Seguidores

martes, 8 de julio de 2014

Algunos años después

Una pega que le pongo a veces a la pesca es conocer nuevos escenarios, modalidades o especies, ya que esto me quita tiempo para visitar lugares de toda la vida, practicar la pesca en la que me inicié o intentar engañar especies que me hicieron vivir grandes momentos.
En este caso particular, tocaba volver a un lugar muy especial, pues fue aquí donde crecí como pescador, en un ambiente privilegiado y que puede poner a prueba la física de cualquiera que se atreva a pisar sus orillas.
Mi amigo José Antonio no lo conocía, por lo que ejercí de guía con mucho gusto, ya que podía rememorar la gran cantidad de lances que aquí tuvieron lugar.
 Y es que la naturaleza se esmeró con este rincón de la geografía gallega. Se trata de un río "rompepiernas"que pone al límite a cualquiera que quiera conocerlo un poco. Recorrer un kilómetro de un río así, nos lleva un buen rato, ya que el desuso de algún molino cercano y el abandono del pastoreo, han hecho que sus orillas sean prácticamente inexpugnables.
Si a esto, le añadimos un tiempo caluroso, con un grado de humedad alto, tenemos un tándem perfecto para no dedicarle muchas horas de pesca.
 El hecho de que el hombre haya puesto sus manos sobre este río, han provocado que lo que yo recuerdo, sea muy distinto a lo que nos podemos encontrar hoy en día.
Las bogas fueron los primeros peces en ser capturados en esta jornada. Con los años han ido ascendiendo río arriba desde un embalse cercano, al carecer de grandes obstáculos que impidan su migración.
 Pero en las zonas de aguas más batidas, se encuentra el verdadero tesoro de sus aguas. Truchas altamente asustadizas, que crecen parsimoniosas a causa de la escasez de alimento invernal y con libreas que provocarían la envidia de sus primas de repoblación.
 Pude engañar algunas pintonas a medida que pescábamos en sus aguas. Además de su bravura, destaco su desconfianza a la hora de atacar un señuelo. Las zonas de corrientes o pequeñas pozas suelen ser muy buenas, ya que los peces no dispondrán de mucho tiempo para pensar si atacar o no.
 En esta impresionante tabla, pudimos ver algunos ejemplares de buen porte, que ya se echaban de menos. El hecho de que haya bogas en estas aguas, hace que muchos pescadores de cebo desistan de aventurarse por aquí, cosa que no ocurría antaño.
 La exuvias de odonatos y pérlidos abundan en esta época por las rocas que hay desperdigadas por el cauce. Las ninfas de las libélulas, son conocidas aquí como "besbellos" y son uno de los mejores cebos naturales a la hora de buscar las grandes truchas.
 El río discurre con un buen caudal, gracias a las lluvias de estos días. Sin embargo, en el verano, el río desciende bruscamente, ya que estamos a pocos kilómetros de su nacimiento.
 Pudimos ver varios ejemplares de lepidópteros, tales como la mariposa limonera o este pavo real, que tardé en fotografiar, ya que parecía no gustarle posar delante de la cámara.
 Con el paso de la tarde, pudimos engañar algunas pintonas más, aunque el tema de retratarlas se volvió un tanto difícil, ya que apenas notaban su libertad y daban un coletazo para abandonar nuestras manos.
 Durante la tarde recorrimos un tramo de unos 800 metros. Si queríamos una salida cómoda, teníamos que recorrer 3 kilómetros más. Así que tocó caminar por la ladera de la montaña hasta una pista que hace años encontré con otro compañero de pesca. Descender por el cauce se hace pesado y un tanto peligroso, ya que la vegetación oculta amplias zonas de cantos rodados y las abundantes marmitas de gigante. Tras recorrer la pista forestal, descendimos por otra ladera hasta llegar nuevamente al cauce. Luego tocó recorrer un pequeño tramo de río, para finalmente hacer el último esfuerzo hasta alcanzar el coche.
Fue una jornada de grandes recuerdos, la cual me vino muy bien para pensar en los orígenes de mi pasión por la pesca.

Y este domingo 13 de Julio se celebra la III Quedada a Spinning Nordés.

http://www.nordes.es/inicio/


20 comentarios:

  1. Un gran recuerdo Josiño el volver a pisar los laterales del río donde te llegaste a formar como pescador.
    Preciosas fotos y los paisajes parecen creados de foto shop jejeeje. Emocionante subida hasta su nacimiento del río y ahora no me extraña de lo rápido que te mueves en las rocas "la formación viene de atrás".

    Un saludo Josiño y Jose Antonio que habrá terminado cansado del recorrido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un río mágico en muchos sentidos. Y las caminatas por sus orillas me han ayudado mucho en la pesca.
      Algo de photoshop si que hay en las fotos jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  2. Bello lugar Jose bonita boga y bonita trucha, es magica la pesca en los ríos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La pesca en los ríos es diferente y más si se lleva a cabo en un entorno paradisiaco.

      Saludos

      Eliminar
  3. Precioso rio, me recuerda un montón al Sor donde me crié yo como pescador de rio y al que hace tiempo que no voy, te tomo el testigo y el ejemplo y haré todo lo posible para ir este verano a recordar viejos tiempos, gracias Jose por esta bonita entrada, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Sor no lo he pescado nunca y es uno de los pocos ríos de reo, de cierta entidad, que tengo pendientes.
      Espero que en verano le hagas una visita.

      Saludos

      Eliminar
  4. Sin duda un lugar espectacular Josiño, y esos recuerdos revividos solo son tuyos, maravilloso crack...
    Un abrazo desde Sevilla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El lugar es apto para pescarlo o visitarlo. Tiene rincones muy especiales que espero volver a visitar.

      Saludos

      Eliminar
  5. Impresionante lugar Josiño,esperemos se mantenga asi muuuchos años.Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá. Sólo hace falta que las poblaciones piscícolas se vayan recuperando.

      Saludos

      Eliminar
  6. Muy buenas fotos y bonitas capturas, el paisaje espectacular, con buena cobertura arbórea y como dices ya se ve que es un escenario rompe piernas por la dificultad de sus obstáculos, pero merece la pena pescar en estos sitios.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las truchas son preciosas, aunque las bogas no me agradan demasiado. Tiene zonas algo técnicas y su recorrido es demoledor para el cuerpo. Eso sí, merece la pena la visita.

      Saludos

      Eliminar
  7. Que bonita jornada, el entorno una maravilla me encantan los ríos así. Esperemos que siga guardando esas joyas en sus aguas por mucho tiempo,

    un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las truchas son autóctonas 100%. Espero que aquí no lleguen a repoblar con truchas de otros lugares o alguna cosa por el estilo. El caso es que mantenga su vida intacta.

      Saludos.

      Eliminar
  8. Qué te voy a decir que no sepas, por un motivo u otro no se puede atender a todo y al final de la temporada siempre quedan tramos por visitar , por no decir ríos que también los hay. Pero bueno, poco a poco, despacio y buena letra.
    Un saludo fiera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que pena que no viva de rentas. No me iba a perder cantidad de destinos, pero por ahora hay que agradecer que haya salud para repetir.

      Saludos

      Eliminar
  9. Ésta es la esencia de la pesca continental en Galicia. Precioso relato Jose...

    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás sí. Porque tenemos destinos muy buenos y la mayoría están por descubrir.

      Saludos

      Eliminar
  10. Vaya pasada de entorno, como para no entrarle a uno la morriña eh?
    Un saludo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente. Hay muchos roncones donde perderse o evadirse por unas horas jejeje.

      Saludos

      Eliminar