Seguidores

miércoles, 28 de julio de 2010

"In crescendo" : día 4

Finalmente quedaba acercarme hasta el Miño, para intentar sacar alguna carpa.En torno a las 8:30 am llegué al lugar convenido. Mientras bajaba con el coche observé que Aitor ya estaba pescando.
Aparqué el coche en una zona de sombra, pues la previsión para ese día pronosticaba un calor sofocante.
Me cambié y monté el equipo para comenzar pescando a fondo.La quietud del agua sólo se rompía cuando nuestros aparejos penetraban a través de la película superficial de esta.
A pesar de que era temprano, ya se dejaba notar el preludio de lo que sería la tónica general del día: Un calor de justicia.Fui afortunado por clavar la primera pieza de la jornada. Se trataba de una pequeña carpa que como siempre, ofreció una férrea lucha en la que terminé con el brazo dolorido.
Mientras acercaba la carpa, aproveché para tocarle las escamas (por si se soltaba) jejeje
El bolo ya estaba salvado.Poco después, Aitor siente una picada. Otra carpa estaba al otro lado de la línea, lista para comenzar la batalla.
Con mucha paciencia, mi compañero la va acercando y se lamenta de no haber llevado una sacadera ...... pero con el pez ya rendido, todo fue coser y cantar.
La primera carpa de la jornada por parte de Aitor, ya posaba para la foto.

Poco después se produce una picada bestial y la linea comienza a salir a gran velocidad del carrete.
!!!En la primera arrancada ha sacado unos 60 metros¡¡¡
De manera astuta, la carpa se dirige hacia un tronco sumergido y logra que la linea se enganche en este.
La carpa consigue liberarse.

Hay que seguir intentándolo, pues en breve, los rayos del sol comenzarán a rebasar la codiciada sombra de los robles, y estaremos a merced del astro rey.Hacia el mediodía, Aitor decide comerse el bocadillo, pero después del primer mordisco, la caña se flexiona, provocando el sobresalto de mi compañero.
Toca dejar el bocadillo sobre la silla y agarrar la caña; todo en un mismo movimiento.Foto para el recuerdo y ahora sí, a comerse el bocadillo con tranquilidad.
La luz del sol nos brindaba la oportunidad de visualizar las carpas en las inmediaciones.Ya por la tarde, me quise acercar a la orilla opuesta, para intentar capturar alguna carpa con mosca.
El equipo podría aguantar la potencia de estos ciprínidos, pero el bajo de línea ...
Como no tenía ninguna mosca específica para su pesca, até una ninfa de las que se suelen utilizar con las truchas.
Decenas de carpas se movían a escasos metros de mí. Esto hacía que tuviera un nudo en el estómago, pues sabía que en frente tenía a unos peces que podían sacar toda la línea y el backing, en unos segundos.
Había visto a Luis y a los compañeros de pescamoscasevilla y pescakor pescando carpas. Eso me daba una vaga idea de cómo debía actuar en caso de picada.
En una de la presentaciones, la ninfa se va hundiendo mientras una carpa se dirige hacia ella.
!!!!HA PICADOOOOO¡¡¡¡
Miro hacia Aitor, pero cuando vuelvo la cabeza hacia la carpa, esta saca medio cuerpo fuera del agua y se suelta.
Con la mano temblorosa por la experiencia, reviso el bajo y la ninfa.
Vuelvo a intentarlo y poco después noto el tirón de otra carpa. Pero esta es mayor que la anterior y en la clavada me parte el bajo, llevándose consigo la ninfa.

Vuelvo sobre mis pasos hasta la posición de Aitor y poco después pica otra carpa en mi caña.
Mi compañero me pasa la caña y comienzo a pelear con el pez. Tengo que pasa la linea por encima de las cañas de Aitor, pero de repente la tensión cesa.
!!La carpa se ha enganchado en un tronco del fondo y se ha liberado¡¡Poco después Aitor ya está con la caña en la mano y con una carpa al otro lado de la linea.
Esta emerge y se dirige hacia las profundidades repetidas veces y en una de estas arrancadas desde la superficie, puedo tomar esta instantánea.Después de varios minutos la carpa se va cansando y ya la tenemos cerca. Esta había presentado una defensa formidable, que se tradujo en varios minutos de incertidumbre.Finalmente posó sobre la vegetación semisumergida de la orilla, pues el sol no invitaba a demorarse sacando muchas fotos.
Otra carpa más para la cuenta de Aitor.Decidí ir caminando por la orilla e ir presentándole el cebo cerca de donde las carpas comían.
Parecían estar interesadas pero una vez que se acercaban, proseguían con sus quehaceres.
Otra vez las tenía al lado, pero no querían picar.Me fui hasta una pequeña ensenada en la que divisé ejemplares de entre 3 y 20 kilos aproximadamente.
Las grandes se asemejaban a los grandes cetáceos que surcan los océanos, pero a escala menor.
También pude contemplar como algunos basses deambulaban por las orillas, pero el objetivo eran sus compañeras de emplazamiento.
No logré capturar ninguna, pero los dientes ya me rozaban las botas de lo largos que se me habían puesto jejeje.Nos movimos hacia otra zona y cuando íbamos trasladando el material, observé una tenca.
Es otra de las especies que me gustaría capturar, pero en estas aguas del Miño son más bien escasas.
La belleza de sus aletas y las pequeñas escamas en tonos verdosos, le confieren un aspecto muy llamativo.
Logré capturar una boga en la nueva ubicación, poco después de llegar.
Como ya no podíamos escapar del sol, decidí echar una siesta bajo un árbol, pero en unos minutos un ardor en los ojos me despertó. El sudor que se había formado en las cejas había llegado hasta cuencas de estos.

