Seguidores

miércoles, 23 de julio de 2014

Pesca fina

Hoy me decidí a programar una salida fugaz tras los basses, pues este año los tenía abandonados.
Quedé con Esteban en un embalse en el que intentaríamos capturar alguno de estos centrárquidos.
Mientras me cambiaba, me dí cuenta de que la cosa no prometía, pues había un viento molesto y una niebla comenzó a descender desde las cumbres de los alrededores.
 En esta ocasión, llevaba un 0,16 mm en la bobina del carrete, por lo que tendría que regular muy bien el freno.
Me limité a hacer lances en zonas muy concretas, pues me gusta más el reto de pescar a pez visto.
 En una zona de juncos saqué el primer bass de la jornada. Era un pequeño ejemplar, que disfruté gracias a la ligereza del equipo. Poco después picó otro, pero no logré clavarlo correctamente.
 Prospecté esta zona a la espera de que algún ejemplar mayor estuviera de ronda.
Más adelante engañé al segundo de la jornada, con la ayuda de una lombriz de vinilo.
 Cuando estábamos pescando sobre el antiguo cauce del río, mi compañero avistó algunos ejemplares de porte, así que puse un Ika de Gary Yamamoto en el anzuelo. Con este vinilo logré mover a un par de basses grandes, pero no llegaron a atacar el señuelo.
 Volví a cambiar, colocando nuevamente una lombriz. 
Bajo las ramas de un árbol muy alejado, clavé otro pequeño bass que fui acercando con cautela, pues la vegetación del fondo me podría romper la línea.
A continuación otra clavada, pero el bass se soltó en los primeros instantes de la lucha.
Escuché a Esteban en la distancia y luego los chapoteos inequívocos de una captura.
Había capturado un bass con un vinilo DOA, montado con una pequeña cabeza plomada.
Desde su lado, clavé otro bass en la orilla opuesta. Esté se acercó defendiéndose con sus típicos saltos.
Avanzando un poco más localicé un buen par de basses, en torno al kilo de peso. Lancé bajo unas ramas para que la presentación fuera más natural y uno de ellos tomó el engaño sin dudarlo, pero en el momento de la clavada, debió tirar en sentido opuesto, porque el hilo partió limpiamente al instante. Sabía que el 0,16 mm era un diámetro temerario en este tipo de pesca, pero si hubiera peleado con el bass, la batalla sería épica.
La próxima vez, espero que la balanza se decante de mi lado jejeje.

12 comentarios:

  1. Divertida jornada junto a ti, pena de mas capturas y de las de buen porte, pero los cambios de presión y frio juegan encontrá del pescador aun así ganaste un 4 a 1 jajajaja, los DOA son efectivos. Haber si para la semana mejora el tiempo y suben las presiones, y volvemos a por mi revancha.
    un saludo y abrazo meu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, que yo no voy con afán competitivo jejeje. Pero si hay que volver, se intenta sacar alguno de los gordos.

      Saludos

      Eliminar
  2. Muy chula la jornada con pequeños peces pero luchadores como son los bass, un saludo pescador!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si algo tienen los basses, es que desde pequeños, ya son auténticas fieras en voracidad y defensa. Si sigue así la cosa, tendré que reducir aún más el equipo.

      Saludos

      Eliminar
  3. Bonito dia de pesca, esa pesca fina tiene sus riesgos pero las sensaciones son incomparables, yo siempre digo lo mismo, prefiero que me piquen 10 y se suelten que pescar con equipo fuerte y que no te pique uno.....el próximo dia cae el de kilo....bonitas fotos, saludos Jose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo prefiero. Los equipos sobredimensionados, quitan mucha magia de lo que yo entiendo por pesca deportiva.

      Saludos

      Eliminar
  4. Muy buena jornada compañeros, enhorabuena!!!! yo también les tengo abandonados este año solo he salido dos veces a ellos, aunque luego he tenido suerte y los que he cogido han sido muy buenos, a seguir así.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo ideal. No dedicándole mucho tiempo, que salieran peces gordos jejeje. A mí me quedan un poco más a desmano, pero iré a algún embalse del Miño.

      Saludos

      Eliminar
  5. Enhorabuena por ese día Josiño, la verdad que pescar el bass a pez visto es una gozada, como toman los señuelos y como se retuerce a la hora de la clavada, una pena esa captura de buen porte, pero con un 0,16 ya sabes lo que toca, muchos señuelos perdidos y algún que otro pez, pero el disfrute es máximo que es de lo que se trata. Un abrazo desde Sevilla makinon

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquier pesca a pez visto gana en emoción, ya que vives de primera mano el momento de la clavada, que ya no es instintiva. A veces se falla, pero otras muchas se logra el objetivo.

      Saludos

      Eliminar
  6. Hola Josiño, por fin me he apuntado a tu Blog, en el que relatas las salidas de un modo fantástico, y lo se porque ya te he acompañado varias veces, y ademas de hacer buenas fotos, vídeos y demostrar una gran responsabilidad con los peces y con tus compañeros, relatas con gran fidelidad los acontecimientos. Me estas viciando a Esteban en los riachuelos y creo que le afectara el agua dulce... Los ríos siempre son lugares fantásticos de admirar, pero te reto a ir a pillar alguna Corvina al mar.. que te parece???

    Saludos a todos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en próximas jornadas será un reto a tener en cuenta. Gracias por tus palabras y nos vemos por las piedras.

      Saludos

      Eliminar