos había sacado un pequeño ejemplar.
Les comenté que no se intuía actividad por parte de los peces, aunque alguno comía en superficie, seguramente pequeños insectos.Durante un tramo comentamos que la jornada estaba muy difícil y que la captura había sido anecdótica, pues no había indicios de que los peces estuviesen por la labor.
Si se amplía la foto, se puede observar las decenas de crías de bass que nadaban en grandes cardúmenes. De vez en cuando se apreciaba a algún adulto ejerciendo de escolta de estos recien nacidos.Llegué a un punto en el que observé cómo un bass de medio kilo, vigilaba su nido y otros más grandes perseguían a todo aquel que se mostrase como un enemigo potencial.
De repente observo a una trucha de unos dos kilos, que se acerca a la orilla, pero un bass más pequeño aparece como un rayo y obliga a la trucha a darse a la fuga.Estuve un buen rato intentando averiguar cómo podría capturar a alguno de esos basses que parecían reirse de los pescadores, pues nadie había sacado ningún bass, salvo el pescador que me había encontrado antes.
Tras un buen rato deliverando y pensando en todo lo que había observado hasta el momento, me dí cuenta de que un pez artificial de buen tamaño, podría darme resultado.
Después de observar a un bonito ejemplar, me dispuse a lanzar bajo una ramas para dar mayor recorrido al artificial. En un principio el bass mostró interés, pero no lo atacó. Con algunos lances más provoqué su ataque y entonces pude sacarlo.Había momentos en los que veía ejemplares enormes nadando lentamente, pero estos huían ante la presencia del engaño.
Divisé otro bonito bass bajo unas ramas. En lance era complicado, pero ya estoy bastante curtido en este tipo de florituras.
Para sacarlo tuve que saltar al agua, pues una rama me impedía acercarlo con normalidad.
Fotos y al agua.Después de avanzar un buen tramo en el que había pescadores de fondo en busca de las truchas, volví a encontrar un lugar donde un bass hacía guardia. Este se fue escondiendo hasta que lo perdí de vista, pero otro pequeño andaba por el lugar y sucumbió al engaño.
Después de enganchar el pez artificial en una rama, tuve que poner uno flotante. Fue curioso lo que ocurrió con este, ya que en las paradas (cuando el pez se iba hacia la superficie) los basses se acercaban. En una de estas aproximaciones, un bass atacó el señuelo, pero no había quedado prendido por lo que se lo saqué de la boca.
Un poco más adelante lancé junto a una capa de hojarasca que flotaba en la superficie. Un fulminate ataque me puso el corazón aceleradísimo. El pez comenzó a sacudirse y cuando casi lo tenía en seco se liberó y con algo de dificultad se fue hacia aguas más profundas.
Aún salió alguno más pero de pequeño tamaño y lo cierto es que para lo mal que pintaba, no me fue del todo mal.

6 comentarios:

  1. Buenas, bonita jornada, una cosa que funciona bien ante estos basses guardianes, son las imitaciones de salamandras, ya que las salamandras se comen las huevas y alevines. Pruébalo seguro que no falla. Un saludo desde el sur!

    ResponderEliminar
  2. Pues lo probaré compañero, porque lo cierto es que en esta época se ha puesto la cosa muy difícil.
    Y basta que las tenga entre mis engaños, como para no usarlas.
    Gracias por el consejo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Buena jornada Jose, al final lograste engañar unos cuantos basses. La verdad es que cuando esta la cosa complicada y consigues hacerles picar la satisfacción es mucho mayor. Se ve que ya vas teniendo muchos conocimientos de este pez. Ya los compartiras conmigo, jeje
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Eso es cierto Pablo. Siempre que se pesca con todo en contra uno saborea más el éxito.
    El bass es imprevisible, pero a veces la lógica y la observación, nos ayuda a entenderlo.
    Dentro de poco habrá que hacerles una visita.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. José:Tú Victoria de la lógica para mí es en esta ocasión, que el éxito en la vida está estrechamente relacionado con la capacidad intelectual de cada individuo en este caso el tuyo.
    Enhorabuena por ese hermoso Bass.
    saludos desde Argentina.
    Fer..

    ResponderEliminar
  6. Vas a hacer que me sonroje Fer, si bien no estás falta de razón. Siempre digo que más vale maña que fuerza y en estos casos la observación puede hacer que la balanza se incline del lado del que observa y medita con atención.
    Saludos para Buenos Aires.

    ResponderEliminar