Después de recoger el material, fuimos observando la orilla en la que nos encontrábamos, pero las carpas ya no se encontraban donde yo las había visto.

Llevé a Aitor hasta la casa de sus abuelos y me despedí agradeciéndole la jornada vivida, pues a buen seguro que en breve repetiré la experiencia. Espero que la siguiente vez que visite el Miño, pueda sacar una carpa a mosca.

9 comentarios:

  1. dios, que bien lo habeis pasado!!!
    esto ciprinidos son unos verdaderos tractores.. felicidades!!

    ResponderEliminar
  2. Me lo pasé muy bien ese día Jose, la única pega fue la de no sacar ninguna a mosca, pero otra vez será, en esto de la pesca hay que insistir para llegar a tener éxito.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hola.
    Buenas capturas.
    En que parte del Miño es ?

    ResponderEliminar
  4. KILLOSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS. Una buena jornada, si señó. Cuando leia, por un momento pensé que iba a verte con la caña de mosca y la carpa en la mano y casiiiiiiiiii. Ahhhhhhhhjjjjjjjjjjjjjjjjjjjj que rabia. Pero bueno, para la proxima seguro que la vemos. Y vaya ejemplares que hay por alli , Uhhhhhhhhhhhhh, esas te sacan hasta el bakkin seguro.
    Muy bien narrado , Jose. La cara de aitor en el video lo dice todo.
    Mis felicitaciones a ambos por la jornada y animo que esa carpota ya la tienes ahi cerca.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hno. de los anzuelos, querido Jose:
    ¡Muy buena pesca!.
    Felicitaciones a los dos pescadores.
    Bonita jornada con buenos peces.
    me alegro por vosotros.
    Un abrazo y,...
    Un afectuoso sapukay.
    p/d: ¿Con qué tentaron a los ciprínidos?.-

    ResponderEliminar
  6. Jose!!!! Veo que no pierdes el tiempo, me encantan esas salidas de pesca con tan buenos resultados.
    El Miñooooo que buenooo, mi pregunta es: ¿Cuando será el día?
    Te felicito por esas hermosas capturas, están re lindas las fotos.
    Y el video, me trasmite mucha adrenalina, que placer es sentir como tira ese bichito.
    Te mando muchos besos, del otro lado del Atlantico.
    Fer..

    ResponderEliminar
  7. Hola Jose, buen dia que has pasado con las carpas si señor, otra especie que me falta por pescar. Y casi consigues tu primera a mosca, seguro que la próxima vez iras preparada para ello.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. señor jose, gran entrada carperil. Nunca he ido a las carpas, pero tengo la curiosidad de ir a por ellas. Aquí creo que no las tengo (tengo lucios).

    Ah, iré al mar mañana a por caballas... ya te contaré qué tal :D

    Un saludete

    ResponderEliminar
  9. Y tanto que nos lo pasamos bien Miguel.
    Aitor, seguiré intentándolo pues sin sacrificio no hay victoria dulce, si es que se produce.
    Anónimo, si Aitor quiere comentar el lugar, que lo haga. Yo por respeto a su confianza he decidido omitir el lugar.
    Ay, ay, ay Barbux. Qué ganas tenía yo de sacar alguna de esas moles. Por desgracia no hubo suerte, por lo que toca esperar a la siguiente oportunidad.
    Los hemos tentado con maíz Leo.
    Fer, espero que algún día puedas acariciar las aguas del Miño.
    Como me conoces Pablo. La próxima vez iré armado hasta las muelas del juicio.
    Alex, tienes que probar este tipo de pesca y seguro que repetirías.
    Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar