Seguidores

miércoles, 2 de julio de 2014

Mañana de lubinas

Las 4:20 am. El despertador me anuncia que hay que levantarse. 
Poco más de una hora de conducción y ya estoy con Manel para afrontar la jornada matinal.
 En el primer lugar en el que lo intentamos, mi compañero tiene una picada. Yo mientras, lo intentaba con un paseante.
Sobre la marcha tuve que solventar un problema con el trenzado, que por suerte no me llevó mucho tiempo.
Sugiero cambiar de zona y nos vamos a un espigón cercano en el que nos recibe un majestuoso amanecer.
 Su impresión era que no teníamos muchas opciones de captura, sin embargo, la fortuna hizo que mi compañero no tardara en capturar una pequeña lubina.
Yo seguía intentándolo con el paseante, pues las condiciones podían hacer posible un ataque en superficie.
 Sin embargo, pronto comprobé que en el lugar había grandes cardúmenes de peces pasto.
La segunda captura de Manel hizo que cambiara de señuelo, colocando un vinilo en la grapa.
 Casi sin tiempo para la reacción, llegó la tercera.
El vinilo se alzaba como el señuelo ideal para aquellas condiciones.
 Hubo un pequeño cese en la actividad, pero que no duró demasiado.
Manel capturaba su cuarta lubina en pocos minutos.
Opté por probar fortuna en la otra cara del espigón, pero con paseante.
En los primeros lances, pude observar a una lubina de buen porte que ascendía para tomar el engaño, pero que en el último momento se dio la vuelta sin atacar. Me quedé con la miel en los labios, pero no había nada que pudiera hacer, salvo insistir.
 El cielo amenazaba con liberar el agua de las nubes, aunque nos obsequiaba con bellas estampas.
El viento comenzó a soplar con fuerza por momentos y no teníamos muchas esperanzas de sacar alguna lubina más, así que probamos en otro lugar, antes de ir a tomar un café con unos conocidos.
Más tarde llegó la lluvia, aunque esta no fue abundante.
Aprovecharíamos la tregua que nos daba el día para ir a buscar cebo, puesto que por la tarde nos aguardaba una jornada tras las doradas.

CONTINUARÁ ...

28 comentarios:

  1. Enhorabuena por las capturas y esos amaneceres preciosos...un saludo a los dos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Con un amanecer así, ya merece la pena haber acudido a pescar.

      Saludos

      Eliminar
  2. Entretenida mañana de lubinas si señor, el madrugón merece la pena esta claro, a ver si las doradas os hicieron caso y sucumbieron al cebo, suerte chicos!!!

    UN saludo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entretenida para Manel que fue el afortunado, pero por suerte la tarde fue más entretenida jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  3. Buenas tomas y entretenida jornada, con las peques también se puede pasar un rato de lujo con equipos apropiados. Seguro que las peponas también os dieron buenas dosis de adrenalina, no se que me da...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre he dicho que con un equipo adecuado, no hay especie aburrida.
      De las peponas vas bien encaminado jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  4. Joer así, da gusto, ir y tocar escama, pena de esa Lubi de porte que no decidió entrar, en otra ocasión si saldrá es cuestión de insistir les xD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo falté yo, que estuve a puntito. La pesca es así.

      Saludos

      Eliminar
  5. Con que cara se queda uno cuando los ve mirando el señuelo y se van como si nada jjeej, pero eso seria por que tu oportunidad estaría a la tarde con las reinas de los mares, seguro... Un abrazo Josiño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las más grandes ya tienen muchas tablas, porque con las pequeñas suele ser distinto el desenlace.

      Saludos

      Eliminar
  6. Un dia completito, que tendra la pesca en superficie de especial para insistir, este finde estaban saliendo a los compañeros furagañas con vinilos y solo use un patchinko y un spitting en toda la jornada y es que vaya monazo que tengo de verlas subir a comer jajajajaaa, cualquier picada en superficie para mi vale triple aunque sea una peque para soltar, enhorabuena por la jornada, ya nos contaras como estaban de activas las doradas, un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo. Yo no cambio una en superficie por cinco bajo el agua. Es una cuestión de gustos.

      Saludos

      Eliminar
  7. enhorabuena por esas capturas josiño,menudas fotografias,chapoooo,lastima de esa lubina de buen porte,pero andan desconfiadas,un saludo fiera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Se lo trasladaré a Manel. Yo capturé unas fotografías muy chulas y gracias.

      Saludos

      Eliminar
  8. Vaya fotazos !! Bonitas lubinas y vaya madrugonazos !!
    Ya deseando ver esas doradas ...
    Sds

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El madrugón merece la pena si hay un amanecer así y más aún si hay capturas.

      Saludos.

      Eliminar
  9. Preciosas fotos y divertido amanecer, hay que insistir que ya caerán las gordas.....saludos Jose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Por insistencia caerán todas: gordas y peques jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  10. Tocayo esas fotos de amanecidas son preciosas, pero las lubis tambien lo son.
    Un saludo Josiño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido plenamente. Los amaneceres se miran todos los días, pero las lubis ... jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  11. Eso si es una buena mañana de pesca, faltaba la gorda para que fuese perfecta, pero esa debe saber latín ajajajajajaj.

    Un saludo y hasta otra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Faltó la gorda, porque no estaba para mí, pero ya llegará, ya.

      Saludos

      Eliminar
  12. Unas fotos preciosas...Merece la pena ir aunque sólo sea para sentarse y ver el horizonte...doradas? Buff. que ganas de pescar una.....

    Un abrazo crack.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. A veces es un justo premio a una jornada, pero bueno ... si hay opciones con las doradas ... jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  13. si caen algunas piezas o libran alguna batalla al final del sedal los madrugones siempre merrcen la pena,un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluso sin ellas. A veces hay otros acontecimientos que ya merecen la pena.

      Saludos

      Eliminar